EL PIASA

Siguenos en Facebook Siguenos en @Mparalelos SuscribetePLANTILLA

#maldiciones #misterios #enigmas #extraterrestre #ovnis #alienigenas #inexplicable #paranormal #sectas #religiones #egipto #leyendas #mitos #historia


10:39:21 PM

El Piasa, o el Ave Piasa, es una de las bestias del folklore nativo americano más conocidas; en particular gracias a dos enormes murales pintados por nativos americanos en riscos sobre el río Mississipi. La imagen fue descrita en 1880 por el profesor William McAdams, un geólogo del estado de Illinois, que creó una ilustración posterior en la cual se basan todas las reproducciones modernas del ave.
Aunque, incluso en la época de McAdams, la pintura original ya no existía, pues la propiedad había sido comprada por el dueño de una cantera y había volado en pedazos el muro de roca durante 1847.

La imagen original data de una fecha anterior al 1673, cuando el padre Jacques Marquette vio la imagen en un rico de piedra caliza a un lado del Mississipi mientras exploraba el área. Sus hallazgos fueron grabados de esta forma en un diario:
“Mientras Nos Viajábamos cerca de algunas rocas, que con Su altura y longitud inspiraban asombro, Nos Vimos en una de ellas dos monstruos pintados que en un principio Nos hicieron centir asustados, y a los cuales ni siquiera los más audaces salvajes se atrevían a mirarlos. Eran tan grandes Como un ternero; tenían Cuernos en sus cabezas Como los de un ciergo, una mirada horrible, ojos rojos, una barba Como la del tigre, una cara similar a la del hombre, un cuerpo Cubierto con escamas, y una cola Tan Larga que se enredaba en el Cuerpo, pasando sobre la cabeza y yendo en medio de las piernas, terminando en una Cola de pez. Verde, rojo y negro eran los tres Colores que componían la Imagen. Aún más, estos 2 monstruos estaban tan bien pnitados que Nos no podíamos creer que ningún salvaje fuese su autor, pues incluso los buenos pintores de Francia tendrían problemas en alcanzar dicho lugar y Convenientemente pintarlo. He aquí aproximadamente La forma de estos monstruos, Como Nos hemos Copiado de forma fiel.”

Posteriormente, exploradores franceses como St. Cosme, reportaron que para 1699, las imágenes habían sido dañadas gracias a los hábitos de los Indios locales de “dispararle” a las imágenes mientras pasaban. El autor A.D. Jones en su libro, “Illinois y el Oeste”, describe en 1838 los disparos de las armas contra las imágenes, y se refiere a estas como un ser llamado “Piasua”.

Piasa-bluff

Reproducción moderna del Piasa del risco.
La leyenda del Piasa narra la historia de una tribu que vivía en el área de Elsah, una ciudad al norte de Alton. La tribu era guiada por un jefe llamado Owatoga; cazaban y pescaban en el valle y el río, y vivían en calma hasta la llegada de la bestia.
Una mañana, Utim, el hijo de Owatoga; y un amigo, estaban pescando cuando escucharon un grito que les heló la sangre. Y luego vieron a una enorme ave saliendo del borde del río, cargando a un hombre entre sus garras, al cual luego arrastró consigo mientras volaba fuera del campo visual de los jovenes.
Rapidamente, los dos regresaron a la aldea y encontraron a los habitantes sumamente asustados. Esperaron todo el día, por si el hombre escapaba del ave y volvía, pero jamás regresó.

Luego de eso, cada mañana, el ave volvía a aparecer en el cielo y se llevaba a una persona de la tribu, fuese un hombre, mujer o niño… y aquellos que eran secuestrados jamás volvían. La gente comenzó a llamar a la criatura el “Piasa”, que significaba “el ave que devora a los hombres”.
Owatoga se dio cuenta de que eran indefensos ante la criatura, y se retiró a su hogar para orar y que los dioses lo guiaran. Emergió al día siguiente con un plan que le fue revelado en una visión.

De acuerdo a lo que vio, Owatoga debía tomar a seis de sus hombres más valerosos y escalar la cima de uno de los riscos más altos. Los hombres solo podían llevar con ellos sus arcos y un carcaj de flechas envenenadas. Se ocultarían mientras Owatoga estaba de pie en la orilla del risco, esperando a que el Piasa apareciera. Cuando el monstruo lo hizo, el jefe se arrojaría sobre las rocas y se sujetaría mientras el ave intentaba arrastrarlo. Al hacerlo, los valientes aparecerían con sus arcos y acabarían con la bestia.
Las flechas eran filosas y envenenadas, y el grupo subio a la cima del risco. Los seis se ocultaron tras un peñasco, y cuando Owatoga salió hacia la orilla del risco, extendió los brazos y esperó a que la criatura apareciera.
De pronto, el cielo se oscureció y las enormes alas del ave fueron escuchadas. El Piasa voló en picada hacia Owatoga; y justo cuando la punta de una de las garras de la criatura se hundió en su hombro, Owatoga saltó del risco, y se mantuvo sujetándose con fuerza de las raíces de un pequeño árbol en la escarpada superficie rocosa. El Piasa rugió frustrado y batió sus alas furiosamente, tratando de levantar al indio de las rocas.

Extendió las alas y cuando se expuso a sí mismo, los hombres saltaron de su escondite y dispararon sus flechas a la bestia. Acertaron, pero el Piasa siguió luchando, tratando de levantar a Owatoga de las rocas hasta que finalmente, con un grito agónico, la bestia lo liberó y colapsó de espaldas, cayéndose sobre la orilla del risco. Cayó en espiral y se hundió en las aguas del Mississipi.
Y jamás se le volvió a ver.

http://mitosmonstruosyleyendas.blogspot.com/

Luego de eso, pintaron un tributo al Piasa en la superficie del risco donde lo habían asesinado. Desde entonces, cada indio que viajara por el río disparaba una flecha a la imagen del Piasa en memoria de su liberación del monstruo.

El hombre blanco jamás encontró rastros del Piasa, pero los indios de la región aún creían que la bestia había sido real en algún momento, y como ya se mencionó en la leyenda, disparaban sus flechas a la criatura conforme pasaban por el risco.
A.D. Jones escribió que en 1838, examinó la imagen y encontró cerca de diez mil marcas de bala que corroboraban la tradición de los indios.

 

 

JACK RESORTE: UN INSÓLITO PERSONAJE

Siguenos en Facebook Siguenos en @Mparalelos SuscribetePLANTILLA

#maldiciones #misterios #enigmas #extraterrestre #ovnis #alienigenas #inexplicable #paranormal #sectas #religiones #egipto #leyendas #mitos #historia


10:21:33 PM

Uno de los casos más tenebrosos y sorprendentes de la Inglaterra Victoriana es el de Jack Piernas de Resorte; una entidad descrita como un hombre de aspecto demoniaco con la habilidad de dar grandes saltos y con un comportamiento agresivo y burlón.
Hay una infinidad de teorías sobre su naturaleza e identidad, y la leyenda acabó convirtiéndose en parte del folklore y la identidad cultural de la Inglaterra Victoriana, junto con Jack el Destripador y el Drácula de Bram Stoker, entre otras historias y sucesos de corte sobrenatural ubicados en ese espacio de tiempo. A Jack se le describe como un ser de aspecto aterrador, casi diabólico: garras afiladas, ojos rojizos y brillantes; vistiendo una capa negra, un casco y un traje que parecía ser de ‘hule’. En otras historias se menciona que era alto y delgado, y que vestía como un caballero en ropas elegantes de la época.
En algunos relatos se menciona que podía escupir flamas azules y que llevaba garras metálicas sobre los dedos; con las cuales ‘arañaba’ a sus víctimas; evitando causarles un daño mortal.

Para hablar de Jack Piernas de Resorte, debemos remontarnos a inicios de los años 1800s; cuando la creencia popular sostenía que las calles góticas y lúgubres de Londres eran hogar de una multitud de fantasmas y criaturas sobrenaturales; todas descritas como entidades humanoides y translúcidas que acechaban y atacaban a quienes se atrevían a deambular por las calles durante la noche; y se cree que muchas de estas fueron la base para cimentar la reputación de Jack Piernas de Resorte como una criatura sobrenatural.
Aquí se habla primariamente de dos seres: el Fantasma Hammersmith que aparecía en el oeste de Londres, y el de Southampton; que inclusive atacaba a las personas. Este ser en particular tenía múltiples características compartidas por Jack Piernas de Resorte; entre ellas la de saltar sobre casas y paredes de más de tres metros de alto.
El mismo Jack fue reportado por primera vez en el año de 1837 y fue visto por última vez en Liverpool, durante 1904. De acuerdo al primer relato, en una noche de octubre de 1837; una joven llamada Mary Stevens caminaba hacia Lavender Hill, donde se desempeñaba como sirviente. Al cruzar Clapham Common; una extraña figura saltó frente a ella desde un callejón en penumbras; y luego de inmobilizarla con un fuerte agarre, comenzó a besarla, desgarrándole la ropa y arañándola con sus garras, que, de acuerdo con la señorita Stevens; eran “frías y tiesas como las de un cadáver”.
El ser se fue cuando la joven comenzó a gritar, obligándolo a huir en cuanto múltiples residentes cercanos acudieron a su ayuda.
Al día siguiente, el monstruo elegió a una víctima distinta cerca al hogar de Mary Stevens; esta vez saltando frente a una carreta, haciendo que el conductor perdiera el control del vehículo y se lastimara severamente. Testigos presenciales dijeron que el ser escapó dando saltos a lo largo de un muro de casi tres metros de alto, riéndose a carcajdas.
Gradualmente, las noticias del ser se diseminaron y llegó a ser conocido con el nombre de Jack Piernas de Resorte, otorgado por la prensa y el público durante los primeros meses de 1838 cuando el Lord Alcalde de Londres, Sir John Cowan; reveló en una sesión pública que había recibido una denuncia anónima al respecto.
La denuncia, una carta formada por “un residente de Peckham” decía lo siguiente:

“Pareciera se que algunos individuos (que, como cree quien escribe esta carta; son de los más altos estratos sociales) han organizado una apuesta con un compañero en particular; en la cual el involucrado debe recorrer Londres con tres diversos disfraces: Un fantasma, un oso y un demonio; pero que jamás deberá atravesar los jardines de un caballero con el fin de causar terror entre los habitantes de las casas. La apuesta sin embarfo fue aceptada, y el poco masculino villano fue exitoso al privar a siete damas de sus sentidos, dos de las cuales no se recuperarán jamás y acabarán como lastres para sus familias.
En un hogar, el hombre tocó la campana y en cuanto la sirvienta abrió la puerta; este bruto se apareció vestido como un espectro aterrador. La consecuencia fue que la pobre chica se desmayó de inmediato y desde ese momento jamás ha recobrado el sentido. El problema ha continuado por un tiempo, y es extraño decir que los periódicos permanecen silenciosos al respecto. Este escritor tiene razones para creer que saben todo sobre la historia, pero permanecen callados para proteger intereses.”

Aunque el Lord Alcalde permaneció un poco escéptico, un miembro de la audiencia confirmó que “sirvientas de Kensington, Hammersmith y Ealing, cuentan historias aterradoras sobre este fantasma o demonio”. El asunto fue reportado en el Times el 9 de enero, en otros diarios nacionales el 10 de ese mes y el día posterior; el Lord Alcalde mostró una pila de cartas provenientes de varios lugares alrededor de Londres, todas quejándose de “bromas malvadas”. La cantidad de cartas que llegaron a la Mansion House sugieren que las historias se diseminaron ampliamente en el Londres suburbano. Un escritor dijo que varias mujeres Hammersmit habían sido asustadas hasta padecer “ataques peligrosos” y que algunas fueron “heridas severamente por una especie de garras que el truhán portaba en sus manos”. Otros en Stockwell, Brixton, Camberwell y Vauxhall narraban que varias personas habían muerto de miedo y que otros habían sufrido ataques; mientras tanto se reportó que el bromista había sido visto repetidamente en Lewisham y Blackheath.
El Lord Alcalde mismo tenía una opinión dividida al respecto: creía que “las más grandes exageraciones” habían sido hechas; y que era imposible que “el fantasma ejerciera los actos de un demonio sobre la tierra”, pero por otra parte confiaba en la narración de una sirvienta en Forest Hill, que había sido aterrorizada por una figura cubierta con la piel de un oso; y así confiaba que la persona o los involucrados en esta “pantomima” serían capturados y castigados. La policía fue instruida para buscar al culpable y se ofrecieron recompensas por su captura.
Un reporte del mes de abril contaba la historia de una jardinera en Rosehill, Sussex; asustada por un ser de naturaleza desconocida. “Jack Piernas de Resorte, parece, ha hallado su camino hasta la costa de Sussex”, narraba el encabezado; aunque la historia en sí no tenía mucha relación con las historias sobre Jack; pues la atención del jardinero había sido atraída por un gruñido; luego saltó el muro del jardín y corrió a cuatro patas antes de saltar al suelo y perseguir al jardinero por un rato. Tras aterorizar al jardinero, la aparición trepó por el muro y escapó.

Eventualmente el monstruo se hizo más famoso al atacar a dos jóvenes: Lucy Scales y Jane Alsop, ambos reportes ampliamante cubiertos por los periódicos de la época.
En el caso de Alsop, la joven contaba que la noche del 19 de febrero de 1838, un hombre que se identificaba como oficial de policía llamó a la puerta de casa de su padre, pidiéndole que por favor llevara una luz y que “habían capturado a Jack Piernas de resorte aquí en el camino”. La joven abrió la puerta y le acercó una vela al hombre, dándose cuenta de que llevaba una capa larga.
Al momento que lo iluminó, el hombre se quitó la capa y “mostró la apariencia más espantosa y terrible”, vomitando llamaradas blancas y azules por la boca mientras que sus ojos parecían “bolas de fuego rojo”. Alsop también reportó que llevaba un gran casco y que su ropa asemejaba cuero o hule. Sin decir nada más el ser se abalanzó sobre ella y comenzó a arañarla con sus garras que de acuerdo a ella, eran “de una sustancia metálica”. La joven gritó por ayuda y logró apartarse de él, corriendo hacia la casa; pero el ser la atrapó y desgarró sus brazos y cuello con las garras. Alsop fue rescatada por una de sus hermanas tras que el ser escapó.
En el caso de la primera, el 28 de febrero; Lucy Scales, de 18 años, y su hermana venían de regreso a casa tras visitar a su hermano, un carnicero que vivía en un área respetable de Limehouse. Scales contaba que mientras su hermana y ella caminaban a lo largo de Green Dragon Alley, observaron a una persona de pie en uno de los ángulos del pasaje. Ella caminaba delante de su hermana entonces, y justo cuando se acercó a la persona (quien portaba una gran capa), él escupió un chorro de fuego azul a su rostro, cegándola y alarmándola de tal forma que colapsó en el suelo y sufrió ataques epilépticos por varias horas.
El hermano añadió que esa noche en cuestión, escuchó los gritos de sus hermanas momentos después de que habían salido de su casa y corrió hacia Green Dragon Alley, donde halló a Lucy en el suelo, convulsionándose mientras su hermana intentaba ayudarla. La llevaron a casa y entonces la hermana contó lo que había ocurrido; describiendo al atacante de Lucy como un ser alto, delgado y de apariencia similar a un caballero; cubierto con una capa y cargando una especie de lámpara o linterna similar a las que usaba la policía. El individuo no habló o intentó siquiera agredirla físicamente, si no que de inmediato se escabulló corriendo.

En marzo 2, un hombre que decía ser Jack Piernas de Resorte fue arrestado por el oficial James Lea (mismo que atrapó previamente a William Corder, el Asesino de Red Barn). El hombre identificado como Thomas Millbank, llevaba overoles blancos y un abrigo, el cual tiró fuera de la casa donde se el capturó; y también se le encontró en posesión de una lámpara . Fue declarado inocente porque Jane Alsop insistó que su atacante escupía fuego, algo que Millbank admitió que no podía hacer. Luego de este incidente, Jack se convirtió en un personaje popular del momento. Sus historias eran contadas por los diarios y se convirtió en el tema principal de múltiples cuentos llamados Penny Dreadfuls, obras presentadas en teatros baratos y en algunas historias de corte Punch and Judy
Eventualmente, desapareció del ojo público hasta 1843, cuando inició una nueva ola de avistamientos a lo largo del país. En Northamptonshire se le describió como “la imagen misma del Demonio, con cuernos y ojos de fuego”; y en East Anglia los reportes de ataques a conductores de carrozas y carteros se volvieron comunes. También se ligó al fenómeno con las “Huellas del Diablo”, aparecidas en Devon en Febrero de 1855.
En 1870 apareció en una multitud de lugares, todos bastante separados el uno del otro. En noviembre de 1872, el News of the World reportó que Peckham estaba en “estado de conmoción gracias a lo que se conocía como ‘el Fantasma de Peckham’, un ser de apariencia alarmante y misteriosa”. La editorial apuntó que no era otro más que Jack Piernas de Resorte, que había aterrado a una generación anterior.Otras historias similares fueron publicadas en el Illustrated Police News. Se le vio de nuevo en Sheffield durante 1873, donde se le identificó como “el Fantasma del Parque.”
Hubo más reportes hasta que en agosto de 1877, un grupo de soldados en las barracas de Aldershot narraban que un ser fue visto en los muros de las barracas, y se le disparó sin causarle daño. La figura desapareció entonces dando saltos sobrehumanos. En las memorias de Lord Ernest Hamilton, el autor menciona las apariciones de Jack Piernas de Resorte en Aldershot; esta vez contando que el pánico fue tal que a los guardias se les ordenó abatirlo a tiros en cuanto apareciera.
En el otoño del mismo año, fue visto en Lincolnshire, usando una piel de oveja; donde supuestamente fue perseguido y arrinconado por una turba iracunda, y como ocurrió en Aldershot, se le disparó sin causarle daño alguno. Desapareció usando sus poderosos saltos superhumanos.

A finales del siglo XIX, hubo reportes del noroeste de Inglaterra; y en 1888 apareció en el tejado de la Iglesia de San Francisco Javier, al norte de Liverpool. En 1904 se le vio de nuevo en la calle Wiliam Henry; y recientemente, durante 1986 un vendedor llamado Marshall reportó haberlo visto en la frontera con Gales, en South Herefordshire; describiéndolo con un ser de barbilla alargada y vestido con un traje negro para esquiar. Finalmente, en febrero del 2012, Scott Martin y su familia viajaban en taxi por Stoneleigh a las 10:30 de la noche, cuando vieron a “una figura negra sin rasgos” correr frente al camino, antes de saltar 4.5 metros hacia un muro del colegio Nescot, en el sobrepaso Ewell. La familia lo identificó como Jack Piernas de Resorte.

Teorías.
A lo largo de estos doscientos años, se han ofrecido una multitud de teorías sobre la identidad de Jack Piernas de Resorte; que van desde que era una entidad paranormal con una apariencia y rasgos inhumanas, agilidad superhumana posiblemente derivada de vivir en un mundo con alta gravedad; o que incluso era un humano invocado a propósito o accidentalmente por practicantes de lo oculto; o que simplemente se manifestó para crear caos espiritual.
Autores forteanos como Loren Coleman de Cryptomundo y Jerome Clark, listan a Jack en una categoría de “atacantes fantasmales”; entre los que se cuentan otros como el Gasero Loco de Mattoon. Los típicos “atacantes fantasmales” parecen ser humanos y se les puede percibir como criminales prosaicos, pero que podrían mostrar habilidades extraordinarias (como los saltos de Jack que podrian romper los tobillos de alguien que intentara replicarlos) o que no pueden ser capturados. Las víctimas comúnmente son atacados en sus dormitorios, hogares y otros lugares aparentemente seguros. Reportan ser sometidos o paralizados, o también describen un asedio en el cual pelean con un número de intrusos persistentes. Muchos de estos reportes pueden ser descritos como “El Síndrome de la Bruja”, reconocido por psicólogos por una forma de alucinación.

 AUDIOS

http://mitosmonstruosyleyendas.blogspot.com/

http://niu.podomatic.com/

LOS EFECTOS EXTRAÑOS DE LA LUNA SOBRE LOS HUMANOS

Siguenos en Facebook Siguenos en @Mparalelos SuscribetePLANTILLA

#maldiciones #misterios #enigmas #extraterrestre #ovnis #alienigenas #inexplicable #paranormal #sectas #religiones #egipto


11:38:49 AM

Desde tiempos inmemorables el hombre ha observado a la Luna en sus diversas fases, como un fenómeno que se ha convertido en elemento de medida universal para quienes, desde antaño, bregaban en campos de las ciencias y la Medicina. No pocas veces el astro sirvió de referencia para estudiar enfermedades, y procesos fisiológicos y anatómicos del ser humano.

«Cara de luna llena», por ejemplo, definía aquellas facies llamativamente redondeadas, y en ocasiones edematosas, que padecían algunos pacientes. Esta especie de «metáfora médica» puede utilizarse para el diagnóstico clínico de afecciones relacionadas con el consumo de dosis elevadas de esteroides o con una alteración de la glándula suprarrenal, conocida como síndrome de Cushing.

Otras expresiones médicas han vencido el paso de los siglos al punto de popularizarse en la modernidad, aunque raramente meditamos sobre cómo sus orígenes y sentidos se relacionan con nuestro satélite natural. Tales son los casos de lunar y menisco.

El primero de estos ejemplos es definido como el cúmulo de pigmentos que manchan la piel. Este «sello» puede ser identificado con la belleza, pero en ocasiones puede ser señal de la presencia de una enfermedad alarmante como el melanoma (un tipo de cáncer).

Los antiguos decidieron hablar de lunares, ya fuera porque decían que el influjo etéreo de la Luna engendraba la aparición de estas máculas o porque simplemente contrastaba con el astro.

El menisco, por su parte, es un cartílago que forma parte de la articulación de la rodilla. La palabra se deriva del griego antiguo y significa «pequeña Luna creciente». Aquellos ancestros fueron quienes hicieron la asociación por la forma que posee la menuda estructura anatómica.

Ciclos y locuras
No solo como cuerpo celeste sirvió la Luna para dar nombre a las cosas que se le parecían en lo externo. Diferentes culturas coincidieron en responsabilizarla, sobre todo cuando está en su fase de Luna llena, con la fertilidad, la gestación, el parto y las enfermedades mentales.

En Grecia prevaleció la idea de que el hombre estaba influenciado por el Sol, mientras que la mujer lo era por la Luna. Debido a su carácter cíclico y cambiante, distinguido principalmente por sus tres formas básicas, se le caracterizaba como una diosa triforme: la diosa Hécate, que representaba a la Luna nueva, Selene a la Luna creciente, y Artemisa a la Luna llena.

De la misma forma se estableció una de las paridades más difundidas entre los ciclos lunares y fisiológicos humanos: el del período menstrual de la mujer.

El mismo vocablo menstruación es la evidencia más fiel de este vínculo, pues para algunos estudiosos este término proviene del griego mens, que tiene entre sus acepciones más destacadas el de «mes lunar».

En tiempos arcaicos se afirmaba que cuando la luz lunar se desvanecía la mujer menstruaba, aunque eso no ocurriera exactamente igual con todas ellas.

En aquellas épocas la influencia lunar era avistada, además, como responsable de comportamientos inestables, en especial en quienes se apreciaban actitudes violentas o desatinadas a intervalos. De aquí el origen de la palabra lunático, que viene del latín lunaticus y está relacionada con las fases de la luna.

En la Roma antigua se advertía cómo los delitos, los suicidios y las conductas dementes eran más frecuentes durante las noches de Luna llena.

Otras latitudes relacionaron el efecto de la luz lunar con algunas conductas y efectos fisiológicos en la vida de los seres humanos. La luminosidad durante plenilunio o Luna llena llega a ser 25 y 250 veces mayor que en la fase de cuarto creciente o menguante y en las noches sin Luna, respectivamente. Se decía que las personas con trastornos mentales pudieron, en aquellas noches brillantes, haber sufrido de privación del sueño y otras alteraciones que les acarreaban las crisis de conducta.

Luna y medicina actual
Y no solo se señala el efecto de la luz lunar. Disímiles estudios, aunque imprecisos, señalan que ciertos ciclos lunares mediarían en los resultados de una operación quirúrgica, en los ingresos urgentes en instituciones hospitalarias, en las hemorragias y en la frecuencia de las apendicitis, infartos cardiacos, cólicos nefríticos y partos.

Aunque escasas investigaciones han encontrado conexiones como las antes mencionadas, a ciencia cierta no se ha demostrado la veracidad de tales hallazgos.

Por otra parte, la hipótesis de que la Luna llena tuvo mayor efecto antes que se desarrollara la luz eléctrica puede ser asentida si, como se ha señalado, se tiene en cuenta que durante esta fase se advertía mayor cantidad de luz que en otras noches.

Este hecho, además de afectar directamente el sueño de las personas a través de la iluminación directa, también coincidía con ciertas actividades sociales que se desarrollaban, como algunas celebraciones religiosas que perduran hoy.

Actualmente son difíciles de probar todas las creencias y mitos antes referidos, y la invención de la electricidad contribuyó mucho a que este posible efecto lunar fuese despreciado.

Solo han soportado el paso del tiempo aquellos términos, algunos de ellos cuidadosamente figurativos, como huellas del trasluz de la Luna en la Medicina. En consecuencia, es el mismo cuerpo celeste que ha sido alabado (o detestado), de disímiles formas, por el hombre desde que tuvo conciencia de sí.

Fuentes consultadas:
T. K. Bauer et al (2013). The lunar cycle, sunspots and the frequency of births in Germany, 1920–1989. Econ Human Biol;11: 545–50.
H. M. Govarchin Ghalae et al. (2011). The lunar cycle. Effects of full moon on renal colic. Urol J;8:137-40.

POR: Dr.C. Julio César Hernández Perera

 

La Maldición de Tecumseh

Siguenos en Facebook Siguenos en @Mparalelos Suscribete PLANTILLA

#maldiciones #misterios #enigmas #extraterrestre #ovnis #alienigenas #inexplicable


11:04:48 AM

Tecumseh (marzo de 1768 – 5 de octubre de 1813), también conocido como Tecumtha o Tekamthi, fue un líder nativo, tanto del pueblo indígena shawnee de Norteamérica como de una gran confederación indígena que se opuso a los Estados Unidos de América del Norte durante la guerra llamada de Tecumseh (o rebelión de Tecumseh) y la Guerra anglo-estadounidense de 1812. Creció en los territorios que, el martes 1 de marzo de 1803, se convirtieron en el estado de Ohio, el número 17 en ingresar a la Unión. Durante su infancia y juventud se sucedieron la Guerra de Independencia de los Estados Unidos (o Revolución Americana) y la Guerra India del Noroeste, conflictos durante los cuales, Tecumseh y su gente estuvieron constantemente expuestos a numerosas acciones bélicas y hechos de armas.

Tecumseh fue uno de los más grandes personajes indígenas en la historia de América del Norte, con una nobleza totalmente propia, ajena a la ciencia o a la ayuda de la educación occidental. Para muchos fue un estadista, un guerrero y un patriota (o su equivalente desde el punto de vista de la tradición occidental). Un hombre instruido y sabio según la historia y la leyenda, fue una persona respetada y admirada, incluso entre sus enemigos blancos, por su integridad y humanidad (a tal punto que actualmente se rinde honor a su memoria tanto en los Estados Unidos como en el Canadá, de parte de indios y blancos por igual).

La Maldición de Tecumseh

La Maldición de Tecumseh o la Maldición de los 20 años, es un término para referirse a un patrón de acuerdo con el cual, entre los años 1840 y 1960, los presidentes norteamericanos que hubiesen ganado las elecciones en un año terminado en cero (por ejemplo 1840, 1860, 1880, etc.) morían en el cargo.

Al parecer esta maldición derivaría de un episodio sucedido en torno a 1811, tras la batalla de Tippecanoe que tuvo lugar entre las fuerzas norteamericanas al mando del posteriormente candidato presidencial, William H. Harrison y los Shawnee, tribu de indígenas americanos liderados por Tecumsé y su hermano Tenskwatawa, conocido con el apelativo de “el Profeta”. Supuestamente Tenskwatawa lanzó una maldición contra Harrison y todos los futuros ocupantes de la Casa Blanca. Según algunas fuentes[cita requerida] en 1836 mientras Tenskwatawa posaba para un retrato y los presentes discutían el posible resultado de las elecciones, éste lanzó su profecía:

Harrison no ganará este año el puesto de Gran Jefe. Pero ganará la próxima vez. Y cuando lo haga él no terminará su periodo. Morirá en ejercicio.

Cuando uno de los presentes objetó que ninguno de los presidentes de los EE.UU. había muerto en el cargo continuó el Profeta:

Pero les digo que Harrison morirá y cuando él muera ustedes recordarán la muerte de mi hermano Tecumseh. Ustedes creen que he perdido mis poderes, yo que hago que el sol se oscurezca y los pieles rojas dejen el aguardiente. Pero les digo que el morirá, y después de él, todo Gran Jefe escogido cada 20 años de ahí en adelante morirá, y cuando cada uno muera, que todos recuerden la muerte de nuestro pueblo.

Excepciones

La elección de Ronald Reagan en 1980, no fue seguida por su muerte, dado que Reagan sobrevivió a sus ocho años en el cargo, en dos períodos presidenciales, aunque a los pocos meses de tomar posesión del puesto sobrevivió a un intento de asesinato. Al igual que los presidentes que habían muerto en el cargo, Reagan fue sucedido en el cargo por su vicepresidente George Bush, el primer vicepresidente titular en 152 años en asumir la Presidencia por un motivo distinto a la muerte o la renuncia del presidente. Cabe anotar que Nancy Reagan, esposa de Reagan, recurrió en varias ocasiones a solicitar ayuda de astrólogos, por lo que corre el rumor de que mediante este tipo de ayudas la maldición se rompió.

El siguiente presidente que habría estado afectado por la maldición, George W. Bush, elegido en 2000, también sobrevivió a sus ocho años de presidencia.
1 Electo en 1840
William Henry Harrison. Tomó posesión el 4 de marzo de 1841, murió de neumonía el 4 de abril de 1841. Primer presidente de Estados Unidos que murión en el cargo. Liberal.

2 Electo en 1860
Abraham Lincoln. En el teatro Ford, John Wilkes Booth le disparó el 14 de abril de 1865 y murió el 15 de abril. Republicano.

3 Electo en 1880
James Garfield. El 2 de Julio de 1881 Charles J. Guiteau le disparó en varias ocasiones. Murió el 17 de Septiembre de 1881. Partido: Republicano.

4 Electo en 1900
William McKinley. El 6 de Septiembre de 1901 Leon Czolgosz le disparó, pero murió hasta el 14 de Septiembre de 1901. Republicano.

5 Electo en 1920
Warren G. Harding. Murió el 2 de Agosto de 1923. El reporte oficial citó un ataque cardíaco, pero su esposa no permitió la autopsia tras sospecharse que lo envenenó por ser infiel. Republicano.

6 Electo en 1940
Franklin D. Roosevelt. Murió de una hemorragia cerebral durante su cuarto periodo de reelección. Demócrata

7 Electo en 1960
John F. Kennedy Asesinado el 22 de Noviembre de 1963 por Lee Harvey Osvald.Demócrata (EJEM, EN ESTE CASO SÓLO DEJÉMOSLO CON QUE FUÉ ASESINADO)

8 Electo en 1860
Ronald Reagan. Sobrevivió al atentado que perpetró contra él John W. Hinckley el 30 de marzo de 1981. Republicano

9 George W Bush …

¿Se salva de la maldición por no haber sido electo?

¿George Bush se salvará de la Maldición Tecumseh?

Fuentes:

http://es.wikipedia.org/wiki/Maldici%C3%B3n_de_Tecums%C3%A9
http://www.todoprofetas.com/Profetas_y_Profecias/Maldicion_de_Tecumse/Maldicion_de_Tecumse.php