La Gran Esfinge, ¿Vestigio de la Atlántida?