El caso del Río Columbia (1981) – Impresionante archivo de audio de un Encuentro Cercano

plantilla-para-publicaciones
La URL corta de este articulo es : http://mparalelos.org/it2J8s
Comparte este material
[button size=”small” type=”info” value=”Siguenos en @Mparalelos” href=”https://twitter.com/mparalelos”]

Este incidente sería otro más entre muchos avistamientos de objetos voladores no identificados protagonizados por testigos considerados dentro de la ovnilogía como de alta confiabilidad —en este caso oficiales de policía— si no fuera por un pequeño gran detalle: el avistamiento fue registrado en audio. Lo que impacta, y probablemente sea una de las pocas evidencias de esta clase, es que puede escucharse el agudo sonido emitido por el OVNI durante unos pocos minutos antes de desaparecer por completo de la vista de los atónitos testigos.
plantilla-para-publicaciones

Una extraña luz sobre el Río Columbia

Era una noche gélida y con niebla aquella de las primeras horas del 17 de marzo de 1981, cuando el Sargento Russel Yokum del Departamento de Policía de Saint Helens, Oregon, conducía su patrulla por la Carretera 30 al oeste del Río Columbia. Saint Helens es un pequeño pueblo a poco más de 32 kilómetros al noroeste de Portland. A las 4:03 a.m., el Sgto. Yokum avistó una brillante luz moviéndose sobre el río en dirección al Aeropuerto de Portland. Los aviones pasan por esa zona a menudo, pero esta luz era extraordinariamente brillante, tanto que iluminaba el río como si ya fuera de día. Fue entonces cuando el sargento se dio cuenta que no era algo común lo que estaba ante sus ojos. Convencido de ello, se comunicó por radio con la oficina central mientras decidía acercarse más al lugar para echar un vistazo. Cerca del palacio de justicia del condado, ubicado en la orilla del Río Columbia, encontró un buen lugar desde donde seguirle la pista a la misteriosa luz. Pronto llegaron los refuerzos, los oficiales Ricky Cade y Tom McCartney se hicieron presentes en el lugar, al igual que algunos civiles que habían sido atraídos por lo inusual que estaba ocurriendo sobre el río. Para este entonces, Yokum estaba en contacto con Donald Askins, quien se encontraba en una casa frente al río en Ridgefield, Estado de Washington, al sureste de Saints Helens, y había tenido la suerte de escuchar el reporte policial en su radio de banda ciudadana. Debido a esto, fue apodado “Lucky 13″ (13 de la suerte) por el sargento. Askins dijo que él también había visto la luz y que de hecho aún la seguía viendo. La luz se encontraba estacionaria sobre el río iluminando el área entera.
columbia-river-map

columbia-river-hynek
J. Allen Hynek. Imagen de archivo.

Al principio hubo una confusión mientras los oficiales le describían la luz a Askins. Ellos decían que estaba subiendo y bajando; sin embargo, Askins insistía en que la luz que él observaba se encontraba estacionaria. Tiempo después fue probado que la luz que vieron los oficiales durante los primeros momentos del avistamiento desde los tribunales, provenía de la Isla Sauvie, y se trataba en realidad de luz artificial hecha por el hombre. La niebla había contruibuido a crear el efecto de movimiento. Dejando esto en claro, los oficiales finalmente entendieron su confusión y dirigieron su vista hacia el sur. Allí se encontraba la luz que describía “Lucky 13″. Lo que vieron estaba a baja altura sobre el río, brillando en un lugar donde solo había unas pocas luces tenues en los alrededores. En la comunicación por radio se había escuchado a la luz emitir un extraño y agudo sonido, por lo que los oficiales se aprestaron a intentar registrar todo con un pequeño grabador portátil que tenían a mano. Entonces fue cuando Askins se las arregló para sacar el micrófono fuera de la ventana de la casa rentada en donde se encontraba para poder transmitir a los oficiales todo lo que estaba presenciando. Al mismo tiempo, la policía conducía la patrulla hacia un risco elevado para lograr una mejor visualización del extraño objeto que emitía la inusitada luminosidad. Los siguientes 30 minutos, grabados en cassette y presentados en el Centro de Estudios OVNI de J. Allen Hynek (CUFOS) para su análisis, ponen de manifiesto un drama de la vida real en donde un grupo de personas intentan entender su encuentro con lo desconocido.

La grabación — “¡Hey Lucky! Tenemos un grabador aquí junto a nuestra radio, cuando estés listo. Lo mantendremos encendido. Si [el sonido] comienza de nuevo intentaremos grabarlo.” — “Okey dokey”. — “No quiero que piensen que tenemos a un loco”. — “A veces me pregunto…” — “¡Oh, vete a la cama!” — “Ahora todo es un brillo naranja. Es todo lo que puedo ver.” — “Es como el sol saliendo. Pero es imposible, es demasiado temprano.” — “Muy temprano para que sea el sol, no creo que el sol pueda estar en esa posición.” Después, aproximadamente a las 4:29 a.m., la luz emitió un sonido. Lo que Ud. está a punto de escuchar es de hecho el sonido de un Objeto Volador No Identificado, una singular e impactante evidencia que se desprende directamente de este incidente (ver video con el sonido incrustado):

— “Pienso que se está moviendo, ¿Uds. muchachos?” — “Bueno, estamos viendo. Nos movimos hacia un punto más elevado del terreno. Dinos lo que hace.” — “Bueno, escuchen…” [¡AQUÍ ES CUANDO SE COMIENZA A ESCUCHAR EL SONIDO EMITIDO POR EL OVNI!] — “Suena como si estuviera acelerando sus motores.” — “¿Lo pueden escuchar?” — “Eso espero, porque hace frío aquí afuera.” — “¡Espero que estén grabando esto muchachos!” — “Sí, lo estamos haciendo.” — “Suena como un motor diesel de una planta eléctrica, y esa especie de chillido en medio.” Luego que el objeto “apagara sus motores”, uno de los oficiales oyó un zumbido leve. Durante otros 14 minutos los oficiales, los civiles, y “Lucky 13″ observaron como la luz sobrevolaba el río. A las 4:43 a.m. la luz desapareció de repente. Un oficial aseguró que el objeto hizo un “extraño silbido antes de desaparecer”. — “Lo que sea que oímos ya no lo escuchamos, o lo que lo provocaba se detuvo.” — “La Guardia Costera confirmó que ellos pudieron detectarlo en el radar y que desapareció.” — “OK. ¿Están viniendo a chequear esto ahora?” — “No sé. OSP [Oregon State Police] aún está hablando con ellos.” — “Definitivamente lo vi desaparecer, y de repente hizo un extraño ruido.” — “OK. 10-4.” ¿Qué era ese brillante y ruidoso objeto sobre el Río Columbia? La gente de CUFOS entrevistó a los oficiales (Askins no pudo ser hallado). Yokum y Cade dijeron que la luz era esférica, y no había estructura visible. En cuanto al color, Yokum declaró que era un naranja claro, mientras que Cade dijo que era un naranja tirando a rojo. La luz esférica sobrevoló el río a una altura de entre 25 y 30 metros, provocando un gran resplandor en las aguas. El tamaño estimado de la luz era 10 metros de diámetro. Los investigadores descartaron la luna (dirección equivocada); un bote de contrabando (poco plausible, ¿por qué llamar la atención iluminando toda el área?); un globo; o una alucinación (demasiado testigos). CUFOS también analizó la grabación. El sonido muestra dos picos máximos de entre 1,000 y 3,000 hertz (ciclos p/segundo), sin armonía uniforme. Cuando la cinta es reproducida al revés, los datos no varían. Tanto Askins como Yokum escucharon un cambio de tono en el sonido, como si una turbina se encendiera, poco antes que el OVNI se esfumara sin dejar rastro alguno. Este avistamiento causó gran agitación en los medios locales, pero dado que ninguna respuesta fue dada en el momento, como es usual con muchos avistamientos OVNI, la historia fue perdiendo fuerza hasta ser olvidada. Lo que sobrevivió al olvido lo hemos rescatado en este artículo de Mystery Planet, con la grabación en audio de lo ocurrido y las declaraciones de múltiples testigos. La presencia de este tipo de esferas luminosas es algo común en los encuentros cercanos del primer y segundo tipo. Por poner un ejemplo, estas luces han sido avistadas por décadas en la Reserva de los Indios Yakama (Estado de Washington, EE.UU.). La cantidad de reportes de esa zona es tan grande que en aquellos años J. Allen Hynek había sugerido realizar una investigación exhaustiva para estudiar el fenómeno; lamentablemente no se pudo llegar a ninguna conclusión definitiva y hasta el día de hoy el fenómeno permanece en el misterio. Sin embargo, la colección de reportes es asombrosa, e incluye relatos de testigos sobre el avistamiento de esferas luminosas y objetos en forma de disco cuyo comportamiento delata una inteligencia detrás. En algunos casos los testigos incluso aseguran haber sido perseguidos por estos OVNIs esféricos y brillantes.
http://www.mysteryplanet.com.ar/

Deja un comentario