EL MUNDO ABISAL DE LOS “OSNIS”

La URL corta de este articulo es : http://mparalelos.org/VNg82o
Comparte este material

 



Existen teorías que especulan sobre la vida extraterrestre y su posible contacto con los seres humanos, de hecho hay quienes ya han salido (muchos astronautas) a decir que el contacto con esos seres ya se ha dado hace mucho y que las agencias espaciales saben de su existencia. Pues bien, por otro lado existe también la teoría de que esos seres habitan entre nosotros, y no precisamente a la vuelta de la esquina, sino más bien en un mundo abisal idóneo para el anonimato, ese lugar es el mar, es decir los lechos más profundos de los océanos. ¿Por qué? Porque la profundidad media de los mares y océanos es de 3 kilómetros y el hombre apenas ha comenzado a explorar las vastas zonas que se encuentran debajo de la superficie. De hecho hasta el momento sólo dos buzos lograron visitar las mayores profundidades de los océanos.
Los OSNIS son pues los “Objetos submarinos no identificados”, que puedan provenir de bases submarinas en nuestro planeta antes que del espacio exterior. De hecho los entendidos y especialistas indican que probablemente exista vida inteligente en las profundidades inexploradas de la Tierra, como por ejemplo en la Fosa de las Marianas, que están a más de 11 000 metros de profundidad.
Los OSNI son famosos al igual que los Ovnis por sortear los complejos sistemas de control y de defensa territorial de todos los países del mundo, tienen como característica principal su capacidad de maniobra impresionante y sus altas velocidades a enormes profundidades que dejan desconcertados a las marinas del mundo. El rendimiento y comportamiento de estos aparatos sobrepasan en larga medida los navíos convencionales o submarinos hasta la fecha conocidos, como ejemplo podremos afirmar que la velocidad máxima de un submarino moderno es de cerca 80km/hora, los aparatos (OSNI) se mueven a una velocidad 3 veces superior.
Archivos mundiales de OSNIS, casos históricos
Se han descubierto en Egipto varios grabados ancestrales, entre ellos, una figura o grabado semejante a un submarino. ¿Simple estilismo? No solo en Egipto, también está el caso particular de como la cultura chilotas del sur de Chile, a través de “la leyenda del Caleuche”, señala un caso OSNI en sus relatos.
De hecho el número de avistamientos de OVNIS registrados desde finales de los años 40 se acerca a la decena de miles. Pero por si eso no bastara, está lo ocurrido en 1973 en el Atlántico Norte, cuando el portaviones WASP de la U.S. Navy junto a otros 12 navíos que se encontraban en una simulación de combate, detectaron en sus radares un enorme objeto que se movía a una velocidad impresionante de cerca 230 km/hora, este objeto permaneció durante tres días en el perímetro de estos navíos sumergido a una profundidad de 8.200 metros, cuando el registro de máxima profundidad de un submarino de la época era de 1900 metros.
El incidente citado por la revista Knowledge de diciembre del año 1980evidencia otro de esos acontecimientos extraños. La publicación hace eco de lo expresado por un ciudadano nombrado Force Brace, que solicita le expliquen respecto a un fenómeno presenciado por él a bordo del mercante Patna, perteneciente al consorcio Británico de India. Mientras navegaba por el Golfo Pérsico, subraya Force, en una noche oscura “sobre las 11.30 PM repentinamente aparecieron hacia cada lado del barco y debajo, dos ruedas luminosas que tendrían aproximadamente entre 200 ó 300 yardas de diámetro cada una. Giraban en derredor a sus centros, y desde cada una se proyectaban 16 radios o haces luminosos. El inesperado huésped marino fue visto además por el capitán Avern y un tercer oficial apellidado Manning.” Finalmente escribió una posdata añadiendo: “Las ruedas navegaron junto al barco 20 minutos.”
OSNIS en América
Así mismo el 21 de mayo de 1958 en Punta Cracker, en el Golfo Nuevo. El destructor Buenos Aires había avistado un OSNI, caso que fue elevado a consideración del entonces presidente Dr Arturo Frondizi. Hubo muchos OSNI, especialmente en la zona que va desde Necochea a Tierra del Fuego, pasando por los golfos San Jorge, Nuevo y San Matías, “aparentemente” bases de estos objetos submarinos.
Otro caso relevante fue el del 19 de octubre de 1959, en la zona del golfo San Jorge, donde un OSNI fue avistado por la fragata Herpina. Y el 10 de febrero de 1960, en la misma zona, el destructor Cervantes vio y persiguió a otro OSNI, con la colaboración de los patrulleros King y Murature. El 28 de julio de 1964, en el mismo golfo, el buque privado Cazador vio un repentino esplendor en las aguas y acudió en ayuda pensando que era una catástrofe. Sin embargo, nada encontró. El extraño destello no quedó ahí sino que fue avistado, horas más tarde, por una embarcación de bandera extranjera, el barco noruego Sumber. Y el 30 de julio de 1967, en la zona del golfo Santa Catalina, límite con Brasil, la tripulación del buque carguero Naviero de la entonces Elma vio un OSNI muy cerca que se desplazaba sin sonido alguno.
Zonas especificas de avistamiento OSNI
Las zonas más concurridas de esos avistamientos son pues según informes: El Golfo Pérsico. Las aguas que rodean a los países escandinavos. En el triángulo de las Bermudas y el Atlántico. Mar Caribe. Costas de Latinoamérica (de Argentina y Chile fundamentalmente). Algunos puntos costeros de la Antártica y diversas regiones del Océano Pacífico.
Fuese como fuese, el saldo como pregunta que queda es ¿Puede acaso existir algún tipo de civilización en las profundidades de nuestros mares?Quizás algún día se devele la respuesta.
El conocido canal History Channel, realizó no hace mucho un documental sobre los OSNIS, los dejamos con la interpretación que le dan ellos por si lo perdieron.
@Mp1979orion
expedienteoculto.com

Deja un comentario