NUEVOS DETALLES SOBRE LA EXTRAÑA DESAPARICIÓN DE UN ESTUDIANTE BRASILEÑO


Un joven brasileño llamado Bruno Borges fue noticia el mes pasado cuando misteriosamente desapareció de su habitación sin dejar rastro. Mientras que los casos de personas desaparecidas ocurren todos los días (particularmente en Brasil), las extrañas pistas dejadas por Borges dejaron a la policía y a la familia desconcertadas. Poco después de que Borges desapareció, sus padres descubrieron que su habitación estaba cubierta desde el piso hasta el techo con escritos extraños y crípticos relacionados con la búsqueda de misterios ocultos, referencias a alienígenas y símbolos alquímicos.

Más extraños todavía eran los doce manuscritos numerados que Borges dejó atrás. Cada uno fue escrito en una cifra desconocida y ofreció un gran número rojo romano en la cubierta. Algunas páginas han sido traducidas hasta ahora, pero su contenido permanece en gran parte desconocido.

El caso permaneció sin resolver desde que Borges desapareció el 27 de marzo. Ahora, el noticiero brasileño de la cadena Globo ha informado que uno de los amigos de Borges ha presentado nuevos desarrollos en el caso. Si bien estos nuevos detalles podrían no ayudar a localizar a Borges (podría estar en otra dimensión o algo, después de todo), podrían indagar a los investigadores sobre el estado de ánimo de Borges en el momento de su desaparición.

Thales Vasconcelos, un amigo de la infancia de Borges, le dijo a Globo que en realidad ayudó a Borges a transcribir sus escritos en la misteriosa cifra que se encuentra en los manuscritos. Vasconcelos dice que no leía mucho los manuscritos, pero que había capturado lo suficiente mientras transcribía para saber que se referían a la búsqueda de Borges para el significado de la vida y una misión misteriosa que Borges creía que estaba encendida, asignada de algún tipo de seres superiores. Todavía más extraño, Vasconcelos dice que Borges escribió sobre la proyección astral e incluso afirma que podría proyectarse “cuando el sentía la necesidad”.

Borges es ahora oficialmente una persona desaparecida. La policía cree que un joven de su inteligencia (y con su nivel economico) podría haber huido fácilmente del país. Si no fuera por esos manuscritos, éste sería sólo otro caso del rescate de un joven brasileño adinerado. ¿Podría esta extraña “evidencia” ser un encubrimiento para una negociación malograda o un trabajo interno? Es posible. Sin embargo, sigue existiendo la posibilidad de que Borges tal vez lograra desbloquear algunos de los misterios superiores y llegar a un plano iluminado de existencia astral. Tal vez los seres interdimensionales realmente lo llamaron para alguna misión en un universo paralelo. Tal vez los cerdos pueden volar. Hasta que lo encuentren, nunca lo sabremos con seguridad.

Fuente: MisteriousUniverse.org

EL EXTRAÑO ENCUENTRO CON EL HUMANOIDE DE KINNULA


​Estariamos ante uno de los casos más increíbles del fenómeno OVNI ya que el incidente tuvo un fuerte vínculo en dos historias diferentes. En 1971, dos leñadores estaban sorprendidos al ver un aterrizaje de un OVNI en un claro del bosque, pero no fue hasta que un pequeño humanoide con un extraño traje de color verde descendido de la nave para que las cosas se salieron de control.

Pero para comenzar los casos debemos empezar con el sucedido el 2 de febrero de 1971, aproximadamente a las 20:00 de la tarde, dos mujeres finlandesas, Sinikka Kuittinen y la señora Manninen conducían desde Kuusamo hacia Oulu en una región cercana a Kiiminki, cuando vieron una extraña luz detrás de su coche en el lado derecho de la carretera.

Después de unos momentos, esta misteriosa luz se deslizó sobre el vehículo y empezó a pasear por el lado izquierdo de la carretera. Kuittinen afirmó que a medida que el OVNI pasaba por encima del vehículo la intensa luz no las dejaba ver el camino. Misteriosamente Cuando la pareja llegó a un descampado cercano la luz desapareció abruptamente. Es entonces cuando Kuittinen y Manninen ambos afirmaron haber vislumbrado algo muy extraño. Las mujeres insistieron más tarde que habían visto a una criatura muy peculiar, con casco que se encontraba aproximadamente a 3 pies de altura. Ambas coincidieron que la enigmática entidad estaba vestida con un traje de color marrón verdoso y cruzó la carretera delante de ellos utilizando una serie de pequeños saltos.

Este extraño ser desapareció rápidamente al otro lado de la carretera, la cual, las mujeres confirmaron, era una desolada zona privada de casas en construcción. Kuittinen se encontraba totalmente asombrada de lo que estaban viendo y con un intenso temor apretó el acelerador y se dirigió hacia la ciudad de Oulu. Ninguna de las dos testigos parecían interesadas en la investigación del asunto.

El otro incidente que se hizo famoso con este extraño visitante se produjo en la tarde del 5 de febrero de 1971. En este día dos leñadores Petter Aliranta de 21 años de edad, y Esko Juhani Sneck de 18 años tuvieron un encuentro cercano que no podrían olvidar por el resto de sus vidas. El evento fantástico comenzó aproximadamente a las 3:00 pm, cuando los dos jovenes que habían pasado la mañana en la tala de árboles en los bosques cerca de la localidad de Kangaskyla en Kinnula, Finlandia, decidieron terminar con su labor por las malas condiciones del clima y se estaba haciendo demasiado oscuro para continuar.

Según su versión, Aliranta acababa de apagar su motosierra, cuando de repente se dio cuenta de un objeto metálico extraño flotando sobre los árboles. Afirmó que tenía la forma de “dos platillos” superpuestos y era de unos 15 pies de diámetro. En la parte inferior del objeto, había cuatro patas de apoyo delgadas con bases redondeadas, que se estimaha tenían más de 6 pies de largo. Si la nave hizo algún sonido sin duda fue tapado por el abrumador rugido continuo de la motosierra de Sneck.

Aliranta observo como un portal circular de abrio en la base de la nave. En cuestión de segundos, el objeto aterrizó en un pequeño claro entre los árboles, a menos de 50 pies de distancia de los dos leñadores que se encontraban impresionados con semejante visión. Aliranta contempló con asombro como una extraña entidad, vestida de color verde descendió lentamente a través del portal abierto desde las entrañas de la nave. Más tarde describió a esta entidad inusual por tener menos de 3 pies de altura, con todo su cuerpo cubierto de un color verde, con un traje de una sola pieza. En el frente de la cabeza tenía una placa frontal muy similar a las que tienen los trajes de buceo.

A pesar de que la criatura tenía brazos y piernas, el traje no dio ninguna indicación de las manos o los dedos. La estructura aparente de este traje parece ser similar a las que se utilizan los trajes de buzo para las profundidades del mar. Tal vez este extraterrestre llevaba ese traje para protegerse de la presión de la superficie de la Tierra que podía ser perjudicial para sí mismo. Si bien esto es pura especulación, todavía existe la posibilidad de que esto sea cierto. El “hombre del espacio” parecía desafiar la gravedad, ya que flotó sobre el suelo cubierto de nieve por debajo de la nave.

Fue entonces, que está criatura comenzó a acercarse a Aliranta. Para gran sorpresa del leñador, el ser no se hundió en la nieve, pero siguió hacia él con movimientos deslizantes, cortas y rígidas similares a la de un salto de astronauta en la luna. Aliranta describe el movimiento, como casi robótico, pero tal vez sus movimientos estaba inhibida por el traje que llevaba puesto. En ese momento, Aliranta, que estaba totalmente aterrado, encendió su motosierra. Sneck se volvió al escuchar el ruido de la motosierra y vio la expresión de asombro de su amigo, así como la pequeña rareza, extraterrestre que se dirigió hacia ellos.

El leñador, con gran valentía, avanzó hacia el humanoide mientras Sneck observaba atónito. Aliranta y el extraterrestre estaban a menos de 30 pies de distancia cuando la entidad se volvió bruscamente y echó a andar hacia el platillo volador. Aliranta tomo coraje y corrío en busca del “pequeño hombre verde.” Cuando se acercaba a la nave, Aliranta afirmó haber notado otras figuras vagamente humanoides a través de tres “ventanas” en la parte superior del vehículo. Cuando el extranjero estaba a sólo 9 pies de distancia de la nave, se hizo levitar en el aire de una manera extraña, flotando hacia la abertura de la que había llegado.

Del mismo modo que el humanoide había ascendido cerca de 3 pies, Aliranta se abalanzó y agarró el talón del pie derecho del ser con su mano derecha. Fue entonces cuando un destello de color como el material del traje de la criatura lo quemo como un “hierro caliente.” Las heridas causadas por el contacto, según los informes, fueron claramente visibles por más de dos meses. Aliranta instintivamente saltó hacia atrás permitiendo que la entidad se deslice hacia la nave. En el momento en que el extranjero desapareció dentro del platillo volador, este comenzó a emitir un sonido de zumbido muy suave. La nave comenzó a ascender lentamente fuera de la tierra con lo que Aliranta describe como una “ráfaga débil” de aire, pero no hubo humo ni otros olores que fueran evidentes. A medida que el platillo se dirigía hacia el cielo, el portal circular en la parte inferior se cerro y dentro de los quince segundos el OVNI había desaparecido en la atmósfera.

Tras la salida del OVNI, tanto Aliranta com Sneck, no fueron capaces de hablar y tenían dificultad para moverse durante casi más de una hora después del extraño evento. La única evidencia que quedaba de su encuentro eran las huellas redondeadas del platillo que había dejado en la nieve. En los años siguientes a este evento, algunos han sugerido que todo se trato de un engaño perpetrado por un locutor de radio local, pero hay otros que insisten en que se trata de un verdadero encuentro extraterrestre con esa criatura.

Fuente: Archivosbureau 2017.

EL INSOLITO INCIDENTE EN CISCO GROVE


Antes de mucho tiempo, el ávido cazador tendría un encuentro con lo desconocido; Un encuentro que haría de este viaje de caza el más memorable de su vida. Durante la tarde de caza, Shrum se había separado del resto del grupo, y con el anochecer acercándose rápidamente, decidió dormir toda la noche junto a un árbol por seguridad. Sin embargo, su atención pronto fue atraída por la visión de una luz blanca que zigzagueaba a través de los árboles a baja altura.

Al principio, pensó que era un helicóptero, así que Shrum saltó del árbol, y comenzó a encender unas bengalas para dar su ubicación. Pensó que sus amigos habían lanzado un grupo de rescate para localizarlo al pensar que estaba perdido. Finalmente, la luz blanca giró en su dirección y se detuvo a unos cincuenta metros del árbol. Pronto descubrió que el objeto no era un helicóptero en absoluto, sino un objeto de apariencia extraña, diferente de todo lo que había visto antes. Ahora asustado, volvió a subir al árbol por su seguridad.

Después de un corto período de tiempo, se sorprendió al ver a tres seres acercándose al árbol. Dos de ellos parecían ser de tipo humanoide, mientras que el tercero era más parecido a un robot. El asombro se convirtió en pánico ahora, cuando los tres comenzaron a sacudir el árbol en un intento de hacerlo caer. Él recuerda vívidamente un vapor blanco que fue tirado de la boca del robot; Que lo dejo inconsciente.

Cuando llegó, estaba con náuseas, pero comenzó a arrojar fósforos encendidos hacia los seres, lo que les hizo retroceder momentáneamente del árbol. Pronto el asalto continuó. Finalmente, Shrum logró cargar y disparar una flecha a los invasores, golpeando al robot. El golpe directo causó una chispa, indicando que la flecha había golpeado una superficie metálica. Se las arregló para disparar dos flechas más a los otros seres, cada vez que lo hacia el grupo se dispersaba.

Pronto, un segundo robot se unió al grupo, y de nuevo Shrum quedó inconsciente por el extraño vapor blanco que provenía de la boca de esa entidad. Cuando despertó de nuevo, ¡los dos seres humanoides estaban ahora subiendo al árbol! Para frustrar el ataque lanzo objetos diferentes en ellos, y sacudiendo el árbol. Este escenario continuó durante la mayor parte de la noche.

A medida que el amanecer se acercaba, más seres llegaban, y esta vez un gran volumen de humo lo hizo ennegrecerse completamente.Cuando despertó, apenas estaba colgado del árbol por el cinturón. Los alienígenas habían desaparecido por fin. Shrum pronto fue rescatado, y se reunió con los otros cazadores. Corroborando al menos parte de su historia, con otro de los hombres que también se había perdido y visto el OVNI. ¿Qué eran exactamente esas criaturas de tipo humanoide que Shrum encontró esa noche temerosa en California? Desafortunadamente, Donald Shrum fue el único testigo de estos otros seres mundanos.

Fuente: Bizzarre Encounters 2017.

EL HOMBRE DE METAL VISTO EN FALKVILLE (ALABAMA, USA)


Mientras que los informes de encuentros con extraterrestres parecen ser una moneda corriente, hay muy pocas fotografías que los testigos puedan aportar de estos supuestos seres extraterrestres que se han encontrado frente a frente.

El caso del Hombre de Metal de Falkville es una de esas raras excepciones; Y, para hacer las cosas aún más intrigante, las fotografías fueron tomadas por nada menos que el jefe de policía que había sido enviado a investigar un aterrizaje de ovnis y al parecer se encontró con algo más de lo que esperaba!

En la noche del otoño del 17 de octubre de 1973, Jeff Greenhaw, entonces jefe de policía de Falkville, Alabama, de 26 años, se estaba preparando con su esposa para una merecida noche de descanso cuando recibió una llamada de emergencia justo después de las 22 pm.
Poco podía haber imaginado en el momento en que esta llamada telefónica cambiaría su vida para siempre.

La llamada fue de una mujer casi en estado de shock e histérica, que hasta el día de hoy sigue en el anonimato, afirmando que un Objeto Volador No Identificado había aterrizado justo fuera de la ciudad en un campo que era propiedad de Bobby Summerford.

Así empezó discutiblemente el segundo caso más extraño de un encuentro con extraterrestres ocurrido en el Sur de Estados Unidos, ¡en ese mismo mes! El primero, por supuesto, es el caso más bizarro de los secuestradores inter-galácticos conocidos como el caso PASCAGOULA.

A pesar que estaba fuera de servicio, Greenhaw, no dudo ni un instante en cumplir su labor como Policía y saltó en busca de sus llaves, empuño su revólver y casi como presintiendo lo que estaba a punto de vivir como experiencia, tomó su camara Polaroid esperando la oportunidad que podría fotografiar al supuesto OVNI.

Rápidamente subió a su camioneta e hizo una llamada por radio para tener la ubicación del aterrizaje del supuesto platillo volante. cuando Greenhaw llegó al lugar de la escena él salió de su camióneta y patrullo la zona, pero no encontró nada fuera de la corriente. Luego regresó a su vehículo y decidió recorrer la zona descampadas un poco antes de regresar a su casa.

Greenhaw recorrió todo el perímetro de la propiedad de un tal Summerford, explorandola en la oscuridad para no encontrar nada extraño, no había notado nada extraño en el turbia oscuridad. luego giro hacia un estrecho camino para una pasada final… Y ahí fue cuando llegó cara a cara con lo impensable.

Después de viajar por ese camino unos pocos metros, Greenhaw vio una entidad que describió como un “humanoide” de pie junto a la carretera, a 75 pies de distancia. En ese momento salió de su camióneta y cuidadosamente se acercó a la figura, pensando que podria tratarse de una persona que necesitaba ayuda. Greenhaw le gritó a su extraño compañero, pero no obtuvo ninguna respuesta.

Al acercarse noto por las luces de su camioneta un extraño brillo como que algo no era normal. La entidad parecía estar usando algún tipo de traje metálico de color Plateado, que se parecía a un grueso papel de aluminio. Algunos informes indican también que el Hombre de Metal tenía una estatura baja promedio a la de un niño o incluso a la de un simio; no a diferencia de un mono en un traje espacial.

Greenhaw describe lo que vio: “parecía no tener cuello, su cabeza y cuello estaban unidas… él era muy brillante, algo así como el brillo del Mercurio en níquel, pero tan suave como el vidrio. En diferentes ángulos daba diferentes tipo de iluminación… cuando lo vi de pie en el centro de la carretera inmediatamente detuve el vehiculo y le grite, pero no salió ningun sonido de su Boca.”

Como en el caso Pascagoula de los secuestradores alienígenas, Greenhaw también señaló que este ser también tenía una especie de antena en la parte superior de su cabeza, y que sus movimientos eran grotescos y de procedencia mecánica. Hay que destacar que la descripción que se da del supuesto ser no es a diferencia de la observación de Charles Hickson en el caso Pascagoula, que según el testimonio de los testigos, estos arrebataron contra Hickson y de su joven amigo Calvin Parker en una zona tranquila de Riverside en Mississippi, apenas unos dias antes del extraño evento de Falkville.

¿Es posible que Greenhaw halla encontrado a los mismos extraterrestre que supuestamente secuestraron a los dos hombres en Mississippi la noche del jueves 11 de octubre de 1973?

Fuente: Archivos Bureau 2017.