EL HOMBRE DE DOS CARAS

La URL corta de este articulo es : http://mparalelos.org/7G9rVm
Comparte este material
 La verdadera extraña y terrible historia de Edward Mordrake es verídica hasta donde sabemos, aunque la totalidad del relato se ha perdido en el tiempo.

Pues su inusual caso ocurrió muy temprano en la historia médica y se hace referencia a el sólo en los cuentos que la gente comenzó a pasar a sus allegados, familiares y conocidos.

 

De hecho, la historia de su vida se ha vuelto tan confusa con el paso del tiempo que hoy en día no hay fecha exacta de nacimiento o la muerte de Edward, para los investigadores modernos nació y murió en Inglaterra en algún punto del siglo XIX , algunos apuntan hacia la fecha de 1887.

Su madre era la condesa de Darlington y bajo el poder de ese apellido, se extendían infinitos prados y campos de cosecha que mediante tributos arrendatarios y un suculento comercio a base de cereales y ganado, permitían a la familia vivir de un modo más que privilegiado.

El castillo se hallaba en la ladera sur del condado de Postmouth, bordeando unos impresionantes acantilados que vigilaban el embravecido mar del Norte. Las vistas eran fantásticas y todo hacía presagiar aquella tarde, que con la llegada del tercer varón, la familia Mordrake quedaría finalmente bendecida.

No fue así, algo en la gestación del feto se torció, cuando se cumplían los últimos meses del embarazo.

La vida del joven Edward se transforma así en una de las historias más raras ,y dolorosas de la deformidad humana … Edward Mordrake, al parecer un muchacho erudito, de grandes conocimientos, era buen estudiante y músico violinista de mucha habilidad ,en posesión de una gracia profunda natural contaban algunos.

Persona quien iba a ser el heredero de una de familia muy rica y noble de Inglaterra.
Joven que sin embargo nunca reclamó el título de nobleza y se suicidó a la temprana edad de 23 años.  

Según la historia ,vivía en un retiro absoluto ,impuesto por el mismo , incomunicándose y evitando las visitas de todo ser humano, incluso de los miembros de su propia familia.
Tenía dos caras !

Se dice que era muy guapo cuando se le veía desde el frente…  Edward Mordrake padeció una rara malformación que lo hizo nacer con un rostro extra ( que era de mujer ) en la parte de atrás de su cabeza.

El rostro femenino era como una máscara, ocupando sólo una pequeña zona de la parte posterior del cráneo, en lo que sería su nuca.

Según se relata en su triste historia , ese rostro  no hablaba, no comía, ni bebía, pero aún así podía reír y llorar,  mostrando signos de inteligencia de un aire maligno”….se trataba de su gemelo parásito ?….  carne de su carne, su demonio ?

“ Adorable como un sueño, atroz como un demonio”
Se la había visto sonriendo y burlándose con muecas mientras Mordrake lloraba, según cuenta la leyenda ,sus ojos seguían los movimientos de quien se le ponía de frente ,moviendo los labios sin cesar.

La voz  (si es que tenía voz, la verdad no se sabe ) era inaudible a las personas pero Mordrake aseguraba que durante la noche no podía conciliar el sueño debido a los odiosos susurros de su “gemela diabólica no nata” como él la llamaba, esto podía deberse a un estado de profunda depresión por parte de Edward ante tal extraña y mala situación que le tocó vivir y que posiblemente lo llevarían hasta escuchar cosas….

Decía el …..“La que nunca duerme, y que me habla de tales cosas de las que sólo se oyen en el infierno “Llegó incluso a pedir a los médicos que hicieran lo posible por extraerla de su vida. 

Lleno de coraje y desesperación, Edward pedía a sus padres luchar por el intento, pero el temor amedrentó la decisión última y los padres no cedieron a la arriesgada petición.
Librarse de aquel rostro terminó siendo para Edward una obsesión que lo llevaría a la muerte misma.

“ La imaginación no puede concebir las tentaciones espantosas en las que me envuelve. Por alguna imperdonable maldad de mis antepasados estoy cosido a este demonio – porque estoy seguro que es un demonio. Yo ruego y suplico para que lo eliminen del mundo, aunque yo muera”

Estas eran las palabras del desventurado Mordrake a Manvers y Treadwell, sus médicos.
Aunque lo vigilaban constantemente consiguió beber veneno, debido a lo cual murió.

Sólo dejó una carta, en la que agradecía a sus padres y a sus hermanos el cariño recibido y en la que que hacia una última petición ineludible  , que su “cara demoníaca” fuera destruida antes de su funeral, “para que no continuase con sus espantosos susurros en la tumba”.

Algunos relatan que los médicos decidieron extirpar la cara maligna antes de enterrarlo, para cumplir el deseo del joven y darle paz y descanso eterno. Por una petición anterior, fue enterrado en tierra baldía, sin ninguna lápida o marca que dejara constancia de su tumba….Bienvenidos a esta dimensión….

Deja un comentario