FANTASMOGÉNESIS Y ESPECTROGÉNESIS

La URL corta de este articulo es : http://mparalelos.org/kxdYuj
La fantasmogénesis la podemos definir como la aparición de una figura humana, animal o cosa, más o menos materializada, la cual tiene la capacidad de interactuar (ya que si no la tuviera podría ser una espectrogénesis) con el sujeto presuntamente catalizador del fenómeno.

PUBLICIDAD
Una espectrogénesis sería una aparición de una figura que tendría como característica principal que no interactúa con la persona que la
 
está viendo, además suele aparecer en lugar concreto, y tras un recorrido , desaparece en otro lugar concreto. ¿Por qué estas apariciones ignoran al testigo? Pues existe una teoría que dice que es sencillamente porque no nos ven, es como si estuvieran en un plano o dimensión distinta de la nuestra, pero que en ese momento coexistiera con nosotros, sin que pudiera vernos, oírnos o escucharnos. Viendo el testigo lo que está sucediendo en ese plano, sin que desde ese plano nos puedan ver. Famosos espectros serían la multitud de batallas percibidas por tantísimas personas en distintos puntos del planeta, como si estuvieran viendo en directo batallas del pasado.

Hay que tener en cuenta que se pueden dar las apariciones en sueños (hecho que ocurre desde la antigüedad, según diversos libros, entre ellos la Biblia), donde desde el punto de vista trascendental se dice que los espíritus aprovechan para contactar con nuestra alma mientras descansamos. ¿Cómo distinguir un sueño real de una aparición en sueños? Según la casuística, basada en las vivencias de múltiples personas existirían unos indicios de que la visita en sueños ha sido real, como por ejemplo el sueño es demasiado vívido para ser un sueño, es como muy real para ser un sueño, también cuando a través del sueño la

 
persona fallecida en custión nos da noticias que pasado un tiempo se cumplen en un futuro, descartando en este momento que se tratase de un fenómeno de precognición provocado por la psyque del sujeto, otro sería que el aparecido suele aparecer más joven de como estaba a la fecha de su fallecimiento.

Hay que decir que también existen apariciones de animales, ya que podrían tener una parte espiritual que trascendiese tras la muerte del mismo. También, al igual que con los seres humanos, el animal a su muerte pierde una pequeña parte de su peso, donde ya se encuentra descartado que sea por la pérdida de sustancia alguna.

Los fantasmas pueden llegar a materializarse por completo, tal como hizo Jesús cuando se apareció después de su muerte a los apóstoles. Y por supuesto lejos de la sugestión, ya sea colectiva o individual, una aparición fantasmal no tiene que darse ni de noche, ni en un lugar concreto, sino que se puede dar en cualquier momento del día y lugar, aunque habría que decir que en el caso de la aparición de un espectro hay que tener en cuenta que éste siempre se encuentra vinculado a un lugar.

Hay que tener en cuenta la posible alucinación que pueda tener la persona, sobre todo en etapas del sueño, lo que serían alucinaciones hipnagógicas (entre la vigilia y el sueño), y las alucinaciones hipnopómpicas (entre el sueño y la vigilia). Si bien lo que está claro es que en momentos puntuales se han hecho fotografías (escotografías)donde se han captado estas apariciones, y si bien nosotros podemos alucinar, las cámaras no.

¿Podríamos cruzarnos con un fantasma sin darnos cuenta? Pues es una hipótesis plausible, ya que recordemos que se pueden llegar a materializar por completo, y cuantas personas afirman haber visto a

 
una persona que les llama la atención y, al darse la vuelta, esa persona ya no está. También contaba Santiago Vázquez, locutor de radio, y parapsicólogo discípulo de Germán de Argumosa y Valdés, que cierta persona que se encontraba en un pub, observa a una persona que le llama la atención, el cual se encuentra observando a todas las personas que están en la pista de baile, gira la cabeza, y cuando vuelve a mirar en décimas de segundo, esa persona ha desaparecido, sin que fuera posible por método conocido alguno.

Lo que está claro es que el fenómeno de la fantasmogénesis, en base a la casuística, es real, otra cosa sería poder determinar si el fenómeno procede del más allá o se trata de un producto de la mente, pero eso es otra historia…

Fantasma de Hampton Court

 

En el mundo de la fantasmogénesis se pueden dar otras fenómenos de origen igualmente desconocidos, pero que igualmente no dejan de ser
manifestaciones de una causa paranormal. Entre estos fenómenos podríamos citar la clariesencia, en donde se puede percibir un olor, a veces agradable, otras desagradable, que no tiene un origen lógico.

Es bastante frecuente, y me baso en la casuística existente sobre el tema, oír como personas manifiestan haber olido el perfume de un ser querido, fallecido meses atrás, cuando no queda rastro del mismo en toda la casa; o ese olor a tábaco, que casualmente era el mismo que fumaba el abuelo.

Otro fenómeno que se da es lo que llamamos clariaudiencia, que no es otro que la audición física de un sonido, sin que éste tenga un origen lógico. Casos como que los familiares de una persona fallecida puedan oír en un momento dado la tos de ese abuelo muerto meses atrás, o el ronquido del cabeza de familia, igualmente muerto años atrás. Aquí

quiere indicar que el fenómeno de clariaudiencia es perfectamente registrable, ya que está demostrado que se puede grabar. Así Santiago Vázquez, por poner sólo un ejemplo, en el Palacio de Linares, allá por julio de 1990, junto a su hermano Fernando, a Pedro Esteban, y a Enrique Muro, consigue grabar unos lamentos de un niño que ellos mismos in situ pudieron oír.

Por supuesto que sobra decir que en toda manifestación de una fantasmogénesis, o en cualquier fenómeno de manifestación de la causa paranormal, hay que descartar ya no sólo transtornos psíquicos, sino además que sean fruto de una ilusión, o de una alucinación.

Hay que tener en cuenta que el fenómeno de la fantasmogénesis también es registrable, se puede fotografiar, y grabar. Y como suelen decir los investigadores de lo paranormal, las cámaras no alucinan, graban lo que hay, pero no están condicionadas por ningún tipo de sugestión, ni individual, ni colectiva. Tampoco hay que olvidar que si varias personas, que no se conocen de nada, en días distintos, manifiestan haber observado la misma figura materializada, es difícil creer que todas ellas se hayan sugestionado, o hayan alucinado con lo mismo.

Dentro del mundo de la fantasmogénesis, y en este punto más de uno se sorprenderá, se da el fenómeno de la aparición de fantasmas

de vivos, que algunos investigadores relacionan con lo que se denomina proyección astral, que se da según la casuística en muchas ocasiones ante una situación crítica, de peligro, incluso antes de morir, si bien se ha dado en otras ocasiones.
Fuente: www.guavip.es.tl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PUBLICIDAD