EL EXRAÑO MENSAJE DE ALIENIGENAS QUE RECIBIÓ EL ACTOR STUART WHITMAN.

      Comentarios desactivados en EL EXRAÑO MENSAJE DE ALIENIGENAS QUE RECIBIÓ EL ACTOR STUART WHITMAN.
La URL corta de este articulo es : https://wp.me/p7ETdR-5Xw

PUBLICIDAD

El famoso periodista y ufólogo John Keel nos redacta en uno de sus informes un increible caso que involucró al celebre actor Stuart Whitman:

Un fallo de alimentación electrica dejo a oscuras a la ciudad de Nueva York y gran parte del noreste de los Estados Unidos a finales de la tarde del 10 de noviembre de 1965. Al amanecer del siguiente día, la electricidad todavía no había sido restaurada. El actor de cine y television Stuart Whitman, que se alojaba en un hotel de Manhattan, escuchó un “sonido como de un silbido de un pajaro fuera de mi ventana” Cuando se acercó a la ventana, se sorprendió, es lo que le dijo al reportero de Hollywood Vernon Scott dos meses después, al ver dos ovnis flotando cerca. Según su relato;

“Uno de ellos era de color naranja, y el otro era azul. Dieron una extraña luz luminiscente, así que no pude ver si había algun tipo de ventanilla y si habia alguien dentro de eso. Entonces los oí hablarme como si lo estuvieran haciendo con un altavoz. Me hablaron en Inglés. No creo que lo pudiese haber escuchado otra persona. Ellos dijeron que querían hablar conmigo porque según ellos no detectaron rencor ni odio en mi. Ellos dijeron que tenían miedo de la tierra porque los terrícolas estaban jugando con energias desconocidas y podría alterar el equilibrio del universo o de su planeta.

Estas identidades también me dijeron que el apagón fue sólo una pequeña demostración de su poder y que podrían hacer mucho más con casi ningún esfuerzo. Sirvió como una advertencia. Ellos dijeron que no podían dejar que nuestro planeta entero deje de funcionar. Me pidieron que hiciera lo que pudiera para luchar contra la malicia, prejuicio y el odio en la Tierra, y luego de ese mensaje se fueron. No podría decir lo grande que eran los objetos, pero cuando se marcharon me sentí eufórico. Ni siquiera estaba en shock. Y sé que no estaba dormido, porque yo estaba de pie junto a la ventana y bien despierto todo el tiempo. No sé por qué me eligieron como contacto. Pero juraría sobre la Biblia que los vi y que me hablaron “.

Whitman insistió en que no había estado bebiendo. Scott, quien pensó que la historia era absurda, sin embargo, reconoció que Whitman parecía sincero. No era, después de todo, el tipo de cuento probable para favorecer su carrera. Nunca habló públicamente del incidente de nuevo.

Fuente: John Keel, Operación Caballo de Troya.

Archivos Bureau 2017.

PUBLICIDAD