Los peores experimentos nazis con humanos

Los-peores-experimentos-nazis-con-humanos-1


7:35:38 PM

Todos sabemos que en Alemania, durante el período de 1933 a 1945, estuvo en el poder el Partido Nacionalsocialista Alemán de los Trabajadores, y al mando, Adolf Hitler. Durante ese período, además de la Segunda Guerra Mundial, se llevó a cabo una brutal represión contra comunistas, homosexuales, y lógicamente, judíos. Mucho se ha dicho ya sobre ello, pero hoy queremos hablar de los peores experimentos nazis con humanos.

Cuando pensamos en médicos, en general, vemos a seres que ayudan a que las personas se curen, sufran menos dolor, estén mejor. Sin embargo, durante el nazismo muchos médicos y científicos estuvieron involucrados en experimentos llevados a cabo en los campos de concentración. Lo cierto es que, en los juicios, sólo 15 de los 23 que participaron en estosterribles experimentos con humanos fueron considerados culpables.

Congelación e hipotermia

Estos experimentos fueron llevados a cabo en los hombres para simular las condiciones de los militares en el Frente del Este. Muchos alemanes murieron de frío o por enfermedades relacionadas a las bajas temperaturas –como la gripe–, así que esta era una forma de prepararlos mejor para esas condiciones climáticas.

Los-peores-experimentos-nazis-con-humanos-3_0.jpgINGRAM PUBLISHING/THINKSTOCK

Estos experimentos estuvieron a cargo del doctor Sigmund Rascher en los campos deBirkenauAuschwitz Dachau, y en 1942 presentó los resultados en una conferencia. Por un lado, se veía cuánto tiempo tardaba un cuerpo en congelarse hasta la muerte, y por el otro, se buscaban formas de reanimarlo.

A las víctimas –jóvenes judíos y rusos– se las ponía en tinas de agua helada o desnudos a la intemperie en temperaturas bajo cero, con una sonda que medía la bajada de temperatura en el recto , y la mayoría moría al llegar a los 25 grados.

Por otra parte, los experimentos para resucitar también eran crueles y dolorosos en aquellos que aún no había muerto pero estaban al borde. Se los ponía bajo lámparas de rayos ultravioletas que quemaban la piel, mediante la irrigación interna de agua hirviendo que generaba ampollas, o en tinas con agua caliente cuya temperatura se iba aumentando poco a poco, o haciendo que una mujer “caliente” al hombre mediante el sexo.

Experimentos genéticos

Los-peores-experimentos-nazis-con-humanos-2.jpgHEMERA/THINKSTOCK

La raza aria era el objetivos de los nazis: cabello rubio, ojos azules, superhombres de una única raza en todo el mundo. Quienes no cumplieran esas características debían ser exterminados. Se hicieron leyes de matrimonio para investigar las razas y ver si eran puras. Uno de los que cayeron en la trampa fue el doctor Rascher, cuya mujer era estéril y habían adoptado dos hijos.

En los campos de concentración se llevaron a cabo gran cantidad de experimentos genéticos para perfeccionar la raza y entender los defectos. Entre los más conocidos fueron los experimentos de Josef Mengele con gitanos y mellizos. El “Ángel de la Muerte” seleccionaba a las rarezas apenas bajaban del tren en el campo de Auschwitz.

En el caso de los gemelos, Mengele los estudiaba por varios días, y cuando todas las pruebas habían sido tomadas, se los mataba con una inyección de cloroformo en el corazón.

Otras pruebas espeluznantes

En los campos de concentración también se llevaban a cabo otro tipo de pruebas con extrema violencia: interrogaciones con tortura, inyecciones con virus de enfermedades, esterilización, y experimentación de nuevas cirugías.

Por ejemplo, el doctor Kurt Heissmeyer inyectó la bacteria que causa la tuberculosis a prisioneros del campo de Neungamme. También se los expuso al gas fosgeno para encontrar un antídoto, ya que este había sido utilizado como arma biológica en la Guerra.

En muchos casos, se mutilaba a un preso para trasplantar sus extremidades en otro. La idea era saber si se podían trasplantar extremidades, pero se hizo de forma tan cruel que muchas personas murieron, otras quedaron mutiladas, y el experimento no llegó a ninguna buena conclusión.

Los-peores-experimentos-nazis-con-humanos-3.jpgDORLING KINDERSLEY RF/THINKSTOCK

Otra loca idea fue la de Hans Eppinger, que buscaba una forma de hacer el agua de mar bebible. Se privó de comida y agua fresca a varios gitanos, y se los obligó a beber solo agua de mar, por lo que muchos desarrollaron graves enfermedades.

El envenenamiento por inyecciones o en la comida era común en los campos de concentración; así como también la inseminación artificial de las mujeres, de las que se burlaban diciendo que habían inyectado en ellas esperma de animales para crear un monstruo.

Sin duda alguna, estos son los peores experimentos nazis con humanos. A veces me pregunto hasta dónde puede llegar la maldad humana, ¿qué piensas tú?


http://www.ojocientifico.com/4668/los-peores-experimentos-nazis-con-humanos

 

Valiant thor el alienigena que trabajo con el Gobierno de EE.UU

ete-venus


 

El hombre que está al frente en la foto se dice que es Valiant thor, un alienígena benévolo que proviene del planeta Venus, que trabajó con el gobierno de EE.UU.. La foto fue presentada por Phil Schneidert en la Expo de 1995, quien dijo que se reunió el con el extraterrestre mientras trabajaba en las operaciones secretas del gobierno.

Algunos lo llaman un whistleblower OVNI; otros lo desprecian. Cualquiera que sea el caso, Phil Schneider despertó polémica con sus declaraciones sobre los extranjeros, en particular en lo que dijo sobre alguien llamado Valiant Thor.

Valiant Thor parece humano, pero tiene algunas diferencias fisiológicas importantes y es proviene de  de Venus. Él supuestamente trabajó para el gobierno de EE.UU. desde los años 1937. Al menos esta es la historia contada por Schneider, un geólogo e ingeniero que dijo que  tenía el nivel 1 en  autorización de seguridad en los proyectos secretos del gobierno. Él ayudó a construir bases militares subterráneas y trabajó en la famosa base  Área 51.

Hay pocos  militares que han hablado acerca de los extraterrestres tan explícitamente como Schneider.  Pero también hay muchos que creen en Schneider después de ver sus videos, como Veterans Today editor senior Gordon Duff quien lo llama un ” denunciante OVNI . ”

Schneider fue encontrado muerto en su apartamento el 17 de enero de 1996 en circunstancias sospechosas. Muchos creen que fue asesinado a pesar de que fue publicado que se trato de un suicidio.

Schneider dijo que conoció a Thor, y él no es el único para hacer tal afirmación salvaje-que suena. Dr. Frank Stranges escribió un libro titulado “Extraño en el Pentágono“, sobre su supuesta reunión con Thor.

Schneider mostró una foto del hombre que llamó Thor durante una conferencia en el 1995 Preparación para la Expo. La foto fue tomada en 1943. Schneider dijo Thor había estado trabajando para los militares de EE.UU. desde 1937. Thor tenía seis dedos en cada mano, un corazón de gran tamaño, un pulmón gigante, la sangre de óxido de cobre como un pulpo, un coeficiente intelectual fuera de la escala (podría ser estimada en 1200), y podía hablar 100 idiomas con fluidez (incluyendo idiomas extranjeros). También dijo que su esperanza de vida es de 490 años.

Según el Dr. Frank Stranges, Thor era de unos 6 metros de altura y un peso de 185 libras, tenia el pelo ondulado color marrón y ojos marrones. Dr. Stranges dijo que el presidente Dwight Eisenhower y Richard Nixon se reunieron con el alienígena Thor. Timothy Good, ex asesor del gobierno de EE.UU. también ha hablado abiertamente sobre su conocimiento de los extraterrestres, afirmo también que Eisenhower se reunió con los extraterrestres.

 

 

 

 

 

 

 


 

http://extranotix.blogspot.mx/2014/04/valiant-thor-el-extraterrestre-de-venus.html

Ovnis: Caso de Thomas Edwin “Papeles de dulce”

image

Cuando se habla sobre los “Papeles de Dulce”, se hace referencia a una serie de documentos, imágenes en blanco y negro (cerca de treinta) y un video, que habrían sido robados por un oficial de alta seguridad de la base subterránea de Dulce, uno de los más grandes emplazamientos que en los Estados Unidos han cedido a los alienígenas en la Tierra. Este oficial afirma haber trabajado en este lugar hasta 1979, fecha en que decide retirarse, debido a la naturaleza de los acontecimientos que ocurrían en el interior de la base que escapaba a toda ética y humanidad, y que le provoca un quiebra emocional al no poder enfrentar ni asimilar los hechos que estaban ocurriendo en ese lugar.
Como un miembro del sistema de seguridad de la instalación, y con acceso a muchos de los lugares de la base, Thomas E. Castello tuvo la oportunidad de ser testigo presencial de muchas de las operaciones que se realizaban, tanto experimentos científicos y tecnológicos, como experimentos genéticos y mentales en animales y humanos.

Una vez se decidió a desertar, y con la convicción de contar al mundo lo que estaba ocurriendo en aquel lugar, se da a la tarea de reunir importantes documentos y evidencias que pudieran avalar la historia que estaba a punto de contar. Provisto de una pequeña cámara fotográfica, tomó cerca de treinta capturas del complejo en sus distintos niveles (siete en total), recolectó documentos de alta seguridad y se hizo de un video del centro de control que mostraba vistas de las cámaras de seguridad de los pasillos, laboratorios, los alienígenas, y personal del gobierno de los Estados Unidos que trabajaba en conjunto con los extraterrestres.

Se fue apagando las alarmas y sistemas de seguridad en una de las cerca de cien salidas a la superficie dejó las instalaciones con todos los documentos y evidencias, los que ocultó en un lugar desconocido después de hacer cinco copias. Cuando se disponía a huir junto a su familia, al llegar a su casa encontró que en la puerta de su casa, había una camioneta con agentes federales que esperaban por él. Había sido traicionado por K. Lomas, otro trabajador y supuesto amigo y como consecuencia su esposa y hijo habían sido secuestrados.

Los agentes federales querían recuperar lo que Thomas había tomado de las instalaciones a cambio de devolverle su esposa e hijo. Consciente de que quizás ya no los vería más y de que probablemente serían utilizados en experimentos biológicos, decidió no ceder a sus peticiones.

Thomas trabajó durante siete años en fotografía de alta seguridad para la Fuerza Aérea, y en 1971 comenzó a hacerlo en Santa Mónica, California. En 1977 es que fue transferido a las instalaciones de Dulce. Esta base está provista de una especie de sistema de transporte subterráneo de tubos. Dicho sistema de tubos estaría conectado a una base subterránea bajo el Área 51 en Nevada, a instalaciones en Colorado Springs, Carlsbad (Nuevo México), y así hasta completar una vasta red de conexiones subterráneas bajo los Estados Unidos, que se extendería en un sistema global de tubos y sub-ciudades.

Dice Thomas que había cerca de 18.000 “grises” en las instalaciones de Dulce, y que también vio reptiles humanoides. En las instalaciones multinivel de Dulce el nivel de seguridad aumenta a medida que se desciende a niveles más profundos. Thomas tenía una autorización “Ultra-7”, y por lo tanto sabía de siete subniveles (ver imagen inferior), pero podrían haber más.

La seguridad en el complejo de Dulce es espectacular: cada vez que un individuo entra en una zona de alta seguridad más allá del segundo nivel es pesado desnudo y luego le es dado un uniforme. El dato del peso de la persona queda almacenado en su tarjeta de identificación electrónica cada día, y cualquier cambio significativo requerirá de un examen físico y rayos X. Este tipo de pesas se encuentra en la entrada de todas las áreas sensibles. El individuo debe colocar la tarjeta de identificación electrónica en una ranura en la puerta, luego se introduce un código numérico en un teclado, y tanto el código como el peso deben coincidir, o la puerta no se abrirá. Cualquier discrepancia hará inmediata la aparición de agentes de seguridad.

No hay nadie autorizado a llevar nada en áreas sensibles. Los elevadores son controlados magnéticamente; el sistema magnético se encuentra en las paredes del tubo del ascensor; no hay controles eléctricos normales ni cables de elevador. Todo es controlado por magnetismo avanzado, incluyendo la iluminación: no hay lámparas regulares y los túneles son iluminados por unidades de pentóxido-fosfóricas con bandas de emisión más amplias de lo normal. Algunos túneles profundos usan la forma de pentóxido-fosfórico para temporalmente iluminar áreas. Los alienígenas no van cerca de esas áreas por razones que desconoce.

El Nivel 1 contiene el garaje para mantenimiento de vehículos. El Nivel 2 contiene el garaje para los trenes, los transportes subterráneos, las máquinas excavadoras de los túneles, y el mantenimiento de los discos. En el Nivel 4 se llevan a cabo estudios poco convencionales, como investigación del aura humana, telepatía, hipnosis y los sueños. Thomas sostiene que ellos sabían cómo separar el cuerpo físico del “alma” para colocar en su lugar una “entidad alienígena”. En el Nivel 5 se encuentra el alojamiento de los Extraterrestres, y el único signo en inglés es uno que dice “A Los Alamos” en la estación del transporte subterráneo. En el Nivel 6 es donde se encuentran los laboratorios genéticos, donde se llevan a cabo los experimentos en animales y humanos que son bastamente alterados de su forma original. Hay humanos con varias piernas o brazos y jaulas donde seres humanoides con aspecto de murciélagos son mantenidos. El Nivel 7, es sin duda el más escalofriante y custodiado de la base. Thomas encontró hombres enjaulados en este nivel, y fue este el hecho que lo estremeció y que gatilló su decisión final de sacar a la luz la dura realidad que ocurría ante sus ojos.

Pudo ver cientos de seres humanos, restos de híbridos y embriones de humanoides que eran mantenidos congelados para futuros experimentos. “Frecuentemente encontraba humanos en jaulas, usualmente drogados, pero a veces ellos lloraban y pedían ayuda. Se nos decía que eran desesperanzadoramente insanos, y que estaban envueltos en pruebas de drogas de alto riesgo para curarlos. Se nos decía que nunca les habláramos. Al principio creían la historia, pero finalmente en 1978 un grupo de trabajadores descubrió la verdad. Eso comenzó la “Guerra en Dulce”.

Thomas agrega que los alienígenas no están interesados ni en nosotros ni en los recursos naturales de nuestro planeta, lo que ellos quieren es el poder magnético que fluye a través de la Tierra. Estos son capaces de aprovecharlo de un modo desconocido para nuestra civilización.

Bases Ovni subterráneas: El Proyecto Beta

image
El Proyecto Beta, acumulación de información gráfica, escrita, y en vídeo, realizada por Paul Bennewitz, fue hecho con intenciones de ser entregado a la jefatura de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, con el fin de que supieran, en base a los antecedentes allí planteados, lo que ocurría en Dulce y se tomaran cartas en el asunto para evitar un desastre planetario. Más que un informe es también un detallado plan operacional para detener, enfrentar y combatir a los grises que se encontraban dentro y con el control de la base de Dulce.
Según algunas versiones un poco más atrevidas, pero no por ello menos creíbles en vista de los antecedentes, el proyecto Beta es una proposición para un ataque militar físico a una de las mayores bases o instalaciones de las fuerzas draconianas de Orión y Zeta Reticuli, que es el lugar de donde provienen los grises que allá estaban (Branton), y no es el único testimonio, declaración o rumor de que en Dulce existió una guerra subterránea entre las fuerzas militares de los EEUU (Fuerza Delta) y alienígenas, cuyo resultado a la luz de los testimonios fueron nefastos para nosotros.

A continuación algunos párrafos resumidos de la información que entrega el proyecto Beta de Bennewitz acerca de las transmisiones interceptadas de la base de Dulce en Nuevo México. Este extracto forma parte de un set enviado en marzo de 1986 a Clifford Stone, ahora director de Ufo Contact International en Alburquerque, Nuevo México. Dice en su introducción “… Querido Clifford, hay mucho en esto que ya ha sucedido, en estos siete años que no sé por dónde empezar… pienso que probablemente sería bueno comenzar con una aproximación. Lo más terrible se aprende enseguida y lo hermoso nos cuesta la vida (Silvio Rodríguez)”. Una vez recopilado el suficiente material y con todo lo que sabía, Paul se fue directamente a la Base Aérea de Kirtland el 24 de octubre de 1980 a reportar que existía una amenaza extraterrestre en contra de Manzano, sector en donde se almacenaban armas nucleares. Primero se comunicó con el Mayor Ernst Edwards, quien lo remitió al sargento Richard Doty.

El sargento Doty y Jerry Miller, científico asesor del Centro de Evaluación y Test de la Fuerza Aérea de los EEUU de Kirtland, entrevistaron a Bennewitz en su casa, al lado de la base de Manzano, examinaron los filmes y las fotografías de Bennewitz y Miller un miembro del proyecto Libro Azul, investigador de ese mismo proyecto en la base aérea de Wright Patterson, determinaron que los filmes definitivamente mostraban objetos reales o identificados, también notaron los equipos de vigilancia electrónica y diseños de antenas de Paul apuntando hacia Manzano.

La oficina de investigación e inteligencia no quiso investigar el hecho, pero en contra de toda lógica humana ordenó vigilar estrechamente a Paul Bennewitz, toda su información personal, toda su biografía. El 10 de noviembre de 1980, Bennewitz presentó nuevamente su evidencia, esta vez a jefes de alto rango de la Fuerza Aérea, entre ellos el Brigadier General William Brooksher. En el informe o actas de esta reunión se notó que Paul fue advertido de que presentara toda su evidencia sobre el fenómeno. Otra vez el AFOSI declinó estudiar el caso, pero Bennewitz no se dio por vencido fácilmente, al mismo tiempo que envió informes y toda la información que pudo a APRO, se contactó con el senador Harrison Schmidt y el Senador Peter Dominici de los EEUU, hecho que muy probablemente le salvó la vida, además de otros ufólogos como Linda Coulton y John Lear.

En 1982 APRO decidió investigar el caso de Bennewitz y enviaron a uno de sus directores, William Moore, profesor de escuela, escritor y ufólogo, a conversar con Paul. Moore escribió un libro junto a Charles Berlitz llamado “El experimento Filadelfia”, más tarde Moore declararía haber sido reclutado por un agente de nombre código Falcon para ayudar a conducir a Bennewitz a la locura y desacreditar sus investigaciones. Sus órdenes eran dadas por el agente del AFOSI sargento Richard Doty y por cuatro años él fue consultado por las formas de desinformar al resto de los investigadores y la gente en general acerca del caso Bennewitz incluyendo su documento “Aquarius” entre cuyos temas habla acerca de la existencia de dos razas de Aliens en el interior de EEUU, los benéficos blancos y los nefastos grises que han realizado un tratado de cooperación con el gobierno de los EEUU para construir bases subterráneas y abducir una determinada cuota de seres humanos a cambio de tecnología supersecreta.

Paul Bennewitz, después de sus entrevistas en la base aérea gradualmente fue tornándose más y más paranoico, declaraba ver Aliens grises salir de las paredes de su hogar en la noche, que lo inyectaban con químicos, comenzó a comprar y mantener armas de fuego y cuchillos por toda la casa, finalmente debió ser hospitalizado por agotamiento. Para los investigadores no fue nada extraña esta situación, al contrario, respiraron tranquilos al comprender que en vez de matarlo sólo lo suprimirían; con el tiempo se recuperó y hoy en día rechaza todo intento de entrevista, cita o declaración en torno a los hechos acaecidos o cualquier tema relacionado o que haga una simple referencia a los Ovnis.