Meseta de Giza, Enclave de Extraterrestres

plantilla-para-publicaciones
La URL corta de este articulo es : http://mparalelos.org/77OVby
Comparte este material
[button size=”small” type=”info” value=”Siguenos en @Mparalelos” href=”https://twitter.com/mparalelos”]

plantilla-para-publicaciones

 

Se ha descubierto, que estas áreas se encuentran surcadas por pasadizos subterráneos, pozos, cuevas naturales, lagos y las cámaras que contienen artefactos sorprendentes, pero las autoridades egipcias no están dispuestas a revelar estos secretos públicamente, evidentemente basados en la máxima de “quien tiene el conocimiento ostenta el poder.”
Para comprender plenamente la información secreta codificada en la Biblia, es importante entender el alcance del sistema de túneles subterráneos y las instalaciones asociadas a la cámara existente bajo la superficie de la meseta de Giza y de la gran pirámide, ya que fue allí donde los elementos principales de las escuelas del misterio y sus enseñanzas fueron desarrollados.
 Lo qué sucedió durante los miles de miles de años atrás en esa región no se refleja en los libros de historia de hoy, y los descubrimientos realizados en los últimos años así lo demuestran. El Fayum es un inmensooasis en el desierto de Egipto, que se extiende por debajo del nivel del mar dentro de una enorme depresión del desierto líbico y que comprende un oasis casi circular. Se encuentra a unos treinta kilómetros al oeste del Nilo.
Con una extensión de 1.270 km², el Fayum es una región diferente del valle del Nilo y de los demás oasis del desierto: sus campos son abonados e irrigados gracias a un canal que proviene del Nilo.Fue en ese valle fértil y exuberante donde se hacen llamar los faraones “maestros de la caza real” pescaban y cazaban con el boomerang. El Lago Moeris se encuentra bordeando el oasis de Fayum y en sus orillas está el famoso laberinto, descrito por Herodoto como “una maravilla sin fin.”
El laberinto contiene 1.500 habitaciones y un número igual de cámaras subterráneas que el historiador griego no estaba autorizado a inspeccionar, de acuerdo a los sacerdotes Labyrinth “, fueron estos desconcertantes y complicados pasajes”, diseñados para proporcionar seguridad a los numerosos pergaminos que están escondidos en las construcciones subterráneas. Según los teóricos de los antiguos astronautas la respuesta es afirmativa, allí se encuentran no solo pergaminos, sino las evidencias de una antigua tecnología extraterrestre pérdida, que utilizaban en el antiguo Egipto.
Herodoto hablaba con admiración de ese enorme complejo, particularmente impresionado con su estructura: Describiendo doce palacios regularmente dispuestos, que tenían comunicación entre sí, intercalados con terrazas, dispuestas alrededor de doce salas. Es difícil de creer que son obra del hombre, las paredes están cubiertas con figuras talladas, y cada tribunal está exquisitamente construido de mármol blanco y rodeado por una columnata. Cerca de la esquina donde el laberinto termina, hay una pirámide, de doscientos cuarenta pies de altura, con grandes figuras talladas de animales en él y un pasaje subterráneo, por el que puede introducirse a las cámaras subterráneas y pasajes que conectan a esta pirámide con las pirámides de Menfis.
Las pirámides de Memphis fueron originalmente las pirámides de Giza. Muchos escritores antiguos apoyaron a Herodoto en relación a los pasajes subterráneos que conectan a las grandes pirámides, y su evidencia pone en duda la fiabilidad de la historia presentada como tradicional en Egipto.
Uno de ellos fue Crantor quien en el año 300 a.C, declaró que había ciertos pilares subterráneos alineados en las vías de acceso que conectan las pirámides en Egipto, que contenían un registro escrito en piedra sobre la pre- historia. En su célebre estudio, sobre los misterios, en particular de los egipcios, caldeos y los asirios, un representante de Siria del siglo IV perteneciente a la Escuela de Alejandría abocado a los estudios místicos y filosóficos, registró esta información sobre una puerta de entrada a través del cuerpo de la Esfinge en la Gran Pirámide.
Esta entrada, obstruida en nuestros días por las arenas y la basura, todavía puede ser rastreada entre las patas delanteras del coloso. Fue cerrada por una antigua puerta de bronce, cuyo secreto podría ser manejado sólo por los Reyes.
Es custodiada del público, evidenciando una especie de temor religioso (el politeísmo-pagano) que mantiene su inviolabilidad con la mejor protección armada existente en la actualidad.
En el vientre de la esfinge se cortaron las galerías que conducen a la parte subterránea de la Gran Pirámide. Estas galerías construidas con una avanzada tecnología, atravesado totalmente a lo largo de su curso a la gran Pirámide, fueron grabadas con los antiguos sellos sumerios, en este caso, con el cilindro de la morada secreta de los Anunnaki, como señales que indican a través de un túnel, el pasaje a través de esta red, a un lugar bajo tierra, con su entrada oculta por la arena y por lo que llaman en la lengua de la antigua sumeria Huwana, “los dientes del dragón, con rostro de león”.
Estos antiguos textos sumerios en lengua Huwana describen así, el camino a” la morada secreta de los Anunnaki.
Si el registro sumerio proporcionó una descripción probable de la esfinge con cabeza de león en Giza , y si esa gran criatura fue construida para guardar o borrar antiguas escaleras y pasajes más bajos que llevan a las zonas subterráneasdebajo y alrededor de la gran esfinge, entonces su simbolismo, era el más apropiado.
La tradición árabe mantiene que existen bajo la Esfinge cámaras secretas que contienen los tesoros y objetos mágicos de los dioses paganos. Según los teóricos de los antiguos astronautas posiblemente tecnología extraterrestre oculta.
El faraón Kefrén reconstruyo la cabeza de la gran esfinge, que sometida a la erosión hídrica y eólica, durante miles de años se desgasto y este faraón guardián de los secretos de la región de giza, la reconstruyo en el 2500 a.C con rostro humano, similar al suyo, para demostrar el poderío con el cual contaba durante su mandato.
Es por esta razón que luce desproporcionada. Los muros de las galerías subterráneas y sus pasajes fueron construidos a gran profundidad, en el interior oscuro bajo la esfinge, para preservar la antigua sabiduría (tecnología) perdida durante la gran inundación. Pero la pregunta obligada sigue siendo ¿quién y cómo las construyo? Según los teóricos de los antiguos astronautas la respuesta es los Anunnaki, quienes eran los depositarios de la tecnología de sirio, Orión, las pléyades, la Atlántida, Lemuria y la propia nibiruana.
Un manuscrito elaborado por un escritor árabe llamado Altelemsani se conserva en el Museo Británico, y se registra la existencia de un tiempo, en que el paso, subterráneo entre la Gran Pirámide y el río Nilo una “cosa extraña” bloqueaba la entrada del Nilo Occidental.
Él relató el siguiente episodio: En los días de Ahmed Ben Touloun, entraron en la gran pirámide a través del túnel y se encontraron en un lado de la cámara con una copa de vidrio de color y textura rara. Al enterarse de sucesos extraños en la Pirámide, Ahmed Ben Touloun expresó su deseo de ver la copa de cristal.
Durante el examen, se llenó de agua y se pesó, a continuación, la vaciaron y la volvieron a pesar. El historiador escribió que esta “resultó ser del mismo peso en vacío, como cuando se llena de agua”.
Si la crónica es exacta, la falta de peso adicional, proporciona evidencia indirecta de la existencia de una ciencia extraordinaria en Giza. Según Masudi en el siglo X, había estatuas mecánicas con capacidades asombrosas, vigilado las galerías subterráneas bajo la Gran Pirámide. Escrito hace mil años, su descripción es comparable a los robots computarizados que se muestran hoy en día en las películas del espacio. Masudi dijo que los autómatas se programaron para la intolerancia, porque destruían todo “, excepto aquellos que por su conducta eran dignos de admisión”. Masudi sostuvo que, “Relatos escritos de la Sabiduría y adquisiciones en las diferentes artes y las ciencias de los dioses, se ocultaron en lo profundo, para que pudieran permanecer como registros para el beneficio de aquellos que más tarde podrían comprenderlos”.
Según los teóricos de los antiguos astronautas el tiempo en el cual podemos entender esos misterios, está llegando con el uso aplicado de nuestra tecnología actual en la búsqueda de nuestro origen extraterrestre. Los registros antiguos se vieron confirmados cuando la presencia de una gran cavidad fue descubierta durante un estudio sísmico realizado en el sitio en 1993.
El descubrimiento fue reconocido públicamente en un documental llamado El Misterio de la Esfinge, proyectado a una audiencia de 30 millones de personas por la cadena de televisión NBC ese mismo año. La existencia de cámaras bajo la Esfinge es bien conocida.
 Las autoridades egipcias confirmaron otro descubrimiento en 1994, su exhumación fue anunciada en un informe de prensa que se realizó titulado “Misterio en el túnel de la Esfinge”
El conocimiento de las escuelas de misterios se vio reforzado por una serie de notables descubrimientos en 1935 por el supuesto fundador de la Orden de los Rosacruces, Christian Rosenkreuz , quien supuestamente penetró en una “cámara secreta debajo de la tierra” y allí encontró una biblioteca de libros llenos de conocimiento secreto. Con los dibujos esquemáticos que se produjeron partir de la información poseída por los archiveros de la escuela de misterio, se pudo revelar la existencia de puertas ocultas que conducen a largas salas de recepción olvidadas, pequeños templos y otros recintos.
El complejo de Giza indica, los elementos principales del propósito estructural de su construcción, la unión con la Esfinge, la Gran Pirámide y el Templo de los hombres Solares- directamente relacionados entre sí, por encima y por debajo de la tierra. En la actualidad cámaras y pasadizos son detectados por sismógrafos y sofisticado equipo de radar de penetración terrestre (GPR) en los últimos años, se ha establecido la exactitud de los proyectos de construcción de la región de giza. Egipto también está utilizando con éxito los satélites más sofisticados para identificar los sitios enterrados bajo la superficie de Giza y otros lugares.
El sistema de seguimiento ha revelado con precisión la ubicación de 27 sitios excavados en cinco áreas. Nueve de esos sitios se encuentran en el este de Luxor banco y los otros están en Giza, Abu Rawash, Saqqara y Dashur.
Las impresiones en imágenes satelitales de la zona de Giza, muestran una casi incomprensible estructura en red, con túneles y cámaras que cruzan la zona, interrelacionados y entrelazando unas con otras, como un enrejado que se extiende a través de toda la meseta.
Con el proyecto de vigilancia espacial, los egiptólogos están en capacidad de determinar la ubicación de un sitio importante, su entrada probable y el tamaño de las cámaras antes de comenzar las excavaciones. Entre los místicos miembros de las escuelas de misterios egipcias, la tradición ha explicado que la Gran Pirámide, siempre fue una obra única, en muchos sentidos, puesto que producía energía, guardaba el conocimiento y generaba oro por medio de la alquimia, entre otras virtudes.
 Las escuelas secretas de la era pre-cristiana de Egipto, insistían en que la distribución interior era bien conocida por ellos.
Y siempre afirmaron que no era una tumba, ni una cámara funeraria de cualquier tipo, excepto que tenía una cámara de entierro simbólico como parte de un ritual de iniciación.
De acuerdo con las tradiciones místicas, para introducirse a su interior, se deben adquirir ciertas habilidades y conocimientos, poco a poco y en varias etapas a través de metros pasillos.
Existiendo diferentes cámaras que al final de cada fase de progreso, lo importante es adquirir el conocimiento en cada etapa, aunque el cuerpo físico no esté en el recinto de la cámara, hasta lograr la más alta y última etapa de iniciación, representada por la Cámara del Rey.
Poco a poco, las tradiciones de las escuelas de misterios fueron verificadas por los descubrimientos arqueológicos, por ello se determinó en 1935 que había una conexión subterránea entre la Esfinge y la Gran Pirámide y que un túnel conecta la Esfinge al antiguo templo situado en su lado sur (hoy llamado Templo de la Esfinge).
En 1935, notables historias comenzaron a surgir acerca de los descubrimientos realizados durante el proyecto de compensación. Un artículo de revista, escrito y publicado en 1935 por Hamilton M. Wright, se ocupó de un extraordinario descubrimiento en las arenas de Giza que hoy se niega.
El artículo iba acompañado de fotografías originales proporcionados por el Dr. Selim Hassan, el líder del equipo científico de investigación de la Universidad de El Cairo que hizo el descubrimiento.
Dijo: Hemos descubierto un subterráneo usado por los antiguos egipcios de hace 5000 años. Se pasa por debajo de la calzada que conduce entre la segunda pirámide y la esfinge.
Se proporciona un medio para pasar por debajo de la calzada de la pirámide de Keops a la Pirámide de Kefrén.
A partir de este punto en ese nivel de profundidad, hemos descubierto una serie de ejes que conducen a más de 125 pies, de profundidad con cortes amplios y las cámaras laterales.
Esperamos haber contribuido con esta publicación a la toma de conciencia colectiva en torno a nuestra realidad histórica como humanidad, historia que es muy distinta de la que nos contaron como historia oficial. En próximas publicaciones seguiremos escudriñando los túneles, cámaras y pasadizos secretos del enclave extraterrestre de Giza.

 

http://despiertaalfuturo.blogspot.com/

Deja un comentario