Shiva, un Dios destructor ?

Siguenos en @Mparalelos Siguenos en Facebookplantilla

11:39:29 AM

La idea de tener tres dioses que en conjunto hacen uno solo no es único en la religión católica. El concepto de la Santísima Trinidad, compuesta por Dios Padre, Dios Hijo y El Espíritu Santo, de alguna forma tiene que ver con otra Trinidad, la que proviene del hinduismo pero conocida como Trimurti.

Shiva

Trimurti es una deidad hindú compuesta por tres poderosos entes, Brama, el dios creador, Vishnú, el dios que mantiene con vida al Universo, y Shiva, el dios destructor o transformador de todo lo creado.

Según la teología hindú, ninguno de los tres es más importante, pero dado que el tema a tratar en este jueves es sobre el tema de terror y seres del Inframundo, aquellos que son la contraparte de las divinidades creadoras, es que decidimos hablar de este dios que despierta el interés de muchas personas, atraídos por la mitología de la mística nación.

Aunque algunos ubican a Shiva como una deidad demoníaca, malévola y sanguinaria, la realidad es que se trata de un Dios que mantiene el equilibrio entre la vida y la muerte. Es una especie de morador de almas y creaciones, quita la vida de las personas y las estrellas para poder generar nuevas, con ella mantiene la continuidad de los ciclos de la vida y la muerte.

La postura más común en la que se encuentra a Shiva es con un pie de apoyo, el otro en el aire, sus cuatro brazos en movimiento en un claro baile. Así se le conoce a este dios, comoel Señor de la Danza Cósmica, pues gracias a ella es que mantiene orden entre lo que se crea y se destruye; baila para mantener la armonía de luz y ocaso en el Universo, desde la desaparición de un pequeño grano de arena hasta el surgimiento de una nueva estrella

Shiva siempre aparece con el torso desnudo, de ahí que también se le conozca como el dios que Viste con el Espacio, es decir, que todo lo que hay a su alrededor es suyo, el Universo es su vestimenta.

Una de las más extraordinarias historias alrededor de Shiva es la de su familia. Shiva vivía al lado de su esposa Parvati con sus hijos Skanda y Ganesh en el Monte Kailasa, junto a cuatro hijos más.

Se dice que un día Parvati, su madre, al demostrarles su cariño los abrazo simultáneamente con tanta fuerza que terminaron fundidos en un cuerpo de seis cabezas, liderados por Skanda que era el mayor, el dios de la guerra y a quien se le acredita el asesinato del demonio Taraka, uno de los principales opositores a los dioses. El menor de los hermanos es Ganesh, quien se distingue de los demás por su cabeza de elefante.

Ganesh

Representación en piedra de Ganesh, uno de los dioses más queridos del panteón hindú.

Al respecto existen tres historias sobre la forma en que obtuvo esa cabeza. Una de ellas dice que Parvati pidió al planeta Saturno que cuidara al bebé Ganesh, y éste con gusto lo hizo, pero olvidó el poder de su mirada y le quemó la cabeza. Otra versión asegura que su madre le pidió que custodiara la puerta para que nadie la interrumpiera mientras tomaba un baño, el pequeño Ganesh obedeció y al no dejar pasar a Shiva, su padre, éste le quemó la cabeza con el poder de su tercer ojo. La tercera de las versiones dice que un día Shiva salió de casa por un largo tiempo, y al volver le quemó la cabeza porque no lo reconoció y pensó que se trataba de un extraño que seducía a su mujer. Estas tres versiones al final coinciden en que su cabeza fue sustituida por la de un elefante.


http://marcianosmx.com/

5 CASOS SOBRE REENCARNACIÓN

Siguenos en @Mparalelos Siguenos en Facebookplantilla

11:25:24 AM

¿Existe la vida después de la muerte? O mejor aún, ¿podemos volver del más allá y vivir otra vida? Dos tercios de la población mundial, personas de las más distintas religiones, creen que sí. Pero, la ciencia moderna persiste en desechar la idea. ¿Existen evidencias científicas de vidas pasadas? La respuesta quizá se encuentre en un grupo de niños que científicos de diferentes áreas han estado estudiando.

Recuerdos del pasado

Sorpréndete con estos 5 casos increíbles de reencarnación, donde niños cuentan con lujo de detalle quienes fueron en sus vidas pasadas.

5. Gus Ortega – Colorado, Estados Unidos.

Gus Ortega afirma haber existido en otra vida como su propio abuelo. Empezó a hablar del tema cuando tenía apenas 18 meses e hizo un montón de declaraciones bastante específicas. Se trata de uno de los casos más convincentes de reencarnación que está siendo investigado por Jim Tucker, un profesor de psiquiatría de la Universidad de Virginia.

Gus Ortega y su abuelo

Gus Ortega afirma que en su vida pasada fue su propio abuelo

Gus afirma ser su abuelo Augie, quien murió en 1993 debido a un accidente cerebrovascular. El hombre era propietario de una tienda donde vendió de todo, amaba profundamente a su familia, pero nunca llegó a conocer a su nieto Gus, quien nació un año después de su partida. Con un año y medio, Gus se dirigió a su padre mientras le cambiaba el pañal diciéndole: “Cuando tenía tu edad, a mí me tocaba cambiarte el pañal”. Obviamente, el hombre se quedó perplejo.

Cierto día, su padre llevó fotos antiguas a la casa y se las mostró a Gus. Lo que sucedió a continuación fue algo verdaderamente extraordinario: su hijo apuntó a una de las personas retratadas en las fotografías y dijo: “¡Oh… ese soy yo!”. ¿Cómo podría saberlo? Gus recordó episodios de la vida de su abuelo que su padre apenas y guardaba en su memoria.

4. Ian Hagedorn – Florida, Estados Unidos.

Tucker estudia muchos casos proclamados como reencarnación, y uno resultó bastante especial. Existen pocos casos en el mundo con marcas de nacimiento relacionadas con recuerdos, son escasos, pero existen.

Uno de estos casos es el de Ian Hagedorn, un niño de 6 años residente en Pensacola, hijo de Maria Hagedorn. El afirma haber sido un policía de Nueva York que murió de un disparo. Sus recuerdos le indican que cierta noche entró en una tienda donde había delincuentes que lo asesinaron de un tiro. Este policía supuestamente era el padre de su madre. Y aquí viene lo interesante…

Ian sufre de una extraña enfermedad del corazón de tal forma que cuando se esfuerza de más sufre un desmayo. Antes de los 4 años ya había pasado por 6 cirugías, debido a que su arteria pulmonar presenta defectos, provocando que su corazón no se desarrolle del lado izquierdo.

Ian Hagedorn reencarno en su abuelo

Ian Hagedorn también cree ser la reencarnación de su abuelo materno

Ahora veamos cómo murió su abuelo. Maria relata que su padre estaba en servicio como policía, y cuando entró en una Radio Shack sospechó que algo andaba mal. Dos hombres sacaron una ametralladora y la apuntaron hacia el gerente. La reacción del padre de Maria fue indicarles: “Arrojen las armas, es la policía” y alguien le disparó apenas acabo de decirlo. En la autopsia, la causa de muerte fue una arteria pulmonar rota por causa del tiro, la misma arteria que hace sufrir a Ian en la actualidad.

Pero algo aún más raro sucedió. Maria dice que a los 3 años, cuando Ian estaba haciendo desastres ella le dijo que se detuviera o le iba a pegar, entonces él respondió: “Cuando eras pequeña y era tu padre, tú hacías muchos desastres y nunca te pegué”. Por su puesto la mujer quedó impresionada. A partir de aquí, Ian comenzó a hablar más y más sobre el abuelo, convenciendo a todos de que era su reencarnación. La relación entre la enfermedad y la forma de muerte del padre, resulta una evidencia muy interesante.

3. Dilukshi Nissanka – Sri Lanka.

Sri Lanka es una comunidad donde la mayoría de la población practica la filosofía budista y precisamente de aquí vienen muchos, y quizá los mejores, casos de reencarnación. El caso de Dilukshi Nissanka sin duda resulta uno de los más fantásticos. Fue estudiado por el Profesor Erlendur Haraldsson de la Universidad de Islandia.

Dilukshi habló de una vida pasada durante 3 años, donde insistía y repetía la misma historia sin parar. Sorprendió a sus padres cuando les reveló que no era su hija, que tenía padres en otro lugar y que murió en un lugar cerca de Dambulla, un sitio a 6 horas de viaje, donde había un río al que cayó desde un puente mientras cruzaba.

Dilukshi Nissanka reencarnación

Dilukshi Nissanka cree ser la reencarnación de la pequeña Shiromi

Para la familia de Nissanka, sus recuerdos resultaron dolorosos. Siempre que hablaba de esto, quedaba claro que Nissanka no se sentía parte de la familia. Y fue mucho más difícil para su madre.

“Comenzó a hablar de su otra vida en la escuela Montessori, que su templo se encontraba en otro lugar. Cuando comíamos o íbamos a dormir, ella hablaba de su otra vida. Me sentí muy mal, ella sólo hablaba de su otra familia”, dice Kashuriarachi, madre de Diluskshi.

puente

El puente desde donde cayó Shiromi

“Me enojé tanto con ella que una vez le pegué”, dice Siriwardana, el padre de Diluskshi.

Un periodista escuchó la historia y su caso fue publicado en el periódico. Pronto, la familia recibió una carta de un señor de nombre Ranatunga, quien reconoció la historia de Diluskshi como la de su hija muerta.

Los Nissanka hicieron un viaje de 6 horas hasta Dambulla para encontrarse con esta familia. En el camino, Diluskshi reconoció el lugar y guío al automovilista hasta la casa donde moraba su antigua familia. Fue un encuentro verdaderamente emocionante y Diluskshi parecía mucho más a gusto con esta familia.

Shiromi, la hija de Ranatunga, tenía 6 años cuando murió ahogada al caer de un puente. De las 20 declaraciones ofrecidas por Diluskshi, 12 encajaban a la perfección y eran bastante específicas.

2. Cameron Macaulay – Escocia.

Como cualquier niño promedio de seis años de edad, el pequeño Cameron Macaulaydisfrutaba mucho de hacer dibujos. Uno de sus favoritos era el de una casa con una sola planta, de fachada blanca y localizada en una bahía. Cuando su madre le preguntó que era aquella casa, la respuesta de Cameron le produjo un escalofrió que le recorrió la columna vertebral.

Cameron Macaulay

El niño respondió que aquella era su casa, que vivía allí con su antigua madre, en una región situada en Barra, una isla de Escocia, a una distancia aproximada de 260 km de su residencia actual. Cameron estaba convencido de que tenía una vida pasada, y parecía muy preocupado de que su antigua familia pudiera echarlo de menos.

Luego del susto, su madre recordó que desde que Cameron aprendió a hablar, acostumbraba a relatar aventuras infantiles vividas en aquella isla. Pero desde el momento en que empezó a relatar detalles de la casa donde tuvieron lugar estas aventuras, muchos otros recuerdos empezaron a aflorar. Cameron describía a su antigua familia, a sus hermanos y hermanas, incluso llegó a contar cómo había muerto su antiguo padre.

En un principio, la familia trató estas narraciones como parte de la imaginación infantil del niño. Sin embargo, se llegó el momento en que el pequeño Cameron empezó a presentar señales de tristeza y sufrimiento, reclamando por estar separado de su familia de Barra.

Cierto día, la profesora de Cameron citó a sus padres para una conversación. Les dijo que el niño que quejaba mucho de la ausencia de sus padres y hermanos. Además, sentía mucho no poder jugar en las piedras de la playa y reclamaba que su casa actual tenía sólo un baño, mientras que la casa de Barra tenía tres.

Desde entonces no dejó de hablar sobre la isla y sus experiencias en el lugar. Contó cómo acostumbraba a observar los aviones aterrizando desde la ventana de su cuarto. Hastallegó a decir que su padre se llamaba Shane Robertson, y que había muerto porque no había visto hacia ambos lados, posiblemente haciendo referencia a un atropellamiento.

No demoró mucho tiempo para que un equipo de investigadores, ente los que se encontraba Jim B. Tucker, dieran con el niño y le hicieran una invitación para ir a Barra para conocer su antiguo hogar. Cuando recibió la propuesta, la madre de Camerón se asustó, pues su familia rechazaba la idea de una vida pasada. Pero el niño se mostró tan contento que no conseguía dejar de saltar de alegría.

Cuando el avión se posó en la bahía de Cockleshell, Camerón le pregunto a su madre: “¿Mi rostro está brillando?” – Y la madre respondió. – “¿Por qué me preguntas eso?” – Cameron le dijo. – Porqué estoy muy feliz. La ventana del niño apuntaba a la playa y decía: “¿Ahora me creen?”. Y cuando finalmente descendió del avión, levantó sus manos al cielo y gritó: “¡Estoy de vuelta!”.

casa de Cameron Macaulay

La casa de Barra donde Cameron Macaulay recuerda su vida pasada.

Una vez en el hotel, la familia de Cameron y el equipo de investigadores partieron en busca de pistas sobre el pasado del niño. Cuando localizaron la casa blanca en la bahía, se dirigieron inmediatamente al lugar, pero sin decirla nada a Cameron. Cuando llegó a la casa, Cameron la reconoció al instante. Pero algo cambió en su expresión.

Cameron parecía triste mientras recorría la casa, como si sintiera la falta de alguna cosa. Tal vez esperaba que, al entrar en la casa, su madre estuviera allí para recibirlo, exactamente como él la recordaba. Parecía conocer todos los detalles, y no demoró en señalar los tres baños que había mencionado a su profesora.

Los investigadores llevaron a la familia de Cameron para que conocieran a un miembro de la familia Robertson. Sin embargo, este fue incapaz de ofrecer cualquier información respecto a Shane, su mujer y sus hijos. Pese a esto, al ver fotos antiguas de la familia, Cameron reconoció un automóvil negro, y un cachorro blanco con negro, de los cuales ya había hablado en diversas ocasiones.

Para la familia de Cameron, el viaje a Barra significó un verdadero alivio. Nadie más volvió a desconfiar de que Camerón estuviera inventando cosas, y el niño se volvió más tranquilo, no sintió más la tristeza que tanto aborrecía. No se encontraron todas las respuestas, pero si una gran verdad, al menos para Cameron, que la muerte no es el fin, sino un nuevo comienzo.

1. James Leininger – Estados Unidos

James Leininger era un niño al que le gustaba jugar únicamente con una cosa: aviones y solamente aviones. Rechazaba cualquier otro juguete que sus padres Andrea y Bruce le daban, el sólo quería aviones.

Cuando cumplió dos años, todo cambió. El niño comenzó a tener horribles pesadillas relacionadas con la aviación de guerra. Su madre solía despertarlo mientras gritaba cosas como: “avión en llamas; el hombre no logra salir”.

James M. Huston Jr. y James Leininger

James M. Huston Jr. y James Leininger

Un video grabado por los padres, muestra a James de apenas tres años examinando un avión como si le estuviera haciendo una verificación previa al vuelo.

Las pesadillas no cesaban y sus padres acudieron a la terapeuta Carol Bowman, dedicada al estudio del fenómeno de la reencarnación, quien trabajó en el caso y logró traer a la memoria del niño diversos recuerdos. Él detalló que era un piloto de caza y que su avión, un Corsair que siempre solía tener los neumáticos desinflados, había sido impactado en el motor derecho por los japoneses en Iwo Jima.

James Leininger y Anne Barron

James Leininger y Anne Barron

James también llegó a decirle a su padre que había despegado de un navío llamado Natoma, y que había volado algunas veces con alguien llamado Jack Larson. Luego de una investigación, Bruce, el padre de James, descubrió que el Natoma y Jack Larson en realidad existían. El Bahía Natoma era un pequeño portaviones en el Pacifico, y Larson vivía en Arkansas.

Su padre se obsesionó y descubrió que el único piloto de la escuadra abatido en Iwo Jima se llamaba James M. Huston Jr. y tenía 21 años, murió el 3 de marzo de 1945. Entonces empezó a creer que su hijo era la reencarnación de Huston y que había regresado porque tenía algo que terminar. La pareja Leininger decidió escribir una carta para la hermana de Huston, llamada Anne Barron, contándole la historia del pequeño. Y frente a tantos detalles, que de algún modo el niño sabía, ella también pasó a creer.

James Leininger

A pesar de los escépticos, este ha sido considerado el caso más documentado de reencarnación ya estudiado y resultó en un libro llamado Soul Survivor: The Reincarnation of a World War II Fighter Pilot, escrito por los padres Bruce Leininger y Andrea Scoggin Leininger en colaboración con el novelista Ken Gross.

Hay que hacer notar que en la mayoría de los casos donde se alega reencarnación, la vida pasada fue terminada de una forma violenta y repentina. Otro dato interesante es que todos los que recuerdan sus vidas pasadas son niños. Y eso quizá se deba a que los preceptos culturales aun no bloquean en ellos esta clase de memoria.


http://marcianosmx.com/

LA GEOMETRÍA SAGRADA

Siguenos en @Mparalelos Siguenos en @Mparalelos Siguenos en Facebook Siguenos en Instangramplantilla

11:00:35 AM

También en la docencia esotérica, las elecciones profesionales reflejan muchas expectativas, aspiraciones, sueños. En mi caso, debo admitir que trabajar esta disciplina me lleva, humildemente y casi en un susurro, a afirmar que, si fuera posible (¿y por qué no?) dedicaría en un futuro exclusivamente mis esfuerzos intelectuales al estudio –y obvia aplicación- de esta disciplina. No es sencillo (aunque siempre ansiado) encontrar una Síntesis, una Piedra Filosofal del Conocimiento verdadero, una herramienta de multiuso intelectual y espiritual con la que continuar el camino; y no creo estar muy lejos de la verdad si sostengo que es precisamente la Geometría Sagrada y su hija dilecta, la Psicogeometría, la gema del Grial, si no el Grial mismo.

Suena rimbombante, soberbio, casi solipsista, digamos. Pero no mentiroso. Pues de ello se trata: así como Einstein buscaba una ecuación Universal que explicara al Universo en su conjunto y en sus mínimas partes, la Geometría Sagrada enhebra en una continuidad armónica el Macro y el Microcosmos. En algún punto, casi por el medio, está el ser humano. Y es en su esfera vivencial donde podemos aplicar los descubrimientos de aquella.

Repasemos el concepto. La Geometría Sagrada puede comprenderse según en que dirección miremos: hacia lo infinitamente grande o hacia lo infinitamente pequeño. Pero podemos comprenderlo mejor si partimos de un punto intermedio, por ejemplo, nuestro propio entorno.

¿Dónde está allí la Geometría Sagrada?. Ya he citado a lo largo de varios artículos algunos ejemplos. Valga volver sobre el particular: muchas iglesias católicas tienen una desviación de la nave central –proyección del acceso hasta el altar- respecto del Norte magnético tanto como 52º. El mismo ángulo que la Gran Pirámide. Y que la abertura de la Pata de la Oca, símbolo esotérico de raigambre. Aún más, ciertos ritos masónicos sostienen que ese, y no otro, debe ser el ángulo que separe las patas del compás emblemático. O los pentáculos que se descubren sobre tantas geografías al unir en un mapa centros espirituales o devocionales. O la correspondencia entre la disposición de las tres pirámides de Gizeh y el cinturón de Orión. O entre las catedrales góticas francesas y la constelación de Virgo. La Geometría Sagrada está presente en el octógono de las iglesias templarias, en el misterio de las catedrales (Fulcanelli dixit), en las “divinas proporciones” (o “número áureo”) de Notre Dame de París y el Partenón, en la disposición y distancia de los centros ceremoniales del Ánahuac mexicano que reproducen en un todo la disposición y distancia de los planetas del Sistema Solar entre sí, en tiempos en que oficialmente en Europa sólo se conocía el mismo hasta Saturno. En el trazado de las calles de tantas ciudades (Washington en Estados Unidos y La Plata en Argentina). En las relaciones de planta entre el Vaticano y (otra vez) Gizeh. En las “líneas Ley” extendidas sobre toda Inglaterra y Francia. En los laberintos de Cnossos. En las espirales astronómicas y la “iglesia retorcida” de Saint Outrille. En la “estrella de David” (en realidad, el “sello de Salomón”) del rosetón principal de acceso a la catedral –obviamente católica- de la ciudad de Formosa, Argentina. Los ejemplos son innumerables y su sola mención agotarían.

La Geometría Sagrada une lo humano con lo cósmico; las proporciones de la Gran Pirámide proyectadas desde el Ecuador hacia un Polo, culmina en el centro de la Luna centrada en la cara superior de la cuadratura del círculo terrestre.

¿Casualidad?. No. Causalidad.

Mencioné de paso las “líneas Ley” –llamada así por vincular poblaciones o sitios antiguos cuyos nombres finalizan en la sílaba “Ley” o “Leigh”. Pero no puedo dejar de lado señalar la importancia del aporte de la Geometría Sagrada en este punto, toda vez que la “geometrización de la superficie terrestre”, de acuerdo a determinados y puntillosos criterios, permite establecer –otra vez- figuras geométricas como pentáculos, o indicar puntos coincidentes con anomalías magnéticas o de características energéticas particularmente significativas para la vida humana (como la red de Bruce Cathie, las líneas Hartmann, etc). De hecho, me pregunto cuántos geobiólogos, radiestesistas o especialistas en Feng Shui se han abocado a estudiar, siquiera por curiosidad, la Geometría Sagrada; de hacerlo

–como yo lo he hecho- encontrarían allí no solamente argumentos y evidencias de peso, sino criterios muy útiles para optimizar la vida cotidiana de sus consultantes. Cathie, sin incursionar (que sepamos) en aspectos tan sutiles, señalaba ya en los tardíos ’60 que las “líneas de fuerza” geométricamente señaladas por él sobre el globo terrestre explicaba la naturaleza de la propulsión –o el comportamiento- de los OVNI. No fue nunca tomado en serio por ufólogos que ni siquiera tuvieron la humildad intelectual –o la metodología científica- de investigar antes de opinar. Y que –sugestiva señal de poca perspicacia- nunca se plantearon esta hipótesis que aquí esbozo (y dejaré para otra oportunidad ampliar): si es correcta la teoría del Campo Unificado einsteniano y la Gravedad, entonces, no es una “fuerza” en sentido electromagnético sino la deformación espacio temporal en un punto dado y, en consecuencia, esta inevitable e indetenible fuerza que nos atrae hacia el centro de la Tierra (en nuestro caso) es “sólo” una manifestación geométrica del espacio – tiempo, ¿entonces no es obvio que cualquier otra línea de energía geométrica –sobre este planeta o cualquiera en el espacio, etc- tendrá una fuerza tan aprovechable (si sabemos dirigirla) como la propia gravedad?. Que es como decir, ¿y si la naturaleza de los OVNIs o, cuando menos, sus sistemas de traslación, fueran revisados con criterios de Geometría Sagrada?.

En este conjunto de patrones comunes, que todo pase por unos pocos polígonos y poliedros no es casual. Pues es fácil comprobar que esas mismas figuras y formas se repiten a escala cósmica. Los mismos patrones organizan y ordenan al Universo. Esto es –si para ustedes semejante “aval” es importante- una verdad científica, toda vez que el descubrimiento de los fractales constata para el paradigma tecnológico contemporáneo la validez milenaria de la voz de Toth hablándonos desde el más remoto pasado (“Es verdad, es cierto y muy verdadero, que lo que es arriba es como lo que es abajo y lo que es abajo es como lo que es arriba para hacer el milagro de Una Sola Gran Cosa bajo el Sol”). En consecuencia, la repetición de esos patrones geométricos en el legado de tantos pueblos antiguos y tantos grupos de conocimiento esotérico de hoy no habla solamente de la Sabiduría de comprender que el Todo es Geometría Pura. Habla también de otra cosa.

Y aquí entra a tallar la Psicogeometría. Pues si el Orden Universal, la Armonía Cósmica (1) responde a patrones geométricos, la armonía personal (en nuestra vida de interrelaciones sociales, en nuestros afectos, en nuestro trabajo, nuestra salud física y psíquica y, claro, nuestra espiritualidad) también dependerá que exista –o no- orden, organización, relaciones proporcionales. Y esta Organización ha de ser una expresión “fractal” de aquella que ordena al Universo.

Enfoquémonos en este punto. Si admitimos que podemos “corresponder” (asociar con fundamento) los eventos de nuestra vida con formas y figuras geométricas, a fin de cuentas éstos no resultarán más que proyecciones fractales inmensamente microcósmicas de aquellas que –en la otra dirección- se perciben en el Cosmos. Por definición, los problemas, los conflictos, los obstáculos todos, más allá de su manifestación aparente (o “percipiente” en nuestra vida cotidiana) serán la expresión del desorden y desorganización cada vez más alejada del patrón geométrico original. Pues bien, como ya se ha señalado, se cumple a rajatabla el Principio de Correspondencia (2), y por carácter transitivo, será la aplicación conciente del Principio del Mentalismo lo que nos permitirá vivir en

resonancia con una Serialidad positiva de eventos en nuestras vidas. Trabajaremos pues, en Psicogeometría, representando –que es hacer real lo ideal- polígonos y poliedros en función de ciertas aplicaciones en situaciones cotidianas.(3)

Se comprenderá entonces que, así, la Geometría Sagrada y la Psicogeometría se transforman –dicho está- en una Síntesis genial de la Realidad. Y abre, lógicamente, vías de especulación e investigación fascinante. Por ejemplo, ante el misterio de los “agrogramas” (4). No solamente tienen sentido e interpretación bajo la luz de los preceptos de la Geometría Sagrada. Está en el albedrío de cada uno de comprender que se trata de un “metalenguaje” de orden superior.

Finalmente –last but not least, como solía escribir el genial Antonio Ribera- es necesario dar a la Geometría Sagrada su justo lugar en nuestra vida. Su “sacralidad” es más un referente a su presencia en la cultura que a una naturaleza divina; no debemos deificarla ni creer que a través de ella seremos, como self made men, apoteósicamente disparados a la meta del camino espiritual. Es, lo escribí ya, una herramienta, pero eso sí, formidable. A fin de cuentas, Dios/Diosa, Él/Ella es el/la Gran Arquitecto/a del Universo y debe ser, necesariamente, un/a formidable Geómetra.

(1) Como ya he escrito en alguna ocasión, prefiero hablar de “Armonía” y no “Equilibrio”, pues este puede ser de dos clases: estable e inestable. El inestable –un cuchillo sobre su filo- requiere de fuerzas de tensión para lograrse y se pierde a la menor contingencia- El estable –un cubo apoyado sobre una de sus caras- no, pero al mismo tiempo cuenta con una brutal inercia que le impide todo cambio, toda “evolución a otra situación”. Al igual que en el espíritu humano, un “equilibrio” interior puede ser inestable (exigir grandes tensiones para lograrse, y al mismo tiempo y por ende extremadamente imprevisible y momentáneo) o estable (pero fosilizado, anquilosado, entonces el individuo no evoluciona). Algo similar a la expresión “paz interior”: la “paz” es la de los cementerios. Por eso remitimos a la expresión “Armonía”.

(2) Principios Fundamentales del Universo, ver “Al Filo de la Realidad” números 2 a 17

(3) A título meramente informativo, diremos que trabajamos en Psicogeometría con doce figuras y formas, doce

“mudras” y doce “posturas”.

(4) También conocidos como “agroglifos”, “círculos en las cosechas”, “crop circles”, etc.

La torre de la iglesia de Saint Outrille, Francia

El “número áureo” se repite en exponentes de culturas tan distintas como Notre Dame y el Partenón

El “número áureo” se repite en exponentes de culturas tan distintas como Notre Dame y el Partenón

Proporciones entre el sistema solar y las pirámides de Gizeh

Un “pentáculo energético” sobre la superficie terrestre.

Dos “agrogramas”, que quizás deben ser comparados con (y estudiados a la luz de) la sapiencia maya, en este ejemplo, parte de su calendario astronómico y millonario en años.

Dos “agrogramas”, que quizás deben ser comparados con (y estudiados a la luz de) la sapiencia maya, en este ejemplo, parte de su calendario astronómico y millonario en años


http://alfredoeye.wordpress.com/

La leyenda de Long Dog

Siguenos en @Mparalelos Siguenos en @Mparalelos Siguenos en Facebook Siguenos en Instangramplantilla

10:50:27 AM

El estado de Tennessee, en los Estados Unidos, figura entre el resto del país en cuanto a temas sobrenaturales. En sus rincones nunca faltan historias sobre lugares macabros, influencia de apariciones, criaturas extrañas vagando por los bosques y pantanos, fantasmas vengativos en busca de sangre y espíritus de asesinos en serie que aun buscan víctimas. Un lugar sin duda muy “pintoresco”.

Long Dog

Sin embargo, la historia que más destaca en su folclore es una que hace referencia a un ente paranormal diferente, algo que los habitantes locales han apodado “Long Dog” (Perro grande, en traducción libre).

Parece un nombre bastante lindo pero…

En medio de las carreteras que cortan a Tennessee, flanqueando los bosques tupidos y las regiones pantanosas, tan estériles y densas que todavía hay algunas sin explorar, se guardan historias muy antiguas. El Long Dog es una de estas.

El primer registro moderno de este ser se hizo en un periódico de la ciudad de Knoxville hace más de 160 años, concretamente en el año de 1847. El escrito daba fe de un cuerpo horriblemente mutilado que había sido encontrado en las inmediaciones de un pantano. El cadáver, encontrado en un camino por unos viajeros, había sido cortado y mordido hasta el punto de quedar casi irreconocible. Si bien las autoridades responsabilizaron a los bandidos por el horrible crimen, los testigos se empezaron a preguntar si aquello no había sido obra de Long Dog.

Para el año 1888, en la región de Piney Flats, en el condado de Sullivan, sucedió algo con las mismas características que lo de Knoxville. Dos cuerpos, pertenecientes a un hombre y una mujer, fueron localizados en las proximidades de un camino que rodeaba un pantano. Los dos parecían haber sido atacados por perros salvajes (apodados mongrels) dada la cantidad de heridas hechas con mordidas y garras que habían quedado impresas sobre los cadáveres. Nuevamente, la sospecha fue que habían sido asesinados por ladrones y que posteriormente una jauría de perros había encontrado los restos. Pero no fue eso lo que indicó el examen de los restos. Las evidencias forenses apuntaron a que ambos habían sido asesinados por perros, o por sólo un perro, ambos con feroces mordidas en el cuello.

La prensa exigió que se tomaran acciones urgentes. Un ataque de perros salvajes no podía tener lugar en una región que se hacía llamar civilizada, mucho menos ataques con víctimas fatales. Las autoridades convocaron a cualquier interesado como delegados temporales, a cada uno de los cuales se les pagarían 15 centavos por cada perro salvaje abatido. Básicamente todo aquel que tenía entre manos un fusil respondió al “llamado cívico” y una gran cantidad de animales fueron muertos. Pese a la campaña, se extendió el rumor de que el responsable por las muertes no era un mongrel, mucho menos una jauría, sino un único animal, el Long Dong.

Hay otros relatos parecidos que suceden hasta nuestros días, muertes inexplicables que acaban siendo atribuidas a esta entidad sobrenatural.

La leyenda sobre esta creatura se encuentra profundamente arraigada en el folclore de sur de los Estados Unidos y se extiende por varios estados, siendo más ampliamente divulgada en Tennessee. La leyenda tuvo su origen entre los nativos americanos que habitaban la región, mucho antes de la llegada de los primeros colonos.

perro del infierno

Los indios Cherokee llamaron a este monstruo “Oolonga-daglalla“, que puede ser traducido como “espíritu con dientes afilados”. Se le consideraba una especie de monstruo que vagaba por las praderas siguiendo el curso de los ríos o descansando temporalmente en los pantanos. El sonido de su rugido podía ser escuchado durante la noche, un largo lamento que helaba la sangre en las venas de quien lo escuchaba. Este espíritu, según la leyenda, odiaba a muerte a los humanos, siendo una fuerza primal de venganza y salvajismo, un depredador feroz que cazaba y mataba a quien se cruzaba en su camino.Para algunos chamanes este ser simbolizaba la venganza de la naturaleza y de los animales cazados por el hombre.

Al paso del tiempo, el nombre fue corrompido por los blancos dejando de ser “Oolonga-daglalla” y pasando a ser llamado “Long Dog”. El nombre se incrustó perfectamente en el inconsciente colectivo de los colonos, y parecía adecuado a los ojos de aquellos que alegaban haber visto a la creatura y sobrevivido a la experiencia.

Long Dog es descrito como un animal extremadamente rápido que saltaba a grandes distancias mientras corría sobre cuatro patas. Siempre que saltaba lograba caer de pie o alcanzar una presa tan velozmente que resultaba inútil intentar escapar. Cuando el monstruo elegía un objetivo nunca lo perdía de vista, incluso si este intentaba escapar corriendo entre otras personas, la creatura jamás cambiaba de elección. Las leyendas cuentan que el animal capturaba a sus presas y las torturaba con sus afiladísimas garras, causando dolorosas heridas, pero lo suficientemente leves como para mantenerlas con vida. Luego de rasgar la carne de la víctima, el monstruo se deleitaba lamiendo la sangre que escurría de las heridas. A veces, el ser llegaba al punto de dejar que la presa escapara fingiendo desinterés, solamente para emprender una nueva persecución, capturarla y atormentarla una vez más. Cuando finalmente se cansaba de juguetear, Long Dog simplemente mataba, generalmente con una mordida lacerante en el cuello.

A diferencia de otros animales salvajes, el Long Dog no mataba para alimentarse o defender su territorio. Todo lo contrario, el ser sentía un placer casi humano en la caza y con la masacre de sus víctimas. Los Cherokee le temían de tal manera que evitaban ciertas partes del bosque y colocaban símbolos de protección en la corteza de los árboles a fin de mantenerlo alejado. Aquel que sufría heridas, pero lograba escapar del monstruo, era expulsado de la tribu, pues era cuestión de tiempo hasta que el Oolonga-Daglalla regresara a terminar el trabajo. Los cazadores marcados por el monstruo recibían un cuchillo o una lanza y eran obligados a adentrarse en el bosque donde debían permanecer por 7 días. Si en ese periodo el monstruo no los atacaba, entonces podían regresar, sabiendo que estaban relativamente seguros.

long dog ilustración

Según la descripción tradicional, el Long Dog sería un animal de grandes dimensiones, con entre 1.50 y 1.80 m de largo, las mismas dimensiones que una pantera o puma. Su cuerpo sería musculoso y ágil, las patas traseras muy largas y la cabeza relativamente pequeña, con hocico plano y orejas levantadas. En comparación, la boca sería extremadamente grande, repleta de dientes afilados. Long Dog era una mezcla de Wolverine, pantera y lobo, con las peores características de cada uno de estos. Peor aún, según la tradición, los ojos de la bestia, de un color rojo amarillento, brillaban en la oscuridad como dos brasas incandescentes. El aliento del monstruo tendría un característico olor a azufre que podía cegar. Su pelaje era muy ralo, bastante pegado al cuerpo, con una característica brillante y aceitosa, casi fluida. Los rastros que dejaban cuando eran encontrados, evidenciaban una pata colosal dotada de enormes garras.

Pero las historias sobre Long Dog no están limitadas a sus habilidades como depredador y asesino. Las leyendas cuentan que la creatura también tenía capacidades sobrenaturales. Esta sería capaz de asumir una forma incorpórea (Los Cherokee decían que se transformaba en humo) y de esa manera podía atravesar los árboles, la vegetación y hasta surgir directamente del suelo o en el propio aire. Para otros tenía la capacidad dehacerse invisible o al menos mimetizarse en la naturaleza de tal forma que no podía ser visto, hasta que ya era demasiado tarde.

Otra horrible capacidad de Long Dog implicaba poder esclavizar a aquellos a quienes mató o de quien probó su carne y sangre.

Algunas veces, la victima de Long Dog simplemente desaparecía y nada era encontrado en el lugar del ataque más que un hedor a azufre, tierra removida y rastros de sangre. Según la leyenda, Long Dog era capaz de devorar el espíritu de su presa y después de masticarlo, devolver su cuerpo hecho de pedazos. Como resultado, la víctima se levantaba y era capaz de andar nuevamente, aunque queda claro que no se trataba ya de una persona, sino de una abominación ni viva ni muerta. En esta condición, la víctima se volvía incontrolable y peligrosa. Como impulsada por una furia ciega, arremetía contra cualquiera que se cruzara en su camino, intentando morder y rasguñar. En las descripciones del pueblo Cherokee, la víctima ya no era una persona, sino un “esclavo de la rabia”, que gradualmente se iba haciendo menos humano hasta convertirse en una cosa perversa con ojos sangrientos, boca babeante y que andaba sobre las cuatro extremidades.

Existe una relación entre la leyenda de Long Dog y las historias macabras relatadas sobre el Túnel Sensabaugn.

perro del demonio

Una de estas historias hace mención de que durante la construcción del túnel fueron contratados muchos obreros inmigrantes, chinos e italianos, principalmente. Como sucedía casi siempre en esa época, las condiciones del trabajo eran inhumanas y los accidentes eran bastante frecuentes en el lugar de la construcción.

Según la leyenda urbana, uno de estos “accidentes”, en el cual varios obreros fueron victimados (tres según algunas versiones) estaría relacionado a “Long Dog”. Cuando el túnel estaba siendo construido en el año 1920, la región estaba bastante aislada y para facilitar el progreso, los empleados montaron un campamento y dormían en el lugar en tiendas de campaña improvisadas. Hay rumores de que los obreros escucharon en repetidas ocasiones ruidos extraños en las inmediaciones, aullidos y rasguños, además percibían un olor a azufre que dejó a los hombres con los nervios de punta.

No tardó mucho tiempo para que los trabajadores supieran de la leyenda de Long Dog y empezaran a tener miedo de salir del campamento. Algunos renunciaron al trabajo, pero otros persistieron creyendo que aquello no pasaba de una simple superstición y locura de los nativos que hacía mucho tiempo habían partido. Pese a esto, cada noche encendían una fogata que se quemaba hasta el amanecer.

A pesar de las historias, el trabajo continuó hasta meses después, el túnel quedó listo y sólo faltaban algunos detalles para que fuera inaugurado. La mayoría de los obreros fueron liquidados, y aliviados se llevaron su dinero y abandonaron el lugar. Algunos pocos hombres se quedaron para concluir los detalles que faltaban. La tragedia sucedió una noche, cuando los hombres que permanecieron en el campamento estaban distraídos y con la guardia baja. Dicen que el capataz de la construcción los había consentido con una caja de cerveza que bebieron sin medida olvidándose de encender el fuego. La verdad es que nadie sabe a ciencia cierta…

A la mañana siguiente, el capataz se dirigió al campamento y se encontró con algo espeluznante, una verdadera masacre que evocaba a los sangrientos ataques que los colonos sufrían a manos de los nativos. Los hombres no sólo habían sido asesinados, sus cuerpos fueron salvajemente desmembrados.

El capataz regresó a la ciudad y buscó a los responsables de la obra, entre los cuales se encontraba el Sr. Sensabaugn, quien lo acompañó hasta el lugar, junto con algunos hombres de su entera confianza. Constataron la tragedia y quedaron pasmados por la barbarie del ataque y por el hedor residual de azufre que permeaba todo el sitio. Sensabaugn, sin embargo, era un hombre demasiado práctico: sabía que la construcción no podía permitirse un retraso, y un escándalo de aquella magnitud sería un verdadero problema. También sabía que los muertos eran inmigrantes, hombres sin familia cuya falta no sería sentida por nadie. Argumentando que los perros salvajes eran los responsables, el ingeniero ordenó que los hombres levantaran los restos y los cargaran hasta el túnel. En el interior había una parte profunda que debía ser sellada con concreto. Fui allí donde Sensabaugn habría ordenado en secreto a los hombres que sepultaran a los muertos.

Dice la leyenda que aquellas victimas de Long Dog no se quedaron confinadas a aquel sitio. Los cuerpos fueron obligados a levantarse como “esclavos de la rabia” y encontraron una manera de escapar de su confinamiento para causar más tristeza. Y de alguna manera esto se cumplió…

¿Habría el Oolonga-daglalla liberado a los “esclavos de la rabia” para que fueran en busca de venganza? ¿Serian estos muertos-vivientes los responsables por las tragedias que transformaron en leyenda urbana el área, contribuyendo a la fama del Túnel Sensabaugn? ¿El vagabundo que robó el bebé del Sr. Sensabaugn y lo arrojó a un hoyo del túnel podría ser algo más que sólo un vagabundo? O quien sabe, quizá la masacre sucedida en la casa de los Sensabaugn podría haber sido causada por otra persona.

¿Quién puede saber dónde inicia una leyenda urbana y comienza la verdad? En este caso, existen muchas historias y lamentablemente ninguna con final feliz.


http://marcianosmx.com/