Los Nefilim

La URL corta de este articulo es : http://mparalelos.org/Iblvle

image

PUBLICIDAD

Los Nefilim o Nephilim, en idioma hebreo נְּפִלִים “Néfilim”, en plural, que viene de nafál: “caer”, y de ahí “los caídos” o, “los que hacen caer”. La Septuaginta traduce esta expresión como γίγαντες y la Vulgata como “Gigantes”. Son, en la Biblia y otros escritos religiosos judíos y cristianos tempranos, un pueblo de gigantes o titanes que se mencionan en el Génesis 6:4 y en el Libro de los Números 13:33.
Los Nefilim antes del Diluvio
Nefilim en los textos bíblicos
Según la traducción, el término nefilim o neofits se ha traducido variadamente por “gigantes”, “titanes” o aún se ha dejado transliterado en el original hebreo.

Para unos los Nefilim serían ángeles caídos (nafal: caer), según esto serían los “hijos de Dios” (בני האלהים, bnei ha’Elohim) mencionados en Génesis 6:2 y 4. Efectivamente en la Biblia hebrea la expresión “Bnei haElohim” es usada varias veces como eufemismo para referirse a los ángeles, como en Job 1:6; 2:1, y de acuerdo con esto la Septuaginta traduce esta expresión, tanto en estos pasajes como en Génesis, como “Ángeles”. En la tradición del libro seudoepigráfico de Enoch los Néfilim no son los ángeles caídos, sino gigantes violentos (nafal también puede significar: “hacer caer”, “derribadores”), frutos de la unión de aquellos “ángeles caídos” con hembras humanas. La expresión “Hijo del hombre” es usada en la Biblia hebrea como eufemismo de “ser humano” (1 Samuel 15:28; Job 16:21; 25:6; 35:8; Salmo 8:4; 144:3; 146:4; Jeremías 50:40; Ezequiel 2-48; Daniel 7:13, etc.). Así, las “hijas de los hombres” (bat haAdam) estarían en contraste con los “hijos de Dios”. Fravio Josefo refiere a esta tradición en su libro III, 1:

“Muchos ángeles de Dios convivieron con mujeres y engendraron hijos injuriosos que despreciaban el bien, confiados en sus propias fuerzas; porque según la tradición estos hombres cometían actos similares a los de aquellos que los griegos llaman gigantes”.
Algunos creen que pasajes como 1 Pedro 3:19, 20 y Judas 6 también se refieren a estos ángeles caídos, incluso que serían citas del libro de Enoch:

“En el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados, los que en otro tiempo desobedecieron, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se preparaba el arca, en la cual pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas por agua”.
(1 Pedro 3:19, 20).
“Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día; como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales DE LA MISMA FORMA QUE AQUELLOS, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza…”.
(Judas 1:6).
Según otra interpretación los Néfilim serían solamente una raza de gigantes sin relación alguna con los “Hijos de Dios” de Génesis 6:4. Incluso posteriormente en lengua aramea, el término Nephila pasó a referirse a la constelación de Orión, por su parecido a un gigante guerrero. El texto de Génesis 6:4 presenta una lectura tal que permite suponer que se trata de tipos distintos de personas, y que los gigantes existían aún antes de que los “Bnei haElohim” se unieran a las “hijas de los hombres”:

“Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres”.
(Génesis 6:4)
En la tradición judáica posterior la expresión “Hijos de Dios” sería un eufemismo para referirse a los hombres justos que se corrompieron al unirse a las mujeres del linaje de Caín, o incluso se referiría a reyes o gobernantes que como magistrados habían actuado con arrogantes atribuciones de modo abusivo. Tanto en el ámbito judío como el cristiano quienes rechazan la tesis de que se trate del fruto de relaciones sexuales entre hombres y ángeles se basan en que los ángeles son descritos en la Biblia como “espíritus” sin capacidad de reproducción porque no habrían sido creados por Dios para tal fin. Comúnmente los cristianos citan las palabras de Jesús:

“Erráis ignorando las Escrituras y el poder de Dios. Porque en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento, sino que serán como los ángeles de Dios en el cielo.”
(Mateo 22:29-30)
Pero la Biblia hebrea si refiere casos en los que ángeles se materializaron en ocasiones y hasta tuvieron funciones biológicas corporales, comieron y bebieron con los seres humanos. (Génesis 18:8).

Nefilim en los textos apócrifos
Igualmente los gigantes son nombrados en otros textos considerados apócrifos, tales como:

Libro de Enoc: (de la biblia etíope); presenta una descripción más detallada sobre los gigantes bíblicos.
El diluvio universal, y como consecuencia la destrucción de toda la humanidad fue provocada por estos seres -Libro Enoch capítulo 10:1-9-, que no habrían sido creados según los planes de Dios -Libro Enoch capítulo 10:15-16 7.cp15-, no tienen capacidad espiritual y por tanto no tienen resurrección. Similarmente se trata según otras versiones, de la descendencia de los ángeles caídos y las hijas de Caín, de donde surgió esta raza con el fin de sabotear los planes de Dios, cruzándose y contaminando la descendencia de Adán. (Ne-phil’-im, significa derribadores). La palabra Refaim se interpreta también como fallecido o muerto.

Libro de los Jubileos: (de la biblia etíope), complementa la historia presentada en el Libro de Enoc.
Los Nefilim después del Diluvio
Nefilim en los textos bíblicos
El término además del Génesis, vuelve a utilizarse para designar a una raza de gigantes en:

Números: “Cuando Moisés envió a los espías a la tierra de Canaán, regresaron con la noticia de que allí habitaban gigantes” (Num. 13:33).
Números 13:33 También vimos allí gigantes, hijos de Anac, raza de los gigantes: y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos. (Reina Valera 1909)
Deuteronomio: “Los emitas habitaron en ella antes, pueblo grande y numeroso, y alto como los hijos de Anac. Por gigantes eran ellos tenidos también, como los hijos de Anac; y los moabitas los llaman emitas. Porque únicamente Og rey de Basán había quedado del resto de los gigantes. Su cama, una cama de hierro, ¿no está en Rabá de los hijos de Amón? La longitud de ella es de nueve codos, y su anchura de cuatro codos, según el codo de un hombre”. (Deuteronomio 2:10, 2:11, 3:11)
Eclesiástico: (un libro deuterocanonico) “¿Acaso, siendo joven (David), no mató a un gigante y extirpó el oprobio del pueblo, cuando lanzó una piedra con la honda y abatió la arrogancia de Goliat?” (Eclesiástico. 47:4)
Baruc: (un libro deuterocanónico) “Allí nacieron los famosos gigantes de los primeros tiempos, de gran estatura y expertos en la guerra. Pero no fue a ellos a quienes Dios eligió y les dio el camino de la ciencia; ellos perecieron por su falta de discernimiento, perecieron por su insensatez”. (Baruc 3:26, 3:27 ,3:28)
Libro de la Sabiduría: (un libro Deuterocanónico de la Biblia) “Así también, al comienzo, cuando murieron los orgullosos gigantes, la esperanza del mundo se refugió en una balsa (Arca de Noé) que, conducida por tu mano (Yahwéh), dejó al mundo la semilla de una nueva humanidad”. (Sabiduría 14:6)
Pueblos Nefilim
En la Biblia solo un mal informe deliberadamente exagerado compara a los habitantes de Canaan a Néfilim. (Números 13:33). En la Septuaginta los Anakim (anaquitas), Refaim (refaitas), Gibborim, Zamzummim, y Emim (emitas), son todos patronimios que, por ser referidos a pueblos de gran talla, se traducen por “gigantes”.

Refaitas
Se habla de ellos como de una antigua tribu cananea, que vivía en las colinas de Judá y en la llanura filistea (Hebrón, Debir, Anab, Gaza, Gath, Ashdod).

Habitantes originales de Canaán, ocupaban el Líbano y el área del Monte Hermón, se separaron al norte de la costa de Siria y Transjordania donde construyeron una cadena de ciudades fortificadas. Vivían en la región que más tarde ocuparon los moabitas y los amonitas, los primeros les llamaron emitas, y los segundos les llamaban zomzomeos.

En la época patriarcal, el rey Quedorlaomer y sus aliados los subyugaron cuando invadieron Transjordania. En la parte occidental de Palestina, se aliaron y entrecruzaron con los Caftorim, que habían venido desde Creta y se establecieron en las áreas costeras, siendo conocidos como filisteos y fenicios. En el relato bíblico en el que “Israel derrota a Og rey de Basán”, se señala que luego de la campaña por diferentes territorios,

Porque únicamente Og rey de Basán había quedado del resto de los gigantes. Su cama, una cama de hierro, ¿no está en Rabá de los hijos de Amón? La longitud de ella es de 9 codos, y su anchura de 4 codos, según el codo de un hombre.
Deutoronomio 3,11
El filisteo Goliat, habría sido refaíta y medía seis codos y un palmo de estatura (cerca 2,9 m), su hermano fue un gigante que se llamó Lahmi (“de pan” o bien “de Lahmu”).

Anaquitas
El nombre (anak = gigante) se explica en el Midrash con una indicación de que llevaban cadenas al cuello. Anac, era hijo de un Refaíta, probablemente hijo de Arba, y sus hijos fueron Sesai, Aiman, y Talmai, cabezas de los clanes arameos. Estos nombres parecen ser arameos, pero su significado no es claro. Los Anakim fueron vencidos por Caleb.

Emitas
Cuando Yahveh da la tierra de Moab, a los hijos de Lot, se dice que esa tierra había sido habitada por los emitas, pueblo grande, numeroso y corpulento como los anaquitas’ en tiempo aquellos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PUBLICIDAD