LA RUEDA DE EZEQUIEL EN UN MONOCICLO

PLANTILLA



7:50:27 PM

En rigor, el relato minucioso de Ezequiel en el Antiguo Testamento tal vez sea uno de los más reveladores testimonios para conjeturar lícitamente – en el marco de la Hipótesis del Antiguo Astronauta – que alguien pudo haber visto hace milenios el descenso de una nave espacial frente a sus narices. Sin embargo, en lo personal, sostengo enfáticamente que es antes de nada la rueda (o las ruedas) en particular, por la significativa e inequívoca función técnica que implica según la descripción bíblica, lo que da mayor sustento al caso y no tanto las otras referencias a la nube fulgurante o el objeto “como de bronce” que había en el centro de ella y etc., ya que tales referencias bien pueden ser objeto de muy diferentes interpretaciones, digamos por caso fenómenos naturales de tipo atmosférico y otras en franca oposición con la idea de una posible paleovisita extraterrestre, que bien pueden llevarnos a concluir apresuradamente una simplista sentencia del tipo: el profeta Ezequiel en realidad no vio lo que dijo que vio sino…blablablá…

“Como una rueda que está dentro de otra rueda…”

Como dije a su tiempo en mi trabajo anterior arriba mencionado, hay un error extendido en el común de las gentes, que es sostenido sobre todo por algunos autores y artistas mal informados, quienes han pretendido ilustrar sin acierto lo visto por Ezequiel a orillas del río Kebar dando por hecho que el profeta vio “halos”, “círculos de luz” o cosas parecidas a “ruedas” en el cielo, lo cual es absolutamente falso si nos atenemos fielmente a lo que con toda claridad dice el texto que leemos a continuación:

Ezequiel 1:

(…)
15. Y mientras estaba yo mirando (…), apareció una rueda sobre la tierra, (…)
16. Y las ruedas y la materia de ellas era a la vista como crisólito, y las cuatro eran semejantes, y su forma y estructura eran como de una rueda que está dentro de otra rueda.
17. Caminaban constantemente por sus cuatro lados, y no se volvían cuando andaban.
18. Asimismo las ruedas tenían tal circunferencia y altura que causaba espanto el verlas; y toda la circunferencia de todas cuatro estaba llena de ojos por todas partes.
19. Y caminando los seres vivientes, andaban igualmente también las ruedas junto a ellos; y cuando aquellos seres se levantaban de la tierra, se levantaban también del mismo modo las ruedas con ellos.
20. A cualquier parte donde iba el espíritu, allá se dirigían también en pos de él las ruedas; porque había en las ruedas espíritu de vida.
21. Cuando aquellos seres andaban, andaban las ruedas; parábanse, si ellos se paraban; y levantándose ellos de la tierra, se levantaban también las ruedas en pos de ellos; porque había en las ruedas espíritu de vida.

Vemos aquí cierta y evidentemente que Ezequiel habla sin lugar a dudas de ruedas en el suelo y no (nunca) en el cielo, lo cual invalida por completo la pretendida explicación dada oportunamente por el astrónomo de la Universidad de Harvard Donald H. Menzel, quien sostuvo que el profeta habría sido víctima de una ilusión óptica debida a un complejo fenómeno meteorológico conocido como parahelio (formado por la luz solar que se refracta a través de los cristales de hielo de las nubes, dando lugar a la aparición de anillos concéntricos que rodean al Sol), que combinada con un poco de imaginación y un fervoroso espíritu religioso dio como resultado todo cuanto él narra en el milenario libro. Por consiguiente, y aunque resulte decididamente inadmisible para algunos, la posibilidad de que el testimonio brindado por Ezequiel describa en el mejor lenguaje de su época el aterrizaje de un artefacto alienígena no es algo que pueda descartarse alegremente y por mero prejuicio…

img_Reyes19_000

Desde luego y a buen seguro, Ezequiel no tendría la menor idea de cuál sería el aspecto de una nave espacial…ni conocería tampoco cómo se veía un parahelio. Pero sin temor a equivocarnos podremos apostar que sí sabía explicar muy bien cómo funcionaba una simple rueda en un sencillo carro. Y es por eso que resulta de lo más curioso que este hombre ilustrado haya puesto tanto empeño en describir las peculiares características de algo tan común y corriente, diciendo, por ejemplo, que “su forma y estructura eran como de una rueda que está dentro de otra rueda”, o que (las ruedas) “caminaban constantemente por sus cuatro lados, y no se volvían cuando andaban” y que, además (cada rueda) “estaba llena de ojos por todas partes.”

Patente de invención N° 3.789.947

Luego de la aparición de Chariots of the Gods? de Erich von Däniken – el primero en proponer que el Libro de Ezequiel hablaba en realidad de una nave espacial de algún tipo – el ingeniero aeronáutico Josef F. Blumrich, ya dueño por entonces de una medalla al mérito por servicios especiales otorgada por la NASA, quiso demostrar que nada de lo que decía al respecto el escritor suizo tenía el menor asidero. La sola idea le parecía a Blumrich absurda e inadmisible y puso con eso en mente manos a la obra para ponerlo en evidencia. Pero al cabo de una exhaustiva investigación del milenario texto bíblico, la honestidad intelectual de Blumrich lo llevó a admitir que, en efecto, el profeta del Antiguo Testamento bien podría haber hecho a su modo, como sostenía von Däniken, una descripción técnica de una nave espacial que, según el mismo Blumrich interpretó después, tendría un cuerpo cónico, un conjunto de cuatro trenes de aterrizaje con paletas de helicóptero y ruedas y otros complejos mecanismos que con profusos detalles técnicos y diagramas dio a conocer en su libro The Spaceships of Ezekiel, publicado en 1974.

Pero no conforme con eso, este ingeniero aeroespacial, que había participado en la construcción del Saturno V – el cohete que llevó a los astronautas a la Luna – diseñó y patentó (en 1974) en el Registro de Patentes de los Estados Unidos, bajo el número 3.789.947, una rueda omnidireccional inspirada en la muy extraña descripción de Ezequiel sobre aquellas ruedas cuya estructura era como de una rueda que está dentro de otra rueda, que caminaban por sus cuatro lados y no se volvían cuando andaban, y estaban llenas de ojos por todas partes…

img_Reyes19_06

img_Reyes19_05

No ha sido sencillo para la mayoría comprender al principio el diseño y función de estas desusadas ruedas. Sin embargo, cuando se tiene, a través de la explicación de Josef Blumrich, una cabal idea del mecanismo, uno se da cuenta de inmediato que no se trata de algo en extremo complicado y mucho menos imposible para nuestra tecnología robótica del siglo XXI, como veremos en breve.

Leemos a Josef Blumrich ((Ezequiel vio una nave extraterrestre. Editorial ATE, 1979, España):

“Las ruedas permiten un movimiento rodante en todas direcciones, sin que por ello necesiten virar. Esta complicada condición será realizable de la manera más sorprendentemente sencilla.” (…) “Representémonos la llanta de un neumático de automóvil (ver abajo figura A sobre esquema de movimiento multidireccional). Va rodando de la manera conocida, en dirección de la flecha 1. Pero cuando la giramos sobre sí misma (como se muestra por la flecha 2), entonces ha de moverse a lo largo de la flecha 3, en ángulo recto a su dirección acostumbrada. Mediante una apropiada combinación en ambas direcciones de rotación, la cámara rodará a lo largo de cualquier dirección deseada. Con ello está solucionado en principio el problema. En la figura (B) se muestra el más sencillo diseño resultante de la aplicación de este principio. Vemos el “neumático” dividido en un número de segmentos en forma de toneletes conectados por radios al cubo de la rueda. Las dos direcciones de rodaje resultan, por una parte por la rotación de la rueda en torno a su cubo, y por la otra por la rotación de los segmentos en torno a sus propios ejes.”

img_Reyes19_03

img_Reyes19_04

“En la figura (B) se muestran los segmentos en forma de toneletes, como teniendo una superficie lisa, lo que daría por resultado un mínimo de fricción entre rueda y suelo. Para aumentar la fricción, o la resistencia al deslizamiento, la superficie necesita un perfilado. Sin embargo, la resistencia al deslizamiento es necesaria en dos direcciones: en el plano de la rueda y perpendicular al plano. Los perfilados de superficie, como los empleados en los tractores pesados o en las auto-orugas no serían servibles, puesto que ellos sólo transmiten la fuerza propulsora en el plano de la rueda. La solución más sencilla y efectiva al par, son cortas piezas troncoides, a manera de las “apisonadoras”, nombre con que se las conoce desde la construcción de carreteras, y repartidas sobre la superficie de los segmentos de la rueda.” (…) “Las cortas protuberancias troncoides deben ser algo cónicas, como semi-retirados ojos de caracol. Para facilitar la penetración en el suelo, pueden ser huecas, en cuyo caso tendrían oscuras aberturas en sus extremos libres. Contempladas a cierta distancia, esas oscuras aberturas podrían ser justificadamente comparadas a “ojos”.”

U3-X

Desde luego, para los no entendidos, no siempre las cosas quedan del todo claras hasta que uno ve “el aparato funcionando”. ¡Y afortunadamente la “rueda de Ezequiel” está hoy en movimiento y a la vista de todos!

Bien sabemos que un invento (como el de Blumrich en este caso) puede ser mejorado en cualquier momento. Y que toda optimización de un diseño original es siempre un paso adelante que debemos celebrar…Y eso mismo hice cuando me encontré viendo con agradable sorpresa la “rueda omnidireccional de Ezequiel” girando en el uniciclo U3-X que la prestigiosa empresa japonesa Honda presentó al público en octubre de 2009, en el Tokyo Motor Show.

En línea con la tecnología de los Segways, el nuevo vehículo de Honda cuenta con un sistema denominado HOT Drive System (Honda Omni Traction Drive System), formado por pequeñas ruedas motorizadas conectadas entre sí para formar una rueda de mayor diámetro, lo cual permite un movimiento en cualquier dirección… al igual que las ruedas que vio Ezequiel que “caminaban constantemente por sus cuatro lados, y no se volvían cuando andaban.” (Ez 1,17). ¡Aunque usted no lo crea!…por decirlo así, en palabras de Robert Ripley.

El video que se muestra a continuación en https://www.youtube.com/watch?v=dmSisFCzc44 ilustra, como diagrama técnico animado, el movimiento omnidireccional del HOT Drive System… (¡cómo lo vio Ezequiel!).

Un testigo creíble y confiable

Al escribir esto tengo en mis manos un ejemplar de la “Sagrada Biblia”, publicada por la Editorial Herder de Barcelona, España, en 1970. La revisión general de los textos originales y las introducciones estuvieron a cargo del R.P. Serafín de Ausejo, profesor de Sagrada Escritura, quien sobre Ezequiel y su libro dijo, entre muchas otras cosas interesantes: “El Libro de Ezequiel es seguramente el más ordenado y lógico entre los de todos los profetas.” (…) “El carácter de Ezequiel es lógico y razonador. No es un poeta al estilo de Isaías, ni un corazón emotivo como el de Jeremías. Su fuerza está en lo ponderado de su raciocinio…”

En cualquier tribunal de nuestros días, un concepto así sobre una persona le daría a ésta absoluta calidad de testigo creíble y confiable…Hace dos mil seiscientos años, este mismo hombre lógico y razonador y letrado y, por consiguiente, individuo creíble y confiable dijo haber visto “algo” cuyas características permiten sospechar legítimamente que podría tratarse de un portento tecnológico que estaría mucho más allá de su umbral de comprensión…pero aun así lo describió de la mejor manera y conforme su lenguaje de época se lo permitió, haciendo incluso hincapié en ciertos detalles que aludían a unas insólitas ruedas cuya función técnica recién hoy, en el siglo 21, alcanzamos a comprender del todo gracias al diseño de avanzada, y experimental, de una empresa líder en robótica…

Me cuesta creer que hoy – salvando las distancias de los nuevos logros tecnológicos que todos tenemos a diario a tiro de piedra en el campo de la información – alguno de nosotros hubiese podido describir esta rueda omnidireccional con mayor claridad…


EL AUTOR estudió abogacía en la Universidad de Buenos Aires (Argentina). Es periodista versado en ciencia y fue coordinador documental de la revista Cuarta Dimensión, jefe de redacción de otras publicaciones especializadas y actualmente es el editor de antiguosastronautas.com. Desde 1980 ha publicado gran número de artículos referidos a la hipótesis de las paleovisitas extraterrestres

© César Reyes de Roa, 2010 – Todos los derechos reservados.


Si te ha gustado esta publicación y te gustaría llevarnos contigo donde quieras dale “LIKE” a nuestra página de facebook EN ESTE ENLACE.

EL OCULTAMIENTO Y LA REBELIÓN DE LA VERDAD

PLANTILLA



7:12:57 PM

La ignorancia humana siempre ha sido más que suficiente para que debiera ser erradicada del planeta, como primer propósito de todo gobierno, para que la sociedad funcione mejor. Sin embargo, siempre se supo que ella es necesaria, útil y favorable a los gobiernos para manejar a los pueblos. Por lo tanto, vemos la diferencia entre la teoría política del logro de una mejor sociedad mediante un mejor ciudadano, y la práctica pseudopolítica del logro de una peor sociedad mediante un peor ciudadano, siendo que esa sociedad peor es manipulable, controlable, utilizable, esclavizable y redituable para quienes tienen el poder.

Pretender que una nación o que un mundo puedan deshacerse de la ignorancia estando bajo el poder de quienes procuran mantenerla, no es posible para los pueblos ni es permisible para sus gobernantes. Cuando las personas menos ignorantes quieren iluminar las mentes más oscuras, se dan cuenta de que el eclipse provocado por los poderes que favorecen la ignorancia contrarresta toda luz que se pretenda brindar. Se llega a la conclusión de que no hay que darle conocimiento a quien no lo pueda asimilar.

Historia y perspectivas futuras

La humanidad ha tenido, durante milenios, sus diversos transmisores de conocimiento para la iluminación del ser, y ninguno de ellos ha pretendido que su mensaje llegara a todo el mundo. Tanto se tratara de humanos en grado superior de conciencia, como de enviados a la Tierra procedentes de otros mundos o dimensiones, ninguno vino a producir modificaciones radicales en el agónico proceso decadente de la humanidad. Más aun, hasta han anunciado las penurias a sufrirse hasta que el ciclo de la actual humanidad concluya, sin que el conocimiento revelado llegara a ser patrimonio de todos desplazando a la ignorancia. Es decir, esos mensajeros de conocimiento cósmico, espiritual, no vinieron a arreglar el mundo, a poner fin a la ignorancia, a dignificar la existencia e implantar la justicia. Vinieron a decirnos que todo seguirá igual hasta que termine, y que a lo sumo podrán encontrar la luz aquellos pocos que serán los “elegidos” entre todos los llamados.

Ante semejante diagnóstico, surge la consecuente resignación a que nadie vendrá de más allá de la atmósfera a poner remedio a los males del mundo. Que los extraterrestres seguirán sobrevolando el planeta, observando, contactando a unos pocos para dar sus agoreros mensajes de los famosos tres días de oscuridad, de las catástrofes para las que habrá que prepararse, de la evacuación de los elegidos… Mientras que al resto de la humanidad seguirán sin transmitirle mensaje alguno, pudiendo hacerlo si quisieran, dada la tecnología de que disponen. No quieren intervenir en el destino de la humanidad, porque la ley a la que obedecen les impone no interferir en la evolución de las humanidades atrasadas, que deben buscar por sí mismas su perfeccionamiento. No importa -no les importa, parece ser- si esas humanidades, en realidad, no es que estén atrasadas, sino que son vestigios de civilizaciones avanzadas destruidas.

Que poseen en los genes y en las memorias extracerebrales -en el espíritu- un conocimiento superior, archivado, bloqueado. Que ese bloqueo les fue producido mediante ingeniería genética, por agentes conspiradores contra la normal evolución, que condujeron a la ignorancia a seres con conocimiento, impidiéndoles utilizarlo. No parece importarles a los extraterrestres que pasan en sus naves, que esta humanidad está como está por lo que le ha sido hecho, y que eso debiera ser reparado por alguien de afuera, ya que desde afuera es que fue operado el gran daño. Pero la mayoría de los mensajeros extraterrestres no hacen mención de tal conspiración de que ha sido objeto la especie humana. Y les dicen a los contactados, que nosotros debemos arreglárnoslas como podamos, porque hemos sido nosotros los causantes de todo lo malo que nos pasa. Que ellos no pueden hacer nada por nosotros, porque es contra la ley cósmica de la evolución autónoma de los mundos…

¿”No-interferencia” o no-revelación de la verdad?

Si la autonomía de la humanidad no fue permitida, porque desde afuera hubo quienes vinieron a interferir sometiendo a los seres a la ignorancia, debería haber alguien de afuera que viniera a liberar a las víctimas de esa conspiración. Y no dejarlas sufriendo lo que se les ha hecho, con el pretexto de que “no se debe interferir”. Esa liberación requeriría, ante todo, la revelación de una verdad que en la mayoría de los mensajes extraterrestres sospechosamente se omite: que aquí o algo ha fallado, o que en realidad no es falla, sino un propósito maquiavélicamente bien orquestado para que todo funcione anormalmente. En la mayoría de los mensajes extraterrestres se da a entender que no hay ninguna falla, sino que hasta en los hechos más catastróficos y las injusticias humanas más atroces, “el plan divino se cumple al pie de la letra”. Que todo lo aparentemente negativo que sucede “es parte natural de la evolución”.

Muchas personas no aceptan que lo dicho en tales mensajes pueda ser veraz, que esto pueda ser parte de un plan divino, de una natural evolución. Tales personas pueden preguntarse si los extraterrestres están diciendo tal cosa porque pretenden mantener en el engaño a la humanidad, para que persista el proceso de su decadencia, o si será porque la humanidad no está preparada para escuchar que aquí no rige ningún plan divino y ninguna natural evolución. Y que, en tal caso, conviene decirle lo que quiere escuchar. Para que todo parezca estar en orden y no haya motivo de alarmarse. Después de todo, cuando todo el teatro del engañoso mundo termine alguna vez, ya habrá tiempo, millones de años de tiempo, para que las víctimas de esta experiencia anormal descubran que todo fue una farsa, un proceso fuera del orden universal, durante el cual había sido conveniente que no supieran la verdad, para que sufrieran menos. Para que la ignorancia permitiera, al menos, una cuota de dicha en el diario existir, manteniendo un cierto grado de paz, de frecuencia vibratoria no tan baja; mientras que la revelación de la verdad generaría conflictos, inestabilidad, peligro de bajar de frecuencia y provocar males mayores que los existentes.

Reveladores

Sin embargo, aunque hay en el cosmos quienes piensan así, manteniendo a la humanidad en los goces de la ignorancia, transmitiendo mensajes que no cometan el error de revelar nada que provoque algún conflicto, parece ser que allá arriba no todos piensan lo mismo. Hay ciertos tipos de seres que sí han venido a revelar que aquí las cosas no responden a ningún plan divino, a ningún orden cósmico natural y normal, y que ha existido una conspiración operada por mentes cósmicas enfermas que generaron los males del mundo. Que la negatividad no sólo no es necesaria como escuela de evolución de la conciencia, sino que hasta es contraria a las posibilidades de evolución del ser. Por lo cual ha sido empleada para corromper a los habitantes de mundos como la Tierra, y no para que evolucionen. Los seres que en sus mensajes han transmitido esa información, sin embargo, tampoco parecen empeñados en efectuar transmisiones masivas, permaneciendo en sus selectivos y limitados contactos con algunas personas receptoras.

Vemos, entonces, dos clases de mensajes:
los que omiten y
los que revelan lo que ha pasado en este mundo.
Unos parece ser que no están interesados en que se sepa lo ocurrido, o tal vez están interesados en que, directamente, no se sepa. Los otros, parecen interesados en que cierta gente lo sepa. Pero en ambos casos, la coincidencia es que ni los unos ni los otros consideran que la humanidad, en su totalidad, deba enterarse de la verdad. Por lo menos no en el actual ciclo decadente de la civilización. Se habla del advenimiento de un “Nuevo Hombre”, una “Nueva Tierra”, una “Nueva Era”, con un grado de conciencia que podrá comprender muchas cosas que recién entonces, tal vez, sean reveladas.

Qué puede pasar con una revelación masiva

Mientras tanto, ¿qué hacer con las revelaciones aisladas, selectivamente efectuadas a ciertos individuos, si no es conveniente que todo el mundo las conozca? ¿Qué pude hacer un individuo de esos, con información reveladora, que le ha llegado de extraterrestres que prefieren decir la verdad en vez de omitirla en sus mensajes? Si tal verdad no es para todos, sino para algunos, ¿no irá contra ciertos planes cósmicos el hecho de transmitirla por medios masivos? ¿No causará conflictos en quienes puedan escucharla? ¿Qué sentido tiene transmitirla si, de todos modos, el mundo seguirá su curso? ¿O acaso es una verdad tan evidente que es capaz de cambiar el curso del mundo, y por eso vale la pena transmitirla?

Para saber qué tan posible es que una verdad llegada del cosmos, cambie el destino de la humanidad, veamos en qué les ha cambiado el destino a ciertas personas el descubrimiento de ciertas verdades transmitidas por extraterrestres. Luego de ser efectuada la referida transmisión por parte de esa clase de extraterrestres que revelaron lo que los de la otra clase no dijeron, los mensajes fueron difundidos, muchos los aceptaron como ciertos, pero sólo una mínima parte de esa gente se hizo activamente retransmisora de tal información. Podría pensarse que una tal verdad es suficiente para movilizar a cualquiera a ir contra la corriente del mundo y contra los molinos de viento, para que todos la escuchen. Sin embargo, esto no suele suceder en la mayoría de los casos. La mayoría de los que se dan cuenta de que, al descubrir la trama oculta de la historia y prehistoria de la humanidad, pasan a ser individuos diferentes, y temen ser descubiertos como tales, por lo que se abstienen de hablar de lo que han descubierto.

Pretendiendo pasar inadvertidos en la sociedad, hacen que la verdad que les ha sido revelada pase inadvertida por muchos que podrían enterarse si la compartieran con ellos. Por lo tanto, esos poseedores de la revelación no han cambiado radicalmente luego de recibirla. Siguen con sus temores, siguen con sus precauciones para no arriesgarse a caer bajo el juicio ajeno, siguen con sus rutinas esclavizantes, con sus vicios, con sus defectos que ni siquiera procuran tratar de corregir. Y siguen siendo iguales a cualquier persona que no posee el conocimiento cósmico y espiritual del que ellos disponen. Así demuestran que si en ellos la verdad cósmica recibida no ha tenido más fuerza que sus miedos y que su falta de voluntad de lucha interior, lo mismo habrá de pasar multiplicado por miles de millones, si toda la humanidad se enterara de esa verdad oculta reservada a unos pocos.

También hay casos de individuos que, al recibir la revelación, tuvieron transformaciones tales, que la divulgan sin temor a lo que digan los demás, y que han hecho procesos de perfeccionamiento interior, que parecen dar esperanzas al mundo: si ellos pudieron cambiar gracias a esa verdad, el mundo puede cambiar…

Pero esos casos han sido y siguen siendo una minoría, por lo que la realidad es que las posibilidades y esperanzas de cambio para el mundo son proporcionales a esas cantidades. Si pocos reaccionan positivamente ante la revelación, y muchos siguen su inercia, ni la más grande y evidente verdad tiene la fuerza suficiente para cambiar a la mayoría de la gente y al curso del mundo. ¿Vale la pena transmitir tal conocimiento cósmico a todos? ¿No será mejor mantenerlo fuera del alcance de la mayoría, donde sólo puedan llegar quienes estén a la altura de él?

Por alguna razón (o sinrazón, el tiempo lo dirá…) las informaciones sobre la gran manipulación cósmica, transmitidas por los extraterrestres reveladores, están siendo divulgadas en forma paralela a las transmitidas por los extraterrestres ocultadores. Publicadas en medios de tanto alcance como Internet, van encontrando respuesta a favor, en contra, neutra, y en cualquiera de los tres casos, un interrogante en común: si acaso esto es verdad, ¿por qué los extraterrestres no lo transmiten masivamente, en vez de a sólo algunos pocos contactados?

Los que ante esas informaciones se ubican entre el neutro y en contra, se preguntan: ¿por qué va a ser verdad esto, y no lo de los otros extraterrestres, que hablan de que estamos en el plan divino y en un proceso evolutivo natural, donde la negatividad es necesaria como escuela? Como, por parte de los extraterrestres reveladores, no hay planes de transmisión masiva para ser más creíbles que los ocultadores, parece ser que no les importara quiénes de los dos lograrán más adhesión. Quizá por saber que, aunque dando mensajes y pruebas convencieran a todo el mundo, no lograrían que el mundo cambie. Y por lo tanto no tendría sentido ningún plan masivo de transmisión.

Reveladores-retransmisores extraterrestres encarnados como humanos

La pregunta, entonces, es: ¿para qué una transmisión extraterrestre selectiva, a determinadas personas, que operen una retransmisión masiva por Internet, medios de prensa, libros, conferencias y otras vías de información? Si muchos seres de otros mundos han tomado cuerpos humanos, naciendo como cualquiera nace, sin ser conscientes de su procedencia (salvo algunos casos de quienes sí lo son), se supone que entonces los extraterrestres están aquí mismo, efectuando la transmisión masiva como humanos, pasando inadvertidos hasta para sí mismos. Sin necesidad de que bajen en una nave a decir las cosas, y asusten a medio mundo.

Si tal es la estrategia de transmisión de información, podría entenderse, entonces, por qué el mensaje llega en cuentagotas y por qué es retransmitido con tantas limitaciones y dificultades, siendo rechazado por la mayoría y aceptado por una minoría Se entendería que los extraterrestres que transmiten desde el cosmos, no están interesados en transmitir la información masivamente ellos mismos, porque esa tarea le corresponde a los extraterrestres que reciben y retransmiten viviendo como humanos en la Tierra. Por lo tanto, debería entenderse que el desarrollo y crecimiento de la divulgación mundial del conocimiento revelado no está en manos de seres que andan en vehículos espaciales, sino de seres que usan vehículos corpóreos con los pies sobre la tierra. Que son parte de la humanidad, por las circunstancias que los trajeron a este mundo procedentes de otros lugares. Que les corresponde hacer que la humanidad se entere de las verdades y de las mentiras de toda la historia del mundo, si consideran que es conveniente, y si no, hablarán lo estrictamente necesario en las situaciones adecuadas.

La revelación y el “orden establecido”

La ignorancia humana siempre ha sido más que suficiente para que debiera ser erradicada del planeta. Para que la sociedad funcione mejor. Para que el individuo tenga un pleno desarrollo biopsicoespiritual. Los que tienen el poder político, religioso, económico y militar, han procurado preservarla en los pueblos para beneficiarse con ella. Los que tienen el poder cósmico de transmitir conocimiento, no lo han hecho masivamente, porque saben que la ignorancia es a prueba de cualquier sabiduría que la amenace, por lo que ella tiene sus mecanismos de defensa, de supervivencia, y de ataque destructivo contra todo aquello que pueda traer luz donde está la oscuridad. Contra esos mecanismos, tanto los transmisores extraterrestres como los retransmisores humanos saben que no se puede, razón por la cual son partidarios de que el conocimiento revelado no sea para cualquiera.

Pero cuando cualquiera llega al conocimiento por alguna vía de información, como Internet, un programa o algún medio gráfico, es inevitable que a cualquiera que no esté a su altura le moleste, le parezca engañoso, ofensivo, peligroso para el orden público, para la estabilidad mental y emocional de quienes lean o escuchen eso. Y como es mayoría la gente que reacciona así, habría que preguntarse si es correcto exponerla a un conocimiento tan conflictuante que sólo una minoría está en condiciones de asimilar, y si por una minoría que sepa aprovecharlo, vale la pena poner las cosas al alcance de todos. A la vista y oídos de una mayoría a la que, de ese modo, no se le estaría respetando su derecho a seguir en la ignorancia y en creencias engañosas.

Tiempos y reglas

Habría que preguntarse si se le está dando a esa gente, miles o millones de años antes de tiempo, una información que algún día, en éste o en otro mundo, podrá recibir cuando las condiciones sean propicias, y no como ahora. Habría que preguntarse si una revelación efectuada en un mundo de ignorancia, no será acaso un salto que omite pasos, y si saltearlos va contra reglas cósmicas. Reglas por las cuales la ignorancia debería continuar, al igual que los poderosos de los gobiernos, de las religiones, de la economía y de las milicias, que se aprovechan de los pueblos ignorantes. En tal caso, habría que preguntarse a qué directrices obedecen tales reglas, y si romperlas es para mal o para bien del Universo. Si lo correcto es el ocultamiento o la revelación de la verdad. O ambas cosas según el caso y las circunstancias; según a quién, en qué situación.

Por lo pronto, estamos ante la evidencia de que a nadie fuera de la Tierra le parece que haya que revelarle al mundo, a todo el mundo, verdad alguna para que la ignorancia termine de la noche a la mañana. Por lo cual, los que estamos como humanos en este planeta, seamos o no de esos extraterrestres que han venido a tomar cuerpos, tampoco tenemos por qué tratar de evitar que sigan pasando miles de noches y mañanas con la ignorancia sustentando la cima del poder. Así que, aunque haya llegado un conocimiento cósmico que pueda desenmascarar la gran farsa de la obra de este mundo, y aunque esto esté a disposición para ser retransmitido, ignorarlo, dejarlo guardado, callarlo, son una alternativa respetable.
Si al final de esta existencia, algún jurado cósmico nos reclamara por qué no divulgamos esa verdad pudiendo hacerlo, tendremos la excusa de que “todo a su tiempo, paso a paso, y no era el momento… ya se sabrá todo dentro de miles o millones de años”.

Pero en caso de hablar la verdad en forma masiva, si algún jurado cósmico nos recriminara por qué hablamos indiscriminadamente para todos, si el conocimiento no era para cualquiera, tendremos la excusa de que a nosotros no nos importaron los “cualquiera”, sino los “no cualquiera” que estaban en medio de ellos, como la fina veta de oro en la roca. Y que al noble metal había que extraerlo a fuerza de golpes en la roca, por más que a la roca le doliera que no fuera a ella a quien se buscara, sino a lo que entre ella estaba aprisionado, escondido, invisible e inutilizado. Fuera de la roca, el oro va camino a ser joya. Evitando tener que esperar miles o millones de años para separarlo de lo impuro, lo que vive a gusto con lo falso, con lo engañoso, con la ignorancia.

Alternativas

Ambas opciones están dadas. El porvenir nos clasificará en el Gran Juicio, según nuestro respeto a las reglas de “paso a paso, tiempo al tiempo”, o según nuestro desacato, movidos por el “demos el gran salto, ahora o nunca”. Las dos alternativas parecen correctas. Por lo que el problema de las elecciones posibles no plantea cuál es la que corresponde y cuál la que no. Quizá no se vaya a medir con la misma regla al que habló que al que calló. Cada uno habrá tenido su razón, quizá las razones de ambos sean correctas, y la diferencia esté sólo en la metodología. Hay en el cosmos quienes emplean una metodología de transmisión de información que cambia las estructuras mentales del ser humano, y quienes emplean una metodología que deja esas estructuras como están.

Hay en la tierra personas con metodología transformadora, y otras con metodología preservadora. Hay mensajes llegados del cosmos, que se pueden usar para operar transformaciones, o que se pueden callar para que nada sea transformado antes de tiempo, considerando que vaya a existir tal tiempo futuro de transformación. Y el problema es tomar una posición absoluta: decir todo, o no decir nada. Porque, en general, estamos en posiciones relativas en que hablamos o callamos según la variabilidad de las situaciones.

Esa tendencia permite suponer que no habrá en lo sucesivo, como no lo hubo hasta ahora, ni un ocultamiento absoluto ni una revelación absoluta por parte de quienes posean el conocimiento cósmico. Y que, si como es abajo es arriba, tampoco podrá esperarse que el suministro de información desde el cosmos se corte del todo o llegue en torrentes; seguirá en cuentagotas. Goteo que seguirá provocando sed por escasez, a quien deseara que llegara más caudal de mensajes, pero que lo mantendrá irrigado al menos a niveles de subsistencia en un mundo donde eso ya es bastante.

Goteo que seguirá perturbando, como la gota de la tubería cuyo ruido fastidia, a quien deseara la paz de la ignorancia, de la ausencia de cualquier conocimiento que pueda cambiarle la visión de la realidad. Gotas de luz para saciar la sed de una minoría, y para pasar inadvertidas en medio de la oscuridad mental de la mayoría. Apenas una débil lluvia llegada desde el cosmos para el riego de muchos, que no son mayoría, pero que no son pocos, y que con la difusión creciente del mensaje, son más cada vez. Que vinieran de allá arriba a desparramar un gigantesco caudal de información para todos, no parece ser la idea. Y, como es arriba es abajo, tampoco la idea es que personas que tengan la información, abran las compuertas para que ella circule torrentosamente por el mundo.

Así, entre la tan medida provisión cósmica y la tan restringida difusión por los retransmisores humanos, esta información, a la mayoría, no tiene forma de parecerle tan real como la Coca-Cola o como cualquier cosa palpable del mundo de la materia. A quien sepa que esto es así, porque sabe cómo funciona el mundo, no le resultará incomprensible por qué un conocimiento tan revelador puede parecer increíble, discutible y falso, en un mundo hecho al revés, donde lo falso está implantado como verdadero.

bibliotecapleyades.net


Si te ha gustado esta publicación y te gustaría llevarnos contigo donde quieras dale “LIKE” a nuestra página de facebook EN ESTE ENLACE.

Descubren una enorme pirámide de origen extraterrestre frente la costa de México

PLANTILLA



7:29:25 PM

Los objetos no identificados no solo se limitan al cielo. De hecho, nuestros mares, océanos, lagos y ríos del mundo, también hay objetos extraños que provocan cierta curiosidad. Estos objetos son conocidos como objetos submarinos no identificados (OSNI). Al igual que los OVNIS, los avistamientos de osnis se remontan a los albores de la civilización. Las culturas de la antigua Mesopotamia creían que sus conocimientos derivaban de seres que surgieron del mar.

Sin embargo, algunos expertos en el tema creen que el fenómeno OVNI y OSNI es lo mismo. La mayoría de investigadores creen que las naves alienígenas que son capaces de volar alrededor de nuestra atmósfera, e incluso en el espacio exterior, también tienen la capacidad de entrar y salir del agua. En algunos casos incluso tienen la capacidad de perforar directamente los hielos polares sin disminuir la velocidad, dejando un agujero perfectamente hecho. Es evidente que estamos muy lejos de la comprensión tecnológica extraterrestre, pero en ocasiones hay imágenes que nos pueden ayudar a entender mejor. Este es el caso de un investigador, quien asegura haber encontrado en Google Earth un extraño objeto en forma de pirámide con una luz brillante en el fondo del Océano Pacífico frente a la costa de México.

¿Una gran pirámide en el fondo del océano?

El cazador de ovnis e investigador Marcelo Irazusta asegura haber descubierto un extraño objeto con una luz brillante en el fondo del océano frente a la costa de México. Las coordenadas en Google Earth son 12° 8’1.49″N 119°35’26.39″W. Después de analizar la imagen, el conocido ufólogo Scott C. Waring declaró que el objeto podría ser una estructura artificial en forma de pirámide con una base de unos 17 kilómetros de longitud. El misterioso objeto en forma de pirámide en el fondo del mar parece tener una luz brillante en su punto más alto.

“Creo que es una pirámide de origen extraterrestre de unos 17 kilómetros, la más grande que el mundo haya conocido nunca, y está justo al lado de México, cerca de las antiguas pirámides mayas y aztecas”, explicó Waring.

piramide-origen-extraterrestre-costa-mexico

El popular ufólogo y editor de UFO Sightings Daily dijo que está claro que la misteriosa estructura es artificial y no una formación natural del fondo del océano. Waring sugirió que o bien era un enorme OVNI en el fondo marino o una gran base extraterrestre similar a la “anomalía de Malibú” descubierta en 2014 frente a la costa del sur de California.

“Incluso si esto no es un OVNI que aterrizó en el océano y que estaba siendo utilizado como una base extraterrestre, todavía es un descubrimiento monumental”, dijo Waring. “Una gran pirámide… la más grande que el mundo haya conocido nunca, y está justo al lado de México, cerca de las antiguas pirámides mayas y aztecas.”

Waring argumentó que la estructura bajo el agua fue construida por extraterrestres porque los humanos nunca han poseído la tecnología para construir una pirámide de 17 kilómetros en el fondo marino. Sugirió que podría ser un antiguo OVNI que aterrizó en el mar, convirtiéndose en un objeto submarino no identificado (OSNI).

“Los seres humanos nunca podrían haber construido algo así”, continuó explicando Waring. “Sólo los extraterrestres podían construir una estructura tan grande. Esta no es la primera vez que los conspiranoicos han afirmado haber descubierto estructuras piramidales submarinas masivas.”

enorme-piramide-origen-extraterrestre-mexico

Waring hizo referencia a los descubrimientos de cientos de bases submarinas extraterrestres en los últimos años. Posiblemente el más famoso fue la supuesta base submarina descubierta en Google Earth, a tan solo diez kilómetros de la costa de Point Dume en Malibu, California. Consistía en una misteriosa estructura, perfectamente ovalada situada a unos 2.000 pies bajo el agua. Las imágenes de la misteriosa estructura se convirtieron en todo un fenómeno viral en mayo de 2014. La estructura oval, cerca de cinco kilómetros de ancho, tenía una parte superior plana. Esta zona parecía estar apoyada por otras estructuras que parecían pilares o columnas. Las columnas parecían ser portales a una extensa estructura subterránea.

Algunos investigadores OVNI aseguran que el gobierno de Estados Unidos tiene constancia de estas bases extraterrestres, que incluyen la anomalía del fondo del océano frente a la costa de México y la de Malibu.

¿Qué opinas? ¿Una megaestructura extraterrestre? ¿Un objeto submarino no identificado? ¿O podría ser una formación natural, como olas o las sombras de las nubes?

mundoesotericoparanormal.com


Si te ha gustado esta publicación y te gustaría llevarnos contigo donde quieras dale “LIKE” a nuestra página de facebook EN ESTE ENLACE.

Misteriosos túneles han sido descubiertos en la superficie de la Luna

PLANTILLA



2:32:28 PM

Además de las numerosas anomalías encontradas en la superficie de la Luna, los cazadores de OVNIs han encontrado una serie de misteriosos túneles visibles en las imágenes de satélite de la luna que eventualmente han sido borradas. ¿Que es los que nos ocultan?

Cerca del lugar de aterrizaje de las misiones Apolo, los cazadores de OVNIs descubrieron una serie de túneles que se extienden hasta un kilómetro de longitud.

Curiosamente, estos túneles parecen haber sido borrados en nuevas versiones de Google (Earth) de la Luna, que ha levantado especulación en cuanto a lo que realmente está allí abajo, y por qué se han eliminado los “misteriosos túneles”.

Tunnels-on-the-moon

En el pasado, los cazadores de OVNIs de todo el mundo han descubierto un sinnúmero de cosas que no deberían estar en la Luna. Sin embargo, si estos supuestos túneles son solo marcas de fisuras en la superficie de la luna, ¿por qué estas ‘fallas’ han sido borradas en versiones posteriores de las imágenes de satélite de la zona?

Además de túneles y marcas extrañas, los cazadores de OVNIs han encontrado lo que parecen ser cúpulas, torres y luces extrañas, todos visibles en las imágenes de satélite de la Luna y las imágenes de archivos de las misiones Apolo.

No hace mucho, un denunciante de la NASA ha publicado una serie de imágenes de las misiones Apolo que se consideran como la prueba definitiva de bases alienígenas en la superficie lunar.

Durante su tiempo en la NASA trabajando en las misiones Apolo, Ken Johnston se encontró con algunas imágenes tomadas por los astronautas de la NASA durante las misiones Apolo a la luna, que muestran lo que parecen ser las bases alienígenas en la superficie.

Las imágenes de video de la misión Apolo 8 de la NASA también indican que los astronautas podrían no haber estado solos en el espacio. Las imágenes en blanco y negro tomadas por una cámara de 70 mm muestra un masivo objeto triangular en la superficie lunar.

http://conspiraciones1040.blogspot.com/


Si te ha gustado esta publicación y te gustaría llevarnos contigo donde quieras dale “LIKE” a nuestra página de facebook EN ESTE ENLACE.