Las otras versiones de la Cenicienta

PLANTILLA



7:20:00 PM

Uno de los cuentos infantiles más conocidos y antiguos es, sin duda, la Cenicienta. Se trata de la historia de una joven bella y humilde que, como recompensa por su abnegación y bondad, logró casarse con un miembro de la realeza o un rico mercader que la rescató de un ambiente hostil.

La versión más popular y amable es la de Perrault, que eliminó todos los componentes violentos o sexuales del relato. Sin embargo, hay otras muchas versiones (al parecer, casi setecientas) que proceden de todos los rincones del mundo. La más antigua pudo aparecer en Persia, pasó después a Egipto y, más tarde, a Grecia, Roma y al resto de Europa.

En casi todas las versiones se mantienen una serie de elementos comunes, pero también se introducen cambios importantes, según las costumbres de la época y el lugar.

Por ejemplo, la Cenicienta italiana no es buena ni paciente sino que se convierte en una despiadada asesina que rompe el cuello de su madrastra y, pese a todo, recibe su recompensa. La Cenicienta egipcia no es tan casta y recatada como las europeas, su belleza la hace tener muchos amantes y, finalmente, logra convertirse en la concubina del faraón. La hindú es pudorosa pero constantemente es asediada por varones lujuriosos que desean poseerla.

Por otra parte, algunas versiones mantienen la salvaje mutilación (que elimina Perrault) de los dedos de los pies y los talones para conseguir calzarse el zapato y poder casarse con el hombre poderoso; otras versiones juegan con el tema del incesto: la cenicienta tiene que huir de su hogar para evitar convertirse en la amante del padre o del hermano; y otras, introducen la primitiva costumbre del canibalismo: en la Cenicienta rusa, aparece una bruja caníbal devoradora de niños y, en otras versiones, las hermanas mayores de Cenicienta, celosas de las atenciones que la madre tiene con ella, matan a su progenitora y se la comen.

Vamos a ver algunas de estas versiones: las Cenicientas egipcia, china, hindú, italiana, escocesa, rusa, francesa y alemana.

egimujer

Rodophis, la Cenicienta egipcia, era una bella joven que, según Diodoro Sículo, llegó a existir y logró que sus amantes, importantes gobernadores de provincia, le costeasen la pirámide en donde pudieran reposar sus restos eternamente. También nos proporcionan noticias de este personaje, entre otros, la poetisa Safo (610–580 a. C.) y el geógrafo griego Estrabón (60 a. C. – 21 d. C.).

Rodophis fue separada de su familia al ser capturada por unos piratas que la vendieron como esclava. Las demás siervas la odiaban, celosas de sus buenos modales y gran belleza, y la obligaban a realizar los trabajos más pesados. Rodophis buscaba el consuelo entre algunos animales (algunos pájaros, un mono, un hipopótamo…), que se conviertieron en sus amigos y protectores.

Su suerte cambiará un día mientras se bañaba en un río. En un descuido, un halcón (realmente el dios Horus) le arrebató una sandalia que Rodophis había dejado en la orilla. El ave voló hasta el palacio de Menfis y allí dejó caer la sandalia, que terminó en manos del faraón. Este faraón para algunos era Micerino y, para otros, uno muchísimo más moderno, Amasis II.

El faraón, que consideró el modo de conseguir la sandalia un signo sagrado, decidió enviar emisarios por todo el reino para encontrar a la dueña de aquella preciosa sandalia caída del cielo. Después de mucho esfuerzo, logró encontrar a la joven y la convirtió en su amante o en su esposa.

  Yeh-hsien
Yeh-hsien

La historia de la Cenicienta china Yeh-hsien la escribió Taun Cheng-shih entre los años 850 y 860 d.C., basándose en una antigua versión oral. Esta historia es mucho más parecida a la que todos conocemos. Yeh-hsien era una joven maltratada por una malvada madrastra y su hermanastra, que la vestían con harapos y la obligaban a sacar agua de peligrosos pozos.

Yeh-hsien no tenía como protectora a un hada madrina sino a un pez dorado mágico de tres metros de longitud, reencarnación de su madre muerta, que vivía en un estanque junto a su casa. Cuando la madrastra lo descubre, acaba con él y lo manda cocinar para la cena.

Pero la Cenicienta china seguirá contando con la protección del pez porque sus espinas continúan siendo mágicas y le permitirán vestirse con gran elegancia para asistir a una fiesta. Al marcharse de ella precipitadamente, la joven perderá su zapatilla de oro, que acabará en manos del mercader más rico de la provincia.

Tras una complicada búsqueda, el mercader encontrará y se casará con Yeh-hsien. La madrastra y su fea hija tendrán un terrible final: como castigo por su maldad, el día de la boda morirán sepultadas bajo un alud de piedras.

dibujo-bailarina

Una curiosa versión de la Cenicienta, con un gran componente sexual, procede de la India. Hanchi, la Cenicienta hindú, tendrá que huir de su casa para impedir que su hermano, prendado de su hermosura, mantenga con ella relaciones incestuosas.

La madre, que no puede impedir el deseo de su hijo, le pedirá a Hanchi que abandone el hogar y que nunca se quite una máscara de arcilla, para evitar ser tentación de otros hombres.
Hija, ha llegado el momento de que me dejes. Eres tan buena como muerta para mí después de este día. Tu belleza te impide vivir aquí y mantenerte segura. Tienes el pelo de oro y nadie puede mirarte sin deseo. Conseguiré una máscara hecha para ti, que te ocultará la cara y te mantendrá a salvo en el futuro

Hanchi cubrirá su bello rostro con la máscara y entrará al servicio del hijo del rey, como una sencilla criada. Un día el príncipe sorprenderá a la joven tomando un baño, sin su máscara, y, al descubrir su gran belleza, la convertirá en su esposa.
Hanchi pensaba que estaba sola, así que decidió darse un baño. Quería terminar su baño antes de que regresaran todos. Se quitó la máscara, soltó su espléndido cabello dorado, se aplicó aceite por todo el cuerpo y comenzó a bañarse. Mientras tanto, el joven que había salido volvió a la casa y gritó a la criada. Hanchi no lo oyó. Impaciente, fue en busca de ella, oyó ruidos, miró en la habitación de los baños y la vio en toda su belleza. Él todavía era joven. Se fue antes de que ella lo viese pero cayó profundamente enamorado de la belleza radiante de su cuerpo y de su cabello y decidió inmediatamente hacerla su esposa.

Esta versión guarda un gran parecido con Piel de Asno de Perrault, que según algunos estudiosos constituye también otra variante de la Cenicienta.

Ilustración de La gata del hogar
Ilustración de La gata del hogar

En Europa, el cuento más antiguo se atribuye al napolitano Giambattista Basile. Al parecer, mujeres de Nápoles le fueron relatando antiguas historias de la tradición oral entre las que se encontraba una nueva versión de este cuento. Basile lo incluyó en su obra Pentamerón. El cuento de los cuentos bajo el título “La gata del hogar”, escrita en 1634.

La Cenicienta italiana, llamada Zezolla, también fue víctima de malos tratos por parte de su madrastra pero, en este caso, no serán aceptados con bondad y paciencia. Zezolla, siguiendo las indicaciones de su nodriza, acabará por romperle el cuello a la malvada madrastra para librarse de ella y posibilitar la boda de su padre con Carmosina, la nodriza.
Levanta la tapa del baúl y cuando ella se incline para buscar ropa deja caer la tapa sobre ella para que se rompa el cuello… Tú ya conoces a tu padre, hará cualquier cosa por ti, así que después de un tiempo suplícale que se case conmigo, y entonces serás feliz y afortunada porque me convertiré en tu madrastra

Desgraciadamente, ésta resulta ser aún más cruel y, además, tiene seis terribles hijas, que obligarán a Zezolla a trabajar sin descanso.

Esta Cenicienta también tendrá un protector, un árbol mágico, que la vestirá con lujosas ropas para asistir a un baile real. Después de cautivar al rey, Zezolla, a medianoche abandonará la fiesta y dejará tras de sí una zapatilla con la que el monarca buscará a su amada.

Lo más curioso de esta versión es que, a pesar del asesinato, Zezolla conseguirá finalmente su premio: convertirse en una reina.

Rushen Coatie y el ternero rojo mágico
Rushen Coatie y el ternero rojo mágico

También es cruel y sangrienta la versión que se desarrolló en Escocia. Según este cuento, la madrastra y las hermanastras de Rushen Coatie, la Cenicienta escocesa, la humillan y casi no le dan de comer . Pero su madre muerta, reencarnada en un ternero rojo con poderes mágicos, la alimenta a escondidas. Cuando lo descubre la madrastra, mata y asa al ternero para la cena. La joven sufre terriblemente pero no se quedará desamparada: un hueso del ternero la seguirá ayudando y podrá asistir lujosamente vestida a la iglesia donde enamorará al príncipe.

En esta versión, Cenicienta también pierde uno de sus zapatos: una preciosa zapatilla de raso. La madrastra no dudará en cortar los dedos de los pies de su hija mayor e incluso el talón para lograr el beneficioso matrimonio con el príncipe. Éste, que engañado acepta a la joven secretamente mutilada, descubrirá después gracias a un pájaro que el pie de su esposa no está entero. Finalmente, Rushen Coatie se convertirá en su mujer.

Vasilissa con la calavera mágica
Vasilissa con la calavera mágica

En el caso de la Cenicienta rusa, es una muñeca de madera la que protege a la joven Vasilissa de los abusos de la madrastra y de un siniestro personaje llamado Baba Yaga, una bruja caníbal.

La muñeca, entregada por su madre antes de morir, representa la figura materna y logra que la joven pueda sobrevivir en un mundo hostil. Sus hermanastras, que desean desembarazarse de ella, la envían a la cabaña de la bruja para que le pida luz con la que alumbrarse. Una espeluznante cabaña hecha de restos humanos:
La cerca que la rodeaba estaba hecha de huesos humanos rematados por calaveras; las puertas eran piernas humanas; los cerrojos, manos, y la cerradura, una boca con dientes

Las hermanastras esperaban que Vasilissa fuese devorada por Baba yaga, “que se comía a los hombres como si fueran pollos”.

Pero la bruja, antes de comérsela, decidió ponerla a prueba: si conseguía realizar las todas las tareas encomendadas le daría la luz que le pedía pero si no lo lograba, la devoraría. La muñeca ayudó, una vez más a la joven, y a la asombrada Baba Yaga no le quedó más remedio que dejarla marchar con la luz que emitía una calavera mágica.

Las cenizas, más que relacionarse con la Cenicienta, se vinculan a la muerte de las malvadas madrastra y hermanastras, que fueron abrasadas sin piedad por el fuego de la calavera.
Trajeron la calavera a la habitación y sus ojos se clavaron en la madrastra y sus dos hijas, quemándolas sin piedad. Intentaban esconderse, pero los ojos ardientes las perseguían por todas partes; al amanecer estaban ya las tres completamente abrasadas; sólo Basilisa permaneció intacta

También en esta historia la bondad y fortaleza de la joven serán recompensadas por medio del matrimonio con un miembro de la realeza, un zar, que se enamora de ella a través de un bello objeto (en este caso no es una zapatilla sino un lienzo de lino que Vasilissa había tejido).

Ilustración de  Gustave Doré para la Cenicienta de Perrault
Ilustración de Gustave Doré para la Cenicienta de Perrault

Como ya mencionamos, el cuento de la Cenicienta que hoy conocemos se debe casi en su integridad a la versión que escribió en el siglo XVII Charles Perrault, que suavizó enormemente el relato. La Cenicienta francesa es una joven bondadosa y paciente que no sólo perdonará las humillaciones sufridas por sus dos hermanastras sino que, una vez convertida en princesa, las llevará a palacio y las casará con dos grandes señores de la corte.

Aschenputtel
Aschenputtel

Ya en el siglo XIX, los hermanos Jacob y Wilhelm Grimm nos ofrecen una de las versiones más espeluznantes y sangrientas. En este caso, la Cenicienta alemana, llamada Aschenputtel, recibió la ayuda de varios pájaros y de un árbol mágico que había crecido en la tumba de su madre. El árbol no sólo le proporcionó a Aschenputtel la ropa adecuada para enamorar al príncipe sino que advirtió a éste de que las malvadas hermanastras intentaban engañarlo mutilando sus pies para poder calzarse la zapatilla de Cenicienta.

Una de las hermanastras, obedeciendo las órdenes de la madre, se cortó con un cuchillo un dedo del pie:
Las dos hermanastras se alegraron, pues ambas tenían los pies muy lindos. La mayor fue a su cuarto para probarse la zapatilla, acompañada de su madre. Pero no había modo de introducir el dedo gordo; y al ver que la zapatilla era demasiado pequeña, la madre, alargándole un cuchillo, le dijo: “¡Córtate el dedo! Cuando seas reina, no tendrás necesidad de andar a pie”. Lo hizo así la muchacha…

La otra hermanastra se cortó el talón:

Miró el príncipe el pie y vio que de él fluía sangre. Hizo dar media vuelta al caballo y devolvió la muchacha a su madre, diciendo que no era aquella la que buscaba, y que la otra hermana tenía que probarse el zapato. Subió ésta a su habitación y, aunque los dedos le entraron holgadamente, en cambio no había manera de meter el talón. Le dijo la madre, alargándole un cuchillo: “Córtate un pedazo del talón. Cuando seas reina no tendrás necesidad de andar a pie”. Cortose la muchacha un trozo del talón, metió a la fuerza el pie en el zapato y, reprimiendo el dolor, se presentó al hijo del Rey…

Descubierto el engaño, Cenicienta se casó con el príncipe y sus hermanastras fueron duramente castigadas: unas palomas les arrancaron los ojos, condenándolas a vivir como mendigas ciegas el resto de sus vidas.
Al llegar el día de la boda, se presentaron las traidoras hermanas, muy zalameras, deseosas de congraciarse con Cenicienta y participar de su dicha. Pero al encaminarse el cortejo a la iglesia, yendo la mayor a la derecha de la novia y la menor a su izquierda, las palomas, de sendos picotazos, les sacaron un ojo a cada una. Luego, al salir, yendo la mayor a la izquierda y la menor a la derecha, las mismas aves les sacaron el otro ojo. Y de este modo quedaron castigadas por su maldad, condenadas a la ceguera para todos los días de su vida

A finales de los años 40, Disney eligió la amable versión de Perrault para hacer su famosa película, pues, como señalaba David Berland, “como Perrault, Disney era un empresario que dio a su público lo que quería ver” [Berland, David I., M. D. “Disney and Freud: Walt meets the Id.” Journal of Popular Culture, 15 (1982): 103].

http://www.ovejaselectricas.es/


Si te ha gustado esta publicación y te gustaría llevarnos contigo donde quieras dale “LIKE” a nuestra página de facebook  EN ESTE ENLACE.

4200 Religiones y 30000 Dioses a lo largo de la historia. Y crees que la tuya es verdadera ?

PLANTILLA



5:34:50 PM

Algunos especialistas predicen la desaparición de las religiones en muchos países, como ya ha ocurrido a lo largo de la historia con posiblemente miles de dogmas que se esfumaron tras provocar guerras, leyes y la sumisión de sus creyentes
Si usted cree ciegamente en alguna de las 4.200 religiones que existen en el mundo, seguramente su fe merezca un hueco en uno de esos 4.200 cielos que habitualmente se contradicen unos a otros. Durante milenios, millones de personas han creído en dioses que hoy ni siquiera se recuerdan. Los humanos les rezaron, les erigieron templos e incluso mataron por ellos, pero hoy aquellos seres todopoderosos no existen. Tampoco existían entonces, pero ahora no existen ni en la memoria colectiva. Son religiones extinguidas.

III RELACIONADA
Cuanto más inteligentes, menos creyentes

Más: #religión

Un paseo por la mayor colección privada de manuscritos del mundo, con casi 14.000 piezas que se remontan a los 5.000 años de antigüedad, podría hacer temblar las convicciones de cualquier persona religiosa. Es la colección Schøyen, acumulada en Oslo por el empresario noruego Martin Schøyen. En uno de sus manuscritos, una tablilla de arcilla de hace 4.400 años, aparece una recopilación de dioses sumerios: Enlil, Ninlil, Enki, Nergal, Hendursanga, Inanna-Zabalam, Ninebgal, Inanna, Utu, Nanna. Lo fueron todo. Se legisló en su nombre. Sus historias, como las de todos los dioses, eran la Verdad revelada coma por coma y punto por punto. Y hoy no son nada.

La sumeria, florecida en lo que hoy es Irak, no es la única religión extinguida representada en la colección Schøyen. También aparecen amuletos dedicados a Enki, el dios del agua dulce en el que creían los asirios hace 2.800 años; papiros egipcios dedicados a Osiris hace más de 3.000 años, espejos de bronce con inscripciones dedicadas a dioses etruscos y rituales contra la migraña practicados por los sacerdotes babilónicos hace 4.000 años.

Dogmas prehistóricos

Son cinco religiones extinguidas sin salir de la colección del empresario noruego, pero el número total de dogmas y evangelios desaparecidos es incalculable. En realidad, ni siquiera se sabe con certeza cuántas creencias diferentes siguen vivas. “Se puede afirmar con seguridad que nadie sabe con exactitud cuántas religiones hay, aunque la mejor estimación es 4.200”, señala el filósofo estadounidense Kenneth Shouler en su libro The Everything World’s Religions Book. Es la misma cifra que ofrece Adherents.com, una página web especializada en acumular datos de religiones actuales. Otros cientos habrían desaparecido, o incluso miles, si tenemos en cuenta que muchos paleoantropólogos sostienen que otras especies humanas, como los neandertales, tuvieron creencias religiosas cientos de miles de años antes que la nuestra. De aquellas especies quedan huesos fósiles. De sus religiones, ni eso.

Tablilla de arcilla de hace 4.400 años con un listado de dioses sumerios
Tablilla de arcilla de hace 4.400 años con un listado de dioses sumerios

El profesor estadounidense Daniel Abramssaltó a los medios de comunicación en 2011, cuando su equipo vaticinó mediante modelos matemáticos la desaparición de las religiones a medio plazo en los nueve países que estudiaron. Eran Australia, Austria, Canadá, la República Checa, Finlandia, Irlanda, Países Bajos, Nueva Zelanda y Suiza, países en los que los censos disponían de datos de afiliación religiosa en el último siglo.

La tesis de Abrams, de la Universidad Northwestern, y sus colegas era sencilla y ya la habían aplicado para calcular el ritmo de desaparición de idiomas minoritarios. Los científicos parten de la base de que un grupo social con muchos miembros es más atractivo para un ciudadano, y de que un grupo social tiene un estatus y una utilidad. Por ejemplo, argumentaban, en Perú puede ser más útil y tener un estatus superior hablar español que quechua. Lo mismo estaría ocurriendo con las religiones en los países ricos, en los que las iglesias se vacían.

Un Eurobarómetro de 2010 mostraba que el 51% de los europeos cree en un dios, otro 26% cree en alguna clase de “espíritu o fuerza vital” y un 20% es ateo. El ateísmo es mayor en Francia (40%), República Checa (37%) y Suecia (34%), pero sigue siendo residual en países como Grecia (4%) y Rumanía (1%).

¿Agonizando?

“El hecho es que las personas sin afiliación religiosa constituyen el grupo religioso que más crece en cualquier parte del mundo donde hay datos disponibles. Y las personas sin afiliación ya son mayoría en varios lugares. Nuestro modelo sugiere que esta tendencia continuará”, explica Abrams.

«Nuestros nietos podrían ver La Meca convertida en El Mágico Reino de Alá de Walt Disney»

DANIEL DENNETT

Filósofo

¿Se podría calcular cuántas religiones se han extinguido a lo largo de la historia? “Es una pregunta difícil”, responde Abrams. “Debería ser posible obtener una estimación aproximada del orden de magnitud. El problema es que incluso esa estimación sería subjetiva, porque no hay una manera aceptada mundialmente para determinar si dos sistemas tienen suficientes elementos en común como para constituir una sola religión”, matiza. “Se parece bastante a intentar contar el número de especies que han vivido en algún momento en el planeta, pero es incluso más complicado”.

En su libro Romper el hechizo: la religión como un fenómeno natural, el filósofo estadounidense Daniel Dennett propugna la investigación científica de las religiones e intenta predecir su futuro. En una de sus hipótesis más radicales, el fenómeno religioso ya agoniza. “En este escenario, aunque puede haber algunas manifestaciones de resurgimiento locales y temporales, o incluso algunas catástrofes violentas, las grandes religiones del mundo pronto se extinguirían, como lo hacen cientos de religiones menores que se desvanecen antes de que los antropólogos puedan siquiera registrarlas”, reflexiona Dennett, codirector del Centro de Estudios Cognitivos de la Universidad de Tufts (EEUU). En ese escenario extremo, “nuestros nietos vivirán la transformación de la Ciudad del Vaticano en el Museo Europeo del Catolicismo Romano, y la de La Meca en El Mágico Reino de Alá de Walt Disney”.

http://www.unsurcoenlasombra.com/


Si te ha gustado esta publicación y te gustaría llevarnos contigo donde quieras dale “LIKE” a nuestra página de facebook EN ESTE ENLACE.

El aterrador final de la expedición Franklin

PLANTILLA



3:00:23 PM

En el siglo XIX fueron muchos los que querían encontrar el Paso del Noroeste y entre ellos John Franklin que lideró una de las expediciones más costosas e impresionantes para la época. Para tal hazaña se emplearon dos buques británicos, el HMS Erebus y el HMS Terror. Pero el final de la aventura no terminó como esperaban, los barcos desaparecieron y tuvieron un terrible desenlace donde las enfermedades, el envenenamiento, las duras condiciones meteorológicas y el canibalismo se adueñó del destino de las tripulaciones.

El Paso del Noroeste era el nombre de la ruta marítima que bordeaba Norteamérica por el norte, atravesando el océano Ártico y conectando el estrecho de Davis y el de Bering, en definitiva una ruta entre el océano Atlántico y el Pacífico. Todos los navegantes desde el siglo XVI buscaban este paso hacia Oriente ya que querían evitar hacerlo por el Cabo de Hornos (Sudamérica) o por el Cabo de Buena Esperanza en Sudáfrica , por su dureza y larga duración de la travesía.

John Franklin fue el comandante elegido por el Almirantazgo Inglés para esta expedición, ya que era un veterano y había participado en numerosas expediciones y batallas como la de Trafalgar. Fue una expedición con un alto presupuesto. Se contrataron muchos hombres valientes y experimentados así como una gran cantidad de víveres que incluía como novedad la utilización de latas de conservas. Los víveres que al final de la expedición escasearon, estaban compuestos por 24 toneladas de carne, 35 de harina, 2 toneladas de tabaco, 20.000 litros de sopa, 8.000 litros de licor y 1.200 libros para mantener ocupadas las mentes de la embarcación

Los barcos eran muy avanzados tecnológicamente para su época. Fueron equipados con potentes máquinas a vapor aún teniendo velamen en sus tres palos. Doble revestimiento del casco, se añadió una segunda capa de tablones y cuadernas para hacerlo más resistente para poder soportar mejor la presión del hielo. El interior se reforzó con vigas de 25 cm de espesor. La cubierta exterior también fue reforzada con planchas de hierro y todo para poder absorber y distribuir la posible fuerza del hielo. La proa también fue modificada y fortalecida con una plancha de acero para poder abrirse camino en el hielo. Estos barcos no eran nuevos tenían casi una treintena de años. Habían participado en guerras, misiones y navegaciones por el mediterráneo y el Ártico. John Franklin iba a borde del Erebus de unos 32 metros de eslora.

Un 19 de mayo de 1845 partieron de Inglaterra desde Greenhithe, acompañado de 130 hombres y con la ayuda de un mapa el cual se comprobó con los siglos que poseía graves errores en datos de posición, concretamente en la longitud, no estaba correctamente alineado con la costa continental así como graves errores añadidos por la deriva de las mareas

mcclintock02

La travesía duró años por un laberinto de rocas e hielo, hasta que se quedaron bloqueados por cerca de la isla King Williams. Esperaron a la llegada de mejor tiempo , al verano pero el hielo no se derritió y los barcos no se pudieron liberar. Entonces algunos tripulantes optaron por desembarcar e irse en busca de comida, otros se quedaron a pasar otro invierno más a bordo. Franklin murió y sus hombres no tardarían en abandonar el barco. Fue En abril de 1848 cuando ambos barcos fueron abandonados por sus hombres debido a la falta de alimentos y a las bajas temperaturas, pero ningún hombre sobrevivió.

Se organizaron numerosas expediciones desde Inglaterra al no tener noticias de la expedición. Se hicieron un total de 37 expediciones. Alguna sufragada por la esposa del Capitán John Franklin. Se logró contactar con los Inuit, los cuales llevan miles de años habitando por estas tierras. Estos pobladores afirmaban haber visto a la expedición de Franklin al noroeste de la Bahía Pelly, en el Golfo de Boothia. Según los Inuit unos 40 hombres caminaban arrastrando botes y trineos en un estado lamentable. La tripulación se encontraba en un estado crítico, sin fuerza ni alimentos y la congelación hizo que muchos se quedaran en el camino. Los barcos continuaron atrapados por el hielo y algunos cadáveres se encontraban esparcidos en los alrededores.

Cadáver congelado del marinero John Hartnell (Fuente: Beattie y Geiger,1987).
Cadáver congelado del marinero John Hartnell (Fuente: Beattie y Geiger,1987).

Sorprendentemente muchos de estos cuerpos presentaban mutilaciones, sus cráneos habían sido destrozados y sus cerebros sorbidos. Habían sido vaciados de vísceras y órganos, no había corazones, ni riñones, ni pulmones. Los huesos presentaban cortes y la carne había sido arrancada. Todo aquello apuntaba a que se había practicado el canibalismo. El hambre y el mal estado mental habría provocado que se hubieran comido los unos a los otros, de una manera violenta. Como si la locura se hubiera apoderado de ellos.

Cuerpo conservado del marino John Torrington (Fuente: Beattie y Geiger,1987).
Cuerpo conservado del marino John Torrington (Fuente: Beattie y Geiger,1987).

Otros cuerpos aparecieron enterrados en lugares como en la isla de Beechey, quedando momificados y conservándose casi perfectos. Muchos de estos cuerpos denotaban haber sufrido terribles enfermedades, como la neumonía, la tuberculosis, disentería, botulismo, desnutrición, escorbuto. Con el tiempo se supo que muchos de ellos también murieron de envenenamiento. Aquellas latas de conservas llevadas en esta expedición poseían soldaduras de plomo, lo que posiblemente provocaría sus muertes así como ser el culpable de provocar comportamientos violentos como el canibalismo. Incluso las tuberías de agua de los buques que también estaban compuestas de plomo.

Otro de los tres cadáveres exhumados: el marinero William Braine (Fuente: Beattie y Geiger,1987).
Otro de los tres cadáveres exhumados: el marinero William Braine (Fuente: Beattie y Geiger,1987).

Uno de los dos barcos, se cree que correspondía al Erebus, fue encontrado recientemente utilizando avanzados sonares de gran precisión. En concreto el 2 de septiembre de 2014 por el equipo de la agencia gubernamental Parks Canadá a mas de 30 metros de profundidad. Este hallazgo ha sido considerado como uno de los mayores descubrimientos arqueológicos de naufragios de la historia.

Ahora queda buscar a Sir John Franklin, de quien se sabe que murió en junio de 1847 por unas cartas encontradas. Seguramente como buen capitán se habrá quedado abordo contra viento y marea a esperar que alguien, algún día lo encuentre…

http://informeinsolito.com/


Si te ha gustado esta publicación y te gustaría llevarnos contigo donde quieras dale “LIKE” a nuestra página de facebook  EN ESTE ENLACE

La “Bestia Rubia” El nazi mas malvado que Hitler

PLANTILLA



5:00:01 PM

Hitler ha quedado como uno de los personajes más malvados de la historia. Su locura mezclada con una gran habilidad para movilizar a la gente y planear estrategias, lo volvieron un hombre realmente aterrador. Sus secuaces también compartían esa afición por el poder y la crueldad. Pero hubo uno que fue el que llevó la vileza a otro nivel: Reinhard Heydrich.

Este sirviente nació en 1904, en una familia culta de clase media. Sus padres le transmitieron el gusto por la música y lo incentivaron a aprender a tocar el violín, cosa en la que posteriormente se volvería un experto. Esa dedicación también la puso en la exterminación de seres humanos, como quedaría demostrado durante la Segunda Guerra Mundial.

xheydrich.jpg.pagespeed.ic_.FyOSvQZNOv

La introducción de Heydrich al nazismo se produjo a sus 16 años, cuando integró una de las unidades de voluntarios. Odiaba el bolchevismo y la revolución, quería llegar alto y tener poder, así que puso todas sus energías en concentrarse para escalar puestos. Más adelante, en 1922 se alistó en la marina, sin embargo fue expulsado en 1931 por dejar embarazada a una de las hijas de un director influyente.

Heydrich se casó con una mujer llamada Lina von Osten, gran admiradora del nazismo, parte de una familia que lo ayudó a conseguir un empleo en la Schustzstaffel. Reinhard Heydrich tenía una apariencia particular; era alto, rubio, de pelo muy liso. Algunos lo llamaban “Delfín”, aunque ese era el apodo más inocente que tuvo. El mismo Hitler le decía “El Hombre del Corazón de Hierro” y no paraba de recalcar lo indispensable que era para el Reich. Su carrera militar fue notable, pronto ascendió a la jefatura de policía de la organización militar nazi. Y junto a Himmler, uno de los miembros más importantes de las SS, se hicieron con el poder de la Gestapo y la Policía Criminal. Su cargó máximo fue el de director de la Oficina Central de Seguridad del Reich.

00himmlerH10

La “Bestia Rubia” era tan temida como odiada. Siempre lideró los actos más violentos y nadie podía hacerlo demostrar bondad, según los mitos sólo lloraba cuando tocaba el violín. Heydrich tenía ideas malignas sobre cómo asesinar en masa y deshacerse de los cuerpos. Sus ideas influyeron de gran manera al cambio de la guerra contra el comunismo. Lo que a él le interesaba era la exterminación masiva de los eslavos, judíos, homosexuales y gitanos. Eso quedó claro en la reunión del 20 de enero de 1942, donde anunció a un grupo de 14 nazis de cargos elevados, que él estaba a cargo de coordinar las medidas para la solución de la “cuestión judía” y que aceptaba consejos sobre la logística del asunto.

Reinhard

Este líder nazi moriría en Praga, gracias a una operación planeada por el gobierno checo exiliado en Londres. Quienes le dieron muerte fueron Josef Gabcík y Jan Kubis. Éstos se lanzaron en paracaídas a las afueras de la ciudad y luego entraron protegidos por la resistencia. Cuando lo tuvieron cerca, atacaron al alemán con granadas y metralletas. Una de las armas no funcionó como debía, sin embargo, una granada cayó en la parte trasera del descapotable en el que iba el director y lo dejó gravemente herido. A pesar de las heridas, el “Delfín” se bajó del coche y persiguió a sus atacantes con una pistola. Luego, las fuerzas se le acabaron y se arrojó al suelo para fallecer días después en el hospital.

http://www.upsocl.com