LA FORTALEZA MARCAHUASI

La URL corta de este articulo es : http://mparalelos.org/dOjDYc
Comparte este material

Marcahuasi es una meseta de la Cordillera de los Andes ubicada al este de Lima, sobre la cadena montañosa que se eleva hacia la margen derecha del río Rímac. Esta formación domina el paisaje de 4.000 m de altitud sobre el nivel del mar.Se, trata de una meseta de origen volcánico, de aproximadamente 4 km cuadrados de extensión, ubicada a casi 4000 m.s.n.m en las alturas de Huarochirí, al este de la ciudad de Lima -Perú, donde se encuentra un singular conjunto de gigantescas rocas de granito cuyo origen tiene distintas teorías. Los más pragmáticos aseguran que dichas rocas son efecto del capricho de la naturaleza sobre las moles de diorita, labradas por la erosión del viento y la lluvia a lo largo de milenios. En ellas se han producido curiosas formas y diseños, bautizados por los exploradores según la apariencia que presentan (a veces, con mucha imaginación).

Así, se pueden enumerar los conocidos “Monumento a la Humanidad”, una gigantesca mole de granito que, desde diferentes ángulos permite apreciar un nítido perfil humano, la diosa Thueris, la Anfichelidia (precesor de la tortuga), el valle de las focas, el león africano, la vicuña, el sapo, entre otros.
Pero existió un reconocido estudioso peruano llamado Daniel Ruzo, quien por los años 50′s realizó una serie de viajes alrededor del mundo y pasó largas temporadas en Marcahuasi, llegando a la conclusión de que dichas rocas son en realidad esculturas hechas por la cultura “Masma” o la “Cuarta Humanidad”, hace casi 10,000 años, quienes emplearon técnicas que han sido halladas en otras partes del mundo como Rumanía, México, Francia y Brasil.
Según Ruzo, cada cierto ciclo de aprox. 8500 años, el planeta tierra sufre grandes trastornos que ponen en riesgo la existencia de todos los seres vivos y que en varios lugares del mundo, uno de ellos Marcahuasi, se preservaron todos los conocimientos, las semillas, los animales y los hombres para subsistir a estos cataclismos. Ruzo escribió un libro titulado: “Marcahuasi, la historia fantástica de un descubrimiento”, donde se puede ampliar sus teorías y ver fotos que realizara el estudioso en sus viajes.
En la meseta de Marcahuasi también hay tres ciudadelas en ruinas pertenecientes, según el arqueologo Julio Cesar Tello a la cultura Huanca.

Anfiteatro

Marcahuasi carece de infraestructura y servicios, por lo que los viajeros deben llevar consigo todo el equipo necesario para pernoctar (carpas, alimentos y agua), desde la cercana localidad de San Pedro de Casta, en el valle del río Santa Eulalia, Provincia de Huarochirí. El lugar predilecto de los campistas es una gran hoyada conocida con el nombre de “Anfiteatro”, rodeado de grandes rocas que brindan alguna protección contra el viento y el frío.
Otros, más avezados, se dirigen hasta la “Fortaleza”, el punto más elevado de la meseta, donde existe un monolito que semeja un inmenso altar de piedra. Chullpas, terrazas y numerosas construcciones de origen prehispánicos atestiguan la presencia humana en estos lares desde muchos siglos atrás. Se dice que Marcahuasi posee un importante campo magnético o que es un punto estratégico para el avistamiento de ovnis. Lo que es seguro, sin embargo, es que el lugar posee un marco escénico impresionante.
Se accede a este paraje a través de dos caminos de herradura llamados popularmente “El camino Largo” (de tres a cuatro horas) y según el connotado explorador Daniel López éste es el más recomendado y que termina en “el Anfiteatro”. El otro camino es el llamado “camino corto”, para los mas avezados (unas dos horas) y que termina en la meseta entrando por el “monumento a la humanidad”.

Ambos caminos parten de la pintoresca localidad de San Pedro de Casta (3.350 msnm.), adonde se accede remontando una carretera afirmada desde Santa Eulalia a la altura del kilómetro 35 de la Carretera Central. Desde Lima, se deberá llegar al parque Echenique en la ciudad de Chosica, donde existe un paradero de autobuses que conducen diariamente a San Pedro de Casta.
San Pedro de Casta es, además, un interesante destino para los viajeros amantes de las festividades populares. Cada mes de agosto el pueblo deja su apacible tranquilidad, para festejar, con música y alegría, la Fiesta del Agua (la primera semana de Octubre), elemento vital en la cosmovisión andina, que empieza con la limpieza anual de los canales de riego antes de la temporada de lluvias.
Se recomienda pernoctar la primera noche en el hospedaje municipal en San Pedro de Casta para poder aclimatarse y poder iniciar la subida al día siguiente. Al estar en san Pedro es podemos aprovechar para poder conocer el trabajo de recuperación de andenerías incaicas que viene haciendo esta comunidad.

La Fortaleza
Esfinges

Deja un comentario