El meteorito Nakhla parece demostrar la existencia de vida en Marte

Siguenos en @Mparalelos Siguenos en Facebook Suscribete

plantilla


11:26:29 AM

Desde hace muchos años los científicos vienen tratando de demostrar la hipótesis que postula que Marte fue un lugar apto para la vida. Varios estudios, que han sido posibles gracias a robots como el Curiosity o las distintas sondas que orbitan este planeta, han encontrado indicios que sugieren la existencia de vida marciana.

Ahora, el descubrimiento de un óvalo microscópico dentro del meteorito marciano Nakhla parece avalar que en Marte hubo agua, sustancia indispensable para la presencia de vida. Aunque lo más probable es que dicha estructura oval en Nakhla se formase por un proceso geológico y no por uno bilógico, como sospecharon en un principio, los minerales encontrados pueden arrojar pistas sobre la existencia de agua y las condiciones en Marte hace miles de años.

fcf6a218a492961b241f182298fd1e55_article630bw

El autor del estudio, Elias Chatzitheodoridis, de la Universidad Técnica de Atenas, considera que en las grietas de Nakhla, que cristalizó hace unos 1.300 millones años, quedaron atrapados minerales marcianos que pueden ayudar a los investigadores a entender mejor el pasado y el presente del Planeta Rojo y su potencial para albergar vida.

Nakhla es uno de los meteoritos más famosos de la historia. Cayó en la tierra el 28 de junio de 1911, en la región egipcia de Nakhla. Sus fragmentos penetraron en el suelo hasta una profundidad de un metro. Se calcula que tenía un peso original de 10 kilogramos. Sus piezas cayeron en un área de 4,5 kilómetros de diámetro y se recuperaron unos 40 fragmentos. Formó parte de la historia de las investigaciones espaciales ya que fue el primer meteorito de origen marciano que mostró que en el Planeta Rojo podría haber agua.

http://actualidad.rt.com

 

 

DESCUBREN UN OVNI DEBAJO DE UNA PIRAMIDE

Siguenos en @Mparalelos Siguenos en Facebook Suscribete

piramide_ovni


11:13:35 AM

Pirámide de Snofru, en Dashur, Egipto, donde al parecer ocurrió el enfrentamiento.

Como si se tratara del guión de una película de dudosa calidad, en 1978 Jean Pierre Jorde, investigador del fenómeno ovni, recopiló un caso ocurrido en las arenas de Egipto, que también fue difundido por el periódico californiano “La Nación” y varias más, dándole difusión mundial.

La pirámide de Snofru, en Dashur (Egipto), al igual que las que la rodean, no había sido estudiada en profundidad por encontrarse en una zona militar restringida de alto secreto. Sin embargo, debido a una política de cooperación entre el gobierno egipcio y el israelí, el presidente Anwar el Sadat, en un alarde de generosidad, permitió a un grupo de arqueólogos israelíes realizar excavaciones al norte de la pirámide de Snofru.

A mediados de febrero de 1978, cuando los investigadores se hallaban a 15 metros de profundidad explorando terreno virgen, descubrieron enterrado un disco de 120 centímetros de diámetro apoyado en tres patas, que se hacía más grueso hacia el centro, llegando a alcanzar los 3 metros; era de un material metálico suave y brillante que no parecía afectado por el paso del tiempo. Cuando examinaron el interior de la caverna no se encontraron con antiguos ídolos o herramientas típicamente egipcias, sino con tableros y equipos electrónicos en perfectas condiciones de conservación.

Ante la magnitud del descubrimiento los investigadores decidieron sacar gran cantidad de fotos, mientras el resto del equipo cubriría con una lona la caverna y continuaría los trabajos de excavación a la espera de instrucciones.

Operación ‘Entebbe’

Las fotos llegaron al Ministerio de Defensa de Israel y se reunió el Zahal (consejo militar ultrasecreto) para discutir la solución al problema de qué hacer con el objeto. El resultado llegó de madrugada con la conclusión de que tenía que ser recuperado y llevado al país para el estudio y aprovechamiento de la tecnología con fines preferentemente militares. Para ello se elaboró la operación “Entebbe”. Un pequeño comando con lo mejor del ejército se infiltraría sin ser detectado en tierras egipcias hasta llegar al emplazamiento del artefacto, que sería trasladado de vuelta a Israel.

La operación fue planeada a toda prisa y se dio como fecha el 1 de marzo, se preveía un enfrentamiento con las fuerzas egipcias. En la operación participarían tres aviones Hércules 103 E como transporte; uno llevaría un hospital de campaña y los otros, cuatro jeeps y armas ligeras con 100 comandos. Además, un Hércules 103 H (conocido como hipopótamo) trasladaría un camión de arrastre de 10 mil kilos encargado de transportar la valiosa mercancía. Para cubrir el área y asegurar el éxito, un escuadrón de aviones F4 también participaría en la operación.

A las 13:00 horas, los aviones llegaron según lo previsto a la excavación. Los egipcios mandaron un pequeño contingente sospechando que algo más o menos importante intentaban llevarse sin sospechar la importancia de la operación. De modo que saltaron de sus vehículos y formaron un frente de batalla a cierta distancia.

Los morteros israelíes no paraban de bombardear a las tropas enemigas mientras los cañones antitanque se cebaban en los vehículos egipcios, que no esperaban una lucha tan desesperada. La calidad de las armas israelíes y el ser tropas de élite dio la victoria sobre un enemigo superior que intentaba en vano rodearlos o abrir brecha en sus filas.

Cuando el convoy por fin pudo partir con 15 minutos de retraso sobre el horario, 11 comandos estaban muertos y otros tres heridos; en los alrededores de la excavación yacían innumerables cuerpos de los soldados egipcios muertos o heridos sobre las arenas del desierto, frente a la pirámide de Snofru.

Al amanecer aún quedaban 800 km de desierto por recorrer y el combustible escaseaba. Entonces entró en acción el quinto avión Hércules, que aterrizó en las inmediaciones proveyendo gasolina, repuestos y aceite. Continuaron la dura marcha siempre con enfrentamientos, las bajas fueron grandes en ambos bandos, pero al fin llegaron a su destino.

‘Sí, valió la pena’

¿Mereció la pena tanta sangre? ¿Sirvió de algo crear una situación internacional tan delicada por un misterio? El motivo de tanta muerte y sangre derramada: un OVNI enterrado bajo las arenas del desierto hace miles de años, con una tecnología superior a la nuestra, esperando a ser desenterrado para darle un uso según nuestra conciencia.

Los israelíes sostienen que mereció la pena más que de sobra, pero mantienen el secreto sobre lo que contenía el objeto, aunque sí adelantan que han desarrollado armas de extraordinaria potencia y otras están a la espera de que los científicos puedan desentrañar sus secretos.

Lo cierto es que si bien se nos ha “vendido” la idea de que los Estados Unidos poseen un ovni o tecnología extraterrestre, también es posible que otras naciones la posean. Un argumento a favor de esta teoría es que el avance tecnológico que se está experimentando en este siglo está fuera de lugar y es más que raro si se observa la historia de la humanidad.

Fuente http://www.noticiasocultas.com/

QUIEN DISPARARÍA EN LA PREHISTORIA ? UN VIAJERO DEL TIEMPO ?

Siguenos en @Mparalelos Siguenos en Facebook Suscribete

plantilla


4:01:41 PM

Hace casi un siglo, una minera suiza estaba buscando depósitos de mineral de metal en las cuevas de piedra caliza de Kabwe, Zambia, cuando se encontró con un antiguo cráneo que data de entre 125.000 y 300.000 años. Fue el primer fósil que se descubrió en África, con características de Homo sapiens. Pero existía una sorpresa aún mayor – el cráneo tenía un agujero pequeño, de forma circular en el lado, que los científicos forenses dicen que sólo podría haber sido creado por un proyectil de muy alta velocidad, como la causada por una bala. El misterio se agravo por el descubrimiento de un antiguo cráneo de un uro con exactamente la misma característica. Los descubrimientos han dado lugar a muchas especulaciones, pero están realmente lejos de resolver el rompecabezas.

El cráneo encontrado en Kabwe (también conocido como Broken Hill) atrajo una gran cantidad de atención cuando fue descubierto por primera vez. Según al Institución Smithsonian, en un principio se creía que el cráneo de Kabwe fue el primer ejemplo de una nueva especie de homínido llamado Homo rhodesiensis. Posteriormente fue asignado la clasificación de Homo heidelbergensis, aunque la investigación más reciente ha demostrado que varias características muestran similitudes con el Homo erectus, los neandertales y el Homo sapiens moderno. De quienquiera que haya sido el cráneo puede haber sido el producto del mestizaje entre las diferentes especies de homínidos.Pero su combinación única de características no era todo lo único en el cráneo de Kabwe. También se encontró que tenía un pequeño agujero, perfectamente redondo en el lado izquierdo del cráneo, así como una placa parietal destrozada en el lado opuesto. Esto sugiere que el proyectil entró por el lado izquierdo, paso a través del cráneo con tanta fuerza que se rompió por completo el lado derecho.

Neanderthal disparado (1)
Una réplica del cráneo de Broken Hill/Kabwe del Museo en Livingstone, Zambia, con el “agujero de bala” en su lado izquierdo.

Si bien es natural suponer que el agujero puede haber sido causada por una lanza o una jabalina a alta velocidad, investigaciones han demostrado que esto no era posible. Cuando un cráneo es golpeado por un proyectil a relativamente baja velocidad – como una flecha o lanza – se produce lo que se conoce como grietas radiales o estrías; es decir, fisuras diminutas alejandose del lugar de impacto. Como no había fracturas radiales en el cráneo de Neanderthal, se concluyó por unanimidad que el proyectil debe haber tenido una velocidad mucho, mucho mayor que una flecha o una lanza. ¿Pero qué?Investigación adicional también demostró que el lado derecho del cráneo había sido “volado” desde adentro hacia afuera.En resumen, lo que había golpeado al Neanderthal de Broken Hill en el lado izquierdo de su cabeza había pasado a través de él con tal fuerza que había causado que el lado derecho explosione.El investigador René Noorbergen, que investigó el misterio en su excelente libro Secretos de las razas perdidas, comentó: “Esta misma característica se observa en las víctimas modernas de heridas en la cabeza recibidos de disparos de un rifle de alto poder.”Según el libro “Tecnología de los Dioses: Las Ciencias increíbles de los Antiguos” por David Hatcher Childress, para los expertos forenses quienes habían estudiado el cráneo en Berlín llegaron a la conclusión de que, “El daño craneal al cráneo del Hombre de Rhodesian no podría haber sido causada por otra cosa que una bala”.Si esto fuera cierto, significaría que a) el cráneo no es tan antigua como el reivindicado, b) el antiguo cráneo recibió un disparo en los tiempos modernos, c) el antiguo cráneo recibió un disparo en la antigüedad por una civilización tecnológicamente avanzada. La primera y segunda opciones son descontados por el hecho de que el cráneo fue encontrado 18 metros debajo de la superficie, lo que confirma que se trata de al menos varios miles de años, y no expuesto cerca de la tierra habiendo sido disparado accidentalmente o intencionalmente en las últimas décadas . ¿Eso sólo nos deja con la tercera opción, o podría haber otras explicaciones más?Antes de explorar otras hipótesis, debemos prestar atención a otro cráneo descubierto, que agrava aún más el misterio. A miles de kilómetros de distancia, a lo largo del río Lena en Rusia, otro antiguo cráneo fue descubierto con el mismo limpio agujero redondo. El cráneo pertenecía a un uro, una especie extinta de ganado que vivieron hace 30.000 a 70.000 años. Al igual que el cráneo de Kabwe, el agujero en el cráneo del uro también falta grietas radiales que resultarían de los proyectiles en forma de lanza o de flecha.

uro disparado
Este, también, había recibido un disparo en la cabeza miles de años atrás, pero había sobrevivido durante algún tiempo, ya que el agujero de bala tiene señales de haberse calcificado.

Este sensacional descubrimiento llamó la atención de profesor Constantin Flerov, curador del Museo Paleontológico de la URSS en Moscú, que rápidamente puso el cráneo en exposición.Por increíble que parezca, nos enfrentamos a la evidencia bastante contundente de que, hace miles de años, alguien descargo una bala en el cráneo de uno de nuestros primos antropológicos y también casi mato a un mamífero grande por el mismo método. Pero, ¿cómo puede ser esto posible?Una solución obvia (pero muy radical) es concluir que, contrariamente a lo que siempre hemos entendido, el hombre antiguo puede haberse desarrollado tecnológicamente a un grado muy alto. ¿Una pequeña pero avanzada civilización pudo haber desarrollado el concepto de la balística mucho antes que los chinos?El problema con esta idea es que es mucho más que una coincidencia. ¿Podrían dos sociedades independientes, separados por miles de años y un vasto abismo cultural, haber ambas inventado armas que disparaban pequeños proyectiles cilíndricos, a alta velocidad?O ¿existirá la posibilidad de que alguien del futuro llevara un arma de fuego, viajando hacia atrás en el pasado y haber participado en algún tipo de expedición de caza trans-temporal?Esto nos lleva peligrosamente cerca de los reinos de la fantasía de la ciencia, por supuesto, pero el hecho es que el agujero en el cráneo del uro llegó allí de alguna manera.Nos guste o no, el hecho es que alguien o algo parecía estar usando balas de alta velocidad hace miles de años. No sabemos quién, no sabemos por qué y no sabemos cómo – pero sucedió.

http://www.ancient-origins.net/

Desentrañan el ‘mecanismo’ del reloj del Antiguo Egipcio

Siguenos en @Mparalelos Siguenos en Facebook Suscribete

plantilla


3:39:55 PM

La jefa del equipo científico ruso, Larisa Vodolázhskaya, de la Universidad Federal del Sur, explicó a la cadena Vesti.ru que la mayoría de los arqueólogos creía durante mucho tiempo que en el Antiguo Egipto dividían el día y la noche en 12 horas, cuya duración cambiaba en transcurso del año, debido a que cambiaba la duración del día y de la noche.

En 2013 una expedición arqueológica de la Universidad de Basilea halló en el famoso Valle de los Reyes, en las cercanías de Luxor, un reloj de sol del siglo XIII antes Cristo, considerado como uno de los más antiguos. El reloj es una piedra caliza rústica de forma de semicírculo con la segmentación marcada. Investigadores suizos presupusieron que el reloj era horizontal y muy impreciso, y que se usaba para calibrar este sistema de horas de día y de noche diferentes.

Sin embargo, el estudio del mismo reloj por científicos rusos demostró que, en realidad, fueron los egipcios antiguos los que primeros calcularon que un día completo dura 24 horas iguales. De esta forma la investigación demuestra que la división del día en 24 partes iguales fue calculada entre 11 y 12 siglos antes de lo que se creía y que corrió a cargo de los egipcios, y no de los griegos o árabes antiguos.

Además, los científicos rusos revelaron que el reloj es de tipo vertical, que es más preciso que los horizontales, y que tenía un gnomon declinante, invento que hasta ahora se creía que databa de una época mucho más reciente y que se aplicaba para dividir el tiempo en el reloj en 24 horas iguales, así que no pudo existir antes de que se hubiese inventado el sistema de medición del tiempo en 24 horas.

7ac0bbd5ec261552681e374e62a9b5e4_article430bw

 

Según el estudio, las marcas en el reloj se establecen para las 6;7;8;9;10 y 11 y 12 horas, y luego van con un retraso de media hora:12,5;13,5;14,5;15,5;16,5, mientras que la última línea se corresponde a las 18 horas. Los investigadores creen que el plazo entre el mediodía y las 13,5 horas fue dedicado para una siesta, hasta ahora es tradicional en varios países.

7ac0bbd5ec261552681e374e62a9b5e4_article630bw

 

Además los científicos lograron revelar como se usaba el otro tipo de reloj del Egipto Antiguo que tenía la forma de la letra L, que hasta ahora había sido difícil de entender. Descifrando una escritura antigua y realizando algunos cálculos los científicos presupusieron que los dos tipos de reloj se usaron juntos, y la sombra del gnomon daba al reloj de la forma de L. Las inscripciones en este último complementaban el reloj con gnomon, el cual no tenía ninguna inscripción. El uso de dos tipos de reloj, puede evidenciar que en el Egipto Antiguo se aplicaron ambos sistemas de mediación de tiempo, el más complejo de 12 horas para sacerdotes, y el más simple, de 24 horas, para la gente común, concluye Vodolázhskaya.

http://actualidad.rt.com