La Gran Esfinge de Guiza: Tiene casi Un Millón de Años de Antigüedad !

Siguenos en Facebook Siguenos en @Mparalelos SUSCRIBETE HOY !PLANTILLA
Comparte en WhatsApp

10:38:07 AM

Uno de los monumentos más misteriosos y emblemáticos del mundo es objeto de una extrema e insólita hipótesis sobre su verdadera antigüedad. Hace pocos años, dos geólogos ucranianos lanzaron una nueva propuesta de datación del todo provocativa; tan provocativa, de hecho, que hubiera valido la pena ver las caras de sorpresa que pusieron los egiptólogos más ortodoxos. ¡La Gran Esfinge tendría una edad cercana al millón de años!

Esta novedosa interpretación fue hecha pública en forma de ponencia en la Conferencia Internacional sobre Geoarqueología y Arqueomineralogía celebrada en Sofía (Bulgaria) en 2008, con el título en inglés de Geological aspect of the problem of dating the Great Egyptian Sphinx construction. Los autores de este trabajo son los científicos Vjacheslav I. Manichev (Instituto de Geoquímica ambiental de la Academia Nacional de Ciencias de Ucrania) y Alexander G. Parkhomenko (Instituto de Geografía de la Academia Nacional de Ciencias de Ucrania).

El punto de partida de estos dos expertos se sitúa en el cambio de paradigma iniciado por West y Schoch, que pretendía superar la visión ortodoxa de la egiptología aludiendo, por un lado, al posible origen remoto de la civilización egipcia y, por otro, a la prueba física de la erosión por agua. Y así, al inicio de su argumentación encontramos un firme alegato a favor de una datación basada en fundamentos geológicos, pero también una muy infrecuente alusión —por lo menos para un científico ortodoxo— a Helena Petrovna Blavatsky, promotora de la llamada Teosofía. Pues bien, según estos geólogos, debía tenerse en cuenta que esta autora, gran referente de una historia de la Humanidad en clave esotérica u ocultista, había afirmado que la construcción de la Gran Esfinge debía datarse en una época muy anterior a la raza actual de hombres, por lo menos en más de 750.000 años. Así pues, los autores dedican el contenido del artículo a aportar un compendio de pruebas de carácter geológico que, de alguna manera, podría corroborar esta hipótesis proveniente del mundo esotérico.

blavatsky
Las teorías de Blavatsky han vuelto a la actualidad gracias a esta nueva datación.

Pero vayamos al núcleo de la cuestión. Las observaciones de Manichev y Parkhomenko se centran en el aspecto muy deteriorado que presenta el cuerpo de la Esfinge, dejando de lado los rasgos erosivos del recinto o cubeta donde se encuentra, que sí habían sido objeto de estudio por parte de Schoch. Así, los geólogos ucranianos se fijan especialmente en el relieve ondulado que presenta la Esfinge en forma de salientes y oquedades. La explicación ortodoxa para esta acusada característica se basa en el supuesto efecto abrasivo del viento y la arena. Concretamente, las ondulaciones se deberían a que las capas de roca más duras soportarían mejor la acción erosiva y se convértirían en salientes, mientras que las capas más blandas habrían resultado más afectadas, formando huecos. Sin embargo, como apuntan Manichev y Parkhomenko, este argumento no explica por qué la parte frontal de la cabeza de la Esfinge carece de tales características.

Con respecto a la tesis de las fuertes lluvias formulada por Schoch, los autores apenas le conceden unas pocas líneas, reconociendo que hacia el 13000 a.C. se dio un periodo de alta humedad. No obstante, insisten en que los efectos erosivos sobre la Esfinge deben remontarse a una época mucho más antigua. Pero… ¿sobre qué indicios o pruebas? Esto es lo que vamos a abordar seguidamente.

Fue el impacto de las olas

Lo que Manichev y Parkhomenko argumentan es que las zonas montañosas y litorales del Cáucaso y Crimea, que ellos conocen bien, presentan un tipo de erosión eólica que morfológicamente difiere en mucho de la erosión apreciada en la Esfinge. Esencialmente, alegan que tal erosión eólica tiene un carácter muy suave, independientemente de la composición geológica de las rocas. En cambio, su investigación previa sobre cierto tipo de erosión en las áreas costeras les había llamado la atención por cuanto podía tener una conexión con lo que se puede advertir en el cuerpo de la Esfinge.

comparacion-erosion-mar

Así pues, estos geólogos proponen un nuevo mecanismo natural que puede explicar las ondulaciones de la Esfinge. Este mecanismo no es ni más ni menos que el impacto de las olas sobre las rocas de la costa. En concreto, esta acción acuática produce —a lo largo de cientos o miles de años— la formación de una o varias capas de ondulaciones, hecho que es bien visible, por ejemplo, en las costas del Mar Negro. Este proceso, que actúa de forma horizontal (esto es, cuando las olas golpean la roca a la altura de la superficie), va produciendo un desgaste o disolución de la roca, ya sean aguas dulces o saladas. Además, estos acantilados «ondulados» permiten apreciar los diversos niveles de la costa a lo largo de extensos periodos de tiempo, siendo la oquedad superior la que muestra el mayor nivel alcanzado por las aguas.

El caso es que la observación de estas oquedades en la Gran Esfinge les hizo pensar que tal vez este gran monumento habría sido afectado por este proceso en un contexto de inmersión en grandes masas de agua, y no en las regulares inundaciones del Nilo, que no habrían jugado ningún papel destacado. Acto seguido, Manichev y Parkhomenko apuntan a que la composición geológica del cuerpo de la Esfinge es una secuencia de estratos o capas de piedra caliza con pequeñas capas intermedias de arcillas, y que una erosión abrasiva por arena y viento hubiera afectado de manera uniforme al monumento siguiendo las diferentes capas geológicas, pero lo cierto es que las oquedades se presentan dentro de diferentes estratos o bien sólo afectan a una parte de un estrato homogéneo.

westwall-sphinx
Muro oeste de la Gran Esfinge mostrando las marcas de erosión —según los geólogos ucreanianos— producto de las olas.

A partir de este punto, los geólogos consideran que la Esfinge tuvo que estar sumergida durante muchísimo tiempo bajo las aguas y, para sustentar esta hipótesis, echan mano de la literatura existente acerca de los estudios geológicos realizados en la meseta de Guiza. Según estos estudios, al final del periodo geológico del Plioceno (entre 5,2 y 1,6 millones de años), las aguas marinas penetraron en el valle del Nilo inundándolo progresivamente y creando en la zona de Guiza grandes depósitos lacustres. De este modo, como se puede observar en la oquedad más alta que presenta la Esfinge, la cota superior a la que habrían llegado las aguas sería de unos 160 metros por encima del nivel actual del mar Mediterráneo (hoy en día la meseta de Guiza se encuentra a 149 metros de altitud sobre el nivel del mar).

Humanos antes de la Humanidad

A continuación, Manichev y Parkhomenko, basándose en un trabajo de 1963 del profesor ruso F. Tseiner que identifica las diferentes fases o niveles de las aguas en el Mediterráneo durante el Pleistoceno (entre 1,6 y 0,01 millones de años), toman la altura de la oquedad superior apreciable en la Esfinge y la relacionan con el nivel de la fase Calabríense, que correspondería —según Tseiner— a una antigüedad aproximada de unos 800.000 años. Posteriormente, afirman los autores, una vez superada la etapa de inmersión lacustre, otros procesos naturales habrían deteriorado más el monumento, en particular la acción abrasiva de la arena, que habría suavizado las formas en los salientes y oquedades.

En definitiva, ¿qué tenemos? En primer lugar, un nuevo golpe a la teoría convencional del deterioro a causa exclusivamente del viento y la arena, que de todas formas ya había sido fuertemente criticada por West y Schoch, quienes recordaron que, durante muchísimos siglos, el cuerpo de la Esfinge estuvo sepultado por las arenas del desierto, con lo cual poco efecto podría haber tenido la erosión eólica. Sin embargo, donde Schoch veía claramente la acción de los regueros de agua a causa de las continuas lluvias, los geólogos ucranianos ven el efecto de la erosión producida por el contacto directo de las aguas de los lagos formados en el Pleistoceno sobre el cuerpo de la Esfinge.

Por otra parte, para añadir más leña al fuego, cabría recordar que el también geólogo K. Lal Gauri, colaborador de Lehner, había rechazado el argumento de la erosión por agua, proponiendo en su lugar la acción de otros factores erosivos de tipo químico, como la exfoliación o la lluvia ácida, que habrían agravado el problema original de la erosión eólica. ¿Y quién tiene razón? Para un lego en cuestiones geológicas se hace complicado emitir un juicio equilibrado, más si cabe viendo que los propios profesionales no se ponen de acuerdo sobre observaciones supuestamente objetivas. Al final, cada facción parece recurrir a sólidos argumentos y, en este caso, para no ser menos, los geólogos ucranianos han tomado referencias contrastadas de los estudios geológicos de la meseta de Guiza y de otras fuentes.

Ahora bien, desde el punto de vista arqueológico, la teoría de Manichev y Parkhomenko se muestra muy extrema por cuanto coloca un gran monumento en una era donde ni siquiera había Homo sapiens sobre el planeta, de acuerdo con los patrones evolucionistas actualmente aceptados. Pero hay más. Recordemos que —según se ha demostrado— los dos templos megalíticos adyacentes a la Esfinge fueron construidos con la piedra extraída de la cubeta de ésta.

En otras palabras, cualquier propuesta de datación de la Esfinge arrastra directamente a estos dos destacados monumentos a la misma época. O sea, ¿qué civilización pudo realizar tales construcciones hace 800.000 años? Si ya para la Egiptología era un despropósito situar la Gran Esfinge hacia el 10000 a.C. —porque supuestamente «no había civilización» en tal época en ningún lugar de la Tierra—, hablar de humanos civilizados en el Pleistoceno debe ser todo un anatema. Claro está que para la Teosofía esto no sería ningún disparate, pues en aquella época existiría una raza humana más evolucionada que la actual…

Crónicas antiguas

Sea como fuere, antes de cerrar esta nueva —y muy audaz— intrusión de la geología en el ámbito arqueológico, sería oportuno señalar que el tema de los antiguos monumentos egipcios afectados por una gran inundación no es una propuesta nueva. Por un lado, tenemos las referencias de los cronistas árabes que hablan directamente de un Diluvio que afectó a las pirámides. Así, Ibn Afir, citado por Al-Maqrizi, dice textualmente: «Las huellas del Diluvio y del nivel alcanzado por las aguas se distinguen todavía hacia la mitad de la altura de las pirámides, pues no pasaron de ese límite.

Dicen que cuando las aguas del Diluvio se retiraron, encontraron solamente el pueblo de Nehauend (…), las pirámides y los templos de Egipto». No hace falta añadir que tales afirmaciones no son tomadas seriamente por los académicos, al considerarlas como parte de las muchas leyendas surgidas con el paso de los siglos y que los árabes recogieron en la Edad Media sin ningún tipo de ánimo historicista.

Pero, por otro lado, existen otras opiniones y observaciones modernas que de algún modo podrían apoyar indirectamente la propuesta de Manichev y Parkhomenko, si bien la gran cuestión por aclarar seguirá siendo —obviamente— determinar en qué periodo concreto tuvo lugar dicha inundación parcial o total de la meseta. A este respecto, el investigador independiente egipcio Sherif El-Morsi, tras estudiar la meseta de Guiza durante 12 años, escribió un artículo en el que sostenía que existe una clara prueba de erosión por agua en las partes más bajas de la necrópolis, pero no por fuertes lluvias, sino por una gran inundación que situó el nivel de las aguas a 75 metros por encima del actual nivel del mar.

Para El-Morsi, no hay duda de que la inundación cubrió varios monumentos de la meseta, según ha podido observar en el templo de la Esfinge, los restos del templo de Menkaure, los fosos de las barcas solares y al menos veinte hiladas de la Gran Pirámide. Para el investigador egipcio, la acción de las aguas, su paulatina retirada y la erosión sufrida por las piedras una vez expuestas a la intemperie, han dejado huellas físicas inequívocas, sobre todo apreciables en los enormes bloques megalíticos de caliza de los templos ya citados.

Para no extendernos en detalles técnicos, diremos que El-Morsi advierte un fuerte desgaste de los bloques por saturación de agua; luego, al retirarse las aguas, se acumularon sedimentos y se formaron típicos taffoni, unos pequeños huecos redondeados en la piedra producidos por una reacción química salina que erosiona la superficie de ésta. Además, alude al aspecto tan corroído de algunos bloques, hasta presentar formas grotescas, lo que sería el testimonio irrefutable de la acción de la fuerza de las aguas (mareas, oleajes, rocío de la bruma marina, turbulencias…), a lo que habría que sumar la habitación de organismos acuáticos.

giza-sea-urchin
Fósil de erizo de mar.

Y precisamente para rematar su tesis, El-Morsi destaca como prueba definitiva de la inundación en relación con los monumentos el hallazgo que él mismo hizo sobre la superficie de un desgastado bloque megalítico. Allí identificó un fósil de erizo de mar —o sea, su exoesqueleto petrificado— prácticamente entero. A esto cabe decir que los escépticos han refutado este fósil como «moderno», al considerarlo parte integrante de la propia roca calcárea formada hace unos 30 millones de años, que luego fue trabajada y convertida en bloque. Esto es, el erizo simplemente habría quedado expuesto por la erosión y en modo alguno sería un añadido «reciente». No obstante, El-Morsi sigue creyendo que el fósil no tiene un origen tan remoto, pues estaba asentado en una posición horizontal «natural» sobre el bloque y mostraba un notable estado de conservación, tanto en su tamaño como en sus detalles, a diferencia de los minúsculos fragmentos de fósil que suelen hallarse en las formaciones calcáreas… En resumidas cuentas, sigue la polémica geológica. Schoch ya había apreciado erosión por agua no sólo en la Esfinge, sino también en sus templos contiguos. A su vez, Manichev y Parkhomenko afirman que la Gran Esfinge habría estado parcialmente sumergida en las aguas que cubrían Guiza en el Pleistoceno, según el típico patrón de erosión acuática en forma de salientes y oquedades. Y finalmente, El-Morsi nos habla de una gran inundación que cubrió buena parte de la meseta de Guiza, tal como se observa en el deteriorado aspecto de muchos bloques de los antiguos monumentos. De todas formas, el experto egipcio no se atreve a poner una fecha a tal inundación.

Preguntas cruciales

Así pues, la pregunta final sería: ¿En qué momento de la Prehistoria se habría producido la inundación que habría afectado a ciertas obras humanas? ¿Se trata del testimonio del Gran Diluvio que supuestamente tuvo lugar al final de la última Edad del Hielo, hace unos 12.000 años? ¿O estamos hablando de unas remotísimas inundaciones que los geólogos ucranianos sitúan en el distante Pleistoceno, hace 800.000 años? La datación de la Esfinge y otros monumentos de la Antigüedad dependería de una respuesta certera a esta cuestión, cuyas repercusiones afectan al origen mismo de la especie humana.

Por Xavier Bartlett.

http://mysteryplanet.com.ar/

EL REY SALOMÓN Y SUS OBJETOS DE TECNOLOGÍA EXTRATERRESTRE

Siguenos en Facebook Siguenos en @Mparalelos SUSCRIBETE HOY !

PLANTILLA


Comparte en WhatsApp

5:37:29 PM

Por todos es conocida la figura del rey Salomón, personaje que aparece no sólo en los textos bíblicos sino al que también se alude en el Corán y en el Talmud. Tercer rey de Israel, hijo del rey David, era considerado un mandatario de excepcional sabiduría, poseedor de grandes riquezas y responsable de la construcción del templo de Jerusalén.

Según se relata en los textos, este monarca contaba en su haber con una serie de objetos de peculiares características que facilitaban sus empresas al servicio de Dios y que otorgaban un inmenso poder a su poseedor. No en vano, según las profecías de diferentes pueblos semitas, el que tuviera estos objetos bajo su posesión tendría el poder para dominar el mundo.

Son muchos los misterios que rodean a esta enigmática figura y tal vez esta sea la razón de que numerosos grupos a lo largo de la historia hayan tratado de dar con el paradero de tan insólitos objetos, desde los templarios, hasta algún servicio secreto.
Uno de estos maravillosos objetos es la conocida como ’’ mesa de Salomón’’ que construyó Moisés bajo las meticulosas órdenes de Dios del siguiente modo:
‘’Harás asimismo una mesa de madera de acacia. Su longitud será de 90 centímetros, su anchura de 45 centímetros y su altura de 68 centímetros. La revestirás de oro puro y harás una moldura de oro alrededor del borde.
Le harás cuatro argollas de oro y pondrás argollas en las cuatro esquinas que estén sobre sus cuatro patas. Cerca del borde estarán las argollas para meter las varas a fin de llevar la mesa. Harás las varas de madera de acacia y las revestirás de oro, y con ellas llevarán la mesa.
Harás también sus fuentes, sus vasijas, sus jarros y sus tazones con los cuales se harán las libaciones. De oro puro los harás. Y pondrás sobre ella el pan de la Presencia perpetuamente delante de Mí’’. Ex 25:23-30

30-300x210

La Mesa del Rey Salomón

Se piensa que en este objeto sagrado, que se guardó en el templo de Salomón una vez estuvo construido, el mismo rey inscribió el ‘’Shem Shemaforash’’ o Verdadero nombre de Dios que, según la tradición cabalística, no debe ser pronunciado ya que es el vocablo que utilizó Dios para crear el universo, la fuente de toda creación. No sólo esto, sino que en esta mesa estaría inscrito todo el conocimiento del universo.
Otro de los objetos en posesión del monarca era el denominado ‘’Sello de Salomón’’. Una suerte de anillo mágico en el que también estaba inscrito el nombre de Dios y que Yahvé le dio a Salomón directamente del cielo. Este anillo otorgaba al rey una serie de poderes asombrosos tales como el control sobre genios y demonios, la autoridad sobre el viento y el agua o la capacidad de comunicarse con los animales.Por ello, parece que Yahvé sentía una especial predilección por Salomón al que, además de otorgarle un gran poder, le hizo poseedor de una avanzada tecnología divina de la que era incapaz el ser humano.

ea-300x207

El anillo del Rey Salomón

Otros excepcionales objetos mencionados en los textos antiguos son ‘’El Urim y el Turim’’, unas piedras engarzadas a un pectoral sacerdotal que debían situarse sobre el corazón mediante las cuales se transmitía la voluntad divina y que se utilizaban para cuestiones en las que se consideraba necesaria una respuesta de Dios, como decisiones de interés nacional ya que Yahvé era el legislador de Israel.

También se relata que Salomón tenía una alfombra mágica que utilizaba para viajar por el aire, podía llevarle no sólo a él, sino a toda su corte y podía atravesar grandes distancias en muy poco tiempo. Estaba tejida con seda verde y con oro e iba acompañada por bandadas de pájaros en sus viajes.

Ur

El Urim y el Turim

Pero el más importante de los objetos de los que fue poseedor el rey Salomón fue ‘’el arca de la alianza’’ que, después de acompañar al pueblo elegido en su vagar por el desierto acabó guardándose en el templo de Jerusalén.
Un cofre que se colocaba en el lugar más santo del tabernáculo y que también Dios mandó construir a Moisés. Hecho de madera de acacia y revestido en el interior y en el exterior de oro puro; la cubierta, al contrario, no estaba recubierta de oro sino que era de oro macizo adornada con las figuras de dos querubines:
“Harás también dos querubines de oro; labrados a martillo los harás en los dos extremos del propiciatorio. Harás pues un querubín en un extremo y un querubín en el otro extremo, de una pieza con el propiciatorio harás los querubines en sus dos extremos. Y los querubines extenderán por encima las alas, cubriendo con sus alas el propiciatorio; sus rostros el uno enfrente del otro, mirando al propiciatorio los rostros de los querubines’’. Ex 25:18-20
El arca representaba la presencia de Dios y parece ser el medio que éste utilizaba para comunicarse con el pueblo de Israel:
“Allí ciertamente me presentaré a ti, y hablaré contigo desde más arriba de la cubierta, desde entre los dos querubines que están sobre el arca del testimonio’’. Ex 25:22

Ju-300x139

Grabado donde se aprecia el arca de la alianza

Este extraño objeto debía de colocarse en el interior del tabernáculo tras una pantalla divisoria además de ser cubierto por pieles de foca y una tela de color azul para impedir que el pueblo la mirase ni siquiera: ‘’Por el más mínimo momento y por lo tanto, muriese’’ Ex 40:3
Parece que era peligroso acercarse al arca; tocarla o mirarla podía ser motivo de muerte por alguna extraña razón. Así nadie podía acceder al interior del tabernáculo a excepción del sumo sacerdote que únicamente tenía permitida la entrada una vez al año y, para ello, debía de portar incienso, ir cubierto de sangre de cordero y estar libre de pecado, sino cumplía todos estos requisitos, corría el peligro de sucumbir bajo la ira de Dios.
Este dios, se manifestaba muy celoso del cuidado y del respeto con el que este objeto era tratado por los hombres, llegando a matar instantáneamente a quien se atreviera a posar su mano sobre el arca; incluso aunque fuera con las mejores intenciones:
‘’Pero cuando llegaron a la era de Nacón, Uza extendió la mano hacia el arca de Dios, y la sostuvo porque los bueyes casi la volcaron. Y se encendió la ira del Señor contra Uza, Dios lo hirió allí por su irreverencia; y allí murió junto al arca de Dios’’. 2 Samuel 6:6-7
Los hebreos creían que Dios residía dentro del arca y la trataban con el mismo respeto con el que tratarían al propio Dios al interpretar su presencia cerca del objeto, y es que cuando el pueblo de Israel atravesaba el desierto, Yahvé los acompañaba en forma de nube junto al arca:
‘’Y la nube del Señor iba sobre ellos de día desde que partieron del campamento’’. – Nu 10:34 ‘’En una nube apareceré encima de la cubierta’’. — Le 16:2
Este objeto también era usado como un arma de gran poder gracias a la cual el pueblo elegido logró vencer en las guerras que su dios les ordenaba emprender conquistando así las tierras de Canaán y Jericó.
Y la presencia de Yahvé cerca del arca no era solo percibida por los hebreos sino que según se narra en Samuel, uno de los pueblos enemigos, los filisteos, pudieron constatarlo, al encontrarse el arca en el campo de batalla:

‘’Cuando los filisteos oyeron la voz de júbilo dijeron: ¿Qué voz de gran júbilo es esta en el campamento de los hebreos? Y supieron que el arca de Jehová había sido traída al campamento. Y los filisteos tuvieron miedo porque decían: Ha venido Dios al campamento. Y dijeron: ¡Ay de nosotros! Pues antes de ahora no fue así. ¡Ay de nosotros! ¿Quién nos librará de la mano de estos dioses poderosos? Estos son los dioses que hirieron a Egipto con toda la plaga en el desierto’’. 1 Samuel 4:6-8

Por último, el arca era también el contenedor de otros objetos que Dios otorgó al pueblo hebreo: las tablas de la ley entregadas por Dios a Moisés, la vara de Aarón con la que realizaba los milagros de Dios y la fuente de maná, que era el alimento que Dios hacía llegar a su pueblo mientras les guiaba por el desierto.

Este dios celoso e iracundo, que encontraba un especial deleite en el oro, en algún momento hizo entrega a los hombres de una tecnología tan avanzada que sus poderes eran interpretados como voluntad divina pero que sólo otorgaba a unos pocos elegidos como el rey Salomón, o como medio para obtener un cierto fin.

El paradero de estos mágicos objetos que casi parecen venidos de otros mundos se desconoce a día de hoy; aunque no son, ni han sido pocos los que incansablemente tratan de dar con ellos.

Cabe destacar que la última mención que se hace del arca en el texto bíblico aparece en el Apocalipsis de Juan:

‘’Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo. Y hubo relámpagos, voces, truenos, un terremoto y grande granizo’’. Ap 11:19

http://maestroviejodespierta2.com/

SABES QUIENES SON LOS RAELIANOS ?

Siguenos en Facebook Siguenos en @Mparalelos SUSCRIBETE HOY !PLANTILLA

4:53:33 PM

El movimiento raeliano tienen una extraña creencia basada en que unos seres extraterrestres muy avanzados habrían sido los encargados de crear la vida en la Tierra a través de ingeniería genética. Aseguran, además, que una combinación entre la clonación humana y la “transferencia mental” podría hacer que los humanos sean inmortales. La historia de este movimiento comenzó un 13 de diciembre de 1973, cuando el periodista francés Claude Vorilhon, más conocido como Rael, fue contactado (o al menos eso asegura él) por un ser del planeta Elohim.

518092

Este ser extraterrestre, según los relatos de Rael, tenía alrededor de 25 mil años, medía un poco más de 1 metro y 20 centímetros, tenía pelo largo y oscuro, ojos en forma almendrada, piel color verde oliva y un gran sentido del humor. “Si este ser estuviera caminando por alguna calle en Japón, nadie lo hubiera notado”, fue el resumen que él mismo hizo para hacer notar su similitud física con los humanos. A partir de entonces, sucedieron varios encuentros.

En uno de ellos, el elohim lo llevó a Rael a conocer su planeta en un plato volador y le reveló la gran verdad: que los humanos y todos los seres vivos de la Tierra fueron creados por su raza mediante manipulación del ADN e ingeniería genética. Según le contó el extraterrestre, los elohim aprendieron a crear vida humana hace muchísimos años. En ese momento, una parte de su planeta se escandalizó por el descubrimiento y le pidió a los científicos que continuaran sus actividades en algún planeta lejano. El lugar elegido, por supuesto, fue la Tierra, en donde estos seres, similares a los hombres pero de tamaño más pequeño, crearon a los humanos a su imagen y semejanza mediante la clonación. En uno de esos encuentros, también le pidió a Rael que construyera una embajada para recibirlos en su llegada a la Tierra, en el año 2035; y así nació el movimiento raeliano.

273914_raelianos-300x195

En 1974, Rael escribió El libro que dice la verdad, en el cual relata todo lo que aprendió de su visita extraterrestre, y un poco después decidió mudarse a Quebec, Canadá, un lugar bastante tolerante con las minorías religiosas. Allí estableció el centro de su Movimiento Raeliano, que en 1998 cambió su nombre a Religión Raeliana y actualmente asegura contar con 55 mil miembros en 84 países.

El comienzo del pueblo judío, según los raelianos, está directamente relacionado con la teoría descripta en El libro que dice la verdad. Nació cuando científicos elohim se reprodujeron con mujeres terrestres, lo cual fue el final de la investigación y de su estadía en la Tierra.

Además, Rael, hijo de Colette Vorilhon y Marcel Heimendinguer, un industrial judío de Alsacia, recibió en uno de sus encuentros con el extraterrestre la información de que su padre en realidad era el jefe supremo de los elohim. Su madre, según esta misma fuente, habría sido embarazada mediante inseminación artificial durante una abducción, de la misma forma en la que supuestamente habría sido embarazada la madre de Jesús.

ORDEN DE LOS ÁNGELES DE RAEL

Dentro de la estructura piramidal del Movimiento Raeliano, en la cual Rael se encuentra en la cima con el cargo de Guía Planetario, existe un grupo muy particular llamado Orden de los Ángeles de Rael. Éste fue creado en 1990 y se encuentra conformado por unas 160 mujeres que tienen como misión primordial “atender afectiva y sexualmente a Rael y a los profetas Elohim cuando regresen a la Tierra”. Por el momento, hasta la llegada de los profetas, estos “ángeles” deberán cuidar sólo de Rael y reservar su sexualidad exclusivamente para él.

LIBERTAD SEXUAL RAELIANA

cable-wikileaks-clonacion-humana-raelianos_1_563386-300x197

La teoría raeliana hace bastante incapié en la sexualidad de sus miembros. Asegura que los humanos no deben reprimir ningún tipo de deseo o impulso sexual, ya que al ser creaciones de laboratorio no deberían tener ningún interés en hacerlo. Por eso, los raelianos no creen en el matrimonio, al cual consideran inútil, y estimulan la máxima libertad sexual mientras no se abuse de los demás.

Entre otras cosas, están a favor de las relaciones ocasionales, la homosexualidad, el control de la natalidad y la masturbación. Incluso la empresa Clonaid, que más de una vez apareció en los medios por sus éxitos en la clonación de humanos, es manejada por accionistas que pertenecen a este movimiento. Los raelianos tienen tan presente el tema de la clonación, y la supuesta inmortalidad a la que ésta podría llevar, que cuando un raeliano muere se le extrae su hueso frontal. Existe la creencia de que cuando los elohim regresen a la Tierra, en el año 2035, se podrán regenerar a partir de este hueso a los raelianos muertos para que vivan eternamente.

http://www.3djuegos.com/

Alienígena hibernando descubierto en el interior de una cámara secreta en la Gran Pirámide de Giza

Siguenos en Facebook Siguenos en @Mparalelos SUSCRIBETE HOY !PLANTILLA

2:12:34 PM

En la edición de marzo del 2000 de la revista egipcia Rose al-Yusuf, un extraño artículo planteó la siguiente pregunta: ¿Creería usted una historia sobre una momia extraterrestre encontrado dentro de la Gran Pirámide de Giza?
Cuenta la historia que, en el año 1988, un egiptólogo francés llamado Louis Caparat estaba explorando el interior de la Gran Pirámide, cuando descubrió accidentalmente una cámara secreta. La habitación había sido sellado inmediatamente después de que se completó la pirámide, hace más de 4.500 años, y contenía “una caja transparente cristalina”.

Al parecer, la caja cristalina sirvió de soporte vital para un pequeño humanoide extraterrestre o híbrido humano-alienígena, que Caparat creía que estaba hibernando o en un estado de animación suspendida. El descubrimiento de una cámara antes desconocida dentro de la Gran Pirámide suena intrigante, pero encontrar un extraterrestre real dentro sería un evento extraordinario, si hemos de confiar en esta particular historia.

Una adicional inspección de la cámara revelo pistas sobre la identidad de su milenario ocupante cuando los arqueólogos encontraron un rollo de papiro. De acuerdo con las inscripciones jeroglíficas en el rollo, la criatura era en realidad un mensajero extraterrestre que había llegado en el antiguo Egipto durante el reinado del faraón Keops. Su misión era la de anunciar la llegada de sus hermanos, que expresaron su interés hacia el pueblo egipcio.

alien_mummy-e1430928190341
La evidencia física que apoya la historia publicada en Egipto sigue desaparecido.

Al parecer, el faraón mantuvo al visitante en un alto respecto, ya que el papiro afirmaba que la Gran Pirámide fue construido como un receptáculo para la cápsula de cristal que contenía al pequeño humanoide. El hecho de que el sistema de soporte de vida seguía trabajando después de miles de años apoya la teoría de que las pirámides fueron construidas con la ayuda de la tecnología alienígena avanzada y también da crédito a la idea de que las pirámides actuaron como receptores de energía.

Poco después de su descubrimiento, Caparat llamó a su amigo y colega, el biólogo F. de Braga, que se encontraba en España en el momento. Él abordó el siguiente avión a El Cairo, con la esperanza de obtener la sangre, los tejidos y muestras de ADN del extraterrestre en hibernación. Pero cuando su avión aterrizó, de Braga fue enviado rápidamente de vuelta a Madrid por las autoridades egipcias. El extraterrestre y su ataúd de cristal fueron confiscados en última instancia por el Servicio de Investigaciones de la Seguridad del Estado y llevados a un lugar desconocido y ahí es donde el rastro se pierde.

No existen más menciones de Caparat o las cámaras secretas y Egipto no ha ofrecido ninguna declaración oficial sobre este episodio.

Pero esto no es ni el primero ni el único incidente de un cuerpo decididamente no humano encontrado en una pirámide.

Según la leyenda, el primer hombre en ingresar en la Gran Pirámide de Giza fue un poderoso califa llamado Abdullah al-Ma’mun, hijo de Harún al-Rashid. En el 813 DC, tras semanas de ardua perforación a mano, su equipo de trabajadores egipcios contratados rompieron varios bloques de granito y lograron entrar en una cámara funeraria que contenía los restos de un alienígena humanoide. El extraterrestre había sido enterrado con gran respeto y fue rodeado de objetos preciosos.

En Secretos de la Gran Pirámide, el autor Peter Tompkins menciona el evento:

Algunos autores árabes han informado de que Al Ma’mun encontró dentro el sarcófago de una estatua de piedra con la forma de un hombre. Ellos dicen que dentro de la estatua yacía un cuerpo que llevaba un pectoral de oro con piedras preciosas, una espada muy valiosa sobre el pecho, y un rubí carbunclo en la cabeza del tamaño de un huevo, que brillaba tal como la luz del día”.

Otra misteriosa momia de un ser de otro mundo fue supuestamente descubierto en una pequeña pirámide en El Lahun, justo al sur de la tumba del faraón Sesostris II. Según la historia, Viktor Lubek, un profesor jubilado de la Universidad de Pennsylvania hizo este descubrimiento en 1997, pero hay muy poca información disponible.

La momia fue el de una frágil criatura que media alrededor de 1,5 metros de largo. Había sido enterrado con honores especiales, y se encontró un número de objetos interesantes dentro de la tumba.

Según un artículo publicado en 2003,

La datación de la momia es de aproximadamente 1880 aC y es humanoide, pero es evidente que no es humano. No está claro de que sexo era, pero sabemos que tenía una inusual piel como de reptil, no tenía oídos externos y si tenía excesivamente grandes ojos almendrados.

En las inscripciones en el interior de la tumba se leía que la momia pertenecía a un ser importante que había sido nombrado consejero del rey. Su nombre era Osirunet, que significa ‘estrella – o enviado del cielo’.

osirunet

El cuerpo de Osirunet se había conservado de una manera muy inusual, y estaba cubierto con envolturas de lino y una mezcla de arcilla y oro.

En cuanto a los objetos desconocidos encontrados dentro de la pirámide, ellos fueron descritos como “dispositivos hechos de un material resistente de tipo sintético que nadie ha sido capaz de identificar, y el uso de estos extraños elementos similares a maquinarias son un completo misterio.”

Este hallazgo fue particularmente molesto para muchos funcionarios egipcios que insistían en que permanezcan en secreto hasta que se encuentre una explicación plausible. La momia fue presuntamente trasladado en avión a Florida, EE.UU., para un análisis en profundidad pero esa es la última vez que alguien ha oído hablar de Osirunet.

Un incidente similar implicó un largo dedo momificado de 15 pulgadas descubierto en 1988.

Incluso si estas historias suenan descabellada u ofrecen poca evidencia para apoyar las afirmaciones, cuando se considera el más grande cuadro ofrecido por muchos misterios de Egipto, parece posible. Algunos dirían que es poco probable, pero posible.

Cuando los antiguos egipcios construyeron las pirámides de Giza, ellos mostraron gran ingeniería, matemática y habilidades astronómicas y podemos ver fácilmente cómo la magnificencia y la precisión de sus monumentos se pueden atribuir a la influencia externa.

Pero al final, podrías decir que es realmente una cuestión de perspectiva.

http://conspiraciones1040.blogspot.com/