El Roswell Venezolano: Impacto de OVNI en Tucupido Venezuela

      Comentarios desactivados en El Roswell Venezolano: Impacto de OVNI en Tucupido Venezuela

PLANTILLA


9:15:32 PM

La tranquilidad de Tucupido en el estado Guárico, se vio interrumpida por un suceso poco común en la región.

45334207
Eran como las 4:30 de la tarde de ese sábado, cuando por el cielo de este pueblo agricultor un extraño objeto cruzo el cielo y callo en la hacienda tamanaco, los habitantes de la zona afirman haber visto caer del cielo un objeto extraño con forma ovalada que al caer a tierra causo un gran estruendo escuchado en la cercanía.

El hecho ocurrió cuando en la región caían una fuertes lluvias con descargas eléctricas, fue visto prácticamente por todos los habitantes de Tucupido, y fue reseñado por la presan de todo el país como la caída de una centella, unos breves párrafos en día después de lo acontecido, mas nunca se hablaría en la prensa del hecho.

Impacto de OVNI en Tucupido Venezuela

Lo impresionante del caso no queda meramente en la caída de un objeto en la cercanía de un pueblo en Venezuela, lo más extraño del caso es lo acontecido en Tucupido la misma noche del avistamiento y días y semanas despues:
La noche de la caída del objeto en el hospital Pedro del Corral hubo como nunca antes había sucedido una inusual entrada de pacientes por emergencias, los síntomas de los pacientes siempre eran los mismos convulsiones, lenguas mordidas y mucha espuma por la boca. Los múltiples caso de esta crisis convulsiva provenían de un caserío en el sector Campo Bloque cercano a la hacienda tamanaco donde se presume impactó el objeto, semanas después otra actividad extraña inundo el hospital mujeres de la región embarazadas abortando sin motivo y causa aparente.

El día siguiente cuando los diarios del país comentaban efímeramente el suceso, los pobladores de la región comentaban consternados el hecho, aparte del extraño brote de epilepsia agricultores cercanos al sitio del impacto encontraron varias de sus reses muertas.

Como si no fuera ya mucho para un pueblo agrícola del país, días después del acontecimiento múltiples efectivos del ejercito venezolano acordonaron la zona del impacto, no dejando acercar a los habitantes y no dejando entrar a nadie a la hacienda tamanaco. Así estuviera acordonada la zona las personas de la región supieron exactamente lo que paso en el sitio vigilado: un carro parecido al de las funerarias pero con una cubierta de vidrio se llevo de la zona un objeto que parecía un disco compacto muy grande. Otro hecho singular fue la presencia en Tucupido de un ingeniero mexicano perteneciente a la NASA dictando unas conferencias sobre la NASA y sobre internet ¿conferencia sobre la NASA e internet en un pueblo meramente rural en el cual difícilmente se tiene acceso a internet?. Otro hecho notable de mencionar es la presencia extraña de marines de los estados unidos en costas venezolanas cerca de Puerto la Cruz en los días del hecho.

Los dueños de la finca fueron sacados de la zona por personal de la NASA y a su regreso decidieron vender la finca, una de las más prosperas de la zona.

Del blogspot que tomo como fuente, el autor del mismo que inicio una investigación periodística del hecho agrega lo siguiente:

“una noticia publicada en la página 6, sección información general, del diario Últimas Noticias del domingo 19 de julio de 1998. Su título es “Emergencia en Tucupido por caída de rastreador satelital y torrenciales aguaceros en la región”. Fue redactada por el periodista Ernesto Rodríguez quien me dijo cuando lo entrevisté: “eso quisieron ocultarlo… hubo reses muertas”. En el antetítulo de la nota se señala “El ojo satelital emana alta radiactividad””

“Busco entre sus páginas las anotaciones de una entrevista que realicé a un experto en satélites de nombre Patrick Morton, ingeniero colaborador de la NASA (Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio de los Estados Unidos de América), que trabajó en telecomunicaciones en pozos petroleros venezolanos hasta el paro del año 2002.

“El equipo que se llevó a Marte si contenía material radioactivo, los satélites que giran en torno a la tierra tienen pilas que contienen hidrazina, que no es radioactiva”, leo las declaraciones de Morton entre mis notas escritas en tinta negra que desmienten al periodista Rodríguez, quien me había confesado que no pudo consultar a ningún experto cuando redactó la nota”

” Busco hidrazina en Internet, consigo que es un compuesto químico cuya fórmula es N2H4 y es usado como combustible para misiles, cohetes espaciales y satélites. La hidrazina es una sustancia altamente tóxica que ataca el sistema nervioso central y en altas dosis puede ser mortal.

Estos datos me hacen buscar entre los papeles que compiten por un espacio en la mesa un DVD en el que se encuentra grabada en video la entrevista a una enfermera que para la fecha del suceso estaba trabajando en el Hospital Pedro del Corral de Tucupido. Lo colocó en el lector de mi laptop y veo extractos de la entrevista. Sí, efectivamente mi memoria no me falló. La enfermera me había comentado que en los días siguientes a la caída del objeto se había presentado un aumento inusitado en el número de pacientes con casos de epilepsia y semanas después un aumento de abortos.

Consulto nuevamente Internet para confirmar que la epilepsia es una enfermedad caracterizada por trastornos neurológicos y que produce convulsiones. Pienso en los satélites, sus pilas, la hidrazina… y adelanto el video de la entrevista de la enfermera hasta que relata como el primer caso que recibió la noche de aquel sábado 18 de junio correspondió a un joven que luego de salir de su crisis convulsiva se empeñaba en contar como vio caer cerca de su casa un objeto muy luminoso.

Busco entre los documentos y encuentro varios emails impresos en los que leo: “una flotilla de inspección en forma de V invertida sobrevolaba la zona… pero los bruscos cambios electromagnéticos en la atmósfera perturbaron los equipos de navegación y la última nave del lado izquierdo cayó”. Los mensajes electrónicos me los suministró una curiosa mujer que estaba convencida de que en Tucupido lo que cayó fue un OVNI (Objeto volador no identificado).

Revuelvo los papeles y consigo la tarjeta de presentación de Martha Rosenthal. Bajo su nombre se lee Centro de Estudios e Investigaciones Planetarias (Ceinpla). Busco en otra carpeta y consigo la entrevista a Rosenthal que me publicaron en febrero de 1999. En la foto que acompaña la nota, tomada por mí, se le ve gesticulando decidida como quien está convencida de lo que dice”.

fuente

http://juper.tripod.com/impacto.html
http://historiasquelaten.blogspot.com/2010/07/la-noche-de-las-siete-lenguas-mordidas_21.html
http://historiasquelaten.blogspot.com/search?updated-max=2010-07-07T20%3A40%3A00-07%3A00&max-results=7