Ciudad subterránea de los gigantes descubierto en el Gran Cañón

Siguenos en Facebook Siguenos en @Mparalelos SUSCRIBETE HOY !PLANTILLA

10:02:19 PM

Incluso con los avances de la arqueología en los días modernos, la mayoría de las ciudades enterradas en el mundo aún siguen siendo un misterio. Descubrimientos asombrosos requieren grandes esfuerzos y, a veces, una cantidad aún mayor de suerte. Si tuviéramos que confiar en el periodismo del comienzo del siglo 20, aprenderíamos que la serendipia condujo a la puerta de la más famosa y fascinante ciudad subterránea de gigantes descubiertos hasta la fecha.

De acuerdo con un artículo publicado en The Arizona Gazette el 5 de abril de 1909, el Gran Cañón fue el hogar de una civilización que muy probablemente consistía de individuos de proporciones ciclópeas. Si tal civilización alguna vez existió, seguramente ha dejado alguna estructura como un testimonio de su existencia.

Portada del The Arizona Gazette del 05 de abril 1909
Portada del The Arizona Gazette del 05 de abril 1909

El artículo menciona el descubrimiento de una enorme ciudadela subterránea por un explorador llamado G. E. Kinkaid, que tropezó con él mientras el hacia rafting en el río Colorado. Vale la pena mencionar que Kinkaid era un arqueólogo con trayectoria y tenía el apoyo financiero del Instituto Smithsonian.

Este acantilado se dice que es la entrada de la cueva que lleva a la misteriosa ciudadela subterránea.
Este acantilado se dice que es la entrada de la cueva que lleva a la misteriosa ciudadela subterránea.

La entrada a la ciudad estaba al final de un túnel que se extendía bajo tierra por casi 700 metros.

En primer lugar, señalaría que la caverna es casi inaccesible”, escribió Kinkaid. “La entrada esta a 50 metros debajo de la pared escarpada del cañón. Se encuentra sobre las tierras del gobierno y a ningún visitante se le permitirá estar allí bajo pena de transgresión”.
[…] Por encima de una saliente que lo oculta de la vista desde el río, esta la boca de la cueva. Cuando vi las marcas de cincel en la pared del interior de la entrada, me interesé, asegure mi pistola y entré.”

La arquitectura sugirió que los constructores de la ciudad subterránea poseían habilidades de ingeniería avanzada.

tablet_a (1)

El eje central de la ciudad subterránea era una cámara gigantesca de la cual pasadizos irradiaban como los radios de una rueda. Las paredes de la cámara principal estaban adornadas con espadas de cobre y tabletas cubiertas de símbolos jeroglíficos, no muy diferentes a las encontradas en Egipto. Otro hallazgo que apuntaba a un enlace con Egipto fueron los cuerpos momificados, por lejos las cosas más interesantes dentro de la ciudadela.

Diagrama de la cueva subterránea, túneles y habitaciones muestran la localización de algunos de los artefactos como los descritos por G. E. Kinkaid
Diagrama de la cueva subterránea, túneles y habitaciones muestran la localización de algunos de los artefactos como los descritos por G. E. Kinkaid

Ninguna momia media menos de 3 metros de altura y todos ellos estaban envueltos en lino oscuro. Kinkaid escribió que puso de pie a uno de ellos y lo fotografió con la ayuda de una linterna, pero esa foto en ninguna parte ser a encontrado.

La exploración adicional reveló algo sobre la religión de los gigantes habitantes de la ciudad:

A más de 30 metros de la entrada se encuentra el salón con forma de cruz, varios cientos de metros de largo, en el cual he encontrado el ídolo o imagen, del dios de los habitantes, sentado con las piernas cruzadas, con una flor de loto o lirio en cada mano.

Los rasgos de la cara es la de un oriental, y también lo es los tallados de esta caverna. El ídolo casi se asemeja a Buda, aunque los científicos no están seguros en cuanto a que religión ellos representan.

grandcanyonshrine-429 (1)

El artículo registra el descubrimiento de cerámicas e instrumentos, todos ellos con signos de haberse originado en otras partes del mundo. Tal mezcla de culturas rara vez se encuentra en los hallazgos arqueológicos, por lo que este descubrimiento es de importancia sin precedentes.

La última cámara que le esperaba a la exploración era lo que Kinkaid y su socio, el Prof. SA Jordan, creían que era una cripta ceremonial. Se encuentra en el extremo de la gran sala donde se habían encontrado todas las otras momias.

Hay una cámara del pasadizo que no está ventilado, y cuando nos acercamos un olor mortal de serpiente nos impacto. Nuestra luz no penetraba la penumbra, no pudimos saber lo que contiene la cámara.

Algunos dicen que serpientes, pero otros piensan que puede contener un gas mortal o productos químicos utilizados por los antiguos.

La instalación subterránea conjunta pone a uno nervioso y los pelos de punta

La tumba o cripta en la que se encontraron las momias es una de las más grandes cámaras, las paredes están inclinadas hacia atrás en un ángulo de unos 35 grados.
La tumba o cripta en la que se encontraron las momias es una de las más grandes cámaras, las paredes están inclinadas hacia atrás en un ángulo de unos 35 grados.

En esta zona del Cañon había menciones tales como la pirámide de Keops, el Buda Claustro, el Templo del Buda, el Templo Manu y el Templo de Shiva. ¿Hay alguna relación entre estos lugares y los supuestos descubrimientos egipcios (u orientales) en el Gran Cañón?

Un arqueólogo estatal en el Gran Cañón, dijo que los primeros exploradores tenían nombres egipcios e hindúes, pero era cierto que esta zona estaba fuera del alcance de los excursionistas u otros visitantes, debido a las “peligrosas cuevas”.

De hecho, toda esta zona llamado en honor a los egipcios e hindúes en el Gran Cañón es una zona prohibida – no se permite a nadie entrar en esta gran área. Hoy en día, esta área sigue estando extrañamente fuera del alcance de los excursionistas e incluso, en gran parte, para el personal del parque. El teórico de la conspiración, John Rhodes, una vez dijo que conocía la ubicación exacta de la entrada de la ciudad, pero que estaba custodiada por 24/7 soldados que llevan rifles M-16. Otra idea flotando alrededor de Internet dice que la ciudad subterránea ahora sirve como un museo para la élite ocultista que gobierna el mundo.

El «ojo vigilante» de Dios facilitó la aparición de sociedades complejas

Siguenos en Facebook Siguenos en @Mparalelos SUSCRIBETE HOY !PLANTILLA

7:32:05 PM

Nadie ha demostrado nunca que exista un dios omnisciente, que tiene preferencias morales y que puede castigarnos si no las seguimos. Sin embargo, la creencia en un ser supremo condiciona la vida de cientos de millones de seres humanos en todo el mundo, que realizan todo tipo de esfuerzos para satisfacerlo. Y este peculiar comportamiento ha podido desempeñar un papel clave en la evolución de las sociedades humanas.

El antropólogo británico Robin Dunbar, padre de la hipótesis del cerebro social, calculó que el límite superior para los grupos humanos es de 150 individuos. Esta cifra se corresponde con las dimensiones de los grupos de cazadores recolectores, con el de las comunidades agrícolas e incluso con la cantidad de amigos que realmente podemos gestionar en Facebook. Sin embargo, las sociedades humanas han logrado superar por mucho ese nivel de complejidad y hay ejemplos de cooperación y sacrificio extremos, como el de los combatientes que dan su vida en guerras por millones de compatriotas desconocidos.

Un grupo de investigadores liderados por Benjamin Grant Purzycki, investigador del Centro para la Evolución Humana, la Cognición y la Cultura de la Universidad de Columbia Británica en Vancouver (Canadá), ha puesto a prueba el papel de las creencias en un dios moralista en la construcción de sociedades complejas y en el fomento de la cooperación entre humanos separados geográficamente y completamente desconocidos. En un trabajo que publican esta semana en la revista Nature, explican cómo estudiaron el comportamiento de 591 personas de varias comunidades de todo el mundo que profesaban todo tipo de religiones, algunas de alcance mundial, como el cristianismo o el budismo, pero también locales.

A través de juegos en los que tenían que repartir recursos, observaron que los individuos que creían en un dios que define lo que es bueno y lo que es malo, que sabe a todas horas lo que hacemos y castiga si no le gusta lo que ve, se mostraban más generosos con miembros de su misma religión. Como explica Purzycki, «vale la pena tener un Dios Gran Hermano, omnisciente y con preocupaciones morales en lugares con mayor anonimidad y menos responsabilidad. Los dioses evolucionan».

De alguna manera, la creencia en un ser invisible que nos vigila para que no nos saltemos las normas puede ofrecer ventajas desde el punto de vista evolutivo. Esto se explicaría porque, aunque la vigilancia divina evite que velemos solo por nuestro propio interés, estas creencias pueden haber protegido a quienes las profesan de comportamientos egoístas que, en sociedades humanas cada vez más transparentes y en las que la reputación es importante, pueden acarrear castigos.

Demonios persiguen a los condenados en este fresco de Federico Zuccaro.
Demonios persiguen a los condenados en este fresco de Federico Zuccaro.

Además, según explica Manuel Martín Loeches, coordinador del Área de Neurociencia Cognitiva del Centro Mixto UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humanos, que no ha participado en el estudio, pero comparte sus conclusiones, también hay que tener en cuenta los beneficios para el grupo: «Los humanos nos sacrificamos por ideas materialmente inexistentes o intangibles, por símbolos como la patria, la bandera, el honor o la dignidad. Forma parte del complejo juego del grupo, de la mente social del humano, sin necesidad de religión. A nivel individual no reporta beneficio, el beneficio es para el grupo, donde abundarían muchos de los genes del ser sacrificado. Se supone que sus descendientes directos sí podrían beneficiarse, al ser considerados hijos de una persona especial y recibir la gratitud del resto del grupo».

El castigo sobrenatural, la preocupación moral de los dioses y la omnisciencia habrían evolucionado junto a la complejidad social. «Muchos estudios sugieren que los dioses moralistas funcionan como un tipo de mecanismo de defensa frente a grandes poblaciones en las que es más fácil ser egoísta al interactuar con multitudes anónimas todo el tiempo», explica Purzycki. «Se ha probado experimentalmente con resonancia magnética funcional que tendemos a ser menos egoístas e injustos cuando nos sentimos observados», apunta Martín Loeches. «Es probable que esas creencias ayuden a mantener la complejidad social y la cooperación», añade Purzycki.

El temor llevó a las antiguas sociedades a sacrificar animales para aplacar la ira de la dioses.
El temor llevó a las antiguas sociedades a sacrificar animales para aplacar la ira de la dioses.

Sobre las implicaciones de estos resultados, Azim Shariff, investigador de la Universidad de Oregón, comenta que la creencia en seres sobrenaturales no es una condición necesaria para que existan sociedades complejas. «Hay varias rutas culturales para establecer los altos niveles de cooperación necesarios en las sociedades complejas. El castigo sobrenatural ha probado ser una de las soluciones efectivas para afrontar el reto de la cooperación social, y una solución que es lo bastante efectiva e intuitiva como para haber aparecido de forma repetida a lo largo de la historia», considera.

Las religiones organizadas serían un intento de estructurar los sistemas de reciprocidad que habían mantenido unidas a las pequeñas sociedades humanas primigenias, cuando aún tenían un tamaño que permitía conocerse a todos sus miembros limitando la tentación de buscar el bien propio a costa del grupo. En muchos de los principios fundamentales de las grandes religiones se puede observar un principio de reciprocidad que ha sido un rasgo fundamental en la evolución humana.

El cristiano «amarás a tu prójimo como a ti mismo», encuentra un eco en el islam cuando en el Kitab al Kafi se lee que «lo que no te gusta que te hagan, no se lo hagas a los demás». Textos similares se pueden encontrar en las religiones orientales o incluso en el confucianismo chino: «Nunca impongas a los otros lo que no elegirías para ti». De estudios como el que se publica hoy en Nature se puede deducir que la religión es un pilar importante para el sustento de las sociedades complejas.

Sobre este punto, Martín Loeches considera que no hay que llevarse las manos a la cabeza. «Digamos que estas religiones aumentan o amplifican algo que todos llevamos dentro: un instinto moral, un sentido de justicia, del bien y el mal. No se necesita la religión para esto, ya está codificado en nuestros genes; las religiones moralizantes lo potencian, pero podría haber otras alternativas, como el recuerdo, los homenajes… premiando los buenos gestos más que castigando los malos».

MysteryPlanet.com.ar

PERIODISTA CAPTA EXTRAÑO SER GRIS EN UN ÁRBOL EN LA GRAN SABANA. VENEZUELA

Siguenos en Facebook Siguenos en @Mparalelos SUSCRIBETE HOY !PLANTILLA

4:00:33 PM

La imagen de un aparente ser de extrañas características fue filmada de manera fortuita por una periodista durante una visita realizada a la Gran Sabana, en el macizo guayanés venezolano, al sureste del estado Bolívar. De acuerdo con el relato de Rosana Muñoz, el video fue captado el 05 de Octubre de 2014, aproximadamente a las 11:00 de la mañana, cuando recorría el lugar junto a una pareja de amigos.

“A la Gran Sabana me fui porque tenía mucho tiempo sintiendo un llamado (…) Siempre ando en busca de sitios apartados de la ciudad que me proporcionen tranquilidad. Cuando llegué a Santa Elena de Uairen me encontré a una amiga y su esposo, quienes me invitaron a la posada que estaban construyendo, así que acepté de inmediato y nos fuimos ese mismo domingo”, esgrimió.

Durante el traslado -reportó- hicieron varias paradas para apreciar el majestuoso paisaje de la región más antigua del planeta y donde se origina el salto de agua más alto del mundo, pero al llegar al Salto Catedral sucedió algo extraño: “Después de comer unas galletas de avena y tomarnos unos cafés, me dirigí a donde estaban unos pinos, era como si algo me llamara, por eso saqué el teléfono y mientras caminaba iba grabando”.

No obstante, refiere que en ningún momento detectó anomalías a su alrededor. Asegura que mientras observaba la vegetación que rodea la zona, tuvo una “sensación de bienestar” que le motivó a continuar con el registro audiovisual. “El clima estaba nublado y había una brisa suave, cuando el pino se comenzó agitar producto del viento, subí el teléfono y grabé también”, añadió.

Seguidamente -prosigue la comunicadora social- volvió al punto donde estaban sus amigos, quienes la esperaban para continuar con la travesía. Su estadía en la Gran Sabana transcurrió en completa normalidad, pero al retornar a su residencia y revisar con calma el material recopilado, se percató de la inusitada presencia.

OBSERVA CON LA LUPA EL SER

[magny image=”http://mparalelos.org/wp-content/uploads/2016/02/PLANTILLA-36.jpg” title=”” description=”” align=”center” click=”0″ link_url=”” small_image=”” canvas_mode=”1″ maxwidth=”500px” zoom=”1″ dia=”200px” skin=”new-im-frame-photo,new-title-below,new-description-off,new-slider-below,new-im-magnifier-light” ]

La grabación, que dura poco más de un minuto, muestra a los 58 segundos lo que pareciera ser una pequeña criatura de color grisáceo con tonalidades verdosas, torso angosto, cabeza amplia y ojos grandes y alargados. Esta aparece boca abajo, en la parte superior del video, como si estuviera colgando de una rama del árbol, lo que casi la hace pasar desapercibida. La acelerada rotación de la cámara dificulta apreciar si hizo algún tipo de movimiento. Sin embargo, al revisar el material en cámara lenta, pareciera que la misma realiza un leve parpadeo de ojos.

Un artículo del investigador peruano Ricardo González, titulado “Misterios de Roraima”, reseña que durante una visita que realizó al punto más alto de la cadena de tepuyes perteneciente al macizo guayanés, tuvo la oportunidad de observar pequeñas criaturas de “cabeza ligeramente más grande que el cuerpo, profundos ojos negros y brazos delgados”.

VÍDEO DE LA APARICIÓN DEL SER EN EL SEGUNDO 58

González asegura que se trató de la presencia de Sunkies o Amaikoks, “bondadosas criaturas” conocidas por los indios pemones que habitan en esta región venezolana, las cuales fungen como “guardianes de las entradas del mundo subterráneo del Roraima”, y quienes, según distintos relatos, “en más de una ocasión han auxiliado a exploradores extraviados, dándoles incluso de beber”.

La Gran Sabana, conocida mundialmente por albergar en sus 10.820 km de extensión ríos, cascadas, valles, selvas, sabanas y tepuyes, es uno de los lugares de Venezuela donde ha habido mayor cantidad de avistamientos de Objetos Voladores No Identificados (OVNIS), de acuerdo con los reportes hechos por los testigos. #VENEZUELA #GRANSABANA

Descubren torres y espirales rectangulares bajo el complejo de Angkor Wat

Siguenos en Facebook Siguenos en @Mparalelos SUSCRIBETE HOY !PLANTILLA

10:46:28 AM

Ocho torres enterradas y los restos de una estructura masiva con espirales, han sido descubiertos bajo los dominios del ancestral templo de Angkor Wat en Camboya, que, a la luz de los nuevos hallazgos, sería mucho más grande y más complejo de lo que se pensaba.

Roland Fletcher y Damian Evans lideran el Greater Angkor Project en Camboya, una importante colaboración de investigación internacional que está utilizando la tecnología de escaneo aéreo por láser (LiDAR), radar de penetración terrestre (o georradar) y excavación dirigida a mapear el gran templo.

El equipo ha descubierto que el templo de Angkor Wat fue mucho mayor de lo esperado, tenía más componentes de los previstos anteriormente, y está limitado en su lado sur por una estructura única y masiva. «Esta estructura, que tiene unas dimensiones de más de 1.500 por 600 metros, es el descubrimiento más sorprendente asociado con Angkor Wat hasta la fecha. Su función sigue siendo desconocida y, por el momento, no tiene parangón en el mundo de angkoriano», dijo el profesor Fletcher, del Departamento de arqueología de la Universidad de Sydney.

Ocho torres

Otro descubrimiento hecho a través del georradar y la excavación arqueológica, fueron los restos de lo que parecen ser ocho torres de arenisca y laterita (un tipo de roca) en la parte oeste de Angkor Wat. Aunque la datación no es enteramente precisa, los investigadores creen que fueron erigidas a mediados del siglo 12 cuando el complejo se hallaba en plena construcción.

 

Los restos de ocho torres (marcadas en amarillo) fueron descubiertos cerca de la entrada oeste de Angkor Wat.
Los restos de ocho torres (marcadas en amarillo) fueron descubiertos cerca de la entrada oeste de Angkor Wat.

Algunas de las torres forman un cuadrado, por lo que alguna vez pudieron servir de soporte para otra estructura más grande. En base a esto, se teoriza que pudieron ser la base de un santuario que estaba en uso durante la construcción de Angkor Wat.

«La configuración de la ‘torres’ enterradas apuntan a la posibilidad que un santuario existiera en el lado oeste de la plataforma de Angkor Wat en el momento que el templo principal era edificado», escribe uno de los arqueólogos en un artículo publicado en Antiquity. «Una vez que el templo principal fue finalizado y comenzó la construcción de la entrada a lo largo del foso oeste, el santuario fue tirado abajo».

Misterio espiral

La estructura con motivos espirales es difícil de distinguir desde el suelo, por ello los arqueólogos se valieron de la LiDAR, una tecnología de escaneo láser que permite a los científicos detectar estructuras ocultas por la vegetación y el desarrollo moderno.

Al escanear el suelo, las espirales resultaron estar conformadas por «bancos de arena arqueológicamente estériles», lo que significa que no contienen artefactos en su interior. En cuanto a su función, Fletcher y Evans especulan con que podría tratarse de un jardín que proveía alimento para el templo, y que la forma en espiral podría responder a una simbología espiritual.

angkor_spirals
Estructura masiva con espirales rectangulares.

Más descubrimientos

Los alrededores de Angkor Wat hace tiempo que se supone eran recintos sagrados o ciudades-templo. Sin embargo, la investigación ha revelado evidencias de baja densidad de ocupación residencial en la región, incluyendo una red de caminos, estanques y montículos, posiblemente utilizados por las personas que sirvieron en el templo. «Esto desafía nuestra comprensión tradicional de la jerarquía social de la comunidad de Angkor Wat y muestra que el recinto del templo, delimitado por el foso y la pared, no pudo haber sido exclusivamente del dominio exclusivo de los ricos o la elite sacerdotal», dijo Fletcher.

El equipo también ha descubierto que Angkor Wat fue fortificado con estructuras de madera en algún momento a finales de su historia. Fletcher dijo que los resultados revelan cómo el templo pudo afrontar su último intento de defensa. «Angkor Wat es el primer y único ejemplo conocido de un templo de esta cultura que está modificando sistemáticamente para su uso en una capacidad defensiva», explicó.

«La evidencia disponible sugiere que fue un evento tardío en la historia de Angkor, entre los años 1297 y 1585, junto con otras obras de defensa alrededor de Angkor, o tal vez en algún momento entre los años 1585 y la década de 1630, lo que representa un último intento de defender Angkor en contra de la creciente influencia de la ciudad vecina de Ayutthaya. O bien que las defensas de Angkor Wat fuesen una de las últimas grandes construcciones en Angkor y es quizás indicativo de su fin », añadió. #AngkorWat #arqueologia #descubrimientos

MysteryPlanet.com.ar