Bases Ovni subterráneas: El Proyecto Beta

La URL corta de este articulo es : http://mparalelos.org/jrlUUr

image
El Proyecto Beta, acumulación de información gráfica, escrita, y en vídeo, realizada por Paul Bennewitz, fue hecho con intenciones de ser entregado a la jefatura de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, con el fin de que supieran, en base a los antecedentes allí planteados, lo que ocurría en Dulce y se tomaran cartas en el asunto para evitar un desastre planetario. Más que un informe es también un detallado plan operacional para detener, enfrentar y combatir a los grises que se encontraban dentro y con el control de la base de Dulce.
Según algunas versiones un poco más atrevidas, pero no por ello menos creíbles en vista de los antecedentes, el proyecto Beta es una proposición para un ataque militar físico a una de las mayores bases o instalaciones de las fuerzas draconianas de Orión y Zeta Reticuli, que es el lugar de donde provienen los grises que allá estaban (Branton), y no es el único testimonio, declaración o rumor de que en Dulce existió una guerra subterránea entre las fuerzas militares de los EEUU (Fuerza Delta) y alienígenas, cuyo resultado a la luz de los testimonios fueron nefastos para nosotros.

PUBLICIDAD

A continuación algunos párrafos resumidos de la información que entrega el proyecto Beta de Bennewitz acerca de las transmisiones interceptadas de la base de Dulce en Nuevo México. Este extracto forma parte de un set enviado en marzo de 1986 a Clifford Stone, ahora director de Ufo Contact International en Alburquerque, Nuevo México. Dice en su introducción “… Querido Clifford, hay mucho en esto que ya ha sucedido, en estos siete años que no sé por dónde empezar… pienso que probablemente sería bueno comenzar con una aproximación. Lo más terrible se aprende enseguida y lo hermoso nos cuesta la vida (Silvio Rodríguez)”. Una vez recopilado el suficiente material y con todo lo que sabía, Paul se fue directamente a la Base Aérea de Kirtland el 24 de octubre de 1980 a reportar que existía una amenaza extraterrestre en contra de Manzano, sector en donde se almacenaban armas nucleares. Primero se comunicó con el Mayor Ernst Edwards, quien lo remitió al sargento Richard Doty.

El sargento Doty y Jerry Miller, científico asesor del Centro de Evaluación y Test de la Fuerza Aérea de los EEUU de Kirtland, entrevistaron a Bennewitz en su casa, al lado de la base de Manzano, examinaron los filmes y las fotografías de Bennewitz y Miller un miembro del proyecto Libro Azul, investigador de ese mismo proyecto en la base aérea de Wright Patterson, determinaron que los filmes definitivamente mostraban objetos reales o identificados, también notaron los equipos de vigilancia electrónica y diseños de antenas de Paul apuntando hacia Manzano.

La oficina de investigación e inteligencia no quiso investigar el hecho, pero en contra de toda lógica humana ordenó vigilar estrechamente a Paul Bennewitz, toda su información personal, toda su biografía. El 10 de noviembre de 1980, Bennewitz presentó nuevamente su evidencia, esta vez a jefes de alto rango de la Fuerza Aérea, entre ellos el Brigadier General William Brooksher. En el informe o actas de esta reunión se notó que Paul fue advertido de que presentara toda su evidencia sobre el fenómeno. Otra vez el AFOSI declinó estudiar el caso, pero Bennewitz no se dio por vencido fácilmente, al mismo tiempo que envió informes y toda la información que pudo a APRO, se contactó con el senador Harrison Schmidt y el Senador Peter Dominici de los EEUU, hecho que muy probablemente le salvó la vida, además de otros ufólogos como Linda Coulton y John Lear.

En 1982 APRO decidió investigar el caso de Bennewitz y enviaron a uno de sus directores, William Moore, profesor de escuela, escritor y ufólogo, a conversar con Paul. Moore escribió un libro junto a Charles Berlitz llamado “El experimento Filadelfia”, más tarde Moore declararía haber sido reclutado por un agente de nombre código Falcon para ayudar a conducir a Bennewitz a la locura y desacreditar sus investigaciones. Sus órdenes eran dadas por el agente del AFOSI sargento Richard Doty y por cuatro años él fue consultado por las formas de desinformar al resto de los investigadores y la gente en general acerca del caso Bennewitz incluyendo su documento “Aquarius” entre cuyos temas habla acerca de la existencia de dos razas de Aliens en el interior de EEUU, los benéficos blancos y los nefastos grises que han realizado un tratado de cooperación con el gobierno de los EEUU para construir bases subterráneas y abducir una determinada cuota de seres humanos a cambio de tecnología supersecreta.

Paul Bennewitz, después de sus entrevistas en la base aérea gradualmente fue tornándose más y más paranoico, declaraba ver Aliens grises salir de las paredes de su hogar en la noche, que lo inyectaban con químicos, comenzó a comprar y mantener armas de fuego y cuchillos por toda la casa, finalmente debió ser hospitalizado por agotamiento. Para los investigadores no fue nada extraña esta situación, al contrario, respiraron tranquilos al comprender que en vez de matarlo sólo lo suprimirían; con el tiempo se recuperó y hoy en día rechaza todo intento de entrevista, cita o declaración en torno a los hechos acaecidos o cualquier tema relacionado o que haga una simple referencia a los Ovnis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PUBLICIDAD