LAS DIMENSIONES

La URL corta de este articulo es : http://mparalelos.org/7N3hML
Comparte este material

Sobre los cambios dimensionales:
He recibido una serie de e-mails con afirmaciones equivocadas sobre lo que supuestamente está sucediendo en nuestra realidad, debido al fin de ciclo que estamos experimentando. En términos generales en todos ellos se confunde la “dimensión” con el “nivel de consciencia”. Uno de esos e-mails afirmaba que la Tierra está pasando a la cuarta dimensión. Esto equivale a afirmar que el cuerpo físico del planeta que solo puede estar en la tercera dimensión, como todos los cuerpos físicos de todo lo que tiene forma limitada, constituida por energía condensada en sustancia material, está cambiando de estado y se está convirtiendo en un cuerpo etérico, un cuerpo que es invisible a la percepción de los sentidos normales de todos los hombres. Es decir se nos esta despareciendo la Tierra y no nos hemos dado cuenta.

Seres Multidimensionales:

Todos somos seres multidimensionales, existimos simultáneamente en varias dimensiones. Tenemos una serie de cuerpos que por la frecuencia vibratoria de la sustancia que los constituye, tienen diferentes estados, funciones y características propias. Esos cuerpos tienen rangos precisos dentro de los cuales mantienen su constitución esencial. Como el agua que mantiene su estado liquido mientras su temperatura sea menor a 100º C, de ese punto en adelante se transforma en vapor. Es decir cambia su constitución esencial.

Cuerpo Físico:
En la 3 dimensión se encuentran los Cuerpos Físicos de todas las entidades manifestadas en el aquí y el ahora. Esos cuerpos están constituidos por energía en longitudes de onda larga, energía condensada de baja frecuencia vibratoria, en lo que llamamos sustancia material. Energía en una posición especifica en el holograma tridimensional del universo, partículas organizadas por información divina específica para dar lugar a átomos, moléculas, células, órganos y cuerpos. Cuerpos Físicos con los que la consciencia experimenta para obtener comprensión “en carne propia” sobre el orden del universo. Orden que permite la continuidad eterna de los procesos evolutivos que conducen a la comprensión de la esencia del amor, lo que realmente fundamenta todo lo que sucede.

La materia de los cuerpos físicos es creada simultáneamente en las primeras tres dimensiones. En la primera dimensión se manifiesta desde el punto de creación del universo como una Fuerza Eléctrica sobre el eje de Y, la voluntad emanada por el absoluto. Un flujo eléctrico genera instantáneamente un Campo Magnético a 90º de la dirección de su movimiento, por eso en la segunda dimensión se manifiestan los campos magnéticos sobre el eje de X. Estas dos fuerzas combinadas generan una reacción condensadora llamada Fuerza Gravitatoria que es la que termina condensando también a 90º, sobre el eje de Z, en la tercera dimensión la energía en materia, en lo que llamamos masa.

Cuerpo Etérico:
En la 4 dimensión se encuentran los Cuerpos Etéricos, cuerpos morfo-genéticos, los verdaderos generadores de la forma individual que tiene la infinidad de Cuerpos Físicos. Moldes virtuales contenedores de la energía que se condensa en materia. “Campos” donde se encuentra la in-forma-ción, lo que da la forma y la conducta instintiva automática asociada a cada cuerpo, su función especifica y sus características esenciales. En esa dimensión etérica sobre el eje eléctrico de la columna vertebral, están ubicados los “Chakras” o vórtices transformadores de energía, los que transforman y comunican lo sutil con lo físico. Se ubican exactamente sobre los sistemas glandulares, para que su energía active procesos químicos específicos en el cuerpo físico. En esa dimensión también se ubican las energías masculina, positiva, centrifuga y la femenina, negativa, centrípeta responsables del vórtice que genera el campo electro-magnético personal y el llamado Aura, energía manifestada como una serie organizada de colores fuera del rango de percepción normal de la vista, que reflejan exteriormente lo que sucede en el interior de todo ser humano. Algunos seres humanos más sensibles son capaces de percibirla.

Cuerpo Astral:
En la 5 dimensión se encuentra el Cuerpo Astral, el contenedor de las emociones, sensaciones y deseos personales. Matrices ubicadas en esa dimensión permiten que la energía astral, la energía de las emociones, de mayor frecuencia vibratoria y de menor longitud de onda que la energía etérica, se muevan conectando lo etérico, lo físico y lo mental. Esa energía emocional es la que ponen en movimiento a la mente. También en esa dimensión se conectan e interactúan los cuerpos astrales de todas las entidades.

Cuerpo Mental:
En las dimensiones 6 a 10 se encuentra el Cuerpo Mental con sus archivos psicológico, intelectual, de personalidad, de destino y de las comprensiones obtenidas. Estas son las dimensiones a las que llega la energía de las emociones para convertirse en sentimientos positivos o negativos dependiendo de las creencias falsas y las comprensiones instaladas. En la mente los sentimientos se transforman en pensamientos, decisiones y se ordenan las acciones o las omisiones que producen resultados de armonía o de sufrimiento en nuestra vida. Son esos resultados los que producen comprensión sobre el orden del universo y sobre lo que es verdad. Una creencia puede ser falsa o verdadera, solo cuando actuamos basados en ella podemos verificar que es verdadera porque produjo resultados de armonía en nuestra vida o falsa porque produjo conflicto, sufrimiento, perdida de energía vital, depresión y somatización de enfermedad. Al encontrar una creencia falsa de esta manera, la borramos de nuestra mente, cambiamos nuestra conducta pues no volveremos a actuar basados en ella y con ello se produce la evolución de nuestra consciencia.

Cuerpo Espiritual:
Entre las dimensiones 4 y 10 hay una octava de frecuencias vibratorias, 7 dimensiones donde se ubican nuestros cuerpos sutiles. En la siguiente octava, entre las dimensiones 11 y 17 se encuentra nuestro Cuerpo Espiritual. Su centro de gravedad va ascendiendo de dimensión a medida que va acumulando comprensión, se va transformando el inocente en el sabio, hasta que se ilumina y entra a la siguiente octava de frecuencias vibratorias, transformándose en un Maestro ascendido.

Maestros Ascendidos:
Entre las dimensiones 18 y 24, comienzan las jerarquías del Universo, los Maestros Ascendidos, que luego de haber pasado miles de años aprendiendo y evolucionando como seres humanos ahora deben emplear el mismo tiempo guiando y enseñando. Continuan su proceso evolutivo hasta que se transforman en Regentes.

Regentes:
Se sabe que hay Regentes planetarios, regentes galácticos, regentes de universos y de súper universos, pero no es mucha la información que tenemos sobre las entidades que existen una octava de frecuencia más arriba a los Maestros Ascendidos, entre las dimensiones 25 y 31.

Divinidades:
En lo más alto del triángulo de frecuencias vibratorias, entre las dimensiones 32 y 38 se encuentra la Divinidad. Las Divinidades creadoras de universos, las divinidades mantenedoras y las Pedagogas, las encargadas de generar los procesos de comprensión sobre todo lo creado.

Alfa y Omega:
Por último en los dos extremos opuestos, en la dimensión 39 y la dimensión 0, están el Alfa y el Omega. Los principios opuestos que generan el orden y los equilibrios temporales que dan lugar a todas las dimensiones intermedias manifestadas entre ellos. El Alfa es el Dios Padre, el principio positivo, masculino, activo, radiante que tiene la información que permite ordenar la energía en forma, función y conducta. El Padre es movimiento, es la onda cuántica que tiene posibilidades infinitas de manifestación. El Omega es el Dios Madre, el principio negativo, femenino, pasivo, concentrante capaz de condensar la energía en una posición, de transformarla en infinidad de partículas que constituyen la sustancia material de todo lo manifestado. Es la interacción, el equilibrio temporal entre estos dos principios, el Ying y el Yang, el que permite el colapso de la onda de probabilidades infinitas en el momento que la consciencia escoge, decide, que forma material manifiesta para experimentar con ella.

El Absoluto:
En la llamada Dimensión 40, se encuentra el absoluto que está en todas partes, como un súper fluido, súper conductivo que no genera resistencia al paso o al movimiento de ondas por su interior. Lo que los antiguos llamaron Ether y que por sus características es indetectable, sostiene en estado de constante neutralidad todo lo que se manifiesta, lo que toma forma. Su frecuencia vibratoria es infinita, por lo que su energía es absoluta. Allí está la gran mente de Dios, el gran contenedor que sostiene todo lo que existe y sucede, todas las dimensiones que conforman la infinita gradación de energía, la información de lo que sucedió durante la eternidad y lo que como una onda de probabilidades tiene potencia de suceder. Este orden dimensional perfecto que se ajusta al orden del espectro en que se descompone la luz, está diseñado para existan rangos de frecuencias que determinan el estado de la energía que allí se encuentra, energía en materia física, etérica, astral, mental, espiritual. Organiza también a las jerarquías del universo y a los dos principios fundamentales de la realidad manifestada el Alfa y el Omega.

Un cambio en la frecuencia vibratoria que exceda el rango de longitudes de onda de una dimensión, determina un cambio de estado de la energía a la condición de la siguiente dimensión, lo que produce un cambio fundamental en su constitución esencial. Por eso es imposible que aparezca un cuerpo físico en la cuarta o en la quinta dimensión sin haber transformado fundamentalmente su estado, sus características, funciones y la energía que lo compone.

En un futuro Blog profundizaré en el concepto dimensión, longitud de onda, rangos dimensionales y la estructura de la realidad. Más adelante explicare los 7 niveles de consciencia que existen como ser humano, lo que significa evolucionar en consciencia y su relación con el final del ciclo cósmico.

Deja un comentario