La evidencia de que la antigua ciudad perdida bajo el hielo antártico todavía existe!


¿Podríamos estar a punto de oír que se han encontrado antiguas ruinas en la Antártida? ¿Existirá una Alianza que trabaja para vencer la mayor amenaza que la humanidad haya enfrentado alguna vez en la Tierra? ¿Podría la Atlántida Antártica ser parte de una revelación total o parcial?

Según Charles Hapgood, cuyo libro de 1958 ‘El cambio de la corteza de la Tierra’ incluyó un prólogo de Albert Einstein, hace alrededor de 12.000 años, la corteza terrestre cambió desplazando al continente que se convirtió en la Antártida desde una ubicación más al norte que la de hoy.

Este continente más templado fue el hogar de una civilización avanzada, que se dice es donde los gigantes “Pre-Adamita” con cráneos alargados parecen haber aterrizado en un continente que hoy llamamos Antarctica hace 55.000 años.

Pero el cambio repentino a su actual ubicación fría condenó a los habitantes de la civilización – los “gigantes” preadamitas, los atlantes – y su magnífica ciudad fue enterrada bajo capas de hielo.

¿La Atlantis es realmente la Antártida? Platón describió la Atlántida de la siguiente manera:

Primero ellos dicen que el suelo estaba muy por encima del mar
Todo alrededor de la ciudad reinaba la llanura, su superficie era lisa y estable.
Toda esta parte de la isla estaba situada al sur, protegida contra el viento del norte. Las montañas que rodeaban superaron, se dice que en gloria, en número, tamaño y belleza a todos aquellos que vemos hoy.
Ella tenía una calificación de tres mil estadios, cuatrocientos setenta y un km. Y del centro al mar, sobre dos mil, sobre los 315 kilómetros.

La descripción de Platón es asombrosa, pero lo más extraordinario es que fueron los “egipcios” quienes le dijeron eso a Platón, más precisamente los Constructores de la pirámide, con un mensaje escrito sobre las piedras en la Gran Pirámide.

Desde 2003 la NASA ha utilizado un satélite ICESat para observar el hielo polar, y con la Operación IceBridge de datos BEDMAP2, obtenido con láser y el radar de penetración de hielo, se puede observar la topografía de la roca del fondo de la Antártida.

Como sabemos, el meridiano de Greengüich, la longitud es el meridiano principal del mundo. Ahora si reflejamos el efecto del meridiano de Greengüich entonces indica la localización de la Capital de la Atlántida, exactamente igual que el mensaje escrito sobre las piedras en la Gran Pirámide.

Esta zona, compuesta de islas cercanas al nivel del mar es el lugar de la Capital de la Atlántida, Poseidópolis.

Según lo descrito por Platón:

“Cuando atravesamos los tres puertos externos, había un muro circular que empezaba por el mar y en todos lados distante cincuenta etapas del más grande recinto y sus puertos. Esta pared estaba cerca en el mismo punto del lado de la entrada del canal del mar.”

Ahora bien, si nos fijamos en la ubicación de la entrada secreta, descubierta por los nazis, y comparamos la longitud de la entrada con la longitud del meridiano de Greengüich, veremos que es paralela.

Por otra parte, si tomamos el mapa que muestra la ruta detallada de cómo llegar a la Tierra o la Base Subterránea debajo del hielo, entonces vemos que la ruta de 1.530 kilómetros de largo apunta a un lugar que está exactamente en las coordenadas de la Capital de la Atlántida. Ver mapa de abajo…

Si los investigadores están en lo correcto con su análisis de la ubicación de la Capital de la Atlántida y conectamos los puntos, llegamos a una conclusión impresionante, de que todas las historias sobre las ruinas antiguas que se han encontrado en la Antártida de hecho podrían ser verdad.

Ahora, según David Wilcock, varios grupos que se llaman colectivamente la Alianza están trabajando para derrotar con éxito al Cabal Illuminati Nuevo Orden Mundial. Su plan es comenzar el proceso de divulgación diciéndonos sobre las ruinas antiguas y que había una civilización avanzada, que tal vez todavía viven debajo de la capa de hielo. Si es así, entonces estamos al borde de grandes nuevas liberaciones de información que transformarán todo lo que pensábamos que sabíamos sobre la vida en la tierra.

http://conspiraciones1040.blogspot.com

Los Amuletos y sus Origenes


Fetichismo es la devoción hacia los objetos materiales, a los que se ha denominado fetiches y es una forma de creencia o práctica religiosa en la cual se considera que ciertos objetos poseen poderes mágicos o sobrenaturales y que protegen al portador o a las personas de las fuerzas naturales. Los amuletos también son considerados fetiches. Este fetichismo religioso es de carácter espiritual y algunas creencias religiosas le imputan atributos sobrenaturales y se les da culto a objetos inanimados o animados conocidos como “fetiches”.

El hombre puede protegerse de las fuerzas naturales a través de los fetiches, medio del que supuestamente dispone para actuar sobre los elementos que no es capaz de controlar. Era considerado para los evolucionistas del siglo XIX como Auguste Comte o Edward Burnett Tylor como uno de los más primitivos estadios religiosos del hombre. En el Antiguo Egipto, el fetichismo religioso de objetos inanimados está considerado como la forma más antigua frente a las veneraciones posteriores de las formas animales (zoolatría) o humanas.

La figura del fetiche puede consistir en un objeto esculpido o moldeado en arcilla, piedra, madera, vidrio u otro material que puede imitar en unos casos, a un animal divinizado y en otros, puede ser la propia pluma, piel, pelo, hueso o diente de la “divinidad tutelar” e incluso que sea el propio animal, árbol, río, piedra o lugar concreto que los devotos asocian a estar poseídos por una fuerza, espíritu o ser sobrenatural.

El fetichismo, concepción mágica del mundo, concede al fetiche una importancia muy superior al espíritu que representa. Animismo y fetichismo van unidos, pero éste, a veces, se considera como una variante del primero y ha perdurado más tiempo. En un principio se creía que era un ejercicio religioso exclusivo de los pueblos de África occidental; hoy, sin embargo, se considera que su práctica está extendida en todo el mundo.

El culto de las reliquias por parte del cristianismo y otras religiones, constituye también una manifestación del fetichismo: se veneran partes del cuerpo y hasta la propia imagen de los santos, en cuyo caso los objetos se convierten en instrumentos de la devoción, formas materiales intermediarias entre el fiel y la divinidad con la que desea comunicarse o fundirse.

Talismán

El talismán, proveniente de la palabra árabe Tilasm, y del vocablo griego Teleo, que significaba “consagrarse” y “completo”, es un objeto, generalmente una piedra preciosa o semipreciosa o de oro o plata, a veces con alguna forma o figura especial o una inscripción, a la que la superstición atribuye un efecto apotropaico o algún otro tipo de poderes. Esta última palabra, Teleo, hacía referencia a cualquier objeto o idea que completaba otra y la convertía en un todo, un cuerpo o pensamiento completo.

En muchas ocasiones amuletos y talismanes son confundidos; sin embargo, mientras que el amuleto es un objeto con propiedades mágicas inherentes, el talismán se dice que debe ser cargado con poderes mágicos por la persona que lo creó. El acto de “consagración” de un talismán es en el que su dueño le daba al talismán sus debidas propiedades mágicas. De hecho, el talismán siempre se crea por una razón en concreto, mientras que un amuleto se usaba de forma general, con fines como atraer la buena suerte o evitar el mal.

Sin embargo, no tiene por qué tener un origen mineral: la pata de conejo o el trébol de cuatro hojas se consideran también talismanes, y su origen es completamente diferente. La confección del talismán debe ser sumamente cuidadosa, para poder así representar con la mayor exactitud posible la armonía entre las fuerzas universales; pues cuanto más exacto es el simbolismo, es más sencillo atraer la fuerza y la suerte.

Amuleto

Un amuleto del latín amuletum; recogido por primera vez en Naturalis Historia de Plinio el Viejo, significando “un objeto que protege a una persona frente a un problema” guarda cierta relación con un talismán. Consiste en cualquier objeto portatil al que supersticiosamente se le atribuye alguna virtud sobrenatural: atraer la buena suerte o asegurar la protección de su dueño (efecto apotropaico). Los amuletos suelen ser: gemas o piedras, estatuas, monedas, dibujos, colgantes, anillos, plantas, animales, entre otros, incluso oraciones utilizadas en momentos concretos, como Vade retro satana, para repeler al diablo o a la mala suerte.

Los amuletos son algunos de los objetos más antiguos de la humanidad, ya que el hombre vio en ellos la forma para escapar de los males que lo aquejaban, fuesen físicos, morales o espirituales. Los primeros amuletos eran objetos naturales, tales como piedras, maderas talladas o cristales naturales, que eran apreciados por su forma, color o rareza. Más tarde se optó por poseer objetos de uso cotidiano que por haber sido propiedad de alguien o haber sido parte de un suceso, se guardaban por presuponer que tendrían cierto poder. En la actualidad existen multitud de amuletos, tanto comerciales como personales, ya que cada persona valora el objeto de manera subjetiva y alcanzan diferente importancia. La persona que lleva el amuleto, por su creencia y fe en éste, puede o no desear revelar este hecho a otras personas y compartir su apego.

Los amuletos en las religiones abrahámicas

Desde la Edad Media en Occidente los pentagramas han sido considerados amuletos para atraer el dinero, el amor, entre otros; y para protegerse contra la envidia, la desgracia y otra desdichas. Otros símbolos, tales como los cuadrados mágicos, las firmas angelicales y los símbolos cabalísticos se han empleado con distintos fines, tanto bondadosos como malévolos.

Los amuletos son abundantes en la tradición judía, los amuletos de la era de Salomón que existen en muchos museos son ejemplo de ellos. Debido a la proscripción de ídolos, los amuletos judíos conceden mayor importancia al texto y los nombres.

El talit judío, mantón de rezo con las esquinas franjadas y unas borlas anudadas en cada esquina, es quizás uno de los más antiguos y más comunes objetos talismánicos del mundo. Se convirtió en un perpetuo recordatorio para el dueño de la prenda de que debía mantenerse dentro de los límites de la decencia, la moral y la ética y jamás olvidar la ley de Dios.

En antigüedad y la Edad Media, la mayoría de los judíos, de los cristianos y de los musulmanes en Oriente creyeron en el poder protector y curativo de amuletos y de talismanes. Los talismanes usados por ellos se pueden encuadrar en tres categorías principales. La primera comprende los que se llevan puestos en el cuerpo. La segunda aquellos que se cuelgan o se colocan sobre la cama de una persona enfermiza. Por último, los talismanes con cualidades medicinales.

Hay también pruebas que los judíos, los cristianos, y los musulmanes utilizaron sus libros sagrados a modo de talismán en situaciones de vida o muerte.Las autoridades cristianas han mantenido siempre cierta distancia con los amuletos y otros talismanes. Sin embargo, el uso legítimo de sacramentales, mientras uno tenga la disposición apropiada, se corresponde con la imagen del cristianismo tradicional. Por ejemplo, el crucifijo ha sido considerado a lo largo de la historia como una potente arma contra los demonios y los malos espíritus. Al igual que actualmente algunos cristianos colocan en los retrovisores de sus vehículos rosarios o imágenes de San Cristóbal como una manera de propiciar la protección de los viajeros durante el trayecto.

Algunos amuletos católicos han recibido la aprobación papal. Por ejemplo, los amuletos basados en Vade retro satana se han utilizado desde 1742 cuando la fórmula recibió la aprobación de papa Benedicto XIV, y más adelante formaron parte del ritual católico.

Un amuleto poco conocido pero bien asentado en la tradición judía es el kimiyah o “texto del ángel”. Esto consiste en nombres de ángeles o pasajes de la Torá escritos en los cuadrados del pergamino por los escribanos rabínicos. El pergamino después se coloca en un recipiente de plata adornado y se lleva en algún lugar del cuerpo. Los musulmanes también llevan tales amuletos, llamados Ta’wiz, con el texto elegido del Corán. El texto se elige generalmente dependiendo de la situación para la cual se diseña el amuleto. Sin embargo, el uso de amuletos y de otros talismanes se considera supersticioso entre los musulmanes más radicales.

Nazar

Un nazar, piedra del mal de ojo, ojo turco (en turco nazar boncuğu) u ojo griego es un amuleto que está destinado a proteger contra el mal de ojo. Es más común en Turquía y Grecia. En Turquía, es omnipresente en las oficinas y hogares, en joyería, incluso para los bebés, en los vehículos, puertas, caballos e incluso teléfonos celulares.El ojo griego se puede ver en Grecia y Anatolia antes de la conquista turco-musulmana, por ejemplo sobre los barcos griegos, desde la antigüedad.

Se observa habitualmente en forma de una gota aplanada o como un adorno colgante, hecho a mano de cristal de colores, y se utiliza como un collar o una pulsera o un adjunto a los tobillos. Por lo general se compone de círculos concéntricos o con formas de gotas – desde dentro hacia fuera: azul oscuro (o negro), azul claro, blanco y azul oscuro (de vez en cuando un círculo de borde amarillo/dorado) – y se refiere a veces como el ojo azul.

Ojo apotropaico

El ojo apotropaico es una pintura simbólica de uno o más ojos que se usan como amuleto para protegerse del mal.El signo figura por lo común en las vasijas griegas del siglo VI a. C., siendo quizás hecho con la idea de retener a los espíritus malignos para que no entraran por la boca mediante el vino.Se pueden apreciar también en el arte turco y en el arte del Antiguo Egipto.

Ojo de Horus

El Ojo de Horus, o Udyat, se utilizó por primera vez como amuleto mágico cuando Horus lo empleó para devolver la vida a Osiris.Gozó de gran popularidad en el Antiguo Egipto, siendo considerado un amuleto de los más poderosos: potenciaba la vista, protegía y remediaba las enfermedades oculares, contrarrestaba los efectos del “mal de ojo” y, además, protegía a los difuntos. Como talismán simboliza la salud, la prosperidad, la indestructibilidad del cuerpo y la capacidad de renacer. Incluso en la actualidad se sigue utilizando como amuleto por personas que practican diversas religiones en todo el mundo.

Escapulario

Por escapulario se puede entender dos piezas asociadas a la religión cátolica: una pieza de la vestimenta monacal o una pieza de devoción.El escapulario monacal es una pieza de tela parte del hábito de algunas congregaciones religiosas católicas, masculinas y femeninas carmelitas, trinitarios, mercedarios, dominicos, entre otros. Consiste en una tira con una abertura por donde se mete la cabeza y que cuelga sobre el pecho y la espalda, pendiente de los hombros (en latín, scapula) Es parte del traje de faena usado por los monjes benedictinos entre otros y es símbolo del yugo de Cristo.

El escapulario devocional se deriva del escapulario monacal pero es mucho más pequeño: son dos piezas de género unidas por dos largas bandas o cordones.

Grisgrís

Un grisgrís (DRAE) es un amuleto protector que trae buena suerte a la vez que ahuyenta al demonio. Es una palabra de origen africano que se introduce en Francia en el siglo XVI como grigri (también un elemento de escalada) o gri-gri (Académie française), cuyo plural es gris-gris o grisgrís (como lo adopta el DRAE). En origen era un demonio, un espíritu portador de mala suerte.

http://www.diosuniversal.com

Alienígena Gris baja de su nave solo para perder la vida en una base militar de EE.UU. – 1978


Testigos de un extraño e inexplicado caso de OVNI afirman que un extraterrestre fue muerto a tiros en una Base de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos en Nueva Jersey.
Desde que este caso fue presentado al público, numerosos investigadores de ovnis han intentado llegar al fondo de la misma con poco o ningún éxito.

Según cuenta la historia, en las primeras horas del 18 de enero de 1978, después de una noche de pesada actividad OVNI sobre la Base de la Fuerza Aérea McGuire cerca de Trenton, Nueva Jersey, un ser extraterrestre terminó perdiendo la vida sobre el asfalto.

Los detalles del caso han sido presentados por un Mayor George A. Filer III, quien era Oficial de Inteligencia de la Fuerza Aérea en ese momento. Según su testimonio, un pequeño alienígena gris había sido disparado por un policía militar después de que el ser había dejado la seguridad de su nave espacial.

Mientras conducía cerca de la base, el policía notó que la actividad OVNI estaba en el extremo superior del espectro y ya estaba en un estado de alerta cuando se topó con un “pequeño ser con una cabeza grande, ojos negros y un cuerpo muy delgado”. Creyendo que estaban siendo invadidos, entró en pánico, salió de su vehículo, sacó su arma de calibre 45 y le pidió que se acostara en el suelo.

Naturalmente, el extraterrestre gris no cumplió, por lo que el policía disparó varios disparos. Herido, el ser subió la valla en McGuire AFB, dio unos pasos más y luego se derrumbó en la pista.

Filer no fue testigo directo del incidente, pero fue informado por el jefe del puesto de mando en McGuire AFB.

“Él era muy específico sobre el hecho de que un extraterrestre del espacio exterior había sido fusilado en Fort Dix, y que se había escapado después de ser herido, y se dirigió a McGuire”, dijo Filer al investigador de ovnis Dr. Steven Greer. “Ahora McGuire y Fort Dix sólo tienen una cerca entre ellos, y este alienígena al parecer subió la valla o se fue debajo de ella, y llegó a McGuire y murió en el extremo de la pista”.

Filer llegó justo a tiempo para ver las consecuencias de la muerte de un extraterrestre.

“La policía de seguridad ya estaba allí, custodiando el cuerpo de un alienígena ‘echado en posición fetal, que no respiraba'”.

Otro testigo de esta escena fue el Sargento Jeff Morse, uno de los oficiales que ataron el cuerpo para evitar que alguien lo manipulase antes de que llegaran los especialistas. Es muy probable que ‘Morse’ sea un seudónimo destinado a mantener la identidad del testigo en secreto.

Morse dijo a los investigadores de ovnis que los “especialistas” consistían en un equipo de oficiales militares que usaban boinas azules y que su primer orden de trabajo era ordenar que todos dieran unos pasos atrás, lo suficiente para que no pudieran ver los detalles.

Pero consiguió ver lo suficiente como para confirmar la descripción de Filer del ser de otro mundo. Recuerda vívidamente que “la piel del cuerpo sin pelo estaba húmeda, brillante y serpenteante”.

La entidad tenía unos cuatro pies de altura, con una cabeza grande, torso delgado, brazos y piernas delgados, y en general, de coloración grisácea.

Los boinas azules continuaban pulverizando el cuerpo con líquido de un tanque portátil, probablemente en un esfuerzo para preservarlo. Luego se colocó sobre una plataforma de madera y rápidamente se construyó un marco de madera a su alrededor. El conjunto entero entró luego en un gran contenedor de metal que luego fue cargado en un avión de carga C-141 que aterrizó en el sitio.

Nadie que esté dispuesto a hablar sabe dónde fue llevado el alienígena gris muerto, pero algunos investigadores sospechan que fue traído a la base aérea de Wright-Patterson en Dayton, Ohio, el mismo lugar que albergó a los cuerpos alienígenas recuperados de los accidentes de 1947 en Roswell, Nuevo México.

Por sus propias admisiones, Morse y Flier fueron trasladados posteriormente a Wright-Patterson y sometidos a estrictos interrogatorios. A pesar de que fueron interrogados en ocasiones separadas, básicamente se les dio la misma advertencia: “permanece callado o estas acabado!”

Me dijeron sobre mi deber de mantener la boca cerrada … firmé un formulario y se supone que me ata para toda la vida “- Sargento morse

Uno tendría derecho a preguntar: ¿qué había provocado la intensa actividad OVNI sobre McGuire AFB y qué hacía el alienígena fuera de su nave y en el lado de la carretera? El testimonio de Filer responde a la primera pregunta:

Fue una operación muy seria. Hay activos nucleares en la base, que solían llevar armas nucleares de un lado a otro a Europa”.

En cuanto a la presencia del solitario extraterrestre, Filer sospecha que uno de los OVNIs aterrizó o fue derribado y en un intento de obtener un refugio, el alienígena se dirigía a la Base de la Fuerza Aérea.

Recientemente, el caso ha hecho una reaparición, pero a pesar de los nuevos intereses, es poco probable que más detalles salga a la superficie. Este incidente, como tantos otros, plantea una preocupación legítima. Como informa omni.media, “tenemos una raza alienígena esperando que uno de los suyos eventualmente regrese a casa. Probablemente no esperaban que estuviera en una bolsas para cadáveres.

Sin embargo, si la represalia no ha llegado en los casi 40 años desde que ocurrió el incidente, podríamos considerarnos seguros. ¿O deberíamos preocuparnos?

http://conspiraciones1040.blogspot.com

La terrible historia de Sawney Beane


Escocia, la cuna del legendario William Wallace cuenta con todo tipo de historias, pero existe una que supera todos los horrores imaginables, la terrible historia de Sawney Beane y su clan de caníbales, un grupo que aterrorizó a las gentes del condado de Galloway durante 25 años. Los detalles son realmente perturbadores y omitiremos buena parte de ellos centrando la atención en la historia, baste decir que se trata de un caso real y documentado que aun produce inquietud entre los escoceses, pese a los siglos transcurridos desde entonces.

Sawney Bean nació en el condado de East Lothian durante el siglo XVI, bajo el reinado de Jacobo VI de Escocia. Su padre trató de encaminar la actitud rebelde del muchacho para que le sucediese en el negocio familiar en la panadería, pero todos sus esfuerzos fueron en vano. Un buen día Sawney se escapó de su casa junto con una mujer, de la que muchos decían que tenía ciertas “inclinaciones extrañas”, y juntos se marcharon en dirección a la costa del condado de Gallway. Esa fue la última noticia que sus padres tuvieron de él, y nadie volvió a verles acercarse a ninguna cuidad o pueblo.

No resultaba extraño que algunos viajeros se perdieran, en parte debido a los salteadores y en parte a las bestias salvajes, y durante algún tiempo nadie relacionó las desapariciones entre sí. Pero estos hechos fueron a más, llegando incluso a desaparecer gente de las zonas más apartadas de la región oeste del condado. El transitar las carreteras no era seguro a menos que se viajase en grupos mayores de diez personas, habiéndose “perdido” ya algunos grupos menores. Por supuesto, nadie se atrevía a viajar de noche, por muy armado o acompañado que fuese. La desconfianza propició que algunos viajeros procedentes de fuera fuesen tratados como sospechosos de los crímenes, e incluso se llegó a castigar injustamente a inocentes, culpándoles de haber enterrado los cuerpos en lugares remotos y secretos.

Algunos tramos de la carretera oeste de Escocia que conectan con la región Suroeste de Galloway permanecieron cerradas durante dos años, con la esperanza de que las personas o animales que lo provocaban falleciesen de hambre o se viesen obligados a buscar otro lugar de caza. Esta medida, lejos de resolver el problema, sólo acrecentó el horror de la situación cuando comenzaron a desaparecer los cadáveres más recientes de algunos cementerios.

En algunos casos desaparecían por completo y en otros algunas partes; ésto llevó a la idea de que tal vez se enfrentaban a brujas o a adoradores del Diablo que se alimentaban de carne humana. Se produjo otra oleada de detenciones, juicios y ejecuciones en la horca, pero no lograron poner fin a estas atrocidades. Muchos de los jueces y magistrados llegaron a asegurar que nunca se podrían detener los crímenes por medios humanos, y que sería necesaria la intervención de Dios para hacerlo. Nadie sabía nada acerca de los responsables, y mucho menos del destino de sus víctimas, aproximadamente unas 1.000 (entre hombres, mujeres y niños) a lo largo de 25 años.

Un día se encontraban viajando un hombre y su esposa de regreso de una feria comercial durante el Otoño, ambos a lomos del mismo caballo y pasaron cerca por la zona de las desapariciones. Antes de darse cuenta de lo que sucedía fueron rodeados por un nutrido grupo de hombres y mujeres de diferentes edades, que les atacaron con inusual fiereza. Gracias a la espada y la pistola del viajero pudo hacer frente a parte del grupo, pero su mujer cayó del caballo durante la refriega y fue apresada por los atacantes, que se la llevaron rápidamente fuera del alcance de su marido.

Utilizando al caballo como ariete, el viajero logró zafarse del ataque y herir gravemente a varios de ellos, así como provocar la huida de los demás. Entonces les persiguió en busca de su esposa pero sólo pudo hallar parte de su cuerpo por el camino. Tan aterrado como enfurecido fue en busca de las autoridades para que le ayudasen a dar caza a los responsables, y cuando el rey James VI supo lo que ocurría envió una fuerza de 400 soldados para la búsqueda.

Con la ayuda del viajero para darles un punto donde iniciar la búsqueda y acompañados por sabuesos, los soldados llegaron hasta la costa del oeste y comenzaron a barrer cada cueva o recoveco donde un humano se pudiese esconder. Finalmente los sabuesos encontraron una apertura en la roca que daba a un oscuro túnel, así que los soldados decidieron internarse para explorar. Antes de dar con los responsables de las desapariciones, los soldados contemplaron en una bóveda del interior un terrorífico espectáculo de miembros humanos colgados del techo e innumerables huesos que alfombraban el suelo. A un lado de la caverna había una enorme montaña de pertenencias de los desaparecidos, oro, espadas, pistolas, anillos y ropas de todas clases y tamaños, que habían ido acumulando durante los 25 años de sus cacerías de humanos.

Los responsables de tamaña atrocidad fueron identificados como Sawney Beane y su esposa, en compañía de sus seis hijos, seis hijas, dieciocho nietos y catorce nietas, producto de relaciones incestuosas. También se observó que no hablaban ningún idioma concreto, sino que se comunicaban con un primitivo sistema de sonidos guturales y gestos.

Los miembros de la familia Beane fueron encerrados en Tolbooth hasta que se encontró y enterró a todas sus víctimas, tras lo cual fueron trasladados a una fortaleza en Leith donde fueron ejecutados sin juicio previo. Los hombres del clan fueron desmembrados y ejecutados mientras que las mujeres perecieron en la hoguera. De esta manera se ponía punto y final a uno de los mayores episodios de crímenes que ha vivido Escocia.

http:// sobreleyendas. com