El increíble caso del cosmonauta alienígena visto por Giichi Shiota.


En 1975, un hombre japonés tomó algunas de las imágenes más intrigantes de un presunto alienígena que alguna vez fue capturado en una película.

Kawanoe era una ciudad que una vez estuvo ubicada cerca del centro de la isla japonesa de Shikoku . Sin embargo, desde el 1 de abril de 2004, Kawanoe se fusionó con Doi, Shingū e Iyomishima, para formar la nueva megalópolis de Shikokuchūō. Lamentablemente, muchas de las personas que actualmente residen en esta expansión urbana épica no tienen idea de que en un momento el proverbial patio trasero acogió a uno de los visitantes más inusuales de otro mundo.

En la noche del 24 de marzo de 1975, un hombre llamado Giichi Shiota estaba en un vertedero en Kawanoe cuando tropezó con un espectáculo que lo obligaría a reevaluar sus ideas preconcebidas sobre el mundo en el que vivía.

Según el informe de Shiota, en algún momento durante la noche él vio lo que describió como una figura “luminosa”, vestida con traje, similar al Humanoide de Kinnula, que parecía suspendida en el aire.

Más tarde, Shiota estimó que esta entidad inusual, que no perdió tiempo en nombrarlo como un “cosmonauta alienígena”, estaba suspendida a casi siete pies del suelo ya a una distancia de aproximadamente 300 pies de él. Shiota, que había afirmado haber visto un OVNI en el pasado, no se alarmó por la aparente aparición ingrávida, pero afirmó que de inmediato sufrió un dolor de cabeza.

Si bien es pura especulación, uno debe preguntarse si este supuesto alienígena estaba tratando de comunicarse con Shiota. Esta teoría se basa en el hecho de que numerosos otros testigos oculares sobre alienígenas han hecho afirmaciones similares, incluido el desafortunado vigilante nocturno italiano, Pier Fortunato Zanfretta, que afirmó haber sufrido terribles dolores de cabeza mientras sus captores alienígenas intentaban comunicarse con él durante lo que se conoce como los desgarradores Alienigenas secuestradores de Zanfretta.

Asombrado por la visión de esta entidad ostensiblemente alienígena, Shiota se obsesionó con la idea de capturar a este visitante en la película para demostrar que su extraño encuentro era real y no producto de una imaginación demasiado activa o algo peor, como algunos sin duda especulaban. Así que, armado con no menos de tres cámaras, Shiota regresó a la escena de su encuentro noche tras noche con una sombría determinación. Si bien este tipo de manía infecta a muchos que han tenido contacto con lo desconocido, abriendo nuevas puertas de investigación y alimentándose de una nueva obsesión, la mayoría, por desgracia, nunca pueden obtener otro atisbo más allá del velo. Shiota, sin embargo, resultó ser una excepción a la regla.

En la noche del 31 de marzo, después de una semana acechando en el vertedero con tenaz paciencia, Shiota afirmó que de repente sufrió otro brutal dolor de cabeza. Cuando levantó la vista, fue lo que describió como una perturbación eléctrica de color blanco azulado que flotaba a unos 300 pies frente a él.

Shiota había estado mirando, cautivado, a esta formación anómala y en forma de nube durante varios minutos, cuando testificó que una aparición de un humanoide de casi 6 pies de alto apareció en medio de esta perturbación. Afirmó que este inusual ser descendía pausadamente hasta que estaba suspendido a solo un pie del suelo. Fue entonces cuando comenzó a “deslizarse” hacia el intrépido investigador aficionado.

Shiota, para su crédito, se negó a sucumbir al pánico y se levantó para la ocasión, tomando fotos tan rápido como pudo usando su cámara Nikomat EL y lente Nikkor de 200 mm. Estas imágenes, que tienen más que un parecido pasajero con el de Metal Man Of Falkville , se han desvanecido , por razones difíciles de averiguar, pero se han desvanecido en la oscuridad ufológica.

La entidad desconocida había atravesado más de la mitad de la distancia entre él y Shiota, cuando de repente viró hacia la derecha. La “cosa” brillante luego viajó en esa dirección a una velocidad extraordinaria durante unos 30 pies antes de que desapareciera. Si bien debe haber parecido una eternidad, Shiota rápidamente determinó que todo el evento no había durado más de un minuto.

Cabe señalar que justo un mes antes del inquietante encuentro de Shiota, en la ciudad de Kofu, Japón, dos jóvenes estudiantes también afirmaron haber tenido un encuentro cara a cara con una desconocida entidad alienígena vestida con un extraño traje. Si bien estos muchachos no tenían una cámara a mano, sí lograron dibujar lo que se conoce como Fanged Humanoids Of Kofu.

Aún está por verse si hay alguna conexión directa entre estos dos casos extraños, salvo la del tiempo y la proximidad. Aún otros han concluido que las imágenes son una reminiscencia de la ahora famosa imagen de Cumberland Spaceman.

Shiota nunca volvió a encontrarse con esta extraña criatura, pero sea lo que sea, ya sea un invasor extraterrestre, un ser interdimensional, un viajero del tiempo o un fantasma espacial, las fotos demuestran que esto era real y no una invención de un solo hombre.

Archivos Bureau 2017.