La NASA prepara el terreno para anunciar el descubrimiento de vida extraterrestre

[su_button url=”https://twitter.com/mparalelos” style=”soft” background=”#2da3ef” radius=”5″ icon=”icon: twitter”]Siguenos en @Mparalelos[/su_button][su_button url=”https://www.facebook.com/MundosParalelos1″ style=”soft” background=”#2da3ef” radius=”5″ icon=”icon: facebook”]Siguenos en Facebook[/su_button][su_button url=”http://mparalelos.org/suscripcion-paga” style=”soft” background=”#000000″ color=”#ffd221″ size=”2″ radius=”round” icon=”icon: pencil-square-o”]Suscribete[/su_button]


plantilla-de-publicaciones


2:24:16 PM

Hace pocos días, la NASA organizó un simposio donde la posibilidad de hallar vida extraterrestre en un futuro cercano fue puesta sobre la mesa ante un conjunto de científicos, historiadores, filósofos y teólogos de todas partes del mundo. La concurrida reunión se llevó a cabo en la Biblioteca del Congreso, en Washington D.C. y su objetivo principal fue explorar las formas de preparar al público para el inevitable descubrimiento de vida extraterrestre, ya sean simples organismos como los microbios o seres inteligentes avanzados.

«Estamos considerando todos los escenarios posibles al hallar vida. Si hallamos microbios, es una cosa. Si hallamos inteligencia, es otra; más si ellos son capaces de comunicarse», dijo Steven J. Dick, astrónomo, ex historiador de la NASA y organizador del simposio Preparándonos para el Descubrimiento: Un acercamiento racional al impacto del hallazgo de vida microbiana, compleja o inteligente más allá de la Tierra.

«La idea es que no tengamos que esperar hasta hacer el descubrimiento para preparar al público ante las posibles implicaciones», explica Dick. «Pienso que la razón por la cual la NASA ahora respalda esto es debido a la reciente actividad en el hallazgo constante de exoplanetas y los avances de la astrobiología en general». Entre los disertantes del simposio de la semana pasada, estuvo presente uno que hace no mucho tiempo ya llamó la atención por sus declaraciones. «Creo que existe la vida alienígena, pero no tengo evidencia de ello. Estaría muy emocionado si se anunciara [la existencia de vida ET]. Profundizaría mi entendimiento sobre la religión de una manera que no puedo imaginar», dijo el hermano Guy Consolmagno, sacerdote jesuita y científico planetario del observatorio del Vaticano.

Consolmagno ganó algunos titulares cuando hace años declaró que «cualquier entidad —sin importar cuántos tentáculos tenga— tiene un alma», y sugirió que él «estaría contento de bautizar a los extraterrestres si así se lo solicitaran». Actitud que el mismísimo Papa Francisco ha secundado este año. «Tiene que haber libertad al hacer ciencia. Ser un buen científico implica admitir que no nos la sabemos todas —siempre hay algo nuevo que aprender», declaró Consolmagno, quien además piensa que el público no entraría en pánico si se revelara el hallazgo de vida extraterrestre. Otras de las figuras en el simposio fue Seth Shostak, astrónomo del Instituto SETI de California, quien dio detalles fascinantes en números que evidencian claramente que no estamos solos en el Universo. «El número de mundos habitables de nuestra galaxia se mide en decenas de billones, y eso no incluye a las lunas.

El número de galaxias que podemos ver, además de la nuestra, es aproximadamente de 100 mil millones». «Es un gran número; y sabemos que la mayoría de esas estrellas tienen planetas —70 u 80 por ciento. Sería demasiado excepcional que seamos la única cosa interesante del Cosmos. No somos un milagro, solo somos otro pato de la fila. (…) Probablemente una de cada cinco estrellas tenga un análogo de la Tierra. Son un montón de mundos habitables; de hecho, el número de “Tierras” en nuestra propia galaxia podría estar en el orden de los 50 mil millones», argumentó Shostak. El tema OVNI no pudo faltar entre las preguntas. Según el organizador del simposio si bien «un gran porcentaje de los casos puede ser explicado por fenómenos naturales, existe un porcentaje de entre el 3 y 4 por ciento que no tiene explicación natural y debería estudiarse más a fondo».

La conferencia en Washington D.C. también trató sobre la próxima misión destinada a ser la sucesora del famoso Hubble: el Telescopio Espacial James Webb. Tan grande como una cancha de tenis, este observatorio del espacio profundo se lanzará en 2018 y orbitará más allá de nuestra luna. El James Webb centrará su misión en obtener nuevos datos y recolectar información atmosférica de los exoplanetas, algo que permitirá encontrar posibles indicadores de vida en otros mundos.

MysteryPlanet.com.ar

Nikola Tesla Y El Incidente De Tunguska

image

 

Es una de las muchas teorías que se manejan para desvelar lo ocurrido en TUNGUSKA en el año 1.908.

Muchos achacan lo ocurrido a Nikola Tesla, ese científico tan desconocido para muchos y que por la mala fama que se forjó no figura en muchas enciclopedias. Del cual otro día os contare parte de su vida.

Pero pasemos a esta teoría de que Tesla fue realmente el que ocasionó la explosión de Tunguska, por que no tiene desperdicio.

Todo comienza cuando Tesla proclama a todo el mundo que tenía un arma que denominó EL RAYO DE LA MUERTE, capaz de enviar un rayo electromagnético a centenares de kilómetros y arrasar grandes extensiones de Tierra, vacilando que podría con esta arma partir la tierra como si fuera una manzana.

Envió una carta a Woodrow Wilson, Presidente Americano, en la cual le explicaba el funcionamiento de su máquina y aseguraba tener las pruebas de su buen funcionamiento, que era ideal para destruir grandes extensiones de tierra y que solamente pondría una condición, que el uso de su invento se hiciera con fines defensivos.

Relataba en esta carta, que en 1.908, mientras su amigo Robert Peary intentaba llegar al Polo Norte, enviaría uno de sus rayos de la muerte, para que cayera al oeste de donde este se encontraba y que unos días antes le envió el siguiente telegrama según se reseña en la Fundación Tesla: “Amigo Peary, voy a mandar un rayo cerca de donde estás y ya me dirás como ha ido todo”.

Su intención era que su amigo y la expedición que dirigía, observasen al anochecer una intensa luminosidad. No ocurrió nada, ni Peary ni su expedición vieron nada.

Lo curioso es que el mismo día que llegó teóricamente Peary al Polo Norte, a unos 16.000 Km de distancia ocurriera la explosión de TUNGUSKA.

Como el Presidente Wilson no le hizo ni caso, según noticias recientes, indican que envió esta misma carta a otros líderes mundiales, y que estos cuando recibieron los planos del RAYO DE LA MUERTE, dejaron de tomar en serio el Invento de Tesla.

Para seguir con esta teoría hay que recordar que en esa década hubo varias explosiones de menor gravedad e intensidad, en diversos puntos de la Tierra, que algunos osados se las achacaban al Rayo de la Muerte de Tesla, ya que este comentaba en su entorno científico que podría destruir una ciudad con solo accionar uno de sus inventos.

Hay un experimento que realizó en su laboratorio que realmente avala el poder de sus inventos. Dicen que estaba experimentando con un Oscilador y que se le ocurrió ponerlo en la viga central de su laboratorio, todo comenzó a vibrar, pero pronto se dio cuenta que también vibraban la mayoría de los edificios de los alrededores, además que lo hacían de modo sincronizado con su laboratorio, pero en el momento que comenzaron a romperse cristales y desplazarse los muebles por el mini-terremoto que estaba causando tuvo que destruir con un martillo el Oscilador.

Meses después de este experimento comentaba que podría destruir la Tierra si quisiera.

Con este tipo de discurso apocalíptico que hoy describiríamos como discurso Terrorista, los Gobiernos y los que le financiaban cogieron miedo POR SI TENÍA RAZÓN en lo que decía.

Otro aval de que sus experimentos eran muy reales, es que consiguió crear una energía de 4 millones de voltios con la intención de iluminar todas las lámparas en 40 km a la redonda, la pena es que aunque lo consiguió, su laboratorio explotó.
En contra de esta teoría, de si fue Tesla el causante de Tunguska, es que se le consideraba un chalado a pesar de sus más de 700 patentes.

Pero hay algo extraño en todo esto que os he relatado, en 1.943 fallece Tesla y los agentes gubernamentales, se llevan absolutamente todo lo que tenía, siendo declarado secreto Federal del Gobierno Americano, extremo que a día de hoy se sigue manteniendo ese secreto.

En este enigma aún nadie sabe lo que realmente pasó, pero ante otras teorías, como que fuera un Ovni el causante de la explosión  de Tunguska

 

 

El Itzcuintlipotzotli

image

 

En 1780, Francisco Javier Clavijero, sacerdote jesuita mexicano, publicó “Historia antigua de México”, donde describía un extraño animal de la región tarasca de Michoachán llamado Itzcuintlipotzotli. La ilustración que acompaña al texto mostraba un animal grotesco parecido a un perro del tamaño de un terrier. Poseía una piel casi lampiña, cola corta, una cabecita parecida a la de un lobo, sin cuello y una pronunciada joroba que se extendía desde el lomo hasta las ancas. Algunos investigadores se niegan a creer que este animal era un perro y señalan que podría haber sido una especie de cerdo de Guinea, pero nunca se sabrá ya que el animal se extinguió. El último informe de este extraño ser lo encontramos en “La vida en México”, de la señora Calderón de la Barca, de 1843. En su obra afirma que vio un ejemplar muerto en una posada del valle de Guajimalco a 32 km al noroeste de la Ciudad de México, sus dueños lo habían matado porque se había vuelto muy fiero. Aquí se pierde el rastro de este Quasimodo canino, una de las bestias más feas y misteriosa del mundo animal.

 

 

Nikola Tesla Y Su Maquina Para Generar Temblores.

image

  • Un tranquilo día de 1898 los vecinos de varios bloques de edificios de Manhattan de los concurridos barrios Chino e Italiano empezaron a experimentar un temblor que pronto comenzó a sacudir todos los edificios y romper cristales, provocando que la gente saliera asustada a las calles de Nueva York. La policía, tras comprobar que el temblor se circunscribía solo a aquella pequeña parte de la ciudad y sospechando de quién podía ser el causante, enviaron a dos de sus agentes al número 46 de la calle East Houston. Justo antes de entrar en el edificio notaron que el temblor cesaba, y al traspasar la puerta de un laboratorio, los recibió un hombre alto y delgado, con bigote, elegantemente vestido, y armado con un martillo, diciéndoles “Caballeros, lo siento. Han llegado tarde para contemplar mi experimento. He visto necesario detenerlo de forma súbita y inesperada… ” y añadió mirando el martillo “ y de una forma inusual”. Este hombre era Nikola Tesla, el genial inventor que nos dio, entre otras cosas, la corriente eléctrica alterna gracias a la cual estás leyendo esto.El causante de aquel incidente había sido un pequeño oscilador electromecánico con el que Tesla estaba experimentando aquel día para su investigación en la resonancia mecánica. Tras colocarlo sobre un pilar de su laboratorio, la vibración provocada comenzó a extenderse por los subterráneos del edificio hacia los edificios colindantes creando el caos entre sus vecinos. Tan absorto y fascinado estaba que hasta que no notó que todo su laboratorio estaba temblando no decidió finalizar el experimento de forma contundente dándole un martillazo al oscilador.Otro de sus experimentos se lo relataría algunos años después a un periodista. Esta vez Tesla decidió experimentar fuera de su laboratorio y tras localizar un edificio en construcción en el barrio de Wall Street, que aún era un esqueleto de metal, colocó el oscilador sobre una de las vigas y lo activó. En pocos minutos toda la estructura de diez pisos del edificio empezó a vibrar, asustando a los trabajadores y provocando de nuevo que la policía hiciera acto de presencia. Antes de que nadie se pudiera dar cuenta de lo que pasaba, Tesla desactivó el dispositivo, se lo guardó en el bolsillo y continuó su camino. En la misma entrevista el inventor aseguró que en menos de una hora podría derribar el puente de Brooklyn, y llego a afirmar que con una máquina adecuada y dinamita, sería capaz partir la Tierra en dos. Esta claro que Tesla siempre pensaba a lo grande.No se sabe a ciencia cierta si estos episodios ocurrieron tal cual o estaban magnificados por Tesla, aficionado a hacer grandes aseveraciones sobre sus investigaciones, pero así nos lo relata Margaret Cheney en una de las mejores biografías hechas sobre el inventor, Tesla: The Man Out of Time, que tiene edición en español (prologada por uno de los fans letales de Tesla que es Nacho de Microsiervos). En un episodio del año 2006 del programa Cazadores de Mitos intentaron reproducir el experimento de varias formas, pero con el experimento final sobre el puente Carquinez solo consiguieron provocar una vibración que se podía sentir a cierta distancia, pero nada parecido a un terremoto. Si llegó a crear o diseñar realmente aparatos con esa potencia, probablemente nunca lo sepamos y quede como uno de los tantos misterios que rodean a este genio.