Qué le ocurre al alma en la incineración?

plantilla


Cada año más de 50 millones de personas mueren en todo el mundo. La pequeña comunidad de los parsis (zoroastrianos) en Bombay, India, abandonan a sus muertos a la intemperie en la Torre del silencio para ser consumidos por los buitres. En el pasado algunas civilizaciones embalsamaban a sus muertos en el proceso de momificación. Sin embargo, a pesar de la gran cantidad de prácticas que hay para despedir a los difuntos, por lo general las dos formas principales de exequias adoptadas por la mayoría son la el entierro o la cremación. El entierro consiste en colocar el cuerpo, ya sea en una simple caja de madera o en un ataúd biodegradable, y enterrarlo en un cementerio o lugar sagrado.

Por otro lado, la cremación es un proceso irreversible, ya que implica someter el cuerpo a altas temperaturas para reducir sus elementos básicos. Contrariamente a la creencia popular, en las cenizas no se encuentran fragmentos y restos de huesos durante la cremación. Por lo tanto, estos fragmentos de hueso se pulverizan para obtener una consistencia pulverulenta. El proceso completo se lleva a cabo en un crematorio y dura aproximadamente de dos a tres horas, dependiendo del peso del individuo que está siendo incinerado. Pero lo que muchos se preguntan es: ¿Qué ocurre con nuestra alma durante y después de la incineración?

Incineración y espiritualidad

Aunque parezca increíble, el conjunto de doctrinas religiosas que defienden la existencia de un espíritu superior aseguran que es mejor que los cuerpos sean cremados en lugar de enterrados. Sin embargo, son muchas las personas que tienen preocupaciones particulares sobre la cremación. Hay quienes temen o creen que el proceso de la cremación evitará que el alma sea capaz de seguir hacia adelante en su camino hacia el mas allá, y otros están preocupados en que la cremación pueda dañar o destruir el alma de alguna manera.

Pero algunos expertos en el tema disipan estas ideas falsas con dos puntos principales: El alma abandona el cuerpo cuando se produce la muerte física y, de hecho, es esta la salida del alma, que provoca la muerte del cuerpo. Y el alma, obviamente, no es algo físico o material y por lo tanto no puede ser afectada de forma alguna por el fuego físico material. El fuego material sólo puede tener un efecto sobre la materia y la sustancia que pertenezca al plano material plano (es decir, físico) por lo que el proceso de la cremación no molesta, ni daña, ni afecta negativamente a ninguna parte de nuestro ser que no sea el cuerpo físico, el cual ya está muerto antes de la cremación.

alma-en-la-incineracion

Los verdaderos peligros del entierro

De acuerdo con la Teosofía, el cuerpo astral se desintegra después de la muerte, al mismo ritmo que el cuerpo físico. Se separa del cuerpo físico en el momento de la muerte, pero luego continúa estando relativamente cerca, en descomposición y disipándose junto con el cuerpo físico que anteriormente había vitalizado. Si el cuerpo físico es enterrado, entonces los restos del cuerpo astral estarán en nuestra dimensión durante mucho más tiempo y esto puede llegar a tener consecuencias indeseables.

En el momento de la muerte, los gases de excreción son expulsados del cuerpo muerto. Estos gases son gases excretores físicos expulsados por el cuerpo, tales como los gases de putrefacción, etc… Puesto que son gases que salen de un cuerpo en descomposición, sus frecuencias y las vibraciones son de naturaleza negativas y como resultado las entidades negativas son atraídas con estas frecuencias negativas y entran en contacto con el cadáver.

Estos seres “atacan” al cuerpo muerto para obtener el control de las cinco energías vitales y energías subvitales, que están en proceso de ser liberadas al Universo desde el cuerpo en el momento de la muerte. Emiten una energía oscura en forma de humo en el cuerpo muerto, envolviéndolo y creando un recubrimiento negro. Está claro que este humo es invisible, pero se puede percibir a través del sexto sentido. Debido a los ataques de estos seres del más bajo astral, hay una transmisión de frecuencias negativas en el cuerpo del cadáver.

peligros-entierro

Después de conseguir el control de las energías vitales, entonces dirigen su atención al cuerpo sutil de la persona muerta. El cuerpo sutil de una persona esta generalmente lleno de deseos mundanos y oscila alrededor en el plano de la Tierra. Tiene un enlace sutil con su cuerpo denso anterior, tanto en forma de unión a la misma y también a través de la energía vital que se libera del cuerpo muerto a la atmósfera durante un período de unos pocos días. Las entidades oscuras usan este enlace para llegar al cuerpo sutil. Empiezan atrapando el cuerpo sutil mediante la transmisión de espirales de la energía negativa hacia el cuerpo sutil.

Luego el cuerpo sutil cae en una “trampa” en forma de frecuencias negras. Esto impide el movimiento libre del cuerpo sutil y por lo tanto crea obstáculos en su viaje hacia el más allá ya a su vida futura. Después de algún tiempo, muchas entidades negativas se unen al ataque contra el cuerpo sutil mediante la creación de nuevas espirales de frecuencias oscuras y lo toman bajo su control por completo. De esta manera, las entidades toman sistemáticamente el control sobre el cadáver.

Los beneficios espirituales de la incineración

Pero si realizamos la cremación al cuerpo físico después de la muerte, el cuerpo astral se disuelve muy rápidamente. Los resultados de la cremación en el alma del difunto se liberan en gran medida de cualquier atracción restante que puedan tener hacia la Tierra y las cosas del plano físico, que de otro modo podrían obstaculizar la primera parte del proceso posterior a la muerte.

Además, después de la cremación los restos cremados pueden ser desechados en un sinnúmero de maneras como dispersándolos en aire, en la tierra, enterrándolos en un terreno familiar, o tirando los restos al mar. Incluso hay personas que prefieren guardar las cenizas en una urna de incineración en casa. Pero también hay que decir que esto no es muy aconsejable desde un punto de vista espiritual.

beneficios-espirituales-incineracion

Espiritualmente hablando, dispersar o tirar los restos incinerados de un cuerpo en agua en movimiento, como un lago, un río o en el mar está considerado la mejor manera de deshacerse de las cenizas. Después de todo, el agua es un elemento de limpieza. Por otra parte, el hecho de esparcir las cenizas en agua también sirve como la ruta más rápida hacia el más allá. Pero también es necesario destacar que algunos expertos, como la reconocida psíquica Elise Defer, sugieren que es necesario esperar 3 o 4 días después de la muerte de una persona antes de incinerar el cuerpo. Con esto damos tiempo suficiente para que el alma asuma su nuevo estado y deje a un lado todos los traumas que les han podido afectar en su vida terrenal.

En conclusión

De todos los tipos de ritos funerarios, el más recomendado es la incineración. Aunque por desgracia, el cristianismo y otras religiones desaconsejan esta práctica ya que se asocia con el castigo, mientras que el entierro se asocia con honor. Pero hay que tener claro las repercusiones espirituales de entierro y es necesario sopesar todos los pros y contras.

¿Qué piensas sobre el entierro y la incineración? ¿La incineración es el mejor rito espiritual para la alma?

mundoesotericoparanormal.com