EL VATICANO Y LOS EXTRATERRESTRES

La URL corta de este articulo es : http://mparalelos.org/ivrWT8
Comparte este material

Si usted es una de esas personas que alguna vez ha depositado dinero en los cepillos u ofrendas que se recogen en las Iglesias Católicas, quizás debería tener en cuenta que seguramente su dinero irá destinado a la Red VATT de Exploración Espacial del Vaticano y contacto extraterrestre…

Base de Exploración Espacial del Vaticano en Tucson, Arizona.

Ya antiguamente, los Papas fundaron 3 observatorios:
– El Observatorio del Colegio Romano (1774 -1878)
– El Observatorio del Capitolio (1827 – 1870)

– Y la Espécula Vaticana (1789 -1821). Después, en 1891, el Papa León XIII fundó formalmente la Espécula Vaticana, el Observatorio Vaticano, en versión más moderna, que se construyó detrás de la Basílica de San Pedro. En los años 30, el Observatorio de San Pedro se trasladó a Castel Galdonfo, una localidad situada a 35 kilómetros.

Por un lado, el Vaticano, tenía un interés científico tradicional por el universo y la confección de los calendarios. Pero además de esto, al igual que las antiguas civilizaciones como mayas, aztecas, egipcios, etc.., siempre ha profesado la misma religión diabólica del culto hacia las estrellas, y ha estudiado la ciencia de la Astrología.

A raíz de la implicación del Vaticano en la Conspiración del Secreto Extraterrestre, guardando silencio sobre el Caso Roswell o el Encuentro entre el Presidente Eisenhower y una delegación alienígena en 1954, conjuntamente con las Comisiones secretas del Gobierno de los Estados Unidos, el Vaticano desarrolla un programa secreto de seguimiento extraterrestre y exploración espacial.

Por orden del Papa Pío XII, los obispos James Mc Intyre, de Los Angeles, y Edward Mooney, de Detroit, organizan la creación del S.I.V. , Servicio de Inteligencia del Vaticano, para atender la coordinación de información sobre materia extraterrestre, en colaboración con las Comisiones Secretas del Gobierno USA.

Desde entonces, desde Roma, se destinan fondos millonarios a estos programas secretos del Servicio de Inteligencia del Vaticano para los asuntos espaciales y extraterrestres.

En 1993, el VORG, Vatican Observatory Research Group, en colaboración con el Steward Observatory, terminó la construcción del Telescopio Vaticano en Monte Graham, Tucson, Arizona, con tecnología VATT, Tecnología Avanzada del Vaticano, uno de los centros astronómicos más importantes del mundo.

El Telescopio VATT de Arizona, es el primer Telescopio de rayos infrarrojos. Esta Base de Exploración Espacial del Vaticano en Tucson, Arizona, dispone de la tecnología infrarroja más avanzada y sofisticada del planeta. La visión infrarroja del firmamento es fundamental para detectar energías y presencias sutiles e interdimensionales o de procedencia desconocida.

Curiosamente El MGIO, Mount Graham International Observatory, de Arizona, se ubica a mitad de camino entre el Area 51, en el Estado de Nevada, y Roswell, en el Estado de Nuevo Mexico, la zona ufológica más caliente del planeta.

Normalmente los Telescopios de la Red VATT del Vaticano sirven bajo la atención de miembros científicos cualificados de la Orden de los Jesuitas, en colaboración con plantillas de astrónomos profesionales.

Los Programas “Secretum Omega” del Vaticano

Otro Observatorio del VORG, Vatican Observatory Research Group, con tecnología avanzada vaticana, VATT, pero de carácter Ultra-Secreto, se encuentra situado en el Estado norteamericano de Alaska, con una construcción mimetizada y camuflada, para que no sea identificado por la población como una Base de Observación Espacial.

Además de estas bases espaciales secretas, a principios de la década de 1990, el Vaticano participó, junto con las agencias secretas gubernamentales de EEUU, en un programa secreto llamado “Siloe”, que lanzó una sonda secreta que lleva el mismo nombre del Proyecto, “Sonda Siloe” para fotografiar un gran planeta en aproximación hacia nuestro Sistema Solar, que recuerda el supuesto planeta Nibiru, cuya existencia es defendida por el investigador Zacarías Sitchin.

Avión Espacial Secreto “Aurora”

La sonda Siloe fué construída en el Area 51, y fué colocada en la órbita exterior por una nave secreta del tipo Aurora (aviones supersecretos que pueden salir y entrar al espacio exterior).

Precisamente los datos de la Sonda Siloe se empezaron a recibir hacia el año 1995 en el Observatorio Secreto Espacial del Vaticano en Alaska.

Como vemos, los artefactos de los programas espaciales que pone en marcha el Vaticano son fabricados en la Base Secreta del Area 51, y lanzados al espacio mediante aviones ultrasecretos espaciales “Aurora”. En cuanto a la recepción de los datos de las naves vaticanas, se reciben en bases ultrasecretas del Vaticano como la de Alaska. Todo ello para mantener el Máximo Secreto, evitando todo contacto con la Nasa, ya que en la Agencia espacial-militar norteamericana Nasa trabajan muchos científicos profesionales civiles y puede dar lugar a filtraciones de información al público común.

Estos últimos proyectos secretos del Vaticano, gozan de clasificaciónSecretum Omega, información con categoría Top Secret del Vaticano.

La Red de Observatorios VATT, a través del VORG, así como el SIV, reciben sus presupuestos anuales de la Santa Sede en Roma. Pero además tienen canalización de financiaciones privadas. Por ello se creó la Vatican Observatory Foundation (VOF), institución libre de impuestos.

Deja un comentario