Arcontes: ¿Estás siendo controlado por entidades etéricas?


¿Alguna vez has sentido que no controlabas el rumbo de tu vida? ¿Qué había algún tipo de fuerza invisible obligándote a tomar decisiones o a escoger un “camino” en concreto? Pues podría ser que fuera así, que en ciertas ocasiones no fueras tú el que tomara esas decisiones que afectan a tu vida. El famoso místico armenio George Gurdjieff (1866-1949) describió en su libro “The Herald of Coming Good (El Mensajero del bien venidero: primer llamamiento a la humanidad contemporánea)” que hay ciertas fuerzas en la vida llamadas Tzvarnoharno, una palabra acuñada originalmente por el Rey Salomón. Tzvarnoharno es una fuerza que surge entre las personas y que lleva a la destrucción de cualquiera que intente ayudar a la humanidad y resulte en la destrucción de todos sus esfuerzos.

En términos psicológicos, podríamos decir que Tzvarnoharno es una “fuerza colectiva inconsciente” cuyo primer instinto es oponerse a cualquier fuerza contraria que esté intentando despertar a la gente. Pero la verdad es que los Tzvarnoharno han adquirido infinidad de nombres a lo largo del tiempo, y muy posiblemente el más conocido sea el de Arcontes. Según los expertos en la materia los Arcontes controlan a las personas. Utilizan a las personas para mirar las posibilidades de la línea de tiempo futura y así tratar de obtener información sobre quién puede ser un problema para sus oscuros planes. Luego viajan en el tiempo para tratar de hacer que esa persona elija un resultado diferente en sus vidas, así como para etiquetarlos. Entonces, usan una especie de técnicas de control mental energéticas principalmente para tratar de mantener baja su vibración, para disentir con las personas que las rodean o para que tomen decisiones erróneas.

¿Pero que son realmente los Arcontes?

Los gnósticos, una rama mística del cristianismo, han sabido sobre las fuerzas antidespertar durante siglos y escribieron sobre ellos en su trabajo describiéndolos como “Arcontes”. Los gnósticos creen que los Arcontes son los sirvientes del Demiurgo, el “dios creador” que se encuentra entre la raza humana y la divinidad. Esta divinidad solo puede alcanzarse a través de experiencias místicas que llamamos gnosis.

Aunque a menudo los Arcontes se representan como hermafroditas y criaturas que parecen seres extraterrestres con un apetito insaciable por la violencia, no es el miedo lo que utilizan para evitar su trascendencia, sino la ignorancia. Según el Evangelio gnóstico de Felipe, el objetivo principal de la “Fuerza Arcónica” es mantener a los humanos ignorantes de sus orígenes divinos más allá del universo físico. Los Arcontes necesitan que experimentemos y actuemos por ellos. Dicho esto, son seres difíciles de entender.

Sus deseos no son nuestros deseos. Lo más común es que influyan en los pensamientos y sentimientos de sus víctimas. Es probable que sean responsables de un porcentaje mayoritario de personas dementes. Como un virus informático, infectan la mente y, eventualmente, se propagan (si no se controlan) a los sentimientos. Se convierten en un parásito e incluso pueden manipular tus sueños.

Aquellos que han tenido la posibilidad de verlos físicamente aseguran que son algo así como un insecto, una criatura marina o un reptil. Se superponen y se mezclan, aumentando y disminuyendo de tamaño, de demasiado grande a completamente visible, a microscópico.

Entonces, ¿por qué existen los Arcontes?

La respuesta es que nuestra inconsciencia colectiva está profundamente apegada a las formas estáticas porque les aterroriza el cambio. Nuestro profundo temor al cambio en última instancia se centra en nuestro miedo a despertar, porque en el centro de nuestro ser, sabemos que abrazar el cambio significa abrazar la muerte de todo tal como la conocemos. En nuestros viajes espirituales, nuestros egos son las fuerzas de Arcontes más fuertes que jamás encontraremos. Nuestros egos son casi infinitamente creativos en su forma de sobrevivir y corromper todos nuestros intentos de ser libres. El ego no dudará en sabotear cualquier intento legítimo de moverse en la dirección de la Luz o la Verdad. Y lo hace por miedo intenso.

A diferencia de otros seres negativos para la humanidad, a los Arcontes no les interesa la condenación eterna. Estos seres omnipotentes simplemente quieren el control absoluto. Al igual que los demonios tradicionales, seducen a la humanidad, pero todo el mecanismo del cosmos es una seducción destinada a mantener a la parte sagrada de los humanos sin conocimiento de un destino superior.

Enfrentándonos a los Arcontes

Enfrentarse a los Arcontes dentro de nosotros puede convertirse en una batalla constante. Estas fuerzas “antidespertar” pueden presentarse como personas que no tienen interés en apoyarnos, traicionarnos, menospreciarnos, tentarnos y dejarnos sin luz. También pueden presentarse en forma de pensamientos, emociones o presentimientos. Pueden hacer que tomemos ciertas decisiones que a la larga pueden llevarnos al desastre.

El reconocido psiquiatra austriaco de origen judío Wilhelm Reich (1897-1957), describió cómo la humanidad se ha visto afectada desde los albores del tiempo por lo que él llamó la Peste Emocional: el dolor que repetidamente reprimimos a lo largo de nuestras vidas y que nos impide encontrar nuestra totalidad. Cuando la gente se encuentra con una persona natural y auténtica, se sienten amenazada por ella y quieren destruirla de alguna manera. ¿Alguna te has sentido que todo el mundo estaba injustamente contra ti?

Algunos expertos sostienen que los atascos de tráfico y las interrupciones del servicio telefónico son mucho más efectivos para condenar almas que las posesiones y las tentaciones populares. Mantenernos constantemente frustrados y eternamente inquietos es la nueva forma en que las “Fuerzas Arcónicas” utilizan para destruir nuestros espíritus humanos.

Tal vez es por eso que las posesiones y los encuentros con espíritus malignos han disminuido a lo largo de los años. Entre las actualizaciones de aplicaciones, las opciones de comida rápida sin fin, series de televisión, pedidos de artículos de eBay o Amazon y la eterna e interminable cantidad de contenido en Internet, ¿quién tiene el tiempo o energía para despertar?

Cuanto más densas sean nuestras tendencias egocéntricas, menos buscaremos el cambio de una manera real, y más lejos huiremos de cultivar la libertad y la responsabilidad que acompañan el despertar a nuestro potencial superior.

¿Cómo podemos evitar a los Arcontes?

Si has llegado a este punto es porque en algún momento de este articulo te has visto identificado, y podrías haber sido víctima de los Arcontes. Aquí te ofrezco algunas recomendaciones para evitar que estos seres continúen afectando tu vida:

Deja de distraerte con fuentes externas de “felicidad” para evitar tu vacío interior y tu inquietud.

Conoce tu infelicidad y sufrimiento emocional con un corazón abierto.
Se consciente y honesto sobre los obstáculos en tu vida (como evitar cambios).
Asume la responsabilidad de tu felicidad y bienestar (porque nadie más lo hará).
En lugar de perseguir la felicidad, busca en la oscuridad y descubrirás la Luz.

En conclusión

La autorresponsabilidad y el deseo de verdad son nuestros mayores aliados cuando se trata de superar las “Fuerzas Arcónicas”. Cuando hay una ausencia de amor y comprensión, los Arcontes prosperan. No permitas que estos seres tomen decisiones por ti, no dejes que manipulen tus sentimientos para que tomes decisiones incorrectas. En el momento en que sepas que los Arcontes están manipulando tu vida entonces ya habrás dado el primer paso hacia el despertar.

MUNDOESOTERICOYPARANORMAL. COM