ALFA CENTAURI, LA TERCERA CASA DE LA TIERRA

La URL corta de este articulo es : http://mparalelos.org/m7WAtG
Comparte este material

Diversos estudios científicos, así como documentación sobre la materia, unido a las recientes investigaciones astrofísicas sobre el sistema Alfa Centauri,así como testimonios de diversos testigos cualificados, configuran este como uno de los más próximos candidatos a la procedencia de una hipercivilización que ha podido venir poblando la zona de un radio de 60 años luz en nuestro entorno estelar.

En el presente estudio, analizaremos esta hipótesis contrastando toda la documentación disponible sobre la materia, así como los testimonios que son convergentes con los datos existentes.
II.El sistema del Centauro (Alfa Centauri). Planteamiento y datos astrofísicos disponibles: Se trata de los tres vecinos estelares más cercanos Sol que se encuentran en la esquina sureste de la constelación de Centaurus, el Centauro. Proxima Centauri (o Alfa Centauri C)está sólo 4,22 años luz de distancia (14:29:42.95-62:40:46.14,), pero es demasiado débil para ser visto a simple vista. Las dos estrellas brillantes, Alpha Centauri A y B (14:39:36.5-62:50:02.3 y 14:39:35.1-60:50:13.8, ), están un poco más lejos en alrededor de 4,36 años luz. Forman un sistema binario separado “en promedio” por sólo 24 veces la distancia Tierra-Sol – un promedio orbital no presencial o semi-eje mayor de 23,7 unidades astronómicas (UA) que es sólo ligeramente mayor que la distancia entre Urano y el Sol . Próxima (Centauri “C”) se encuentra alrededor de 15.000 + / – 700 UA de las estrellas A y B.
Realizando un giro en órbita elíptica, en una máxima aproximación de unas 10.000 UA de ambas estrellas. a).-Análisis del sistema binario A-B Alfa Centauri. La distancia que separa a Alpha Centauri A de su estrella compañera B es en promedio de 23,7 unidades astronómicas (semi-eje mayor de 17.57 ”, con unaestimación de la distancia HIPPARCOS de 4,40 años-luz). Los cambios de las estrellas entre (Máxima aproximación y alejamiento 11,4 y 36,0 unidades astronómicas de distancia,respectivamente en una órbita altamente elíptica (e = 0,52) que lleva casi 80 (79,90) años en completarse y se inclinan en un ángulo de 79,23 º desde la perspectiva de un observador en la Tierra(ver Pourbaix et al, 2002 o 2000 en el Catálogo de las órbitas de Visual binarios; y Worley y Heintz, 1983). Visto desde un hipotético planeta alrededor de cualquiera de estrellas, el brillo de los aumentos como el enfoque aumenta y disminuye a medida que se alejan. Sin embargo, la variación en el brillo se considera que es insignificante para la vida en los hipotéticos planetas alrededor de ambas estrellas.
En su máximo acercamiento, las estrellas A y B estarían casi dos UA más lejos que la distancia media orbital de Saturno alrededor del Sol, mientras que su mayor separación la distancia ascendería a seis UA más lejos que la distancia media orbital de Neptuno. Alpha Centauri A y B podrían tener cuatro planetas interiores rocosos como los del Sistema Solar: Mercurio (0.4 UA), Venus (0,7 UA), la Tierra (1 UA) y Marte (1.5UA). Condiciones de habitabilidad: De hecho, el sistema AB es mucho más rico ( de 1,7 a 1,8 veces) en elementos más pesados que el hidrógeno (“alta metalicidad”) que nuestro Sistema Solar tal y como expusieron (Chmielewski et al, 1992; Cayrel de Strobel et al, 1991, página 297;Furenlid y Meylan, 1984, y Flannery y Ayres, 1978).
Por lo tanto, tanto en las estrellas A y/o B podría haber de uno a cuatro planetas en zonas orbitales donde el agua líquida es posible. El sistema Centauri A y B fue seleccionado como dos de las estrellas objetivo entre las 100 más idóneas para la misión TPF. Recordemos que la NASA suspendió indefinidamente el Proyecto Terrestrial Planet Finder (TPF) para proporcionar imágenes directas de pequeños planetas rocosos en órbitas de tipo terrestre habitable debido a causas presupuestarias. b).Las estrellas del sistema. 1.-Alfa Centauri A. Rigil Kentaurus (“Pie del Centauro” en árabe) es la cuarta estrella más brillante en el cielo nocturno, así como la más brillante en la constelación de Centaurus. Al igual que Sol, es de un color amarillo-anaranjado y luminosidad de tipo G2 V. Tiene alrededor de 1,105 ± 0,007 veces la masa de Sol (Guedes et al, 2008; y Thévenin et al, 2002) y su diámetro es de 1,23 veces el del Sol. (ESO Science Release, y Demarque et al, 1986), aproximadamente 52 a 60 por ciento más brillante que el Sol (ESO ciencia y Demarque et al, 1986). Sin tener en cuenta las restricciones sísmicas interiores entre las estrellas (A y  y su interacción gravitacional, Alfa Centauri A ha sido estimada en alrededor de 6.90 millones de años de antigüedad (+ / – un 10 por ciento más que la antigüedad de nuestro Sol que se estima en 4.85 mil millones de años) o 6.8 mil millones de años en caso de que careciera de un núcleo convectivo (Guenther y Demarque, 2000).
Los últimos modelos recientes aplicando las limitaciones sísmicas y gravitacionales del sistema (A+B), sugieren que las estrellas A y B podrían tener entre 5,6 hasta 5,9 mil millones años de edad. (Mutlu Yildiz, 2007). Alfa Centauri A es extremadamente similar a nuestro Sol, con cerca de mil millones de años más de antigüedad, lo que favorecería la aparición de vida y su desarrollo con anterioridad a nuestro sistema solar. Los cálculos de que Weigert y Holman (1997) indican que la distancia a la estrella en la que un planeta de tipo terrestre podría contener el agua líquida y los ingredientes para el desarrollo de temperaturas adecuadas para la vida, se centran alrededor de 1,25 UA (1,2 a 1,3 UA) – a medio camino entre las órbitas de los la Tierra y Marte en el Sistema Solar con un periodo orbital de 1.34 años con cálculos basados en Hart (1979).
Cálculos más recientes basados en Kasting et al (1993),permiten una más amplia “zona habitable”. El borde interior de la zona habitable de la estrella A podría situarse en torno a 1,17UA de la estrella, mientras que el borde borde exterior está a unas 2,33 UA. 2.-Alfa Centauri B.- Los cálculos de Weigert y Holman (1997) indican que la distancia a la estrella en la que un planeta de tipo Tierra podría albergar el agua líquida se centran alrededor de 0,73 a 0,74 UA – (un poco más allá de la distancia orbital de Venus en el Sistema Solar) – con un periodo orbital de un año terrestre según los cálculos basados en Hart (1979).
Cálculos más recientes basados en Kasting et al (1993), permiten una mayor “zona habitable”. Las estimaciones proporcionadas por la base de datos de exoplanetas, para esta clase de estrella de tipo espectral K – (que debe ser el borde interior de la zona habitable de estas estrellas) estaría situado en torno a 0,50 UA de la estrella, mientras que el borde borde exterior se encontraría a unos 1,10 UA. III.-
Los Testimonios y Documentos científicos sobre Hipercivilizaciones en la zona:
En “A Solution to the Fermi Paradox: The Solar System, Part of a Galactic Hypercivilization?” physics/0512062 y siguiendo a Gato-Rivera, B, en World Mystery Forum 2005, Interlaken (Switzerland), literalmente se plantea: la posibilidad de que el Sistema Solar pertenezca al territorio de una hipercivilización extendida por toda nuestra galaxia, o por una región grande de la misma. Respecto a las soluciones propuestas a la hipótesis, tenemos dos, citando a Gato-Rivera, B.: Principio Subantrópico y la Conjetura de Indetectabilidad.
Esta solución establece que, en el momento presente, todas las galaxias típicas, como la nuestra, están ya colonizadas, bien en vastas regiones o bien en su totalidad, por civilizaciones tecnológicas muy avanzadas, y muchas de ellas contienen subcivilizaciones primitivas como la nuestra. Para plantear estas cuestiones tenemos que abordar la Solución a la Paradoja de “Fermi”. En el verano de 1950, en Los Alamos, los físicos nucleares Enrico Fermi, Edward Teller y otros colegas sacaron el tema de los objetos volantes no identificados (OVNIS), muy popular en aquella época, mientras conversaban durante una comida. Al cabo de un rato, cuando ya habían pasado a otro tema, Fermi de repente preguntó: Pero, ¿dónde se han metido todos? Haciendo rápidos cálculos mentales, Fermi había llegado a la conclusión de que numerosas civilizaciones alienígenas deberían de haber estado por aquí, visitando la Tierra, desde hace muchos miles o millones de años.
Por tanto, ¿por qué no vemos alienígenas a nuestro alrededor? Esta es la Paradoja de Fermi. Ante este dilema o paradoja, los exocientíficos exponen dos premisas:
1ª.-La primera implica la lógica de que en nuestra galaxia hay miles de millones de estrellas mucho más antiguas que el Sol, muchas de ellas miles de millones de años más antiguas (en la ‘zona de habitabilidad’ de la galaxia son en promedio mil millones de años más antiguas) Tal es el caso de Alfa “Centauri”, que es nuestro vecindario inmediato: En términos cósmicos puede argumentarse que es nuestro vecino de la vivienda de enfrente.
2º.-La segunda implica en lo que respecta a las estrellas de segunda generación, resulta que se forman sólo dos millones de años después de las estrellas supermasivas de primera generación (éstas agotan su combustible explotando como supernovas en un millón de años solamente y se requiere otro millón de años para que la materia residual forme nuevas estrellas). Así pues, la aparición de materia orgánica en nuestra galaxia podría remontarse a varios miles de millones de años antes de que el Sol existiera. (1).En cuanto al tiempo total necesario para que una civilización tecnológica pudiera colonizar, o explorar, toda la galaxia,cálculos conservadores de modelos de difusión dan estimaciones de entre 5 y 50 millones de años , que es una escala de tiempo corta a nivel cosmológico.
Es muy importante esta reflexión que realiza Gato-Rivera, B ya que ello implica necesariamente la presencia de una consciencia de un nivel de inteligencia superior. A mayor nivel de inteligencia mayor respeto del medio ambiente y de los procesos inherentes a la vida en el marco del cosmos. De alguna forma, las inteligencias avanzadas tienen un gran respeto por las subcivilizaciones, al igual que nosotros hemos ido creciendo en los principios del respeto a los derechos fundamentales y la vida, al menos formalmente. Respecto a las soluciones no expansionistas a la paradoja de Fermi, cada vez alcanzan menor relevancia ya que se integran en una concepción reduccionista a nuestra concepción limitada de la física.
Tales planteamientos negativos son tal y como señala la doctrina negacionista:
1º.-El viaje interestelar es imposible, no importa el nivel científico y tecnológico alcanzado por una civilización.
2º.-Genéricamente, las civilizaciones avanzadas tienen poco o ningún interés en expandirse a través de grandes regiones de la galaxia.
3º.-Las civilizaciones tecnológicas se aniquilan a sí mismas, o desaparecen debido a catástrofes naturales, antes de tener la oportunidad de extenderse por grandes regiones de la galaxia.
La doctrina exocientífica opone a estos argumentos, los siguientes siguiendo a Gato-Rivera:
1º.-Interés por nuestro ADN: Civilizaciones alienígenas visitan la Tierra en el presente, por diferentes motivos, y/o han visitado la Tierra en el pasado. A este respecto es notable el que Francis Crick, uno de los descubridores de la estructura del ADN, propusiera a mediados de los años setenta que la vida en la Tierra pudo haber sido inseminada a propósito por inteligencias extraterrestres. Tal y como textualmente argumenta Gato-Rivera, B.
Si el Sistema Solar fue explorado hace ya miles de millones de años: La Tierra podría haber pasado por varios procesos de inseminación, al igual que muchos otros planetas ‘prometedores’, como sugirieron Thomas Gold y Francis Crick. Como resultado, todos los seres vivos terrestres tendríamos bloques o bases de ADN comunes con los seres vivos de miles de otros planetas que hubieran pasado por procesos de inseminación similares, con las mismas bacterias.
Consecuentemente, muchos animales y plantas, incluyendo nuestra propia especie, podrían haberse traído a la Tierra (en cualquier momento de la Historia o Prehistoria), siendo su origen extraterrestre imposible de detectar por ningún biólogo o genetista. Más aún, en el momento presente nosotros probablemente tendríamos innumerables ‘parientes’ en muchos planetas, lo cual tiene ventajas (posibilidad de relaciones positivas y cercanas) pero también inconvenientes (predadores).
Además, no hace falta mencionar la alta probabilidad de que muchas especies del pasado y del presente, incluida la nuestra, podrían haber resultado de manipulaciones genéticas, simplemente como parte de procesos rutinarios para la mejora del planeta.
2º.-La existencia de códigos Éticos relativos al principio de “no intervención” excepto la denominada “intervención necesaria”. Entendemos por el principio de no intervención, el respeto a subespecies y su hábitat, tal y como los seres humanos realizamos con aquellas especies que consideramos inferiores desde un punto de vista estrictamente ético. La cuestión es entendible si apreciamos que a mayor inteligencia, mayor respeto y sensibilidad hacia los procesos naturales, el universo y la vida, especialmente la primitiva.
3º.-Los extraterrestres avanzados nos ignoran por falta de interés debido a nuestro bajo nivel primitivo. Por ejemplo, Robert Jastrow, ex-director del Observatorio Mt. Wilson, afirma que, en promedio, las civilizaciones avanzadas deben considerarnos como larvas debido al hecho de que deben de llevarnos miles de millones de años de adelanto….. y ¿quien estaría interesado en comunicarse con larvas? En esta línea, sería como si intentáramos comunicarnos con formas celulares primitivas.
Las estudiaríamos científicamente, pero carecería de sentido intentar la comunicación. Una excepción a este principio, supondría el desarrollo de determinados seres de esas subespecie, que presentaran modificaciones especiales en su ADN, que permitieran la comunicación a un nivel embrionario con algunas de esas subespecies, lo que tal vez justificaría el fenómeno de las abducciones.
El argumento más lógico, consiste en la proximidad de civilizaciones próximas a otras subcivilizaciones respecto de las que actúan como cuidadores siguiendo el principio del vivero o incubadora de inteligencia. Algo parecido a lo que realizamos con las subespecies de nuestro propio planeta Tierra. Lo cierto es que si nosotros cuidamos de nuestros animales y plantas, generamos viveros e incubadoras, ¿Cómo no somos capaces de entender que esta misma circunstancia es aplicable a nosotros respecto de nuestros “tutores”?. El principio de “tutela” de las hipercivilizaciones es la hipótesis más aceptada a nivel exocientífico.
Las razones cósmicas y empíricas para el sostenimiento de esta evidencia son las siguientes:
1º.-Desde la antigüedad existen evidencias incuestionables de presencia extraterrestre en la Tierra. El hecho de la reciente prueba de ADN del Starchild Skull, pone de relieve, el hecho de proyectos de hibridación en el ADN, que se han desarrollado en el pasado.
2º.-El reciente descubrimiento de los principios de subexistencia de Branas y los avances en cosmologías respecto de la estructura de los Puentes de Einstein-Rossen y los Agujeros negros, evidencia la existencia del principio de coexistencia con otras dimensiones.
3º.-La aportación de evidencias de testigos y contactados que han sido tenidos en cuenta por la comunidad científica en el desarrollo de papers científicos que ya no descartan dichos testimonios por su coherencia “interna”. En este punto, es necesario desarrollar el testimonio incluído en el Paper de Gato-Rivera, Beatriz, y ponerlo en relación con otros testimonios análogos no relacionados entre sí. Reproducimos textualmente el Testimonio aportado por Gato-Rivera, B, en su Paper: En Mayo de 1984 una prima mía me invitó a tomar café en su casa y también invitó a un viejo amigo suyo. Ella me advirtió sobre la posibilidad de oir ‘cosas raras’, ya que su amigo estaba en contacto con extraterrestres desde hacía varios años. En su casa estuvimos conversando sobre temas corrientes durante más de una hora.
El era un hombre joven de aspecto totalmente normal y tenía un trabajo de lo más normal también. Entonces sacamos el tema de las vacaciones de verano. Después de que mi prima y yo comentáramos nuestros planes, él dijo con voz y expresión totalmente serias: ‘Yo me iré con mis amigos en Julio, ya hemos quedado. Estaremos un par de días en las bases de la Luna y luego me llevar án tres semanas a Ganímedes otra vez. El verano pasado pasé unos días en Ciudad Confraternidad, en donde hay una colonia terrestre de unas 12.000 personas. Allí tienen un museo muy interesante de Historia de la Tierra, donde se pueden ver los cuerpos del profeta Elías y del patriarca Enoc.
Ellos estuvieron viviendo en Ganímedes cientos de años, hasta que murieron’. Aunque no me creí una sola palabra y pensé que estaba loco, traté de mostrar un mínimo interés, máss que nada por cortesía , así que me puse a hacerle algunas preguntas. Le pregunté cómo se veía Júpiter desde Ganímedes, cuánto se tarda en viajar a la Luna y a Ganímedes, cuántos habitantes tiene el satélite y qué aspecto tienen sus amigos. Sus respuestas fueron las siguientes: ‘Júpiter es enorme, cubre casi todo el cielo’. ‘El viaje a la Luna dura sólo dos o tres minutos, a Ganímedes depende de la nave. En naves estándar el viaje dura un poco más de tres días, mientras que en las naves nodrizas cilíndricas sólo dura tres horas’. ‘Hay alrededor de dos millones y medio de habitantes en Ganímedes, que ellos llaman Morlen, distribuidos la mayoría en cinco ciudades. En Ciudad Cristal está el gobierno de Morlen, así como el gobierno de la Confederación a la que pertenece Morlen.
Es una Confederación de los 24 mundos más avanzados de nuestra galaxia, y su gobierno se llama el Consejo de los 24 Ancianos’. ‘Mis amigos de las bases de la Tierra son sobretodo de Ganímedes,(10) aunque también se puede conocer a gente de los otros 23 mundos. (11) La mayoría de ellos se parecen bastante entre sí, aunque son más altos o más bajos dependiendo del mundo del que provienen. En general son muy guapos (parece ángeles), tienen el pelo largo y rubio, la piel blanca y los ojos claros, más grandes que los nuestros, un poco rasgados. La mayoría aparenta unos 35-40 años (12), aunque pueden tener 300, 600, 800 años, ya que pueden vivir hasta unos 1.200 años terrestres y dominan la tecnología anti-envejecimiento. Los más impresionantes son los gigantes del planeta Apu, en Alfa Centauro, que miden alrededor de tres metros y además llevan el pelo muy largo y lo tienen casi blanco. Mis amigos de Ganímedes son también bastante altos: miden más de dos metros’
Seguidamente, Gato-Rivera, en su Paper añade: Durante los catorce años siguientes, más o menos, ni me acordé del tema de las civilizaciones extraterrestres. Inesperadamente, un día alrededor de 1998 el tema surgió de alguna manera cuando hablaba con mi amiga Maite en su casa. Entonces ella me enseñó un par de libros curiosos sobre supuestos contactos con extraterrestres.
Uno de los libros, ‘Los Manuscritos de Geenom (II)’ estaba escrito por un grupo de Madrid, el grupo Aztlán, que afirmaba estar en comunicación telepática, una vez por semana y durante veinte años ya, con unos ciudadanos del planeta Apu (decían que las ‘comunicaciones’ se transmitían de planeta a planeta). El otro libro tenía por título ‘Yo visité Ganímedes’, y su autor era Yosip Ibrahim. Como es fácil de imaginar, me sentí ‘teletransportada’ de repente a aquella tarde tomando café en casa de mi prima, catorce años antes. Leí estos dos libros y, por primera vez, me di cuenta de que yo nunca había pensando seriamente sobre el tema de las civilizaciones extraterrestres, a pesar de que siempre había mantenido una actitud abierta respecto a la posibilidad de visitantes alienígenas. Me hice consciente de que este asunto podría ser mucho más importante, y sus consecuencias ir mucho más lejos, de lo que yo y la mayoría de la gente ‘abierta’ nos hubiéramos podido imaginar ingenuamente.
Después de pasar algún tiempo pensando sobre este asunto, llegué a la conclusión de que no era posible descartar el escenario descrito por el amigo de mi prima, por muy extraño que me pareciera. Sólo había dos cuestiones cruciales a las que responder: Una civilización millones de años más adelantada que la nuestra, ¿sería capaz de colonizar lugares tales como los satélites grandes de Júpiter? y, ¿sería capaz de ocultarse completamente de observadores externos?
POR: @Mparalelos

Deja un comentario