CONOCE LA “CRIOGENIZACIÓN”

La URL corta de este articulo es : http://mparalelos.org/p1732r

plantilla-para-publicaciones

Introducción a la criogenización

Desde que el hombre es hombre se pregunta insistentemente en sus momentos de reflexión y máxima racionalidad, cuál es su verdadero origen como ser humano y cómo se explica el misterio de la vida y quizá más aún, el de la muerte. Para los practicantes ortodoxos de las distintas religiones es posible que resulte bastante más fácil, ya que delegan la explicación de todo el misterio a la mano de su Dios.

PUBLICIDAD

Sin embargo, para la inherente e insaciable necesidad de exploración y descubrimiento que caracteriza a la raza humana, y sobre todo a los sectores de la investigación científica y médica, la máxima de la vida eterna, sostenida, mantenida, divulgada y creída fielmente por los creyentes de gran parte de las religiones, no es suficiente para derrumbar las sólidas barreras del escepticismo. Éste escepticismo está basado en la incertidumbre, que más allá de las firmes creencias, reaparece con cierta fuerza en muchos mortales, y con tremenda arremetida en otros que están empecinados u obligados a encontrar respuestas creíbles a los interrogantes más profundos del cerebro y del alma humana.

Es a través de esta inclaudicable búsqueda, que el cerebro humano encuentra alternativas ante algo tan irreversible y doloroso como la muerte; éstas alternativas también se exploran e investigan en profundidad así como el mismo objeto que desembocó en ellas.

Definición de criogenización.

Sobre esta predisposición neuro-psicológica y biológica del ser humano, nace la denominadacriogenización, entendida como la técnica que permite mantener a un cuerpo legalmente muerto, tanto humano como animal, bajo condiciones de cuasi-congelación a fin de que en un “momento oportuno”, se pueda reanimar con la esperanza de que inicie una nueva vida, posiblemente, eliminando o atenuando en gran medida, las causas que causaron su muerte pasada. De hecho, la criogenización tiene como objetivo primordial ganarle la partida al tiempo, y con esto, permitir que la ciencia avance y descubra la “cura” de múltiples males, mientras aquellos que los padecieron y perecieron por ellos, esperan en un estado de conservación mediante frío extremo. Etimológicamente, la criogenización tiene su raíz en el término griegocriónica, que significa criopreservar, es decir, evitar el desgaste progresivo de un organismo sin vida, desde el punto de vista legal pero no biológico.

El objetivo fundamental de preservar el cerebro

El principal argumento en el que se basan los criogenicistas para defender el posible éxito de la prueba, es que conseguirían mantener las funciones vitales de la estructura biológica cerebral, considerada como la más relevante para la instancia de reanimación. Agregan que esto se logra administrando y provocando el tránsito y acumulación de grandes concentraciones decrioprotectores, lo que sería suficiente para proteger a la estructura cerebral de las lesiones que irremediablemente se producen en un estado de muerte natural. La preservación de las áreas cerebrales que contienen la memoria, la personalidad y la identidad son esenciales para que, de concretarse la pretendida reanimación, ese ser humano siga siendo esto y no un vegetal. Por esta causa, resulta vital para los criogenicistas estar en guardia permanente y mantener alejada la posibilidad de la denominada “muerte teórica de información”. Esta muerte implicaría la destrucción del disco rígido humano, sin el cual sería imposible aspirar a alguna esperanza de “resucitación”.

Es entendible que los investigadores y practicantes de la criogenización, tengan como objetivo primordial de preservación al cerebro, puesto que, si bien un organismo no puede funcionar sólo con él, el cerebro es la verdadera CPU de gran parte de las funciones vitales de un cuerpo con vida. Asegurar que los circuitos neuronales del cerebro sigan emitiendo señales y reservando información vital relacionada con la conciencia, aumenta considerablemente las posibilidades de que un cuerpo supuestamente “resucitado” o implantado, reciba alguna señal que le proporcione ciertos indicios de que puede volver a funcionar como un cuerpo vivo.

Del mismo modo que para un procedimiento tan común y cotidiano como un análisis de sangre, se necesita un microscopio, y para hacer una endoscopía, una manguera con cámara en el extremo, para un ejercicio tan complejo como la criogenización también es necesario un instrumento, bastante sofisticado, llamado Vaso Dewar, una especie de termo gigante en el que se albergan los cuerpos sometidos a Nitrógeno líquido, que es el que proporciona las temperaturas extremas.

2 Formas de criogenizacion

La criogenización se puede llevar a cabo de dos formas distintas:

-de cuerpo entero: La persona sin vida es introducida en el tubo Dewar y se la somete al nitrógeno líquido dejando que este actúe como conservante de todo el organismo y a largo plazo (refiriéndonos a años).

-neuro-preservación: se somete al proceso de criogenización sólo el cerebro del paciente separado del resto del cuerpo. Los defensores de esta opción aducen que, además de ser éste la parte vital a preservar por lo explicado anteriormente, es más económico y más fácil de trasladar.

Por supuesto, como todo lo que atañe y rodea a la criogenización, esta segunda opción también ha generado reacciones y debates entre detractores y defensores.

Ahondando en lo anterior, hay que decir que la neuro-preservación es una opción especialmente “atractiva” para los adeptos a la criogenización, pero en términos económicos, ya que el tratamiento del cráneo únicamente, reduce en aproximadamente un 50% los costes, que de por si, no están al alcance de todos. En capítulos siguientes se profundizará este aspecto tan polémico para muchos, y para los que sostienen que la criogenización es sólo un negocio, pasa al campo de lo indignante.

La criogenización es el objeto de  la ciencia criónica.  El origen de esta palabra hay que buscarlo en el griego kryos cuyo significado es frío. La criogenización es un método por el cual se somete a una persona  ( o  animal ) a condiciones de frío intenso con el objetivo de preservar su cuerpo en condiciones para ser reanimado en el futuro. El término correcto para este proceso es criopreservar.

¿Por qué querríamos ser criopreservados?

Confiamos en que la ciencia siga avanzando y encuentre cura para muchas de las enfermedades que hoy día son terminales. Esperamos que en un futuro no muy lejano se puedan regenerar células y tejidos que hoy día son irreparables. Independientemente de todas las implicaciones éticas y legales, si existiese la posibilidad de mantenernos en un estado en el que engañasemos al tiempo hasta que las condiciones para la cura estuviesen presentes, ¿ no lo haríamos ?

Presente de la criogenización

Actualmente la criogenización no es un proceso reversible y sólo se puede aplicar a personas a las que se las haya declarado legalmente muertas (muerte clínica). Hasta el momento no se ha conseguido reparar los daños que se producen a nivel molecular en los tejidos producidos por el proceso de la congelación y la isquemia. Lananorreparación, o reparación a nivel molecular, está supeditada al avance de la nanotecnología y la nanomedicina y podemos estar hablando de décadas o siglos vista.

Alcor Life Extension Foundation

Criogenizacion

Esto es una de las principales razones por las que la comunidad científica mire con recelo la criogenización. La medicina avanza, las enfermedades y epidemias que hace siglos segaban la población ahora son anécdotas. ¿ Qué diferencia habría en pensar en el siglo XIX que se podrían hacer transplantes de corazón a pensar  hoy que en el siglo XXII podremos regenerar médula ?

El obstáculo del hielo en la criogenización

Fue recién en los años 90 cuando aparecieron los primeros cuestionamientos que advertían sobre los efectos nocivos de la formación de placas de hielo en el cuerpo criogenizado, debido a la exposición del mismo durante largo tiempo a las altas temperaturas de la cápsula de Dewar.

Resulta bastante evidente que bajo una temperatura de 190º bajo cero, las células orgánicas puedan sufrir una conversión vidriosa, sólida y severa, que cubre de serias dudas la posibilidad de reconstituir las estructuras dañadas.

Cuando un cuerpo humano está inserto en un habitáculo con temperaturas entre los 0º y 130º grados bajo cero, es bastante probable que el agua del cuerpo produzca cristales que puedan producir daños en las estructuras celulares, así como desgarrar tejidos, tan importantes para el funcionamiento orgánico como las venas y las arterias. Concretamente, en caso de que se produjese una rotura, por ejemplo, de una vena, al momento de reanimar al paciente, la sangre que lleva reteniendo al oxígeno desde hace mucho tiempo, para evitar la muerte biológica del cuerpo, se derramaría provocando una hemorragia interna que desembocaría inevitablemente en una segunda muerte segura.

Frente a esta posibilidad, los creyentes en la técnica, aseguran que mediante la utilización de uncrioprotector como el glicerol, sería suficiente para atenuar los efectos de la cristalización, a pesar de que los crioprotectores en dosis elevadas se vuelven altamente tóxicos.

GLICEROL: CONCEPTO Y USOS

En los comienzos de las investigaciones sobre las sustancias y métodos más efectivos para lograr una crioprotección adecuada para los pacientes criogenizados, las clínicas y salas de criogenización no eran más que depósitos en los que sólo se utilizaban líquidos de embalsamar como medio de atenuación y muchas veces, de prueba.

Esta precariedad fue respondida por los concienzudos avances e investigaciones que terminaron por concluir que el glicerol era la sustancia química más conveniente para cumplir la difícil tarea de reducir al mínimo las posibilidades de que el cuerpo criogenizado sea vulnerable a la congelación de sus compuestos esenciales.

El glicerol contribuye a aportar la energía que se libera en el torrente sanguíneo y propiciar la distribución de esta energía facilitando el metabolismo celular. Dentro de la multiplicidad de usos que se atribuyen al glicerol, en el campo médico y científico, se lo emplea con el objetivo deanticongelante, destinado a bajar la fusión de sustancias líquidas, que es la que termina produciendo capas de hielo o cristales.

El glicerol funciona como soluto de un disolvente que, en el caso del cuerpo humano, es el agua que contiene en ingentes cantidades. Muchos seres vivos cuentan con anticongelantes fisiológicos que se liberan y actúan automáticamente en sus organismos durante las estaciones frías, reduciendo drásticamente las instancias de congelación de sus líquidos. Algunos insectos y reptiles cuentan con esta capacidad solutiva incorporada a su sistema biológico.

En cuanto a la aplicación del glicerol en el proceso de criogenización, es tan sumamente complejo el establecimiento de las medidas y cantidades adecuadas para que dicho compuesto no cause el efecto inverso y exceda el límite de descongelación, que si bien existen formulas bastante eficientes que se aplican a partir del conocimiento del peso y cantidad de agua que deben descongelar, aún no se puede confirmar que este delicado y fino equilibrio se pueda conseguir con seres humanos bajo criogenización.

El objetivo último de la aplicación de glicerol es evitar que las estructuras cerebrales más sensibles, como las celulares y moleculares lleguen a ese punto de congelación en que los daños y lesiones sean irreversibles, teniendo en cuenta que la clave del “éxito” es mantener intacta la zona cerebral que regula y contiene los circuitos de la memoria, la identidad y la personalidad.

A pesar de la confianza inamovible de los investigadores en el glicerol, se sabe que el dióxido de azufre en temperaturas moderadas y en estado gaseoso, puede ser muy efectivo para la conservación de los cuerpos, y sobre todo, para reducir notablemente la posibilidad de que se produzcan placas de hielo a niveles peligrosos.

VITRIFICACIÓN

Una alternativa reconocida por casi todas las voces como, probablemente “la más recomendable”, para evitar el congelamiento de tejidos, células, sangre o moléculas, es la denominada vitrificación, menos severa y agresiva que la congelación, y con antecedentes de buenos resultados en la función de preservar sin daños a ciertos componentes esenciales de la estructura cerebral.

El proceso de vitrificación, es aquel mediante el cual se pueden transformar algunos materiales en un elemento sólido de componente vidrioso, pero sin que llegue a ser un cristal en el sentido estricto del término. Este resultado se consigue mediante el enfriamiento o calentamiento del objeto en cuestión con la máxima celeridad posible para lograr la solidificación o la descomposición del material. El tiempo en la vitrificación cuenta en contra del proceso, por lo que debe realizarse de forma prácticamente instantánea.

Para el año 2005, la Alcor comenzó a usar sistemáticamente la técnica de vitrificación aplicándola a todo el cuerpo simultáneamente, evitando separar la cabeza del mismo. Por su parte, Cryonics Institute fue la primera sociedad de criogenización que implementó un procedimiento mixto, aplicando el tratamiento de vitrificación a la cabeza que permanecía unida al cuerpo, y a este último se lo congelaba sin crioprotectores.

La técnica de vitrificación es de utilización cotidiana en miles de departamentos de reproducción de todo el mundo para la crioconservación de embriones y ovocitos, que luego se utilizarán en el procedimiento concreto de fertilización, casi siempre en perfecto estado.

POR : DOUGLAS JOSUE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PUBLICIDAD