Entradas

La Historia y el Tiempo Celeste

La URL corta de este articulo es : http://mparalelos.org/suHYEo
[button size=”small” type=”info” value=”Siguenos en @Mparalelos” href=”https://twitter.com/mparalelos”][button size=”small” type=”info” value=”Suscribete a YOUTUBE” href=”http://www.youtube.com/mparalelos “][button size=”small” type=”info” value=”Desarga Nuestra Aplicación” href=”http://bit.ly/JWHEwx”]

plantilla-para-publicacionesEste es uno de los temas de conversación en la CPAK ‘Conferencia de Precesión y conocimiento antiguo’, celebrada el 6-7 octubre 2007 en la Universidad de California, San Diego. www.CPAKonline.com Con oradores como Graham Hancock, Walter Cruttenden, Robert Bauval, Robert Schoch, John Anthony West, Scranton Laird, María D. Jones, John Burke, Dering John y Richard Leviton.

PUBLICIDAD

Descubrimientos como los antiguos mecanismo de Antikythera (1500 años antes de la invención de dispositivos de engraajes de precisión), la batería de Bagdad (2000 años antes de que Volta inventase la batería) o artefactos de cirugía dental y cerebral encontrados en la antigua Pakistán (8000 años fuera de secuencia histórica) aparecen como anomalías dentro de nuestro paradigma actual de la historia y no son tomados en cuenta de acuerdo con una visión cíclica de la antigüedad.

Giorgio de Santillana, el ex profesor de historia de la ciencia en el MIT, nos dice que la mayoría de las antiguas culturas creyeron que la conciencia y la historia no fueron lineales sino cíclicas, lo que significa que aparecieron y desaparecieron durante largos períodos de tiempo. En su trabajo de señales, Hamlet's Mill, Giorgio y la coautoraHertha von Dechend, mostró que el mito y el folclore de más de 30 culturas antiguas de todo el mundo hablaba de un amplio ciclo de tiempo con alternancia de una Oscuridad y de una Edad de Oro que se mueven con la precesión del equinoccio. Platón llamó a esto el Gran Año.

Aunque la idea de un gran ciclo programado por la precesión de los equinoccios lenta era común en múltiples culturas antes de la era cristiana, a la mayor parte de nosotros se nos enseñó esto es sólo un cuento de hadas, no había Edad de Oro. Sin embargo, un creciente cuerpo de evidencia astronómica y arqueológica reciente sugiere que el ciclo puede tener un fundamento real. Más importante aún, la comprensión del ciclo podría arrojar cierta luz en donde la sociedad se dirige en este momento y por qué la conciencia puede estar expandiéndose a un ritmo exponencial. Entender la causa de la precesión es clave para entender el ciclo.

La teoría estándar de la precesión dice que es principalmente la gravedad de la Luna actuando sobre la Tierra achatada la que debe ser la causa de cambiar la orientación de la Tierra al espacio inercial, también conocido como la ‘precesión de los equinoccios’. Sin embargo, las fuentes antiguas dicen que lo observable de un equinoccio que se mueve lentamente o ‘precesa’ a través de las doce constelaciones del zodíaco es simplemente debido al movimiento del sistema solar a través del espacio (cambiando nuestro punto de vista desde la Tierra).

Aquí en el Instituto de Investigación Binaria (Binary Research Institute), modelamos un sistema solar en movimiento y encontramos, en efecto, una mejor reproducción de la precesión observable y resolvimos una serie de anomalías del sistema solar, tales como la desigual distribución del momento angular en el sistema solar y el ratio variable de la precesión . Más allá de las consideraciones técnicas, un sistema móvil solar podría proporcionar una razón lógica de por qué tenemos un gran año con alternancia entre Edad Oscura y Dorada. Es decir, si el sistema solar llevando a la Tierra realmente se mueve en una órbita enorme, sometiendo a la Tierra al espectro electromagnético (EM) de otra estrella u otra fuente EM en el camino, se puede esperar que ello afectaría a nuestra magnetosfera, ionosfera e indirectamente a toda la vida en un patrón comparable a esa órbita. Así como los movimientos diurno y anual más pequeños de la Tierra producen los ciclos de día y noche y las estaciones del año (ambos por el cambio de posición de la Tierra en relación con el espectro electromagnético del Sol), podría ser que el movimiento más celeste más grande produzca un ciclo que afecta a la vida y a la conciencia a gran escala.

La hipótesis de cómo la conciencia se vería afectada en un ciclo celestestial se basa en la labor de la Dra. Valerie Hunt, el ex profesora de fisiología en UCLA. En varios estudios se ha encontrado que los cambios en el ambiente de campo EM (lo que nos rodea todo el tiempo) puede afectar dramáticamente la cognición humana y el rendimiento. En pocas palabras, la conciencia se ve afectada por la inmersión en los campos EM. En consecuencia, el concepto detrás del Gran Año o modelo cíclico de la historia, en consonancia con el mito y el folclore, se basa en el movimiento del Sol a través del espacio, sometiendo a la Tierra a los crecientes y menguantes campos estelares (todas las estrellas son enormes generadores de espectro EM), resultando el legendario ascensión y la caída de las edades en las más grandes épocas del tiempo.

En ‘Lost Star of Myth and Time’, se ven algunos de los antiguos mitos sobre el ascenso y caída de las edades vinculados al ciclo de precesión, se exploran las anomalías actuales de la precesión, se dibuja un modelo dinámico del sistema solar que explica mejor la precesión observable, y se propone una hipótesis de cómo un cambio en la proximidad de campos electromagnéticos generados por estrellas podría ser el mecanismo que induce los cambios cíclicos en la Tierra. Aquí nos gustaría utilizar este modelo como una guía para entender mejor donde hemos estado en términos de conciencia y de antiguas civilizaciones en el pasado, y lo más importante, hacia dónde vamos en el futuro. Como declaró Graham Hancock, este ‘nuevo -o muy viejo- enfoque de los problemas más grandes de la historia humana’ podría ser la ‘clave del misterio de las Edades’.

Perspectiva histórica

Las teorías actuales de la historia en general ignoran los mitos y el folclore y no consideran las macro influencias externas en la conciencia. En su mayor parte, la moderna teoría de la historia nos enseña que la conciencia o la historia se mueve en un patrón lineal desde lo primitivo a lo moderno, con pocas excepciones.

Algunos de sus principios son:

· La humanidad se desarrolló fuera de África,
· Las personas eran cazadores-recolectores hasta cerca de 5000 años atrás,
· Las tribus se unieron primero por la protección de otras partes beligerantes,
· La comunicación escrita debe preceder a cualquier ingeniería de grandes estructuras o civilizaciones pobladas.

El problema con este paradigma aceptado ampliamente es que no es coherente con la interpretación evolutiva de las culturas antiguas recientemente descubierta y artefactos anómalos. En los últimos cien años los grandes descubrimientos que se han hecho en Mesopotamia, el Valle del Indo, las llanuras de Asia, América del Sur y muchas otras regiones rompen las reglas de la teoría de la historia y hacen retroceder el tiempo de desarrollo humano avanzado. Específicamente muestran que el hombre antiguo era mucho más hábil y civilizado casi 5000 años atrás, de lo que fue durante la oscura Edad Media hace mil años. En Caral, un antiguo complejo de la costa oeste del Perú, nos encontramos con seis pirámides que datadas con carbono dan 4700 años de antigüedad, una fecha contemporánea con las pirámides de Egipto y que rivaliza en el tiempo con las grandes estructuras de la llamada cuna de la civilización en Mesopotamia. Sin embargo, Caral está a un océano de distancia de la ‘cuna’, y no encontramos evidencia de cualquier escrito o armas, dos de las llamadas necesidades para la civilización. Al mismo tiempo que sí encontramos bellos instrumentos musicales, estructuras alineadas astronómicamente y las pruebas de comercio con tierras lejanas. Es evidente que tales sitios desafían el paradigma histórico estándar. But what is stranger still is that so many of these civilizations seemed to decline en mass. Pero lo que sigue siendo más extraño aún es que muchas de estas civilizaciones parecían decaer en masa.

En la antigua Mesopotamia, Pakistán, Jiroft, Irán y las tierras adyacentes vemos conocimiento sobre astronomía, geometría, avanzadas técnicas de construcción, sofisticadas canalizaciones y sistemas de agua, arte increíble, tintes y tejidos, cirugía, medicina y muchos otros refinamientos de una cultura civilizada que parecía surgir de la nada pero que se perdieron por completo en los siguientes miles de años. En la época oscura mundial todas y cada una de estas civilizaciones se habían convertido en polvo o en formas de vida nómada. Y en algunas áreas en las poblaciones más grandes todavía quedaba, como en todas partes de Europa, la pobreza y la enfermedad a menudo galopante y la incapacidad de leer, escribir o copiar ninguno de las anteriores hazañas de ingeniería o científicas que habían desaparecido en esencia. ¿Qué pasó?

Si bien los registros de este período siguen siendo muy irregulares, la evidencia arqueológica indica que la conciencia, que se refleja como el ingenio humano y la capacidad, disminuyó considerablemente. Sólo parecía haber perdido la capacidad de hacer las cosas que solíamos hacer. Irónicamente, esto es justo lo que predijeron muchas culturas antiguas. El principal Asirianologista del mundo, Stefan Mutilar, arroja luz sobre este fenómeno en su Conferencia Presidencial de Stanford cuando nos dice que los Acadios sabían que vivían en una época de declive; reverenciaban el pasado e intentaron de aferrarse a él, pero al mismo tiempo, lamentaron y predijeron que la Edad Oscura seguiría. Sus estudios etimológicos de las tabletas cuneiformes muestran que las antiguas palabras para el pasado se han convertido en nuestras palabras para ‘futuro’, mientras que sus palabras para el futuro se han convertido en nuestras palabras para el ‘pasado’. Es casi como si la humanidad orienta su propuesta a través del tiempo en función de si él está en un orden ascendente o descendente de edad.

Encontramos este principio de períodos crecientes y menguantes de tiempo representado en numerosos bajorrelieves encontrados en los antiguos templos mitraicos. La famosa Tauroctania, escena del asesinato o de toro, es a menudo rodeada por dos chicos, Cautes y Cautopetes. Uno sostiene una antorcha a un lado del zodiaco, indicando que es un tiempo de luz, el otro sostiene una antorcha abajo en el otro lado del zodiaco, lo que indica que es una época de oscuridad. En el cuadro adjunto se muestran, estos períodos de tiempo se corresponden con la descripción Védica de cuando la Tierra pasa a través de los períodos de alza y caída de la conciencia.

Jarred Diamond, el conocido historiador y antropólogo y autor de ‘Guns, Germs and Steel’ (Armas, Gérmenes y Acero) da un buen ejemplo que son principalmente las ventajas geográficas y de medio ambiente sobre el planeta Tierra lo que determina qué grupo de seres humanos tiene éxito o fracasa frente a otro. Los que tienen el acero, las armas y los malos gérmenes ganan. Si bien esto ayuda a explicar muchas diferencias regionales de los últimos miles de años no se ocupa de las tendencias macro que parecía haber afectado a todas las culturas (como China y las Américas), ya que la última Era de Tinieblas se metió en todo el mundo. El ciclo o modelo del gran año superpone y aumenta las observaciones de Jarred Diamond que dan razón de la recesión generalizada. Sugiere que no es sólo la geografía y el medio ambiente del hombre en la Tierra las que determinan su éxito relativo, si no también es la geografía y el medio ambiente de la Tierra en el espacio la que afecta a la humanidad a gran escala. Así como pequeños movimientos celestes afectan a la vida en el corto plazo, los grandes movimientos celestes nos afectan en el largo plazo.

Entender que la conciencia puede de hecho subir y bajar con los movimientos de los cielos le da sentido a los mitos antiguos y al folclore y pone a los artefactos anómalos, como el dispositivo de Antikythera, en un contexto histórico que tiene sentido. Habla de por qué tantas las antiguas culturas podrían haber estado fascinadas con las estrellas y nos proporciona un paradigma viable en el cual entender la historia. También podría ayudar a identificar las fuerzas que impulsaron al renacimiento y que pueden ser la aceleración de la conciencia en la era actual. Mito y folclore, el lenguaje científico de antaño, proporcionan un aspecto colorido a la conciencia a lo largo de las diferentes edades.

La naturaleza de las Edades

El historiador griego Hesíodo nos habla de la maravillosa naturaleza de la última Edad de Oro cuando un montón de paz abundó. Los mitos Hopi nos hablan de ciudades en el fondo del mar. Por lo general los pueblos antiguos pasaron el gran ciclo en una fase ascendente y descendente, cada uno con cuatro períodos. Por ejemplo, la cultura védica o hindú nos dice que cuando el equinoccio de otoño se mueve de Virgo a Aries pasamos por la ascensión de Kali, Dwapara, Treta y Satya Yugas (la Edad de Oro) antes de un lento declive en orden inverso cuando el equinoccio completa su viaje. Los griegos y otras tempranas civilizaciones mediterráneas las usaron como períodos y las denominaron edades de Hierro, Bronce, Plata y Oro. Culturas tan distantes como los mayas o hopis todavía utilizan otros nombres tales como Mundos o Soles, y los llamaron como ‘cuarto o quinto’, para identificar las épocas recientes.

Un moderno autor de la propuesta relativa al sistema cíclico fue el Sabio sánscrito,Swami Sri Yukteswar, autor de ‘The Holy Science’ (La ciencia sagrada). Él enseñó que la posición de nuestro sistema solar en relación con otra estrella ahora indica que estamos en la reciente transición de la más baja Era materialista, el Kali Yuga, en la era atómica o eléctrica, el Dwapara Yuga.

En este período, se dice que comenzamos a ver el mundo como más transparente como si pasáramos de una conciencia de nosotros mismos como un cuerpo físico en un universo físico en sentido estricto, a la conciencia de que somos algo más, que vivimos en un universo lleno de sutiles fuerzas y energías.

Los descubrimientos tecnológicos de las leyes de la gravedad, la electricidad y el magnetismo sólo en los últimos cien años dan esta idea y la tendencia se está acelerando. En el siglo pasado incluso se ha descubierto que la materia física no es muy sólida que digamos. Hemos encontrado que está hecha de moléculas y éstas a su vez están hechas de átomos, que se están constituidos por el 99,9% espacio vacío. El poco de la materia que existe en el corazón del protón y el neutrón, ahora se piensa que se deben principalmente energía vibrante, al menos según la última Teoría de Cuerdas. De hecho, la realidad es mirar más y más etéricamente, justo como los Vedas predecían.

Las Eras más allá del presente son difíciles de entender porque una menor conciencia no puede contemplar una mayor conciencia más que una taza de agua no puede contener el océano. Por eso tendemos a extrapolar la visión materialista de ver las cosas del pasado cuando imaginamos el futuro, es decir más gadgets y tecnología. Pero las enseñanzas orientales sobre los ciclos indican que esto es sólo una fase pasajera. Dicen que la verdadera tendencia es hacia un estado similar a Dios, donde lo físico no es sino una manifestación de algo desde el mundo inferior. Y eso parece cuando leemos la mitología griega o las páginas de las escrituras védicas.

La Edad de Plata o Treta Yuga, la tercera era es la epoca griega de los semidioses, o para los yoguis de la India, la era del magnetismo y de la mente divina. Si bien este es un concepto difícil de tomar en cuenta en la historia de Babel. Se supone que antes de Babel (antes de 3100 aC., en el último descenso Treta Yuga) la humanidad habló con una lengua y en comunión con la naturaleza libremente. El Antiguo Testamento nos dice que la humanidad empezó a construir ‘torres’ y, a continuación los idiomas eran confusos y la gente ya no podía entenderse entre sí (Génesis 111-9). En la teoría estándar de la Historia esta historia no tiene sentido y si en el modelo cíclico que adquiere un gran significado. Habría ocurrido en la época de los primeros edificios de la antigua Mesopotamia, probablemente entre 3.000 aC. y 3.500 aC. Esto ocurre precisamente alrededor de la época (3.100 aC.) cuando, de acuerdo con Sri Yukteswar, el mundo disminuyó desde el Treta yuga descendente a la descendente Dwapara yuga, un momento en que la clarividencia y la telepatía se perdieron. Aprendemos deParamahansa Yogananda, otro autor de la propuesta del ciclo yuga y el famoso autor de ‘Autobiografía de un Yogui’, que esta tiempo vendrá otra vez en el año 4.100 dC cuando pasamos de los ascendientes Dwapara al ascendente Treta Yuga. Él nos dice en este momento volverá de nuevo a haber conocimiento común de la telepatía y la clarividencia. Quizás entonces se pueda entender mejor el significado de los mitos antiguos.

La Treta Yuga se dice que es la edad de la levitación, la telepatía, un tiempo de chamanes y brujos de la antigüedad, cuando unas tremendas habilidades físicas y mentales eran comunes, verdaderamente una ‘edad de los semidioses’. Todos hemos escuchado historias acerca de los poderes míticos de los santos y los sabios que tienen estos dones. Ahora se ve como rara, la mayoría de la gente no toma en serio estos informes, o se da cuenta de que todos pudiéramos disfrutar de esta capacidad latente en un estado superior de conciencia. Sin embargo, esto es exactamente lo que los antiguos nos han dicho. De hecho, Cristo estaba citando las más antiguas escrituras del Antiguo Testamento, cuando en el fondo de la última Edad Oscura dijo, ‘¿No está escrito que vosotros sois dioses?’, y él mismo encarna esta conciencia cuando dijo ‘Estos cosas que hago haréis también’.

Gráfico por Laurie Pratt, publicada en East West Magazine en 1932. El apogeo de la Edad de Oro por última vez en 11.502 antes de Cristo. El pico profundo de la última Edad Oscura estaba en 498 dC.

La etapa final del ciclo del tiempo es la Edad de Oro o Satya Yuga. Es considerado el mayor tiempo en la Tierra. Si el Treta o edad de plata es inconcebible para nosotros hoy, la Edad de Oro debe sonar como un mito o un sueño. Los griegos la llamaron la ‘Edad de los Dioses’ y el mito y el folclore de los Vedas y el antiguo Egipto apuntan que se trataba de un momento en que literalmente dioses caminaban por la Tierra y la mayoría de la humanidad vivía en perfecta armonía con la naturaleza y los cielos. Si bien ahora sigue habiendo muy poca evidencia física de este período, encontramos que prácticamente todos los antiguas construcciones de megalitos de antes de 1.500 aC parecen estar orientadas hacia algún punto cardinal o astronómico. Mirando más atrás hay varias estructuras de signos pueden haber sido alineado haciendo espejo con constelaciones del cielo. Se dice que en la Edad de Oro fue un momento en que pudimos sentir y comunicarnos con los reinos astrales o causales y conocer a Dios directamente sin la intermediación de cualquier religión. Una vez más, esto suena como poco más que un cuento de hadas dado nuestro estado actual de la conciencia, pero es un tema común a los pueblos antiguos que hablaban y escribían de largos periodos de edades más avanzadas.

Valor Predictivo

Se admite que Edades superiores suena increíble, pero esperamos poder mostrar pruebas en la próxima CPAK y a través de los futuros documentos, libros y películas que el ciclo tiene una base de hecho, llevado por el movimiento del sistema solar a través del espacio. Así como las estaciones del año, causada

Por Walter Cruttenden
Autor de ‘Lost Star of Myth and Time’

http://www.absolum.org/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

PUBLICIDAD