CASO TSARICHINA

      No hay comentarios en CASO TSARICHINA
La URL corta de este articulo es : https://wp.me/p7ETdR-3a3

image

PUBLICIDAD
iHosting.mx

Desde el 6 diciembre de 1990 hasta el 19 noviembre 1992 los Ministros de Defensa de Bulgaria; Mutafchiyski, Ludzhev y Staliiyski, llevaron a cabo una operación única, la excavación del llamada *Objeto N º 1*, cerca del pueblo de Tsarichina en la región occidental de Kostinbrod. Esta operación fué rozada siempre y manipulada desde los medios de comunicación como el fruto de supersticiones, videncias y mitos populares. Según la historia, había un tesoro de oro, enterrado en los alrededores de Tsarichina, que se remonta a los tiempos del Rey Samuil.

Sin embargo, detrás de la manipulación se escondía algo que era mucho más que una leyenda, que terminó siendo clasificada por el ejército y que luego se filtrara a través de varios testigos. Los militares cavaron con picos, palancas y excavadoras un largo túnel de 180 metros en la roca dura, y extrañamente, luego de varios días de intensa expedición por parte de científicos y militares, la órden fué tapar el agujero con una enorme encofrado de hormigón. Años después de aquel incidente algunos..comenzaron a hablar.

Se puso de manifiesto que los participantes en la operación habían hecho descubrimientos asombrosos y habían protagonizado incidentes misteriosos, causadas por un ambiente hostil a la actividad humana, una inteligencia tecnológicamente superior, muy por encima de nuestra visión limitada sobre la evolución de la vida en el Universo. En su libro; * El Fenómeno Tsarichina*, el Coronel Tzvetko Kanev, quien participó en la investigación, revela al público que a una profundidad de cinco metros y medio el equipo se encontró una piedra rectangular, que se define como una losa de protección biológica, que a manera de tapón, sellaba un ingreso y en esa piedra se podían ver grabados extraños signos, una especie de lenguaje que era totalmente desconocido.

Como la destrucción de esa tapa era un verdadero riesgo, el equipo decidió cavar un túnel paralelo hasta hallar otra barrera, una losa de metal con la forma de una lente cóncava. A su derecha en una pared, se podía advertir una figura humanoide de una altura que empequeñece a la de un ser humano. De acuerdo con otro militar, que quiso permanecer en el anonimato, durante la remoción de la losa de metal desconocido, los investigadores fueron alcanzados por un rayo de luz de gran alcance. Después de recuperarse de la conmoción, se encontraron frente a un túnel de aproximadamente un metro y medio de altura, con un suelo de color gris plateado y las paredes muy suaves cubiertas con escritura desconocida.

El Coronel Kanev afirma que uno de sus colegas intentaron en tres ocasiones traspasar el umbral entre la llamada Zona X y Zona Y, pero siempre fueron *arrojados hacia atrás* y cayeron al suelo como si chocaran contra un muro invisible. El miedo a lo desconocido, los peligros indescriptibles y los misterios ocultos en el túnel frenaron el entusiasmo de los militares y provocó el entierro de éste enigma, después de dos años de esfuerzos.

Luego de muchas especulaciones, se ha pensado por los miembros del equipo que se trataría de la tumba de un humanoide, quizás un antepasado de la humanidad, un faro receptor de mensajes desde la estrella SS-433, a 11.000 años luz de distancia, o un fondo de información, que contiene la biografía de la raza humana y la *receta* utilizada por los ingenieros genéticos de las estrellas para crear el Homo Sapiens.

Cada versión parece exótica, sorprendente y ajena al sentido común antes de las excavaciones. El hecho es que durante siglos, la región alrededor de esta área ha mostrado todos los signos de ser una zona transitoria, una puerta de entrada a otros mundos y dimensiones distinguida por constantes resplandores misteriosos, objetos flotantes no identificados, e incluso la presencia de humanoides de baja estatura, todos éstos fenómenos muy evidentes a la vista de los pobladores..

Las anomalías se hicieron más frecuentes después del comienzo de la operación, y en el momento en que la dieron por terminada, 15 apariciones de ovnis se habían registrado. Los participantes en las excavaciones estaban aterrorizados por la aparición en el cielo nocturno de luces que descendían detrás de las colinas. La aparición repentina en el norte de la excavación de un haz de luz con el poder de un faro anti-aéreo dejó una impresión horrible en los miembros del equipo.

El 16 de julio de 1993, una expedición científica que constaba de un sociólogo, un ingeniero y un estudiante de la Universidad de Sofía comenzó a trabajar en la región de Tsarichina. El objetivo de ese equipo era netamente ufológico, con el apoyo de poderosos visores infrarrojos, películas de alta sensibilidad y equipos para el seguimiento de radiación electromagnética extrema, para recoger pruebas que confirmaran la hipótesis de que la región de Tsarichina era una zona de alta actividad OVNI. En el plazo de veinte días de trabajo antes del final, la expedición de estos entusiastas lamentable se encontró con una serie de incidentes inexplicables.

Ellos vieron el fenómeno del *Sol triple*, también dos apariciones de tipo poltergeist, y encuentros con 21 objetos voladores no identificados. En la noche del 26 de julio los habitantes de Tsarichina observaron desde el pueblo un objeto con forma de calabaza que irradiaba la luz blanca luminiscente y maniobró sobre el campamento del equipo de investigación. Treinta y seis horas más tarde a los 13 días desde el primer momento un miembro del equipo anunció que quería renunciar.

El 28 de julio a las 4 en punto en la madrugada de Tsarichina se observó un objeto oval que irradiaba una luz azulada que también estaba en movimiento por encima de las tiendas de la expedición. Treinta y seis horas después, aproximadamente a las 17.30 horas el 29 de Julio se inició fuego en el campamento. Kiril Kanev, quien estaba a cargo de la expedición, fué el primero en notar un semicírculo en expansión del fuego en el claro con un radio de unos tres metros.

Con la ayuda de los aldeanos y los bomberos una hora y media más tarde, el fuego se apagó. Fue una extraña coincidencia de que el fuego sólo afectó al sitio de expedición y la tienda de campaña en la que todos los documentos y equipos se guardaban, y durante el fuego apareció de la nada un viento muy fuerte que expandió las llamas. Los miembros de la expedición Tsarichina 93 estaban convencidos de que los extraterrestres eran hostiles a la intervención humana en su zona secreta, lo que puso fin al experimento a través de la sugerencia de una prestigiosa psíquica.

La medium Elisaveta Loginova fué a ponerse en contacto con los seres, formaba parte de la expedición y ayudaba muchísimo. Ella recibió mensajes y advirtió a todos acerca de la piedra rectangular y las bacterias y les dijo que, si se quitaba la tapa, toda la vida en la Tierra estaba condenada al fracaso, algo así como una caja de Pandora. Una noche, un objeto no identificado aterrizó detrás de la colina y hizo contacto con ella, diciéndole que abortaran la excavación.

Cuando se fueron, la gente de la expedición encontró extrañas huellas en el suelo. De acuerdo con los dibujos de Elisaveta los seres no eran hombres verdes, parecían humanoides vestidos similares a los atuendos egipcios, especialmente similares a la Esfinge. Elisaveta afirma que el ser que estaba enterrado en el túnel era hermafrodita, la primera forma de vida inteligente en la Tierra y que no está ni vivo ni muerto, porque el tiempo no existe. El pedido a la medium fué tajante e imperativo; *NO DEBEMOS SER MOLESTADOS*

Twitter: @Mpdesconocido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PUBLICIDAD