NUEVA ZELANDA DESCLASIFICA ARCHIVOS OVNIS

La URL corta de este articulo es : http://mparalelos.org/bvHRoo
Comparte este material

El Ejército neocelandés desclasificó cientos de documentos el pasado mes de diciembre que recogen los testimonios de miles de personas que aseguran haber visto supuestos ovnis en los cielos de ese país e incluso haber tenido un contacto directo con extraterrestres.

Son más de 2.000 páginas con datos sobre individuos anónimos que incluyen historias y testimonios de civiles, militares, e incluso pilotos comerciales que aseguraron ver objetos voladores no identificados (OVNI).

Además los diferentes informes publicados hace menos de un mes, contienen desde dibujos de platillos volantes, textos escritos por extraterrestres y hasta declaraciones y descripciones detalladas sobre cómo eran los alienígenas. En muchos casos, los visitantes llevaban máscaras como las que se ponían los antiguos faraones egipcios.

En la mayoría de los informes se concluye que los supuestos avistamientos no son más que fenómenos lumínicos provocados que provocan la visión de efectos físicos en el cielo y que no son más que efectos ópticos creados por  movimientos de luz.

Entre los documentos más curiosos se encuentra uno que detalla el relato de un avistamiento realizado por un piloto de un avión comercial en 1978 y que dijo ver extrañas luces mientras sobrevolaba cerca de la población de Kaikoura en la Isla Sur de Nueva Zelanda.

Un reportero de televisión que viajaba con su equipo en ese mismo vuelo, grabó las imágenes de aquel fenómeno ovni que más tarde estudiaría la Fuerza Aérea del país, concluyendo que se trataba de un reflejo poco común del planeta Venus. Los amantes de la conspiración pueden aprovechar esta respuesta oficial para desatar la imaginación.

Los documentos desclasificados por el Ejército neocelandés van desde el año 1954 y hasta elaño 2009, ningún miembro militar quiso hacer algún tipo de comentario al respecto del contenido de estas más de 2.000 páginas, al igual que también aseguraron la máxima discreción con respecto a las personas que fueron protagonistas de los supuestos avistamientos o contactos directos.

 

Deja un comentario