Bob Lazar: El primero en hablar de Ingeniería Inversa de Tecnología Extraterrestre y de la Base Ultrasecreta S4


Este hombre fue empleado en una de las instalaciones más secretas operadas por el gobierno de EE.UU. a finales de los años 90. Después de años de realizar ingeniería inversa de tecnología desconocida obtenida de artefactos extraterrestres, se arriesgó a discutir abiertamente todo su calvario. Otra década estaba llegando a su fin, y los rumores de «discos voladores» y seres extraños de otros mundos estaban en los labios de la gente.

Fue en 1989 cuando un hombre conocido como Robert Scott Lazar decidió que era hora de arrojar algo de luz sobre este tema. Al igual que otros denunciantes de Ovnis, que hemos tratado en anteriores oportunidades aquí, en CodigoOculto.com, Lazar decidió hablar, y se puso en contacto con una estación de noticias local en Las Vegas con el único deseo de hacer pública su notoria historia.

La demostración había sido ventilada y Lazar comenzó su raya de increíbles revelaciones. Afirmó que había sido parte de un programa secreto del gobierno conocido como Galileo, donde trabajó como físico para reproducir la tecnología alienígena recuperada de artefactos obtenidos.

Toda la operación se llevó a cabo 10 millas al sur del Área 51, dentro de una instalación subterránea ultra-secreta llamada S4. La entrada a la base se apoyaba perfectamente en la escarpada ladera de la montaña y estaba perfectamente camuflada con material natural. En el interior había un total de nueve hangares de aviones donde se almacenaban artefactos extraterrestres.

Lazar dijo que había visto nueve artefactos extraterrestres durante el tiempo que trabajó allí entre diciembre de 1988 y abril de 1989, y ofreció descripciones pertinentes y detalladas tanto de su carcasa exterior como de su mecanismo interior. Según él, sus sistemas de la propulsión funcionan con ondas de gravedad amplificadas que fueron generadas vía un reactor encontrado en el nivel más bajo de la nave. Una de sus atribuciones como físico implicaba investigar el combustible del platillo, un compuesto con el número atómico 115.

Este elemento particular tenía propiedades misteriosas que permitían a los dispositivos voladores doblar el espacio alrededor de ellos, permitiendo que dos puntos en cualquier parte del cosmos fueran arrastrados y causando que la distancia de tránsito se vuelva mínima. Sin embargo, el catalizador requerido para este proceso no pudo ser sintetizado en la Tierra.

Estoy completamente seguro de lo que vi. Sé lo que es la ciencia corriente, sé dónde está la física, sé todo eso, y este es un artefacto extraterrestre”, dijo Bob Lazar. “Esta tecnología existe cientos y cientos de años antes de nosotros, y ese es el final de esa historia”.

Laxar también habló de un briefing que recibió de extraterrestres que se originó en el cuarto planeta del sistema estelar binario Zeta Reticuli 2, más precisamente los conocidos como «los Grises». Se trata de eventos históricos extendidos que abarcan más de 100.000 años terrestres donde los extraterrestres han contribuido al nacimiento y al desarrollo de la humanidad. También reveló hechos sobre el escudo volador en el que había trabajado. Su diámetro se extendía de 9 a 12 metros, su interior tenía una consola de mando y pequeños asientos que parecían más aptos para los niños que un individuo adulto.

Después de su atrevido discurso público, la vida de Lazar cambió para peor con la gran cantidad de amenazas que recibió, poniéndolo en postura ansiosa. Más allá de esto, sus temores se hicieron realidad después de un tiro casi letal. Lazar causó una gran cantidad de emoción e intriga dentro de la comunidad OVNI, con mucha gente que surgió luego de su valiente intento de revelar la verdad.

El periodista de televisión George Knapp fue uno de los que querían saber si sus historias eran verdaderas o pura ficción, así que trató de llegar a la famosa base S4, pero en vano. No podía pasar por alto las restricciones del gobierno, por lo que siguió un camino diferente que conducía a otra pared de ladrillo.

Se hizo difícil revisar los antecedentes de Lazar. Su certificado de nacimiento del hospital, papeles de collage y prueba de empleo estaban todos desaparecidos por alguna razón, y tampoco no había ninguna prueba de que trabajara en los Laboratorios Nacionales de Los Alamos. Sin embargo, no todos los rastros fueron borrados, pues su nombre y cuadro fueron descubiertos impresos en la edición de julio de 1982 del monitor de Los Alamos. Mostrando a Bob Lazar inclinado sobre un jet, y su situación del empleo lo refería como científico con Los Alamos.

Las afirmaciones de Lazar tienen un sólido razonamiento y antecedentes, junto con nociones que denotan un verdadero fondo como físico e ingeniero. Sin embargo, hay numerosos escépticos que niegan la autenticidad de sus afirmaciones, afirmando que no son más que palabras vacías destinadas a ganar riqueza personal y reconocimiento. ¿Quién tiene razón?, eso solo podemos decidir nosotros por ahora, pero Lazar sigue teniendo el mérito de impulsar el Área 51 a la notoriedad que tiene hoy, a pesar de ser una base del gobierno altamente secreta.

Teniendo en cuenta el nivel de secreto atribuido a esta facilidad, es fácil entender por qué las declaraciones de Lazar eran imposibles de ser rastreadas. Sin embargo, inspiró a numerosos denunciantes a hablar de las operaciones secretas sufridas por el gobierno con seres extraterrestres y naves espaciales avanzadas.

Un ejemplo de ello es este brigadier general sudafricano que soltó su verdad en el podcast C2C de Art Bell en 2004. Sea cual sea el caso, Bob Lazar sigue siendo una figura icónica para el campo de la UFOlogía, y sus reivindicaciones un símbolo de valentía en la batalla contra los poderes que tratan de ocultar la verdad.