Anj “El Simbolo de los Dioses”

La URL corta de este articulo es : http://mparalelos.org/h2Hupd
Comparte este material

El Anj (ˁnḫ) (☥) es un jeroglífico egipcio que significa “vida”, un símbolo muy utilizado en la iconografía de esta cultura. También se la denomina cruz ansada (cruz con la parte superior en forma de óvalo, lazo, asa o ansa), crux ansata en latín, la “llave de la vida” o la “cruz egipcia”.

Se puede encontrar ocasionalmente su trasliteración inglesa, Ankh; alemana, Anch o francesa, Ânkh; todas las cuales se pronuncian /’anx/.

En Antiguo Egipto se relacionó con los dioses, necher, que eran representados portando dicho símbolo, indicando sus competencias sobre la vida y la muerte, su inmanencia y condición de eternos; relacionado con los hombres, significa la búsqueda de la inmortalidad, razón por la cual es utilizada para describir la vida o la idea de vida después de la muerte, entendida como inmortalidad, al principio sólo digna del faraón y, después del Imperio Nuevo, de todos los egipcios al evolucionar sus creencias, tal como se describe en el Libro de los Muertos. El anj se relacionó, como símbolo de renacimiento, con la diosa Isis y con su esposo Osiris, ya que cuando fue asesinado por su hermano, su esposa lo resucitó mediante la ayuda de Anubis.

Otra hipótesis presupone que la “T” de la parte inferior del “anj” representaría, estilizados, los atributos sexuales masculinos, mientras que el asa representaría el útero o el pubis de la mujer, como reconciliación de los opuestos; podría simbolizar la reproducción y la unión sexual. Hathor, la diosa de la alegría de vivir y de la muerte, daba vida con ella. En muchos aspectos se corresponde con las diosas Inanna, Ishtar, Astarté, Afrodita y Venus.

Imagen

Varios faraones incluyeron este jeroglífico en su titulatura, nombre, o formando parte de sus epítetos, como el célebre Tutankamón (Tut-anj-Amón) “Imagen viviente de Amón”.

Aunque se desconoce el origen del símbolo anj, si se observa la evolución de la escritura jeroglífica egipcia, es probable que el “anj” tuviera relación con el signo jeroglífico del anillo con sello. En el Antiguo Egipto, el jeroglífico del sello es posible precedente de los cartuchos, que se utilizaron para enmarcar y «proteger» el nombre de los faraones, al encerrar los signos de su nombre dentro de él. Por otro lado, se puede comparar el ‘anj’ con un plantador (de ahí el significado de “vida”). El asa recibe el nombre de asidero, la línea que se observa bajo este, es en realidad un círculo que actuaba como tope con la tierra y la parte baja del plantador es el cartucho donde iba la semilla para plantarla.

Desde el siglo II d. C., con la difusión del cristianismo en el Valle del Nilo, se produjeron sincretismos: uno de ellos fue la adopción por parte de los cristianos egipcios (después llamados coptos) del símbolo “anj” como una modalidad de cruz cristiana.

Las misiones de monjes cristianos que desde el siglo III partieron desde Egipto difundieron, muy probablemente, el antiguo símbolo hacia lugares distantes. Así se habrían originado la cruz irlandesa, por una parte, y la cruz armenia por la otra, ambas con un círculo en el centro.

el Ankh es un talismán, o sea un amuleto activo o talismán energético. Se dice que es el talismán más poderoso que se conoce, según algunos es superior al anillo Atlante.

Al Ankh se le atribuían poderes para controlar el flujo de agua subterránea del río Nilo. ( al igual que la llave en un grifo de agua).

Imagen

Los practicantes actuales de magia egipcia, y también los kemetistas, siguen utilizando esta cruz como poderoso energizante y potenciador de sus ritos. También como llave que abre a la energía cósmica. El ankh sería equivalente al cho ku rei de reiki.

Los sanadores utilizan el ankh como elemento de radiestesia para aliviar, y curar dolencias y enfermedades.

Para muchos sandadores radioestesistas la cruz egipcia alivia y cura enfermedades. El anj es un artefacto radiónico que emite ciertas radiaciones sutiles, detectables con los métodos de la radiestesia física. El ankh emite esas radiaciones en el eje central ortogonal al plano de la argolla, en sentido exterior en el lado de su polaridad positiva, generando así una radiación benéfica; lo mismo ocurre en el extremo del tallo de la cruz, según su eje longitudinal. En las otras polaridades de la cruz, se producen efectos contrarios.

Previo a cada trabajo de sanación con la cruz Ankh, se ha de hacer un breve ritual espiritual con un conjuro de sanación para activar y potenciar su energía y para atenuar o aliviar el dolor en el paciente.

Imagen

 

http://planetaenigmatico.wordpress.com

Deja un comentario