EL YATE FANTASMA

La URL corta de este articulo es : http://mparalelos.org/JX4GKH

barco-12

PUBLICIDAD

El Kaz II partió del puerto de Airlie Beach el 15 de Abril del 2.007 con destino a Townsville como primera etapa de un viaje que bordearía la costa norte de Australia occidental durante las siguientes seis semanas. La tripulación la formaban Derek Batten de 56 años y los hermanos Peter y James Tunstead de 69 y 63 años respectivamente.

La primera indicación de que algo andaba mal ocurrió el día 18 de abril cuando un helicóptero descubrió al Kaz II navegando a la deriva y sin señales de la tripulación. Dos días más tarde los guardacostas australianos consiguieron avistar el yate y se acercaron para abordarlo, y entonces pudieron comprobar que se encontraba abandonado.

La primera inspección del interior del catamarán puso de manifiesto que todo estaba en perfecto estado. El motor de la embarcación seguía funcionando en punto muerto, los sistemas eléctricos y de emergencias, la emisora de radio y el sistema GPS eran plenamente funcionales, un ordenador portátil se encontraba encendido como si se hubiera sido utilizado momentos antes,  la comida y cubiertos estaban dispuestos y colocados sobre la mesa y había ropa colgada de una cuerda  en la cubierta, que alguien había puesto a secar . También se pudo comprobar que los chalecos salvavidas continuaban guardados en su lugar, y unas gafas de alguno de los tripulantes descansaban al lado de unos portafolios encima de una de las literas.

Preguntas sin respuesta

El mismo día 20 de abril el yate fue remolcado hasta el puerto de Townsville para realizarle un examen a fondo y buscar pruebas que demostrarán un posible delito cometido por piratas o terceras personas. En el interior del yate encontraron un arma de fuego y numerosa munición, y también una grabación de video que mostraba imágenes de los tripulantes durante su viaje.

Esta grabación, fechada el 15 de abril, sirvió para conocer los últimos días de travesía de los tripulantes. Por ella se sabe que James Tunstead era la persona que se encontraba grabando en aquellos momentos, mientras que su hermano Peter estaba pescando en la popa y Derek Batten  se encontraba en la proa. La cámara efectúa un barrido de 360º grados mostrando las islas que se encontraban alrededor, lo que sirvió a las autoridades para tratar de ubicar la posición del catamarán. Los investigadores también pudieron comprobar que en aquél momento el mar se encontraba encrespado y ninguno de los tres hombres portaba el chaleco salvavidas.
1177020013_850215_0000000000_sumario_normal

La búsqueda

Inmediatamente comenzó la búsqueda de los tres hombres desaparecidos en la que participaron dos helicópteros de rescate, nueve aviones y dos buques, además de voluntarios de la marina y una aeronave dotada con tecnología  capaz  de buscar supervivientes en el mar durante la noche, en momentos de oscuridad o mar embravecido. Todos los esfuerzos resultaron infructuosos y la búsqueda se prolongó hasta el día 25 de abril, fecha en la que debido a la falta de resultados y a la poca probabilidad de que los tripulantes fueran encontrados con vida, la fue cancelada definitivamente.

La investigación

El 4 de Agosto de 2008 comenzó en los Juzgados de Tonwsville una investigación dirigida por el médico forense Michael Barnes, y se centró en averiguar si los hombres estaban muertos, cuáles fueron las causas de su desaparición y si las tareas de búsqueda y rescate fueron las suficientes.

En total fueron llamados a declarar 27 testigos algunos de los cuáles habían visto al Kaz II en algún momento de su travesía. Las declaraciones de estas personas ayudaron a las autoridades australianas a trazar una línea de tiempo para poder reconstruir las últimas horas del fatídico barco.

Entre estos testigos se encontraba la esposa de Derek Batten, Jennifer, quien declaró que su marido era un marino con una experiencia de más de veinticinco años en el manejo de embarcaciones, aunque el Kaz II fue el primer velero que pilotaba.

Su sentido de la seguridad le hizo realizar un curso de seis semanas de navegación en este tipo de barcos y después realizó con Jennifer varios viajes sin que tuvieran ningún problema. La señora Batten también declaró que su esposo se encontraba en buen estado de salud y consideraba que podía realizar aquél viaje.

Tuvo también que testificar Graeme Douglas, el anterior propietario del Kaz II que había vendido la embarcación a Derek. Afirmó que el barco estaba en buenas condiciones cuando fue vendido y que él ayudó a los tres hombres a preparar una parte de la ruta que iban a realizar, y se mostró sorprendido cuando las autoridades le explicaron que el Kaz II se había desviado de aquella ruta que se había programado en el GPS del yate.
El capitán Gavin Howland declaró que el día 16 de Abril mientras se encontraba faenando en su buque de pesca, él y su tripulación avistaron un yate de color blanco a unos cincuenta metros de su embarcación y pudieron observar que una de las velas se encontraba desgarrada y que aparentemente no había nadie a bordo.  Aunque según su declaración le pareció extraño, el capitán Howland no intentó ponerse en contacto con la embarcación ni alertar a las autoridades marítimas.

El sargente Paul Molloy fue uno de los tres oficiales de policía que se ocuparon de examinar la embarcación una vez remolcada hasta el puerto de Tonwsville. Según su declaración el yate fue examinado minuciosamente y no encontraron  signos de lucha o de que se hubiera cometido un delito.

La hipótesis

En base a todas las declaraciones las autoridades concluyeron que la misteriosa desaparición de los tres hombres se había producido por un fatal accidente. La hipótesis era que alguno de los tres tripulantes había caído accidentalmente al mar.

En un desesperado intento por salvarle sus dos amigos también se habrían lanzado en su rescate mientras el yate se alejaba de ellos. El cansancio, la falta de fuerzas y quizás el estado del mar provocó que estos murieran ahogados. Sin embargo es extraño que no se recuperará alguno de los cuerpos.

Lo cierto es que desde la última comunicación de radio emitida el 15 de abril no se sabe verdaderamente lo que les ocurrió  a los tres tripulantes del Kaz II convirtiendo este suceso en uno de los más enigmáticos de los últmos tiempos.

ESCRITO POR: DOUGLAS JOSUE

TWITTER: @mparalelos

FACEBOOK: MundosParalelos1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PUBLICIDAD