EL CASO SOCORRO

La URL corta de este articulo es : http://mparalelos.org/qrdCwa
Comparte este material

El 24 de abril de 1964, un policía de Socorro (Nuevo México), el Oficial Lonnie Zamora, informó haber visto un objeto a una milla al sur de la ciudad, a las 5.45 de la tarde, en un área no poblada, con muchas colinas y barrancos y cubierta de artemisa. Lo que sigue es el resumen del informe que suministró a los investigadores de la Fuerza Aérea: Mr. Zamora declaró que mientras perseguía a un coche que sobrepasaba los límites de velocidad, al norte de la US 85, oyó un estruendo y vio llamas en un área en donde sabía existía un depósito de dinamita. Abandonó la persecución del automóvil y se dirigió adonde pensaba que había ocurrido la explosión. Tras conducir por un camino poco frecuentado y tener muchas dificultades para ascender hasta una colina cubierta de grava, dijo que observó lo que pensaba era un coche volcado. En ese momento estaba a ochocientos pies de distancia del objeto y su coche se encontraba en la cima de una colina, con el objeto frente a él en un barranco. Declaró que al mirar por primera vez pudo ver una o dos figuras con unas prendas que los cubrían casi totalmente y que supuso eran los ocupantes del objeto. Es la única ocasión en que vio las figuras. Tras transmitir por radio al cuartel de la policía de Socorro que procedía a investigar lo que suponía era un accidente de automóvil, se dirigió con el coche hasta un punto que se encontraba a ciento cincuenta pies del objeto, y se apeó para continuar a pie. Dijo que el objeto era blanco, en forma ovalada o de huevo, y que parecía apoyarse en unas piernas semejantes a vigas. Afirmó haber escuchado un estruendo y ver humo y llamas que salían del fondo del aparato. En ese momento, Mr. Zamora pensó que el objeto iba a explotar y, asustado, se dio la vuelta y corrió para refugiarse detrás del coche de policía, golpeándose la pierna y perdiendo las gafas durante el camino. Declara que se acurrucó y se tapó los ojos con un brazo, hasta que el ruido se detuvo, y volvió a mirar. Afirma que el objeto se había elevado unos 15-20 pies sobre la tierra y que las llamas y el humo habían cesado. En ese momento observó unas marcas rojas de un pie o pie y medio de altura que formaban un dibujo en forma de media luna con una flecha vertical y una línea horizontal debajo. Declaró que el objeto permaneció inmóvil durante varios segundos y que luego voló en dirección sur, siguiendo el contorno del barranco. Momentos después, el sargento Chávez, de la policía estatal de Nuevo México, llegó allí como respuesta a la llamada de radio de Mr. Zamora. No observó el objeto, pero informó que sobre el terreno había ligeras depresiones y arbustos quemados, precisamente en el lugar en que Mr. Zamora viera el objeto. Los arbustos estaban fríos al tacto. El sargento Chávez informó del incidente a las autoridades militares locales, quienes dirigieron la investigación inicial. La Fuerza Aérea mandó investigadores desde la oficina del proyecto de Wright-Patterson AFB, Ohio. La investigación reveló los siguientes hechos: Clic para ampliar. No pudieron ser localizados más testigos del objeto informado por Mr. Zamora. No había helicópteros o aviones no identificados en el área. Relato del propio Zamora Oficial Lonnie Zamora. _________, Socorro NM, _________, cinco años oficial de policía de Socorro, teléfono oficial 835-0941, ahora en el turno de dos a diez de la noche. A las 5.45 de la tarde del 4/24/64, mientras en el coche 2 de la policía de Socorro (un Pontiac 64 blanco) comenzaba a perseguir un coche que se dirigía al sur desde el lado oeste de Court House. El coche parecía llevar exceso de velocidad. En un punto de Old Rodeo Street (extensión de Park St. sur) cerca de la residencia de George Morillo (1/8 millas al sur de Spring Street), el coche perseguido_________ se dirigía directamente hacia el campo de Los Rodeos. El coche perseguido era un Chevrolet negro nuevo (debía pertenecer a _________, un chico de diecisiete años). Debía llevar tres manzanas de delantera. _________ solo. En ese momento oí un estruendo y vi una llama en el suelo hacia el suroeste; posiblemente a una distancia de media milla o una milla. Pensando que había estallado un depósito de dinamita que se encontraba en la zona, decidí abandonar la persecución. La llama era azulada y algo anaranjada. No podría decir su tamaño. Era una especie de llama sin movimiento que descendía lentamente. Seguía conduciendo el coche y no podía prestarle mucha atención. Era un tipo de llama estrecha. Era como un “un chorro hacia abajo” (tipo embudo) que se estrechaba más hacia arriba que hacia abajo. Posiblemente de unos tres grados de anchura. La llama tenía el doble de anchura por abajo que por arriba. No observé ningún objeto en la parte superior y tampoco si la parte superior de la llama estaba nivelada. El sol se encontraba al oeste y no ayudaba en la visión. Tenía gafas de sol verdes encima de las otras. No podía ver el fondo de la llama porque estaba detrás de la colina. No vi humo. Observé alguna “conmoción” en la parte inferior; ¿polvo?, posiblemente debido a que el viento soplaba fuerte. Aparte de eso, día claro y soleado; solamente unas cuantas nubes esparcidas por el área. El ruido era un estruendo, no un chorro. Pasó de alta frecuencia a baja frecuencia y luego se detuvo. Duró posiblemente unos diez segundos; en aquel momento me dirigí hacia él por un camino accidentado de grava. Mientras escuché el sonido vi llamas. Del mismo color que antes, por lo que puedo recordar. El sonido descendió hasta desaparecer. Tenía bajadas ambas ventanillas. No observé ningún otro espectador; ningún tráfico, excepto el coche que se hallaba enfrente, que debió haberlo oído todo, pero probablemente no verlo, porque se encontraba muy cerca de la colina. Tras el estruendo y las llamas, mientras ascendía por la algo accidentada colina, no observé nada; tuve que retroceder e intentarlo de nuevo dos veces; la primera vez, cuando llegué a la mitad de camino y las ruedas comenzaron a patinar el estruendo continuaba. Tuve que retroceder e intentarlo dos veces más. Cuando comencé el tercer intento no noté ni ruido ni llamas. Tras subir, me dirigí lentamente por el camino de grava hacia el oeste. No observé nada durante un rato…; durante unos diez o doce segundos fui muy lentamente mientras buscaba el depósito por los alrededores; no recordaba con exactitud dónde se encontraba. Repentinamente observé un objeto brillante hacia el sur, a unas ciento cincuenta o doscientas yardas. Estaba fuera del camino. Detenido, a primera vista. Parecía un coche volcado. Pensé que algunos niños debían haberlo hecho. Vi dos personas con batas blancas muy cerca del objeto. Una de ellas se dio la vuelta, miró directamente hacia mi coche y pareció alarmada; me dio la impresión de dar un rápido salto. En aquel momento conducía rápidamente con la intención de ayudarles. Sólo me había detenido un par de segundos. El objeto parecía de aluminio; era blanquecino contra el telón de fondo de la altiplanicie. Parecía en forma de 0 y a primera vista lo tomé por un coche volcado. Parecía estar sobre el radiador. Solo vi aquellas dos personas cuando me detuve, durante unos dos segundos, para ver el objeto. No recuerdo ninguna forma particular ni sombreros. Parecían de forma normal; posiblemente eran adultos pequeños o niños grandes. Luego, mientras conducía hacia allí, presté atención al camino. Re-transmití un mensaje a la oficina del Alguacil. “Socorro dos a Socorro, posiblemente 10-44 (accidente), estaré 10-6 (ocupado) fuera del coche buscando el coche en el arroyo”. Cuando detuve el automóvil estaba todavía hablando; el micro cayó al suelo, me agaché a cogerlo y lo puse en su sitio; salí del coche y me dirigí hacia donde sabía que se encontraba el objeto. Apenas había dado la vuelta al coche cuando oí un estruendo (no, era exactamente un chorro), un estruendo muy alto; a esa distancia era muy alto. No como el chorro de un avión; sé como suenan. Se inició en baja frecuencia, luego subió la frecuencia y se hizo más fuerte: de fuerte a muy fuerte. Al mismo tiempo que el estruendo vi la llama. La llama estaba bajo el objeto. El objeto estaba comenzando a ascender, lentamente. El objeto se elevaba lentamente. La llama era de color azul y en la parte inferior tenía una especie de naranja. Desde este ángulo vi lo que debía ser el lado del objeto (no un extremo, como creí al principio). Es difícil describir la llama. El estruendo me hizo pensar que podía estallar. La llama podía provenir de la parte inferior del objeto, del centro, posiblemente un área de cuatro pies; creo que muy accidentada. Sólo puedo describir la llama como azul y naranja. Ningún humo, excepto el polvo en el área inmediata. Insignia que tenía la nave observada por Zamora. Nada más ver la llama y oír el estruendo me di la vuelta, me alejé del objeto, pero volví la cabeza hacia él. Me golpeé la pierna contra el coche, contra el parachoques trasero. Éste estaba en dirección sudoeste. Las gafas se me cayeron al suelo y las dejé allí. Corrí hacia el norte y el coche quedó entre el objeto y yo. El objeto era de forma oval, liso, sin ventanas ni puertas. Cuando se inició el estruendo estaba sobre la tierra o cerca de ella. Observé unas letras rojas (véanse ilustraciones). Creo que la insignia era de 2” y media de alto y 2” de ancho. Estaba en la mitad del objeto…; el objeto seguía siendo de aluminio blanco. Tras tropezar con el coche y perder las gafas, seguía corriendo hacia el norte, con el coche entre el objeto y yo. Miré hacia atrás un par de veces. Observé que el objeto se elevaba hasta el nivel del coche, creo que unos veinte o veinticinco pies; creo que pasaron seis segundos entre que el objeto empezó a elevarse y yo miré hacia atrás. Había recorrido la mitad del camino hasta el lugar donde luego me escondería; lo hice a unos cincuenta pies del coche, en el borde de la colina. Creo que había recorrido unos veinticinco pies cuando miré hacia atrás y vi el objeto al nivel de mi coche. Parecía directamente sobre el lugar desde donde se había elevado.

Deja un comentario