LOS EVANGELIOS APOCRIFOS. ESCRITURAS INCOMODAS PARA LA IGLESIA

La URL corta de este articulo es : http://mparalelos.org/JdJdnr
Comparte este material

Los cuatro evangelios conocidos como Nuevo Testamento, los cuales se encuentran dentro del canon, modelo de cristianismo que pretendía la Iglesia no son los únicos que existen, muy a pesar del Vaticano. Tenemos los llamados evangelios “apócrifos”, que significa “oculto” o “escondido”

Algunos cristianos los llamaron así porque contenían, según ellos, enseñanzas ocultas de Jesús, reservadas para los iniciados. La realidad es que son evangelios relacionados con la vida o enseñanzas de Jesús compuestos durante los primeros siglos del cristianismo, pero que no fueron admitidos dentro del canon.

El término “apócrifo” se utiliza para referirse a escritos muy variados, por procedencia, composición, público al que van destinados. Un grupo importande de ellos son los hallados en 1945 en Nag Hammadi (Egipto) en los restos de un monasterio copto.

Los evangelios “apócrifos” suelen centrarse en una sola etapa de la vida de Jesús. Se pueden clasificar en cuatro grupos:

-Evangelios de la infancia: narran el nacimiento de Jesús o los milagros de su infancia. El más famoso es el “protoevangelio de Santiago” que cuenta el milagroso nacimiento de la Virgen. Se cuenta además que sus padres se llamaban Joaquín y Ana.

-Evangelios de dichos: Son colecciones de dichos y enseñanzas de Jesús sin un contexto narrativo. Se conservaron sobre todo en círculos gnósticos. Los dos evangelios de dichos más conocidos son el “Evangelio de Tomas y el “Apócrifo de Santiago”

-Evangelios de la Pasión y Resurección: intentan complementar estos momentos trágicos de la vida de Jesús. El más conocido es el “Evangeliode Pedro” que narra en primera persona.

-Dialogos del resucitado. De tipo gnóstico, recogen enseñanzas del resucitado a alguno de sus discípulos. El más conocido es el “Evangelio de María” que recoge las enseñanzas de Jesús a María Magdalena cuando se le apareció.

Estos evangelios son más tardíos que los Evangelios canónicos en su gran mayoría, pero sirven para completarlos y para saber como pensaban y vivían algunos grupos cristianos de la época.

Los evangelios apócrifos son también interesantes para conocer la visión de Jesús y de la iglesia que tenían algunos grupos cristianos en los primeros siglos. Lo más interesantes en ellos, muchas veces, no es lo que dicen sobre Jesús, sino lo que dicen sobre las comunidades y grupos en los que fueron compuestos, que revelan el rostro de un cristianismo más plural. Son pues, de gran importancia para la reconstruir la historia de los orígenes del cristianismo.

Los apócrifos sobre la infancia de Jesús son los más chocantes a la concepción que tenemos de él. Se nos muestra un niño con maldad, que no duda en matar.

Estos Evangelios han tenido una gran repercusión en la concepción que tenemos del Cristianismo actualmente, pese a lo que pueda pensarse. Como ejemplos podemos citar los siguientes:

· Considerar que san José era carpintero (en el Protosantiago lo consideran albañil). En Mt 13,55 se dice que era “artesano”.
· La inmaculada concepción de María (Protosantiago, IV).
· Otras tradiciones sobre María, como los nombres de sus padres (Joaquín y Ana), fiestas marianas como del 8 de septiembre (Natividad de la Virgen), etc.
· Las leyendas sobre la avanzada edad de san José, e incluso las de que había estado casado anteriormente (lo que explicaba la incongruencia entre la virginidad de María y la existencia de los hermanos de Jesús, de los que se habla en los evangelios con la mayor naturalidad).
· El número de los Reyes Magos (tres) y sus nombres, Melchor, Gaspar y Baltasar.
· Los detalles sobre la decapitación de san Juan Bautista.
· La crucifixión de Pedro boca abajo (en un apócrifo del Antiguo Testamento, que también los hay, la Ascensión de Isaías).
· La tradición del nacimiento de Jesús en una cueva (Protosantiago, XVIII); en Lc 2, 7-12 se habla simplemente de un “establo”. Así como la tradición sobre el buey y la mula.
· La leyenda sobre los dos ladrones, Dimas y Gestas.
· Otras escenas, como la vara de san José que florece frente a la de otros pretendientes, la Virgen en su lecho mortuorio, etc., han sido recogidas abundantemente en la iconografía cristiana, por ejemplo en la basílica romana de Santa María a Mayor.
· La búsqueda de detalle llega a extremos para nosotros increíbles, como esa verificación de la virginidad de María después del parto que hace Salomé, mediante la prueba táctil.
· ¡Incluso han influido en otras religiones! Está demostrado que el retrato que se hace de María en la sura 19 del Corán procede el Protosantiago, y ya hemos visto que algunos evangelios gnósticos fueron usados como libros de culto por los maniqueos.

Toda esta literatura surge de los inicios del Cristianismo, un Cristianismo más plural, no tan unico, y menos sujeto a las normas ferreas que acabaría dictando la Iglesia. Que profundizaba en la figura de Jesús, en sus creencias, sin maldad alguna, maldad que acapararía toda para sí una entidad que hoy en día se representa profundamente en un lugar, el Vaticano.

http://elapocalipsisvaallegar.blogspot.com

Deja un comentario