LA LEYENDA DE SHAMBALA

      No hay comentarios en LA LEYENDA DE SHAMBALA
La URL corta de este articulo es : https://wp.me/p7ETdR-Bt
shambala1

 El Hinduismo, el Chamanismo y el Budismo, todos ellos conservan tradiciones que postulan a Shambala como la fuente misma de su religión. Por miles de años se han escuchado relatos acerca de algún lugar más allá del Tibet, entre los majestuosos picos y apartados valles del Asia Central, aquí persiste como un paraíso inaccesible, un oasis de sabiduría universal y paz, llamado SHAMBALA.

PUBLICIDAD
iHosting.mx

Como esos espejismos que en el desierto siempre están unos pasos delante pero el viajero sediento nunca alcanza, Shambala es un mundo escondido al cual parece imposible acceder. La antigua creencia budista dice así­: Para llegar, no es preciso contar con un mapa o guías avezados, sólo es necesario estar preparado Íntimamente.

Entonces, lo inefable aparecerá ¡ante la vista en todo su esplendor. ¿Es shambala el paraíso perdido donde habitan hombres perfectos, ¿la Kalapa de los hindúes? ¿Es el valle oculto de Kun Lun donde, según los chinos, viven seres inmortales? ¿Es la Tierra de las Aguas Blancas, la Bielovodye rusa, aquella de los santos ermitaños de gran sabiduría? ¿O es Chang Shambhala, el lugar sagrado de los budistas donde se encuentra la fuente de la eterna sabiduría? Es todos y no es ninguno. Como los espejismos, está ¡y no está ¡ Sólo espera al peregrino de corazón límpido y espíritu abierto para ofrendarle sus misterios.

 Muchos mitos extranjeros han crecido alrededor de la leyenda de Shambala que se encuentra en la literatura Kalachakra. Algunos fueron extendidos para obtener apoyo militar o político, como la identificación de Rusia, Mongolia o Japó con Shambala. Otros aparecieron dentro de movimientos ocultistas y combinaban ideas budistas con conceptos de otros sistemas de creencias. Algunos incluso engendraron expediciones para encontrar la fabulosa tierra.

Es uno  de esos reinos mítico que todos han buscado a lo largo de los siglos; una civilización superior social y tecnológica. El nacimiento de este mito existe tal vez en la necesidad que todas las sociedades tienen de creer en sociedades perfectas, en encontrar lugares mágicos donde no hay problemas y donde todo está  avanzado de acuerdo a sus creencias.

Un lugar donde impera la paz espiritual, un paraíso perdido donde según los mitos budistas viven almas inmortales armónicamente con la Naturaleza.
Sin embargo, en Occidente el nombre por el que se ha hecho más conocido es el de Shangri-La, nombre que le dio James Hilton en su novela Horizontes Perdidos.
James Hilton construyó un mundo ideal, al que llamó Shangri-La (un nombre de su invención convertido al poco tiempo en sinónimo de lugar edénico). Estaba poblado por un grupo de elegidos provenientes de distintas partes del mundo y eran gobernados por un Dalai Lama muy especial: el misionero católico Francois Perrault, de la orden de los Capuchinos, que había arribado al Tibet en 1734 y seguía vivo hacia 1930, fecha en que transcurre la mayor parte de la novela.

Su descripción de aquel mundo, escondido en las más altas cumbres del Himalaya; aquel mágico poblado situado en las laderas de las montañas nevadas que de repente aparecían como lo hacen las visiones del desierto, se transforma con el paso de los años en la necesidad de creer que un reino así­ verdaderamente podía existir.

Cuando Hilton ubicó a su mítica Sangre-La en el Tíbet, los lectores occidentales de su novela fueron fascinados por ese mundo misterioso que desde antiguo había atrapado el interés de misiones y expedicionarios. Desde los principios del siglo XVI, los jesuitas intentaron llegar a esas altas mesetas cercanas del Himalaya donde se creía existía una antigua comunidad de primitivos cristianos.

Shangri-La es tan enigmático y evasivo como el mismo Tibet, donde lo ubicó el novelista. En el valle de la Luna Azul está el mítico reino intemporal de hombres sapientes y longevos. Un lugar en donde se contempla la salida del Sol mientras que los hombres del mundo exterior solo oyen la alarma del reloj que los reclama para sus urgentes obligaciones.

LA LEYENDA DE SHAMBALA

shambalamontanyas

Shambala no existe en el mundo físico. Existe en un realismo místico donde uno estudia con el maestro espiritual, quien se ha desarrollado del plano físico Tierra. Es un lugar donde uno puede aprender tales conocimientos del espíritu, con la unidad del universo.

Madame Blavatsky encontró el Budismo Tibetano en un momento en que los estudiosos orientalistas europeos estaban aún en pañales y había disponibles pocas traducciones o relatos. Es más, ella fue capaz de aprender Únicamente inconexos fragmentos de sus vastas enseñanzas. En sus cartas privadas, ella escribió que como el público occidental en aquel momento estaba poco familiarizado con el Budismo Tibetano, ella decidió traducir y explicar los términos básicos con conceptos más popularmente conocidos del Hinduismo y del Ocultismo. Por ejemplo, ella tradujo tres de las cuatro islas-mundo (cuatro continentes) alrededor del Monte Meru como las islas hundidas de Hiperbórea, Lemuria y Atlántida.

Asimismo, ella presentó las cuatro razas humanoides mencionadas en las enseñanzas abhidharma y Kalachakra (nacidos de la transformación, humedad y calor, huevos, y Úteros) como las razas de estas islas-mundo. Su creencia de que las enseñanzas esotéricas de todas las religiones del mundo forman un Único cuerpo de conocimiento ocultista reforzó su decisión de traducir de esta manera y se propuso demostrarlo en sus escritos.

En 1888, Blavatsky mencionó Shambala en su principal obra, La Doctrina Secreta, las enseñanzas que según ella había recibido telepáticamente de sus maestros en el Tibet. Ella escribió en una carta que aunque sus maestros eran œbyang-tzyoobs oœtchang-chubs reencarnados (byang-chub en tibetano, boddhisattva en sánscrito), ella les había llamado mahatmas porque ese término les era más familiar a los británicos en la India

La localización por parte de Blavatsky de Shambala en el desierto del Gobi no es sorprendente ya que los mongoles, incluyendo la oblación Buryat de Siberia y los Kalmyks de la región del bajo Volga,eran fervorosos seguidores del Budismo Tibetano, particularmente de sus enseñanzas Kalachakra. Durante siglos, los mongoles de todo el mundo han creído que Mongolia es la Tierra al Norte de Shambala y Blavatsky estaba indudablemente familiarizada con las creencias Buryat y Kalmyks de Rusia.

Blavatsky podría también haber recibido confirmación de la situación de Shambala en el desierto del Gobi a partir de los escritos de Coma de Cros. En una carta de 1825,  escribió a que Shambala es como un Jerusalén Budista y está situado entre los 45 y los 50 grados de longitud. Aunque  creía que Shambala podría encontrarse probablemente en el desierto Kizilkum en Kazajstán, el Gobi también estaba comprendido entre las dos longitudes. Otros posteriormente la situarían dentro de estas latitudes, pero en el Turkestán Oriental (Xinjiang, Sinkiang) o en las Montañas Altái.

Ya lo decían las milenarias religiones de toda Asia al creer que en aquellas cumbres existan los manantiales de la Sabiduría. A Shambala se la conoce en Asia como el Reino Oculto, perdido en el Tibet, y habitado por seres perfectos que intentan proteger la evolución del ser humano y es considerado como la fuente del Kalachakraque es la mayor y más esotérica rama del misticismo Tibetano. El buda predico las enseñanzas del Kalachakra a un conjunto de hombre Santos en el sur de la India. Más tarde, las enseñanzas permanecieron ocultas durante 1000 años hasta que un escolar hindú fue en busca de Shambala y se inicio en las enseñanzas de un hombre Santo que conoció a lo largo del camino.

El Kalachakra permaneció en la India hasta que emprendió su camino al Tibet en el 1026. Desde entonces el concepto de Shambala ha sido ampliamente conocido en el Tibet, y los tibetanos han estado estudiando el Kalachakra durante los Últimos 900 años, aprendiendo su ciencia, practicando su meditación y usando su sistema de astrología para guiar sus vidas. Como un Tibetano ha preguntado ¿como pudo Shambala ser la fuente de algo que ha afectado a tantas Áreas de la vida Tibetana durante tanto tiempo y aun no existe? El Kalachakra Tantra es visto como la esencia y el corazón de Vajrayana

El primer rey de Shambala, Sucinda, una emanación de Vajrayana, recurrió a Buda Sakyamuni para dar lecciones acerca de Kalachakra. En el día de la luna llena del tercer mes, en la estepa de Dhanyakataka, en el sur de la India, antes de una reunión de innumerables Budas boddhisattva, Dakas, Dakinis, Dioses, magos y yakshas, el Buda se manifestó en forma de Kalachakra, trasmitió el completo poder y dio enseñanzas sobre este Tantra, que pertenece a la clase más profunda del Tantra.

Y seguimos con la leyenda que nos decía que la tecnología de Shambala era mucho más avanzada que la de nuestros mundos conocidos, y en la ciudad principal había unos ventanales que servían de telescopios y permitían ver la vida extraterrestre. Las fantasías y leyendas hablaban de vehículos que se desplazaban (hace siglos, no lo olvidemos) por túneles subterráneos, y de la facultad de sus habitantes de moverse a gran velocidad, trasladarse de un lugar a otro materializándose y desmaterializándose, además de tener una gran clarividencia.

Son curiosas las coincidencias existentes entre ambos reinos míticos, Atlántida y Shambala; tanto que hace pensar en la ficción de ambos, en la inexistencia de algo que jamás podrá encontrarse y que está más apoyada, en la necesidad de la fe en cosas superiores, en lugares y condiciones que están por encima de lo que tenemos ahora, y que en algún tiempo venidero podremos tener.

Los textos religiosos Tibetanos describen la naturaleza física del terreno místico con detalle. Se pensaba que parecía como un loto de 8 pétalos porque está hecho de 8 regiones, cada una rodeada por un anillo de montañas. En el centro del anillo mas interno esta Kalapa la capital, y el palacio Quingos, que está compuesto de oro, diamantes, coral y gemas preciosas. La capital está rodeada de montañas hechas de hielo, que lucen con una luz cristalina.

Señales extrañas en el Área donde parece ser Shambala, aportan la evidencia de su existencia. Los tibetanos creen que el terreno está guardado por seres con poderes sobrehumanos. A principios de los años 1900, un articulo en un periódico hindú, el Statesman, hablo de un comandante Británico que acampando en el Himalaya vio un hombre muy alto, vestido de claro, con pelo largo.

Aparentemente, sintiéndose observado, el hombre salto en la ladera vertical y desapareció. Para asombro del comandante, los tibetanos con quienes estaba acampado, no mostraron sorpresa con esta historia; explicaron al comandante que había visto uno de los hombres que cuidan de la tierra sagrada.
Mientras que la gente (especialmente los lamas Tibetanos) han estado buscando Shambala durante siglos, aquellos que vieron el reino dice la leyenda a menudo nunca volvieron, porque han encontrado el país oculto y han permanecido allí­ o porque han sido destruidos en el intento. Los textos Tibetanos conteniendo lo que parecen sus hechos históricos acerca de Shambala, tales como los nombres y fechas de sus reyes y registros de los acontecimientos correspondientes, ocurridos en el mundo exterior, dieron a los Tibetanos la razón adicional para creer que el reino existe.

Los recientes acontecimientos que parecen corresponder a las predicciones del reino mítico, añaden fuerza a su creencia. La desintegración del Budismo en el Tibet y el crecimiento del materialismo en el mundo, emparejado con las guerras y disturbios del siglo XX, todos se ajustan a la profecía de Shambala.

En esta tradición se habla de indicaciones, más o menos oscuras, para llegar a Shambala, pero queda ambiguo y difuso si se trata de un lugar físico, o se trataría solo de indicaciones simbólicas.

Como Su Santidad, el Dalai Lama hizo observar durante la iniciación del Kalachakra de 1985 en Bodhgaya, Shambhala no es un país geográfico real:Otras versiones cuentan que todos sus habitantes alcanzaron la iluminación y en ese momento todo el reino desapareció del plano físico para pasar a existir en una dimensión espiritual. Sus gobernantes también velarán por los asuntos de la tierra y algún día regresarán para salvar a la humanidad de su posible destrucción.

Himalayas

“Aunque aquellos con una especial disposición espiritual puedan enlazar con el a través de una conexión kármica, Shambhala no es un sitio fí­sico concreto que podamos visitar o encontrar. Solo nos referimos a el como un lugar de pureza, una tierra pura en el reino de los humanos. Y aunque se pueda disfrutar de la gracia de una asociación kármica, no se puede realmente llegar allí­”

Este mito de constante mejora y desarrollo, que está con nosotros desde hace tanto tiempo, esta sin embargo ahora, alcanzando sus límites. Incluso los que piensan que han conseguido el bienestar que aspiraban, los que viven en barrios ricos u otros oasis de prosperidad, están experimentando una creciente sensación de vací­o, desnudez y falta de sentido que conduce a muchos de ellos a actos esporádicos de violencia y de autodestrucción. El mito del progreso parece, de hecho, habernos conducido a un degenerado periodo de materialismo que podemos pensar precede a la Edad Dorada que según el Shambhala, está por venir

La Teósofa británica Alice Bailey (1880-1949) era una médium que afirmaba canalizar y recibir cartas ocultistas de un maestro Tibetano. Sus conferencias y escritos dieron origen al movimiento de la Nueva Era. Ella llamó a la Nueva Era la Era de Acuario y la Era de Maitreya.

En Iniciación Humana y Solar (1922), Cartas sobre Meditación Ocultista (1922), Tratado sobre Fuego Cósmico (1925) y Tratado sobre Magia Blanca (1934), Bailey escribió profusamente sobre Fuerza de Shambala. Con reminiscencias de Roerich, ella tomó Shambala como el asiento del Fuego Cósmico, que es una fuerza de purificación. Así­, ella hablaba del Fuego Cósmico como una fuente de poder destructivo para expulsar las formas degeneradas de enseñanza y establecer una Nueva Era pura.

La Fuerza de Shambala, explicaba Bailey, es la energía sumamente volátil de la voluntad. En sí­ misma, es extremadamente destructiva, y puede ser el origen del Mal. Cuando es vista como la Voluntad Divina, sin embargo, los Iniciados pueden aprovecharla para el Bien Último. Una Jerarquía en Shambala, dirigida por Maitreya, protege la Fuerza y, en el momento adecuado, impartirá los Misterios de las Era, el Plan. Uno se pregunta si sus ideas inspiraron la visión de La Guerra de las Galaxias de la Fuerza, como un poder que puede ser utilizado para el bien o para el mal, y que es protegido por una hermandad de guerreros Jedi.

Las enseñanzas de Bailey engendraron varios movimientos ocultistas que asociaron Shambala con ideas incluso más esotéricas. Un ejemplo es la Hermandad del Templo Blanco, fundada en 1930 por el espiritualista americano Morris Doreal (1902-1963). En Maitreya, Señor del Mundo, Doreal escribió que Shambala es el Gran Templo Blanco del Tibet, situado 75 millas bajo los Montes Himalaya.

Para el budismo tibetano actual Shambala sería sinónimo del camino del guerrero, entendiendo por guerrero alguien valiente y entendiendo por valiente alguien que se conoce a sí­ mismo y trata de expresar armónicamente su cuerpo y su mente. Estará relacionada con la tradición del samurái japonés, de los indios norteamericanos, con el camino con corazón y el hombre de conocimiento de Castaneda y también con el grial y el Rey Arturo, Ésta Última tradición europea coincidiendo incluso en el posible regreso de un rey justo y sabio. Entonces, podemos considerar la historia y profecía de Shambala como una alegoría relacionada con el curso de toda la vida del ser humano.

Estas enseñanzas de iniciación de Buda en la India, simbolizan el nacimiento de una criatura envuelta de aire fresco, una nueva visión de la realidad. La pérdida de la verdadera religión en el mundo exterior, representa la perdida de la espontaneidad y receptividad propias de la infancia y que se van perdiendo en la medida en que la sociedad anima a ignorar esta naturaleza interior. De la misma  manera que muchas doctrinas bárbaras se apoderan a veces del mundo, los valores ajenos también se apoderan de nuestra mente, llenándola con deseos conflictivos e ilusiones, llegando al extremo de entablarse una lucha consigo mismo.

La mayoría de la gente, no va más allá de esta etapa; permanecen cautivos en los conflictos de la conciencia superficial, imposibilitando el conseguir lo que quieren o ver lo que realmente es. Y los que logran el triunfo mundano, que todos reconocen, alcanzan el nivel del Rey que une a todos los bárbaros bajo la dictadura de su gobierno. La batalla final y la edad de oro
representan la satisfacción plena de la vida, el logro de la verdadera madurez

Shambala es parte de la memoria de nuestra alma, por lo que está incrustada en nuestra conciencia colectiva. A través de los tiempos, alrededor del mundo, han sido transmitidas las historias acerca de este reino mitológico.

El mítico paraíso de Shambala, que a veces se ha creído que está en un mundo paralelo o dimensión, es una tierra de los mil nombres.

Los hindúes la llaman,

  • “Paradesha” o “Aryavarsha”, la tierra desde la cual provinieron los Vedas

  • los budistas “Shambala”

  • los chinos la conocen como “TienHsi”, el Paraíso Occidental de Hsi Wang Mu, la Madre Real de Occidente

  • los rusos lo conocían como “Belovodye” y “Janaidar”

  • los cristianos y los judíos como “Jardín del Edén”

En la literatura esotérica se hizo conocida como,

  • “Shangri-La”

  • “Agartha” o “la Tierra de los Vivos”

Tiene el nombre de,

  • “Tierra Prohibida”

  • “La Tierra de Aguas Blancas”

  • la “Tierra de los Espiritus Radiantes”

  • la “Tierra del fuego vivo “

  • “Tierra de los Dioses Vivos”

  • “Tierra de las Maravillas”

Ha sido considerado por la mayoría de las tradiciones esotéricas como el verdadero centro del planeta, como potencia espiritual del mundo y el corazón de la de una hermandad de adeptos.

Llámelo como quiera, pero deje que sea descrito como el hogar de los inmortales, un lugar donde se conoce la Voluntad de Dios, un reino celestial, que sostiene nuestro destino. Es nuestro pasado. Es nuestro futuro y existe en nuestro presente. 

Lo que está arriba, así será abajo. Del mismo modo que somos de naturaleza dual también lo es nuestra bella Shambala. Existe en nuestro reino físico, en nuestro reino espiritual y oculto en una dimensión paralela.

Shambala es conocida por los Celtas como la mística “Avalon”, escondida en las brumas de la ilusión. Una vez fue nuestro hogar, ahora ha sido casi olvidada, salvo en nuestros sueños, nuestra alma todavía va allí para curación y revitalización. Es una tierra sin tiempo, llena de poder y misterio, ofreciendo iluminación al viajero que tiene la suerte de entrar en sus puertas.

Maya, la diosa de la ilusión nos da la clave para desbloquear la puerta.

“En primer lugar hay que recordar, encontrar la llave, y luego escapar.”

El mundo es un laberinto y pocos encuentran la salida, pero para el buscador de la verdad, la entrada a Shambala es posible. Su trayectoria es arcaica, pero lo probada y verdadera.

Primero tenemos que recordar por qué estamos aquí. Que nuestra existencia en este plano terrestre no es más que una ilusión… un laboratorio alquímico de transmutaciones. Es aquí donde nos preparamos para nuestro destino… un destino fuera de la ilusión de Maya.

Use su tiempo sabiamente en este plano, queme el karma viejo y aprenda a apreciar las lecciones de la vida.

El pueblo de Tíbet y de Mongolia cree que Shambala es un reino oculto en una comunidad donde seres perfectos y seres semi-perfectos viven, guiando la evolución de la humanidad. Es la puerta de enlace entre el mundo físico y el mundo espiritual, oculto para el no creyente por una barrera psíquica. Debajo de la tierra de Shambala se encuentra un submundo cavernoso…

Su cumbre se alinea con la constelación de la Osa Mayor, las siete estrellas y el círculo polar. A través de nuestra historia, los pueblos del mundo han tratado de encontrar este reino de armonía cósmica oculto dentro de los velos de Avalon. Ellos literalmente trataron de traer el cielo a la tierra mediante la construcción de templos y pirámides en el centro de sus ciudades para funcionar como modelos de este paraíso. 

Los sumerios construyeron un templo que se llamaba “La Casa de la Montaña” y lo conocían como ‘el vínculo del cielo y la tierra’. El eje central une a los cielos, el inframundo y al mundo humano juntos.

Siete niveles conducen hasta el santuario en su cima, lo que refleja la leyenda del mundo subterráneo de las siete puertas abajo.

‘Lo que está arriba, así será abajo’.

Glastonbury en el suroeste de Inglaterra fue una vez uno de estos centros cósmicos.

La cumbre de la colina de forma extraña de Glastonbury Tor es el sitio de un santuario sagrado que predata a cualquier iglesia medieval.

Las leyendas locales dicen que una entrada al Annwn, el nombre británico/Welsh para el mundo Subterráneo está ubicado aquí.

En los últimos años la evidencia de un laberinto de siete niveles que rodea el Tor (posar el ‘mouse’ en la imagen derecha), o la Puerta desde la base hasta la cumbre, ha sido descubierto. 

Esta zona ha sido frecuentada como lugar de poder que se remonta hasta la Edad del Bronce y más allá.

Shambala es considerado como la fuente del Kalachakra, que es la rama más alta y más esotérica del misticismo tibetano.

De acuerdo con la profecía de Tantra del Kalachakra, una línea de reyes ilustrados protegen los más altos saberes para el tiempo en que todos los valores espirituales en el mundo exterior se hayan perdido en guerras y destrucción.

En ese tiempo, un gran rey va a salir del reino de Shambala para derrotar a las fuerzas del mal y establecer la edad de oro.

La profecía de Shambala nos da una idea de la Edad de Oro que viene.

Habrá 32 reyes, cada uno un reinando durante un período de 100 años. A medida que el rey pasa sus condiciones, el mundo se deteriorará. Las guerras estallarán en la aplicación de la energía. El materialismo va a superar el espiritismo y se extenderá por el mundo. Luego, los “bárbaros” que siguen esta ideología del poder y el materialismo estarán unidos bajo un rey malvado, asumiendo que no haya nada que conquistar.

Cuando llegue este momento, la niebla se levantará para revelar las montañas de hielo de Shambala. Viendo la tierra prometida de Shambala, los bárbaros luego atacarán a Shambala con un gran ejército equipado con terribles armas. 

El 32avo rey de Shambala, Rudra Cakrin, ‘Eliracundo con la rueda’ se levantará de su trono y conducirá un poderoso ejército contra los invasores, destruyendo el ejército de los bárbaros.

Después de que haya sido ganada la batalla, el Estado de Shambala cubrirá el mundo, llevándolo a la más grandiosa Era de todos los tiempos. Los alimentos crecerán sin trabajo, no habrá enfermedad ni pobreza, el odio y los celos serán reemplazados por el amor y los grandes santos y sabios del pasado volverán a la vida para enseñar la verdadera sabiduría de las Eras. 

Rudka Cakrines conocido como “el Cakravartin”o ‘el poseedor de la rueda’. Esta rueda se supone que es una rueda de hierro que cae del cielo para marcar el comienzo de su reinado. Algunos podrán ver esta rueda de hierro cayendo del cielo como una metáfora, mientras que otros puedan literalmente verla como una nave extraterrestre.

En el Kalachkra, uno puede encontrar la enseñanza necesaria, proporcionada para la preparación de la profetizada guerra. Encontramos en ella ‘la psicología de las invasiones’, así como instrucciones detalladas sobre cómo construir diversas máquinas para protegerse de los invasores.

Los textos sagrados dicen que la Edad Oscura se prolongará hasta el año 2424 D.C., cuando comience una “gran guerra” en la India. La raza humana será rescatada de la destrucción total por los ejércitos de Shambala montando ‘caballos voladores’ y ‘barcos que vuelan en el aire’. Una vez más, éstas podrían ser metáforas, pero me inclino más a los textos describiendo OVNIs. 

Hay textos sagrados también llamados ‘termas mentales’, los cuales están escondidos dentro de las mentes de la humanidad. Sospecho que están incorporados en nuestro ADN, como recuerdos sin explotar.

Los ‘termas mentales’ serán revelados a nosotros a través de la meditación y/o estados de sueño.

 Se ha profetizado que algunos de los descubridores de estos textos realmente se despertarán del sueño con las páginas “físicamente” en sus manos. Cualquier persona que tenga conocimiento del fenómeno de aportación se darán cuenta de que esto sí ocurre.

La ubicación de Shambala

Aunque algunos afirman que Shambala sólo existe dentro de su corazón y su mente, están aquellos que difieren. La idea de que Shambala se encuentra en el mundo material está firmemente arraigada en la tradición tibetana. Sin embargo, las opiniones en cuanto a su ubicación difieren considerablemente. 

Los textos tibetanos parecen demostrar los hechos históricos acerca de Shambala. Los datos registrados en estos textos dan nombres, fechas y eventos correspondientes que se producen en el mundo exterior. Los hindúes y budistas por igual consideran el Monte Meru, ubicado en el Himalaya, como la ubicación de Shambala.

Es el centro del cosmos, teniendo sus raíces en el infierno y su cumbre en el cielo. El pico de la montaña alberga un magnífico palacio central, irradiando un poderoso diamante, como luz, que es el hogar de Indra, el rey de los dioses hindúes.

Las leyendas hablan de sus laderas siendo tachonadas de resplandecientes piedras preciosas y espesas de árboles cargados de deliciosos frutos. Está rodeada por siete anillos de montañas de oro, cada uno separado del otro por uno de siete océanos circulares. Esta superestructura se levanta de un océano exterior, y está flanqueada por cuatro continentes principales, cada uno con dos subcontinentes.

El continente del sur, Jambudvipa, corresponde a la tierra física. Cada uno de los otros continentes representa un planeta cercano en el que las almas que transmigran siguen el camino de luz amarilla para poder renacer.

Los textos religiosos tibetanos nos dicen que la tecnología de Shambala se supone que es muy avanzado a el palacio contiene claraboyas especiales hechas de lentes que sirven como telescopios de alta potencia para estudiar la vida extraterrestre, y durante cientos de años los habitantes de Shambala han estado usando coches y aviones que transportan a través de una red de túneles subterráneos.

En el camino hacia la iluminación, los habitantes de Shambala adquieren poderes, tales como la clarividencia, la capacidad de moverse a grandes velocidades, y la habilidad de materializarse y desaparecer a voluntad.

Andrew Tomas, autor de ‘Shambala, el Oasis de Luz’, escribe:

Este notable reino, reputadamente existe tanto sobre la tierra como por debajo, con una red de túneles de cientos de kilómetros de largo. Coches de extraños diseños destellan a lo largo, y están iluminados por una luz brillante, artificial, que permite el crecimiento de granos y vegetales y una larga vida sin enfermedad para las personas.

Las leyendas hebreas hablan de un lugar llamado Luz que se describe como una ciudad subterránea cerca de una montaña sagrada llamada la “morada de la inmortalidad”.

Algunos tibetanos piensan que Shambala podría estar en el Tíbet, tal vez en las montañas Kunlun, mientras que otros apuntan hacia la región alrededor de Mongolia y Sinkiang, provincia de China. Otros que creen que en Siberia o en alguna otra parte de Rusia. Algunos lamas dicen que está oculto en el Ártico congelado.

Otros creen Shambala sólo existe en un universo paralelo o dimensión superior.

En los años comprendidos entre 1923 y 1928, Nicholas Roerich dirigió una expedición a través del desierto de Gobi a la montaña Altai, un viaje que cubre 15.500 kilómetros a través de 35 de los pasos de montaña más altos del mundo. Se rumorea que podría haber estado en una misión para encontrar y devolver lo que se dice que es parte de la sagrada ‘Piedra Chintamani’, que se creía que era parte de un meteorito mágico proveniente del sistema solar en la constelación de Orión.

Según la leyenda lamaísta, un fragmento de esta piedra que podría ser de la estrella Sirio es enviada donde se ha configurado una misión espiritual vital para la humanidad y se devuelve cuando esa misión se ha completado. Se dice que la piedra posee propiedades ocultas, capaces de dar la guía interna telepática y efectuar una transformación en la conciencia de quienes están en contacto con ella.

Si él recuperó la piedra o no, no lo sabemos, pero lo que sí sabemos con certeza es que fue enviado en busca de ella por la Liga de Naciones. Sólo en el hecho de que haya sido enviado a esta expedición le da credibilidad a la existencia de las leyendas Shambala.

Roerich fue un hombre de gran credibilidad.

Para su crédito, él era filósofo, escritor, explorador, miembro de la Sociedad Teosófica, miembro de la Liga de Naciones, influyente en el gobierno de Franklin D. Roosevelt y fue la fuerza fundamental detrás de la colocación del Gran Sello de los Estados Unidos sobre el dólar estadounidense. También ha producido cientos de pinturas que capturan la esencia de la zona y su gente.

Roerich se esforzó por unir todas las disciplinas científicas y creativas para avanzar en la verdadera cultura y la paz internacional, citando el poder del arte y la belleza para lograr tal hazaña. En honor a sus esfuerzos, en 1935 el Pacto Roerich de la Paz se estableció que los países, que obligaba a respetar museos, catedrales, universidades y bibliotecas como hospitales, y se convirtió en parte de la Carta de Organización de las Naciones Unidas.

En sus viajes a través de China y Mongolia a las fronteras del Tíbet, Roerich se reunió con un lama que le describió Shambala a él.

De acuerdo con este famoso explorador, a Roerich se le dijo,

‘La Gran Shambala está mucho más allá del océano. Es el poderoso dominio celestial. No tiene nada que ver con nuestra Tierra… Sólo en algunos lugares, en el Lejano Norte, podéis discernir los resplandecientes rayos de Shambhala.’

Continuando, el lama lo describió como un “lejano valle”, escondido en medio de altas montañas, con aguas termales y rica vegetación.

Luego declaró “el gobernante de Shambala está siempre vigilante en la causa de la humanidad. Él ve todos los acontecimientos de la tierra en su “espejo mágico” y “la fuerza de su pensamiento penetra en tierras lejanas”.

Continuando, sigue diciendo:

“Incontables son los habitantes de Shambala. Numerosas son las espléndidas fuerzas nuevas y logros que están siendo preparados para la humanidad.”

Este Lama confirmó que los mensajeros de Shambala están trabajando en el mundo, y que incluso el príncipe de este gran reino a veces aparece, en una forma humana, a la humanidad.

Hizo hincapié en que los secretos de Shambala están bien cuidados, y que es imposible para cualquier persona llegar a Shambala menos que su karma esté listo y sea llamado. A pesar de que Roerich puede haber sólo escuchado la leyenda de Shambala del lama, el explorador más tarde pasó a informar que había descubierto una sociedad subterránea de Aghartianos.

Los aghartianos eran una civilización de más de 20 millones de personas que viven a lo largo de todos los pasajes subterráneos del mundo.

De acuerdo con David Pratt en ‘Misterios de la Tierra Interna’, Roerich pasó un tiempo examinando los reinos interiores, cavernas y cámaras de lava vacías a través del estudio de la tradición popular local y hablando con quienes están familiarizados con el área, y estas leyendas, que incluían cuentos de tribus perdidas y de habitantes subterráneos.

Se dio cuenta de que los atributos asignados al mundo subterráneo oscilaban desde lo celestial hasta lo infernal, y sus habitantes desde súper hasta sub-humanos.

Con todas las historias que pudo reunir, se le ocurrió que una historia parecía bastante común. La misma historia seguía surgiendo, acerca de la gente abandonando la superficie y buscando refugio en el mundo subterráneo, donde encontraron pasadizos que conducen a los reinos internos de la tierra. Muchas de estas personas todavía viven allí, saliendo a la superficie en raras ocasiones.

Grande es la creencia en el Reino de los pueblos subterráneos.

Se rumora que es una extensa red subterránea de cuevas y túneles debajo de toda Asia Central, con muchos pasajes irradiando desde el centro espiritual de Shambhala. De acuerdo a la creencia popular, hay numerosos pasadizos secretos subterráneos debajo de la India, cuyas entradas están custodiadas por elementales que asumen la forma de las rocas u otros elementos naturales.

Según H.P. Blavatsky, Mesoamérica y América del Sur hay un laberinto de largos y misteriosos túneles, algunos de los cuales corren a lo largo de cientos de kilómetros, desde Columbia, en el norte, a través de Perú y Bolivia a Chile en el sur, y a la selva amazónica en el este.

Sólo unas pocas secciones de estos túneles han sido descubiertas hasta ahora. Dice que hay un túnel inmenso que va desde Cuzco hasta Lima, en Perú, y luego se extiende al sur hasta Bolivia. En Egipto, se cree que un vasto mundo subterráneo tradicionalmente se extiende desde las catacumbas de Alejandría al Valle de los Reyes en Tebas.

Las criptas subterráneas de Tebas eran conocidas como las catacumbas de la serpiente, la serpiente representando las religiones de sabiduría antigua.

La nativo-americanos creen que sus antepasados salieron de la tierra, después de refugiarse en cuevas para escapar de los cataclismos en el pasado. Los indios Cherokee hablan de un mundo subterráneo muy similar al nuestro, con montañas, ríos, árboles y personas. Los aztecas dijeron que sus ancestros vinieron de una tierra llamada Aztlán, y que después de escapar de la destrucción terminaron en una caverna llamada Chicomoztoc o las Siete Ciudades Cavernas de Oro, donde vivían antes de emerger al mundo de la superficie.

El semi-dios mexicano Votan describe un pasaje subterráneo, ‘agujero de serpientes’, que corre bajo tierra y termina en la raíz de los cielos, y a él mismo se le permitió entrar en él porque él era un‘hijo de serpientes’

Los indios Hopi tienen sus rituales en una cámara subterránea conocida como la kiva en honor a la vida de sus antepasados en el mundo interior. Se cree que ha habido una sucesión de cuatro mundos.

El primer mundo fue destruido por el fuego, el segundo por un cambio de polos, y el tercero por inundaciones. Algunas personas elegidas fueron salvadas de los desastres que destruyeron los dos primeros mundos, tomando refugio subterráneo, y algunos sobrevivieron a la destrucción del tercer mundo al ser sellados dentro de cañas huecas.

Los indios Pima también hablan de la aparición en nuestro mundo a través de un agujero en espiral que fue perforado hasta la superficie de la Tierra. Leyendas de orígenes ancestrales en tierras subterráneas también se encuentran en África y Australia.

Fuentes:

www.bibliotecapleyades.net

www.yosoyluz.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PUBLICIDAD