LA FALACIA DEL RECIBO

1991 - Atlixco, Puebla, Mexico. Esta foto de un OVNI con luces brillantes fue tomada por la policía judicial de Puebla, al acudir al llamado de los residentes que reportaban el avistamiento de un objeto extraño en la zona.  Artículo publicado en MysteryPl
La URL corta de este articulo es : http://mparalelos.org/T9i4K7
Comparte este material
1991 - Atlixco, Puebla, Mexico. Esta foto de un OVNI con luces brillantes fue tomada por la policía judicial de Puebla, al acudir al llamado de los residentes que reportaban el avistamiento de un objeto extraño en la zona.  Artículo publicado en MysteryPl
1991 – Atlixco, Puebla, Mexico. Esta foto de un OVNI con luces brillantes fue tomada por la policía judicial de Puebla, al acudir al llamado de los residentes que reportaban el avistamiento de un objeto extraño en la zona. Artículo publicado en MysteryPl

En la obra “Diccionario Temático de Ufología” de la organización española de ufología, la Fundación Anomalía, puede leerse la definición para el concepto denominado la Falacia del Residuo. Se dice allí, como mera introducción, que algunos ufólogos, viendo que del total general de casos OVNI analizados, aproximadamente entre un 5% o 10% de los casos no han podido ser explicados, (estos ufólogos) llegan aproximadamente a la siguiente conclusión: Conclusión: “Que por lo tanto, estamos ante la presencia de un fenómeno incapaz de ser abarcado por nuestros conocimientos actuales.” Sigue allí diciendo que el investigador español Felix Ares de Blas opina que tal conclusión es solamente una FALACIA [la del residuo]. Se argumenta que siendo que dado que el 90% o 95% de casos explicados, es efectivamente la gran mayoría, entonces que esa mayoría es lo normal y lo significativo. Prosigue diciéndose que todas las ciencias cuentan con un porcentaje pequeño de hechos anómalos, sin que por ello deba abandonarse la teoría dominante. El articulo concluye (sin demasiada concatenación lógica) diciendo que el pequeño porcentaje anómalo es tan pequeño que no amerita la introducción de la teoría de naves intergalácticas visitando la Tierra. 1991 – Atlixco, Puebla, Mexico. Esta foto de un OVNI con luces brillantes fue tomada por la policía judicial de Puebla, al acudir al llamado de los residentes que reportaban el avistamiento de un objeto extraño en la zona. Ares de Blas se equivoca Por un lado, es cierto que la ciencia siempre está conteniendo un pequeño porcentaje de hechos anómalos, los cuales generalmente no destruyen la teoría científica ya establecida, pero que invariablemente ponen en jaque alguna parte de la teoría establecida. ¡Pero mi objeción esta en el hecho de que es precisamente este pequeño residuo de fenómenos anómalos el que mantiene a los científicos trabajando duramente! Y es ese trabajo el que permite perfeccionar la teoría existente. ¿O acaso alguien se imagina una ciencia física sin interrogantes o sin hechos anómalos, o sin hechos que la teoría actual sea incapaz de explicar? Una ciencia sin enigmas está completamente muerta, y ya no es ciencia, sino que es técnica, es disciplina, o es lo que sea. Todo, menos ciencia. De esta manera, la petición tácita que nos hace Ares de Blas, de que nos olvidemos del 5% o 10% inexplicado, es una petición que está lejos de ser justa. También me cuestiono seriamente la argumentación que dice que usualmente los hechos anómalos no destruyen la teoría establecida, pretendiendo decir que la Hipótesis Extraterrestre efectivamente viene a destruir maléficamente a la teoría establecida actual. Lamentablemente, hasta donde yo sé, la Hipótesis Extraterrestre NO pone en duda ninguna parte de la ciencia actual. Los fenómenos atmosféricos, meteorológicos y demás fenómenos naturales pueden perfectamente seguir existiendo, y de hecho existen. La Hipótesis Extraterrestre NO pone en jaque a ninguna teoría establecida, al menos desde el punto de vista científico, que es el que debe preponderar. Ahora bien, yendo a un terreno más coloquial, es sencillamente irracional creer que solo porque el 90% o 95% de los casos OVNI pueden explicarse en términos convencionales, es que entonces todos pueden explicarse convencionalmente. Es claro que la gran mayoría de los metales no corresponde al metal oro, ni tampoco es necesario decir que la mayoría de las sustancias químicas no curan el dolor de cabeza. Siguiendo con el razonamiento de Ares de Blas… ¿Debemos por lo tanto concluir que el oro no existe? ¿O que las aspirinas no existen? Tengo además serias dudas acerca de cuan residual sea efectivamente ese “residuo”. En efecto, pues ¿puede un porcentaje de un 10% o incluso 5% ser realmente considerado como un residuo en el sentido aquí dado? La pregunta debiera responderla un experto en estadística. Para mi, un 5% ya es decir bastante. Mal que mal, el 95% restante tampoco es un cuerpo homogéneo, sino que está formado por diversos factores heterogéneos (fenómenos astronómicos diversos, aviones, pájaros, fenómenos meteorológicos diversos, fraudes, problemas mentales, etc). De esta forma, es evidente que comparar ese 95% contra ese 5%, es sencillamente injusto. Rouen, Francia, 1957. Un jet es despachado para interceptar un eco de radar no identificado; el piloto de la Fuerza Aérea francesa logra fotografiar a la nave responsable por el eco utilizando la mira del avión. Y eso suponiendo que efectivamente el valor de desconocidos sea entre un 5% o un 10%. Ya que es sabido que hay pasajes de la historia de la ufología en que el numero de NO identificados era bastante mayor que un 10%. Por ejemplo, el estudio científico “Reporte Especial 14” del Proyecto Libro Azul, realizado por el instituto científico “Battelle Memorial Institute” de Ohio, EEUU, encontró que el porcentaje de objetos “desconocidos” era de un 21.5% (de un total de 3200 casos analizados), en donde ese 21.5% formaba una categoría completamente distinta a la categoría de “información insuficiente”. El Argumento de la Falacia del Residuo, parece ser, en si mismo, un razonamiento falaz y peor aún, un argumento portador de una intencionalidad extraña. Es “La Falacia de la Falacia del Residuo”.

Deja un comentario