HABLAN LOS TESTIGOS MÁS IMPORTANTES DEL CASO ROSWELL NUEVA DESCLASIFICACIÓN


Expediente Roswell. El informe definitivo (Oblicuas, 2016) da a conocer los documentos y los testimonios que apuntan al estrellamiento de una nave extraterrestre en Roswell en julio de 1947. Entre los numerosos testigos destacan aquellos que, por distintas circunstancias, pudieron contemplar los cuerpos de los alienígenas que tripulaban el platillo volante accidentado.

En un artículo de los investigadores Stanton Friedman y William Moore (uno de los artífices del libro sobre Roswell El incidente) del año 1980, ambos autores recogen las vivencias de Bessie Brazel Schreiber, hija de William Mac Brazel, el capataz del rancho Foster donde se estrelló el platillo volante en julio de 1947. La mujer les manifestó que el material descubierto por su padre parecía «papel de aluminio. Algunos fragmentos tenían una especie de cinta pegada, pero ésta no podía despegarse o sacarse de ninguna forma. Otros pedazos tenían números o letras, pero no eran palabras que pudiéramos leer. Los caracteres estaban escritos como números, en columnas, pero no se parecían para nada a los números que nosotros usamos. Y un trozo de algo hecho del mismo papel plateado parecía una manga de unos 10 centímetros de ancho e igualmente largo, con un reborde en un extremo. Y también lo que parecían ser pedazos de un papel fuertemente encerado».

Como no podía ser de otra manera, Mac Brazel avisó de su descubrimiento a los propietarios del rancho Foster, que se encontraban fuera de la ciudad. Lo hizo desde el teléfono de una tienda de comestibles de Corona (Nuevo México) regentada por Geraldine Perkins, tal y como ella misma confirmaría a los investigadores. El rancho Foster pertenecía a dos hermanos gemelos, Henry S. y J. B. Foster. Cuando Mac Brazel fue «retenido» por la Fuerza Aérea durante casi una semana, su hijo Paul Brazel tuvo que hacerse cargo del rancho. Un sobrino de éste, Joe, ha confirmado recientemente que su tío estaba bastante molesto al comprobar cómo la propiedad de los Foster estaba literalmente tomada y acordonada por decenas de militares que les impedían el acceso. Incluso los familiares y demás empleados fueron expulsados de la hacienda sin más explicaciones. Nadie sabía qué hacían los militares en la propiedad, aunque todos intuían que estaba estrechamente relacionado con el extraño hallazgo del ranchero. La inflexible ocupación militar ocasionó un grave perjuicio económico a los Foster. El sobrino del hijo de Mac Brazel confirmó a los investigadores que ni su tío ni el padre de éste hablaban del incidente bajo ninguna circunstancia.

«NOS AMENAZARON DE MUERTE»

Bill Brazel, otro de los hijos del ranchero, habló en una ocasión de los restos, y se refirió a ellos así: «Eran algo parecido al papel de estaño, sólo que no se rompía. Uno podía arrugarlo y doblarlo e inmediatamente recuperaba su forma original. Era flexible, pero no se podía plegar o doblar como el metal común. Casi como un plástico, pero definitivamente metálico. Mi padre dijo una vez que los militares le confesaron que no era algo hecho por nosotros. Había también un material filiforme: parecía seda pero no lo era. Se trataba de un material muy fuerte sin hebras o fibras, como tendría la seda. Era más como un alambre, una sustancia de una sola pieza. Y había unas partículas semejantes a la madera, como la madera de balsa por su peso, pero de color un poco más oscuro y mucho más duro. No pesaba nada y no se podía rayar con la uña. Todo lo que yo tenía eran unos pedacitos. No había escrituras o marcas en los fragmentos que yo tenía, pero mi padre dijo que había figuras en algunos de los trozos que él encontró».

Pero hay más familiares de testigos directos que arrojan luz sobre el famoso incidente. La hija adoptiva de J. B. Foster, Joan Purdie, fue localizada por los autores de El incidente y ofreció detalles increíbles sobre el caso Roswell:

«Mi padre sabía que era un platillo volante y nunca ha cambiado su historia (…) y al igual que el Ejército había advertido y amenazado a Mac Brazel, hicieron lo mismo con él».

La señora Purdie dijo que Mac Brazel llamó a su padre para advertirle de lo que había ocurrido y que los militares habían invadido su propiedad. La señora Purdie considera que el

material que cayó sobre su rancho era de origen desconocido. Además sospecha que la muerte de William Mac Brazel no fue natural… En el año 1991, el conocido investigador y exmilitar Kevin Randle entrevistó a Barbara Dugger, nieta de George Wilcox, sheriff de Roswell en 1947, y su esposa Ines. Barbara afirmó que su abuela estaba realmente aterrorizada por lo que sabía y que le llegó a decir en una ocasión: «No se lo cuentes a nadie. Cuando ocurrió el incidente, la policía militar vino a la oficina y nos dijo a George y a mí que si alguna vez decíamos algo del asunto no sólo nos matarían a nosotros, sino también a toda nuestra familia». La propia Dugger aclaró que la señora Wilcox creía en la realidad del estrellamiento de Roswell: «Alguien llamó a mi abuelo y le contó el incidente. Él fue hasta el sitio y vio los restos. Se encontró una gran zona quemada. Era al atardecer. Había cuatro seres del espacio. Sus cabezas eran grandes. Usaban trajes como de seda. Y uno de los ‘hombrecitos’ ¡estaba vivo!». Tan abatido quedó su abuelo por el percance del «platillo volante», amenazas incluidas, que decidió dejar su puesto de sheriff en el pueblo tras el revuelo organizado por el Ejército.

revistaañocero.com

“ESTUVE DENTRO DE UN OVNI EN 1947” EL CASO DE PROSPERA MUÑOZ


Próspera Muñoz tenía ocho años y su hermana Anita doce cuando mantuvieron contacto con los tripulantes de un objeto volador “de forma muy ovalada y brillante”. Esa misma noche aparecieron de nuevo los extraños humanoides y se llevaron a Próspera al interior de un objeto volador aterrizado frente a su casa.

Por encima de todo, Próspera Muñoz es buena persona. Durante las últimas décadas, su hogar –primero en Girona y ahora en Jumilla (Murcia)– se ha convertido en un trasiego constante de ufólogos, periodistas y aficionados al enigma OVNI que pretendían saber más sobre las experiencias que le tocó a vivir en un lejano año de 1947. Nunca puso impedimentos, contando su historia tal como la recordaba. Jamás ganó un solo euro con ello. Al contrario, perdió privacidad y tuvo que hacer frente a las miradas desconfiadas y a los comentarios escépticos de ciertas personas. Pero siempre contó con el apoyo de la familia, sobre todo de su compañero José María Semitiel, fallecido hace algunos años.

Durante uno de mis viajes a tierras murcianas siguiendo la pista de varios casos de OVNIs, me acerqué a su domicilio para conocer de primera mano tan extraordinarios sucesos. Esa tarde se encontraba cansada, pero aún así hizo el esfuerzo y volvió a recuperar esos recuerdos que tanto marcaron su existencia. Las horas volaron y cuando nos quisimos dar cuenta ya era bien entrada la noche. Esa madrugada regresé a Madrid con dos convicciones: Próspera decía la verdad y todavía, a pesar del tiempo transcurrido, buscaba respuestas.

Meses después, a principios de 2016, recibí una llamada telefónica del investigador alicantino Jorge Sánchez anunciándome que estaba terminando los últimos detalles de un libro monográfico centrado en las experiencias de Próspera. Numerosas entrevistas con ella y su hermana Anita –también testigo de algunos de los fenómenos– y dos años de exhaustivas pesquisas dieron como resultado Contacto entre dos mundos. Las extraordinarias experiencias OVNI de Próspera Muñoz, publicado por Ediciones Cydonia en octubre de 2016. Jorge se desplazó en numerosas ocasiones a Jumilla, visitando junto a la mujer los lugares de los hechos e intentando contrastar todos y cada uno de los detalles que ésta iba proporcionándole.

«Durante su primer encuentro con los tripulantes del OVNI, Próspera estaba acompañada por su hermana Anita, cuatro años mayor que ella –me cuenta el autor del fascinante libro–. Además, su tío Juan también se convirtió en testigo de ciertos sucesos. Desgraciadamente este último falleció hace tiempo y no pude recabar su testimonio. Sí lo hizo en numerosas ocasiones el incansable J. J. Benítez, que también entrevistó a Anita». La hermana de Próspera goza de buena salud, así que Jorge pudo grabar las horas y horas de conversaciones que mantuvieron en el domicilio de la mujer en Alicante. Gracias a él, también pude charlar con Anita. Pero no adelantemos acontecimientos, porque en toda historia conviene empezar por el principio…

Como en otras tantas ocasiones, ese día de verano del año 1947, Próspera, de ocho años de edad, y Anita, de doce, acompañaban a su tío Juan en sus habituales labores en el campo. Él se encargaba de cuidarlas porque el padre de las niñas trabajaba en otra localidad, aunque cada dos o tres días se acercaba al caserío de Jumilla (Murcia) donde vivían para llevar comida y ciertos enseres necesarios para la vivienda. Cuando ya caía la tarde, las pequeñas y su tío se acercaron a un caserío próximo al suyo, conocido por el nombre de La Amacoya, donde solían abastecerse de agua. Mientras el hombre se afanaba por acaparar el máximo del líquido elemento, las niñas se quedaron a cierta distancia con sus juegos. Entonces, vieron cómo surgía de una montaña «un llamativo juego de luces, como una especie de arco iris radiante». Se lo dijeron a Juan, pero éste, más preocupado en otros asuntos, no les hizo demasiado caso.

El avistamiento se quedó en una simple anécdota, y al día siguiente los tres caminaron hasta el paraje de Las Tosquillas donde Juan debía encargarse de ciertas labores agrícolas. Allí se encontraron con un pastor que, entre balbuceos y presa de un gran nerviosismo, comenzó a relatar que varias de sus ovejas habían aparecido muertas de un modo terrorífico: alguien les había arrancado los genitales desangrándolas por completo. «¡Lo más raro es que no había ni una gota de sangre por los alrededores, nada! ¿Cómo es posible?», clamaba el pastor.

Esa noche, Próspera y su hermana Anita vieron unas esferas rojas que rodaban por el terreno. «Llamaban la atención por la viveza del color, lo perfectamente esféricas que eran, como canicas, y la rapidez con la que se movían –relata Próspera en Contacto entre dos mundos–. Sin pensármelo dos veces corrí tras una de ellas. ¡Tenía que alcanzarla. ¿Qué era aquello? Para mi sorpresa, nada más tocarla sentí una quemazón tremenda. De hecho, prácticamente toda la palma de mi mano se inflamó y enrojeció de inmediato». La niña se acercó a su hermana y le enseñó la mano. «Ya te curaré cuando lleguemos a casa», le respondió. Nada más entrar a la finca, Próspera se dio cuenta de que ya no la tenía enrojecida ni inflamada. ¡Se le había curado sola! Aquella noche, Juan, asustado por lo que había relatado el pastor, cerró puertas y ventanas a cal y canto y dejó fuera a Ligorio, el perro familiar, para que vigilase la vivienda. De madrugada el animal aulló, lloró y arañó desesperadamente la puerta de la casa para que lo dejasen entrar, como si detectase alguna clase de peligro desconocido para él.

Por Miguel Pedrero.

revistaañocero.com

Nueva interpretación de una antigua tablilla cerámica revela que la Torre de Babel existió realmente


Medio mundo parece creer que la Biblia no contiene más que patrañas, mientras que la otra mitad cree, digamos, que es la palabra de Dios. Pero ahora llega un profesor no creyente para decirnos que una tablilla de cerámica de la antigua Babilonia aporta pruebas de que la bíblica Torre de Babel fue real. Y son pruebas bastante convincentes.
En lingüística existe la teoría de que hubo un único lenguaje original hablado por toda la humanidad.

El libro bíblico del Génesis, en su capítulo 11, parece coincidir en este sentido en el pasaje que habla de la Torre de Babel:
Todo el mundo era de un mismo lenguaje e idénticas palabras. Al desplazarse la humanidad desde oriente, hallaron una vega en el país de Senaar y allí se establecieron. (Génesis 11,1-2)

La gente de aquel tiempo decidió construir una torre que llegara hasta el cielo para así alcanzar la fama y evitar dispersarse por el mundo. Pero el Señor observó la construcción de esta torre y pensó que si su pueblo podía construirla y seguía hablando una sola lengua, podrían conseguir todo aquello que se propusieran. Dios decidió entonces impedirlo dispersando a las gentes por todo el mundo e imponiéndoles diferentes lenguas.

No cabe duda de que el relato bíblico es bastante diferente de la teoría lingüística. Pero en cuanto a la torre, Andrew George, profesor de Historia de Babilonia en la Universidad de Londres, cree haber hallado pruebas sólidas de su existencia en una antigua tablilla cerámica de la ciudad de Babilonia.
En este vídeo de la Institución Smithsoniana, el investigador comenta en detalle su teoría, que sin duda suena bastante posible:

La tablilla cerámica que el Dr. George ha examinado, descubierta hace un siglo en Babilonia y ahora en manos privadas, nos muestra el aspecto que tenía aquel zigurat, con sus siete niveles. En ella podemos observar también al rey con su sombrero cónico y su cetro. Y por debajo, el texto que describe la orden de construir la torre.
“Es una evidencia muy poderosa de que la historia de la Torre de Babel se inspiró en esta construcción real,” comenta el Dr. George en la web de la Institución Smithsoniana: “En su parte superior (…) hay un relieve que representa una torre escalonada y (…) la figura de un ser humano con un sombrero cónico y portando un cetro. Por debajo de este relieve hay un texto que fue tallado en el propio monumento, y el rótulo se puede leer fácilmente. Dice así:

Etemenanki, Ziggurat Babel.
“Lo que significa ‘El zigurat o torre-templo de la ciudad de Babilonia’. El edificio y su constructor aparecen en el mismo relieve,” explica el profesor George.

El texto aporta datos sobre los trabajadores reclutados para construir la torre, como expone en su traducción el Dr. George:

Desde el Mar Superior [Mediterráneo] hasta el Mar Inferior [Golfo Pérsico], de los vastos territorios he movilizado a los numerosos pueblos de los asentamientos a fin de construir este Zigurat de Babilonia.

En el vídeo de la Institución Smithsoniana observamos además que la tablilla aporta nuevas pruebas de que la torre de Babel fue un edificio que existió realmente.

“Tras las dudas que planteó Darwin sobre el relato de la creación en seis días, la gente empezó a preguntarse qué más podía haber en la Biblia que no fuese cierto,” comenta el Dr. George para el diario Breaking Israel News, añadiendo a continuación que “En el siglo XIX se descubrió que los reyes asirios descritos en la Biblia eran reales y estaban corroborados por la evidencia arqueológica, haciendo que nos preguntáramos a su vez, ¿cuánto más hay de cierto en la Biblia?”

Los expertos ya creían con anterioridad que el rey Nabucodonosor II de hecho construyó un zigurat en Babilonia tras designar esta ciudad como su capital. La tablilla ofrece nuevas pruebas de ello.

La ciudad de Babilonia fue fundada en torno al 2300 a. C., unas 80 millas al sur de la actual Bagdad. Los hititas saquearon Babilonia en el 1595 a. C., pero Nabucodonosor inició la reconstrucción de la ciudad en el 612 a. C., erigiendo el nuevo zigurat en el emplazamiento de una torre más antigua.

Los arqueólogos creen que la torre de Babel tenía unos 90 metros de lado en su base y otros 90 de alto. Apenas quedan unos escasos fragmentos de las ruinas de este edificio, dispersos y destruidos.

Imagen de portada: La tablilla cerámica descifrada recientemente por el Dr. George se encuentra finamente grabada con un relieve que nos muestra imágenes del rey y la torre, encontrándose además incisa con un texto en el que se da testimonio de cómo se reclutaron constructores de todo el imperio para erigir el zigurat. (Captura de un vídeo de la Institución Smithsoniana)

Autor: Mark Miller

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net

Viracocha, el principal dios de la Mitología Andina ¿De origen extraterrestre?


Viracocha o Wiracocha, ¿quién fue este mítico personaje, venerado con diversos nombres y representado de variadas formas desde el periodo Arcaico Tardío? Esta enigmática deidad aparece representado en el mate de Caral, en la Estela Raimondi de Chavín, en los tejidos de Karwa de Paracas, en la Portada del Sol de Tiahuanaco, en las urnas ceremoniales de Wari y en el Templo de Koricancha de los Incas. Viracocha es el gran dios, el creador en la mitología pre-Inca e Inca en la región andina de América del Sur. Su nombre completo es Apu Qun Tiqsi Wiraqucha y Con-Tici (también deletreado Kon-Tiki) Viracocha.

Viracocha era una de las deidades más importantes del Imperio Inca quien era considerado el creador de todas las cosas, o la sustancia de la que están creadas todas las cosas; era íntimamente relacionado con el mar. Viracocha creó el universo, el sol, la luna, las estrellas, el tiempo (ordenando al sol para que se desplace solo por el cielo) y a la civilización en la tierra. Viracocha era adorado como dios del sol y de las tormentas.

Fue representado usando al sol como corona, con un rayos en cada mano, y las lágrimas en sus ojos en forma de lluvia. Según el mito registrado por Juan de Betanzos, Viracocha salió del Lago Titicaca (de la cueva de Pacaritambo según otros) en los tiempos de oscuridad trayendo consigo la luz. Él creó al sol, la luna y las estrellas.

Viracocha, en la Puerta del Sol, en Tiahuanaco.

Él creó a la humanidad soplando sobre las piedras y de esta primera creación resultaron gigantes sin cerebro lo cual le desagradó bastante. Así que los destruyó con un diluvio y de las piedras más pequeñas creó una mejor humanidad. Finalmente, Viracocha desapareció en el Océano Pacífico (al caminar sobre el agua) para nunca más regresar. Viajó por el mundo disfrazado de mendigo, enseñando a su nueva creación los fundamentos de la civilización, así como también realizando numerosos milagros. Lloró al ver el sufrimiento de las criaturas que había creado.

Se creía que Viracocha volvería a aparecer en momentos de dificultad. Pedro Sarmiento de Gamboa señaló que Viracocha fue descrito como: Un hombre de mediana estatura, blanco y vestido con una túnica blanca, como un lazo asegurado a la cintura, y que llevaba un báculo y un libro en sus manos.”

Una de las leyendas de Viracocha dice que llegó a tener un hijo, Inti, y dos hijas, Mama Quilla y Pachamama. En esta leyenda, destruye a la gente del lago Titicaca con una gran inundación llamada Unu Pachakuti, salvando solo a dos humanos para llevar la civilización al resto del mundo; estos dos seres son Manco Capac, hijo de Inti (a veces se toma como el hijo de Viracocha ), cuyo nombre significa «fundación espléndida», y Mama Ocllo, que significa «madre de la fertilidad». Los dos buscaron un lugar apropiado donde se hundiera la vara de oro llamada «Tapac-Yauri» para fundar la civilización Inca. En otra leyenda, es relata que fue padre de los ocho primeros seres humanos civilizados. En algunas historias, tiene una esposa llamada Mama Cocha.

Es la imagen apreciamos la cosmovisión del mundo andino que los incas guardaban en planchas de oro sobre los muros del Altar Mayor del Templo del Coricancha en el Cusco. En el siglo XVI, el cronista Aymara – Kana Yamqui Pachacuti Salcamayhua, dibujo la figura de dicho altar escribiendo los significados de cada signo. La imagen representa el Orden de Viracocha Pachayachachic, en el que la pareja humana es parte armónica del todo.

Etimología

Cuando los primeros cronistas llegaron a América, el español estaba en plena evolución y su alfabeto aún carecía de normativa. En tales casos, era común el uso tanto de la «v» como de la «u» para representar indistintamente la vocal (u) y a la semiconsonante (w), hoy representadas como u o hu. Por tal motivo fue mayoritariamente transcrito como Viracocha, aunque también algunos escribieron, Huiracocha y Huiraccocha. Otras versiones fueron Ticci, Tiqsi o Tiksi. Según la cronista Sarmiento de Gamboa, Viracocha significa «grasa o espuma del mar» porque cuando el Dios salió de la tierra de Perú con sus criados, fueron caminando sobre las aguas como espuma. Esto apoya la hipótesis que «Viracocha» resulta de la combinación de wira y qucha. En quechua, qucha es «extensión de agua» mientras wira significa «grasa, grasoso». Sin embargo, el profesor Jaime Salazar, apasionado estudioso de la cultura andina sostienes que «Wiraqochan» expresa «fuente de la vida».

Viracocha según el manuscrito de Huarochirí:

La identidad de Viracocha está combinando con el ídolo Cuniraya en el primer capítulo del Manuscrito de Huarochirí. La adición del nombre de Viracocha para adorar ese ídolo muestra que fue invocado y respetado. Y la gente le adora antes de empezar trabajo duro en los campos.

[su_youtube url=”https://youtu.be/oHNbs8obgDI”]

El mito que sigue explica las hazañas de Cuniraya Viracocha y la manera en que él engaña la huaca bella Cavillaca. Todos los huacos la desean pero sin embargo ella no durmió con nadie. Un día, Cuniraya Viracocha se transforma en un pájaro y planta su germen masculino en una fruta. Cuando ella come la fruta, ella se pone embarazada sin tener relaciones sexuales. Cuando Cavillaca intenta de identificar el padre de su hijo, Cuniraya Viracocha aparece como un mendigo pobre y trata de recuperar a su hijo. Ella no le cree y sale corriendo hacia el mar donde ella y su hijo se transforman en islas. Él intenta encontrarla y le pide a varios animales ayuda, pero llega demasiado tarde. Cuando llegar al mar, viola a la hija más joven de Pachacamac, otra deidad. Cuando la madre trata de castigarlo, él se escapa. Vagando por la tierra.

Impresionante representación de Viracocha.

Otros datos sobre Viracocha

–En otras leyendas también se dice que antes de partir, delegó las tareas secundarias de la creación en sus dos ayudantes, Toca pu Viracocha e Imaymana Viracocha, quienes inmediatamente se dirigieron hacia el este y el oeste de los Andes, para dar vida y nombre a todas las plantas y los animales que iban haciendo aparecer sobre la tierra, en una hermosa misión auxiliar de la realizada antes por Viracocha. –También se señala que tenía un compañero con la forma de un picaflor de oro, conocedor del pasado, presente y futuro, su nombre era «Inti». –Los cronistas señalan que Tiqsi Viracocha vino de Tiahuanaco y creó unos seres a su semejanza.

Algunas versiones mencionan que él hizo el mundo; que en su peregrinaje llegó a Cacha donde sus habitantes trataron de matarlo: él se arrodilló, levantó las manos al cielo e hizo bajar de lo alto un fuego que abrasó la comarca. Luego siguió su camino y llegó al mar, donde se encontró con sus servidores y se embarcó con ellos. –Dos antropólogos del Museo Field, de Chicago, y de la Universidad del Norte de Illinois, Estados Unidos, encontraron el fragmento de un mate o calabacín con la figura del dios. El hallazgo ocurrió en un cementerio de Norte Chico, a unos 200 kilómetros al norte de Lima.

Fragmento de mate con la figura de Wiracocha hallada en Caral

La representación de la deidad con colmillos y garras grabadas hace unos 4.000 años en el fragmento de una vasija indicaría que el culto a Viracocha es mil años más antiguo de lo que se pensaba. Las pruebas de carbono 14 demostraron que el grabado en el fragmento de vasija data del 2250 a.C., aproximadamente. La figura de Viracocha aparentemente fue grabada en la vasija con un punzón caliente. –En el reinado de Yawar Waqaq se mandó a construir el templo de Viracocha en la ciudad del Cusco, del cual aún se conservan algunos vestigios.

[su_youtube url=”https://youtu.be/oHNbs8obgDI”]

codigooculto . com