Petroglifos del área de La Acequia, Barinas, Venezuela

El área de grabados rupestres conocida con el nombre de La Acequia se encuentra situada a ambas márgenes del río del mismo nombre también conocido con el nombre indígena de Ticoporo, a unos doce y quince kilómetros respectivamente, desde las vías que salen desde el puente que atraviesa dicho río por la carretera nacional que conduce al vecino estado Táchira y Colombia, al pie de la cordillera occidental andina venezolana donde los picos más altos de hasta 5000 metros de altura coronan esta zona arqueológica. Esta área perteneciente al Estado Barinas se encuentra situada al occidente del país, en la zona de transición de los llanos con los Andes venezolanos

Hasta ahora, se han ubicado una decena de rocas conteniendo petroglifos con figuras representativas de formas geométricas en las que predominan círculos concéntricos, espirales, laberintos y esquemáticos, no encontrándose grabados de figuras antropomorfas, zoomorfas y rostros humanos, salvo una raras excepciones, tan comunes en otras áreas arqueológicas de la región. Lamentablemente, salvo unos pocos petroglifos, el estado de conservación de la mayorías de estas superficies, hace que en muchos casos hayan perdido el sentido del grabado, sin embargo, gracias a la anchura y profundidad del surco original del petroglifo todavía se pueden apreciar hermosas figuras, aunque son una minoría.

El área de La Acequia la hemos dividido en tres grupos, en función de su situación en la margen derecha o izquierda del río y por su separación en la distancia que separa una estación de la otra.

LA ACEQUIA 1: La única roca con petroglifos que se encuentra en esta zona está situada en la margen izquierda del río, en el lugar conocido como Finca La Filipina, a unos doce kilómetros del puente que atraviesa la carretera nacional por una vía de tierra que en algunos tramos se hace difícil el acceso para vehículos normales. Los grabados se encuentran en mal estado de conservación, siendo difícil una correcta lectura de los mismos. Las figuras predominantes son formas serpenteantes de ancho surco, algunos círculos con cazoleta central y hoyos de gran tamaño. En las diversas visitas efectuadas pudimos observar que el conjunto del panel, pudiera estar representando un “mapa”, pues a lo largo de la superficie rocosa aparece una línea serpenteante que pareciera identificarse como un accidente geográfico. Petroglifos de estas características se localizan en otros lugares del estado, concretamente en los sitios de Las Lajitas y Bum-Bum, situados a pocos kilómetros de la zona.

LA ACEQUIA 2: Esta área se encuentra situada en la margen derecha del río a unos quince kilómetros del puente ya mencionado, muy cerca del caserío Caño Hondo y en el lugar conocido como Montaña del Tigre y justo donde termina la pista para vehículos de motor y a pocos metros donde funciona la pequeña escuela del poblado. Los grabados se encuentran repartidos en media docena de rocas las cuales se encuentran muy meteorizadas por causas de los incendios y la influencia de los agentes naturales. De este grupo de superficies rocosas de origen basáltico destacan tres de ellas, la primera muy próxima a la escuela presenta en su superficie la figura de un gran cuadriculado muy desgastado de casi un metro cuadrado, así como un círculo con cruz interior.

Las rocas mejor conservadas del conjunto lo conforman dos grandes moles rocosas ovaladas que tienen dos y dos metros y medio de alto, respectivamente, presentando grabados alrededor de su superficie y donde su mayor concentración de figuras se encuentran orientadas al poniente, tanto en sus paredes verticales, como en las zonas menos inclinadas. Gran número de grabados se encuentran en mal estado de conservación, principalmente los que están agrupados, pues debido a la anchura y profundidad del surco, la acción de los agentes atmosféricos y los fuegos producto de las quemas realizadas en los últimos años inciden muy desfavorablemente, originando su destrucción. En la superficie rocosa que está totalmente grabada se pueden observar numerosas figuras geométricas: meandros, laberintos y cruces de doble trazo, junto con alguna espiral, otras son formas esquemáticas de difícil interpretación, una de ellas diera la impresión de ser una figura laberíntica en forma de “batracio” con otra figura similar más pequeña en su interior. Hay que destacar la figura principal de la roca que es un laberinto de siete vueltas de forma ovalada de unos 60 centímetros de largo e idéntico a uno reseñado en Mesa Oraibi, Estado de Arizona (U.S.A.) y lugar de asiento de una reserva de aborígenes Hopis descendientes de los antiguos Indios Pueblo o Cultura Anasazi. También hemos podido ver y fotografiar dos figuras muy parecidas en el Alto Atlas marroquí.

La otra superficie rocosa, tiene muy pocos grabados siendo sus figuras principales: un cruciforme de triple trazo y de surco no muy profundo, cuyas características son similares a los de la roca anterior, tan relacionada con pinturas y grabados rupestres de la Cuenca Antillana y de la región Orinoco-amazónica, así como otras partes de norte y Suramérica y que algunos investigadores identifican con el símbolo de Venus y que hemos igualmente encontrado con gran profusión en petroglifos de la región de Tatá en el Anti-atlas marroquí.

La otra figura grabada en la parte más elevada de la roca, en su parte vertical da la impresión que pudiera tratarse de un antropomorfo muy esquemático (en realidad la figura asemeja la forma de una avión).

LA ACEQUIA 3: En esta área ubicada en enero de 1996 en una visita realizada a la zona en compañía de nuestro inseparable guía Enrique y situada a escasa hora y media de camino del complejo anterior. A mitad de camino y a orillas de este se ubica una superficie rocosa grabada con la figura de una pequeña forma humana, lo que vendría a romper el contexto sobre petroglifos de estas características en el área de La Acequia. Casi llegando a la roca principal de este lugar se encuentra una pequeña superficie rocosa que sobresale del suelo sobre medio metro, registrando algunos petroglifos casi imperceptibles, ya que se encuentran muy erosionados.

La roca principal de este lugar es una gran mole rocosa de tres metros de alto por unos cinco de ancho, orientada al naciente y como si de una gran pared se tratara. Destacan entre los diversos petroglifos las figuras circulares y laberínticas, con un surco fino; en su parte más alta destaca una forma serpenteante de largo y profundo surco. En la parte más baja destacan dos figuras casi iguales en forma de sello rectangular con líneas cruzadas, uno de ellos con mejor acabado que el otro; igualmente destacan las figuras de unos círculos concéntricos con surcos muy profundos, a su lado hay una forma “vulvar” con las mismas características que la

figura descrita anteriormente. Sin embargo el petroglifo principal del conjunto y que destaca en la parte alta de la roca es una forma de “falo” o “arma” (macana) con nervio central dando la impresión que quisiera “penetrar” las figuras laberínticas. Al respecto nos inclinamos porque dicha figura se un mazo o “macana”, objeto este muy documentado por los cronistas de la conquista y que junto a algunas figuras mismo estilo ubicadas en el área de Bum-Bum, no muy lejos de este lugar, fueran las primeras representaciones de armas usadas por los aborígenes precolombinos y hasta el momento, las únicas de su estilo que se han ubicado en el Arte Rupestre venezolano.

A pesar de lo dificultoso de su acceso, estos grupos de petroglifos del área de La Acequia, están condenados a desaparecer, pues hasta hace pocos años estaban protegidos por el bosque, pero debido a las quemas intencionadas en la preparación de nuevas tierras para ganadería, están siendo afectadas de forma notable acelerándose el proceso de su descomposición y causando de esta forma la destrucción de los petroglifos.


Novoa Álvarez ,Pablo. Petroglifos del área de La Acequia, Barinas, Venezuela. 
En Rupestreweb, http://www.rupestreweb.info/acequia.html

INVENTARIO DE PETROGLIFOS DE BARINAS: Curbatí y Anime. Municipio Pedraza. Estado Barinas. Venezuela

Los datos hasta ahora compilados por la Arqueología en los llanos venezolanos, nos permiten reconstruir parcialmente la historia prehispánica del área. En lo que se refiere al estado Barinas, se han explorado Caño de Oso  y Caño Caroní, cuyos resultados han permitido constatar dos hechos: a) Los grupos que habitaron los llanos penetraron fundamentalmente por el sur, utilizando las vías fluviales que comunican los llanos venezolanos con la región amazónica. b) La influencia de grupos sureños fue el resultado de fenómenos  ocurridos en la cuenca Orinoco Amazónica, en épocas distintas[1].

Basándose en esos datos se puede dividir la ocupación de los llanos en varias etapas:

ETAPA I. 1000. A. C. 230 D. C. Durante esta etapa ocurrió la ocupación más antigua que se conoce en el sector llanero. La zona de ocupación se ubica en el llano medio barinés que se caracteriza por poseer los mejores suelos y ser además menos afectados por las inundaciones periódicas. El origen de estos grupos debe buscarse hacia el sur, probablemente en las tierras bajas orientales de Colombia y Ecuador. Su antigüedad y sus características no sugieren un surgimiento local. Este asentamiento está asociado con calzadas y montículos[2]. Los grupos ubicados en Caño de Oso eran sedentarios, practicaban actividades de subsistencia basadas en el cultivo del maíz y en el consumo de abundantes recursos animales tanto terrestres como acuáticos ofrecidos por el medio. Por la ubicación y características de los asentamientos se deduce que eran grupos orientados a la sabana. Finalmente, los datos indican que durante esta primera etapa y una vez establecidos en el área, estos grupos se desarrollaron de manera independiente. No se han localizado similitudes cerámicas con los grupos del orinocense[3].

 ETAPA II. 230 A. C. – 500 D. C. En esta etapa se produce un aumento sostenido de la población como lo demuestra la gran cantidad de asentamientos, así como su relativa extensión hacia las tierras de Guanarito[4] del hoy estado Portuguesa, donde se han localizado calzadas y montículos. También se observa en la cerámica, influencia de grupos que se desplazaban desde occidente (El Tocuyo, San Felipe).

ETAPA III. 500 D. C. -1000 D. C. Esta etapa se caracteriza por la ocupación de grupos procedentes del Orinoco y por su influencia sobre  espacio de llanero. En la cerámica se encuentran restos de cauxí usado como desengrasante y caras humanas con cejas arqueadas y ojos granos de café, se adopta el cultivo de la yuca y prolifera la técnica de construir calzadas y montículos que caracterizó la fase de los asentamientos más antiguos de Caño de Oso.

ETAPA IV. 1000 D .C. -1400 D. C. En esta etapa se detecta la aparición de grupos de Selva Tropical con las características de Caño Caroní, que prefirieron las zonas cercanas a los ríos. También se produjo la consolidación y expansión de los grupos procedentes del Orinoco, con una  tradición cerámica caribe. Caño Caroní constituye un ejemplo de cómo estos grupos de Selva Tropical se adaptaron a nuevos habitat. Ocuparon las selvas de galería de los llanos que más se asemejaban a su medio selvático y que ofrecía mayor protección y factibilidad de comunicación fluvial así como agricultura aluvional, a través de camellones de tierra. Caño Caroní también devela la presencia de: exocanibalismo, la costumbre de conservar cabezas como trofeos, las comidas rituales relacionadas con las ceremonias de enterramiento, podrían indicar que este representa también un grupo caribe.

Estas comunidades indígenas, que ocuparon en las distintas etapas, el territorio barinés nos legaron un conjunto de testimonios arqueológicos conformados por: a)  Petroglifos con grabados de figuras geométricas, antropomorfas y zoomorfas que se encuentran distribuidas en el piedemonte barinés en las áreas  geográficas de Curbatí, Anime, La Acequia, Las Lajitas, Bum Bum, Capitanejo y Santa Barbara. b) Una compleja red de Calzadas, que se encuentran dispersas en los llanos de Barinas, Portuguesa , Cojedes y Apure. Generalmente cruzan las sabanas bajas inundadizas. Estas calzadas o lomos de perro, como también se denominan, pudieron haber cumplido funciones hidráulicas de desecación de pantanos y control de aguas en una sabanas surcadas por diversos ríos caudalosos que bajan de la cordillera. Asociados a estas Calzadas, hay un complejo sistema de cerrillos o montículos que pudieran haber cumplido funciones de vigilancia, túmulos funerarios o zonas de refugios para los períodos de mayor inundación. c) Los campos elevados, localizados en la parte más baja del llano conocida como el Bolsón de Apure, presentan gran variedad de formas, patrones, dimensiones y números. En esta ponencia nos vamos a referir a los petroglifos de Curbatí  y Anime, que hasta ahora hemos estudiado sistemáticamente.  

PETROGLIFOS

Los petroglifos son signos grabados en piedra por las comunidades indígenas, se ha planteado que utilizaban las técnicas siguientes: el bajo relieve linear, en la que se excavaba el delineamiento de una figura y sus detalles internos hasta una profundidad de tres centímetros, la de bajo relieve planar, que consistía en excavar totalmente la figura sin límite de profundidad, se excava el área alrededor de la línea que componía la figura y por último, la técnica de alto relieve planar, en que toda la figura aparece elevada sobre el plano. También  se utilizó la técnica la abrasión, la cual consistía en el frotamiento con piedras complementadas con el uso de arena, agua y conchas marinas  (Strombus Gigas cuyos fragmentos se han encontrado incrustados en los surcos), de otro lado la percusión lítica, la cual se llevaba a cabo por medio de cinceles y martillos líticos que proporcionan un efecto punteado.

La tipología de diseño en los  petroglifos encontrados en el país se han agrupado en: figuras antropomorfas, zoomorfas, geométricas, astronómicas, zoo-antromorfas, antropogeométricas y zoogeométricas. Sus funciones son variadas: han sido utilizados como demarcadores territoriales, indicadores de cementerios, calendarios leídos según subidas o bajadas de agua de los ríos, guías para las grupos migrantes e indicadores de las mejores zonas de  cacería en los pases de montaña, registro de constelaciones[5].

Los petroglifos se distribuyen geográficamente en el piedemonte barinés, hasta ahora se han registrado los  siguientes:  Curbatí, Anime, La Acequia, Las Lajitas, La Pedregosa, Bum Bum, Capitanejo, Santa Barbara y El Yaure. La mayor parte de los petroglifos localizados están cercanos a cursos fluviales de gran caudal como el río Curbatí y el río Bum Bum o pequeñas quebradas como en el caso de Las Lajitas y  La Puerta.  En la investigación que realizamos en la actualidad con el Museo Arqueológico de la Universidad de Los Andes llevamos inventariadas el Complejo Curbatí y Anime.

EL COMPLEJO CURBATÍ

En este complejo hasta ahora se han localizado cinco petroglifos con diversas características. Uno ubicado en la margen izquierda del río Curbatí, en la Finca la Esmeralda. Municipio Pedraza del Estado Barinas, en la finca de la familia Moreno. Ha sido registrado por el Grupo Kuayú.1981. J. E. Ruiz Guevara. 1983. Charles Spencer. 1984. Pablo Novoa, 1985. Es una roca semicircular fragmentada. Con unas dimensiones de 3.40 mts de alto por 3.90 mts de ancho. Esta glifada por dos caras. En la cara suroeste presenta una figura antropomorfa en cuclillas, de gran belleza con un tocado, el grabado  tiene 1,20 mts de alto por 70 cms de ancho. El surco tiene unas dimensiones de 4 cms de ancho por 1.5 de profundidad. En la parte superior izquierda hay una figura alada en bajo relieve planar de 13 cms de alto por 25 cms de ancho. La cara superior presenta figuras aladas y un cuadrúpedo muy erosionados. La técnica de elaboración es por percusión y abrasión.

Petroglifo La Esmeralda

De acuerdo con los datos proporcionados por Charles Spencer, (1989) del Departamento de Antropología de la Universidad de Connecticut, de los pozos de sondeo al pie de este petroglifo los sitios habitacionales datan de una fecha absolutas de termoluminicencia entre 25 y 1.000 años D.C. 

El segundo petroglifo está en lecho de la Quebrada de La Puerta en el sitio denominado Tampaquito propiedad de Victorino Quintero, había sido registrado por Pablo Novoa. 1994, en la margen derecha del río Curbatí. Tiene unas dimensiones de 1,59 mts. de alto por 2 mts. de alto. Contiene como figura principal un espiral con anexo de 30 cms de diámetro, surco 1 cm de ancho, muy superficial, un quelonio de 26 cms de alto por 12 cms de ancho y algunas figuras antropomorfas muy erosionadas. Este petroglifo esta dentro de la Quebrada de La Puerta y sólo se puede apreciar en la época seca. La técnica es percusión y piqueteado.

Petroglifo de Tampaquito

El tercer petroglifo está ubicado  en el sitio denominado Madremonte. Municipio Pedraza. Finca El Molinar, en la margen derecha del río Curbatí y en la confluencia con el río Curbaticito . Registrado por: Grupo Kuayu 1981. J.E. Ruiz Guevara. 1983. Spencer. 1984. Novoa. 1983.

Es una roca orientada en la margen derecha del río Curbatí y la margen izquierda del río Curbaticito. Dimensiones: 3.80 mts de alto por 7.80 mts. de ancho.  En forma ovalada. Los lugareños la denominanPiedra herrada. Está grabada por tres caras y en la parte superior. Tiene muchos riesgos de destrucción por fenómenos naturales( descargas eléctricas).

Petroglifo Madremonte

La cara sur está ubicada hacia el río Curbatí. Forma cóncava. Tiene unas dimensiones: 3.10 de alto por 3.10 de alto. Ha sufrido desprendimientos de grabados en la parte inferior.Presenta un  rostro en forma rectangular de izquierda a derecha. Con unas  dimensiones: 45 cms. del alto por 27 cms. de ancho.  Una figura serpentiforme con cabeza de círculo y cuenco concéntrico. Dimensiones: 1.40 mts. de largo. Surco: 4 cms de ancho por 1.5 cms de profundidad. Semiacanalado. Un rostro ovalado con tocado. Dimensión: 42 cms. de alto por 17 cms. de ancho. Surco: 5 cms. de ancho por 1 cm de profundidad. Semiacanalado. Presenta nueve cuencos dentro del óvalo. Un rostro ovalado con tocado. Dimensión: 43 cms. de alto por 26 cms. de ancho. Surco: 3 cms. de ancho por 1 cm. de profundidad. Semiacanalado. Presenta cinco cuencos dentro del óvalo.

En el plano medio en el extremo izquierdo presenta una figura alada. Dimensiones: 30 cms. de ancho por 9 cms. de alto. Surco: 4 cms por 1 cm de profundidad.  En el plano central presenta una  figura zoomorfa con cola. Dimensiones: 1 mt. de alto por 44 cms. de ancho. Surco: 4 cms. de por 1 cm. de profundidad. Semiacanalado.

En el  plano inferior presenta unas figuras aladas continuas pendientes. Dimensión: 70 cms. de ancho por 18 cms de alto.  

 La cara superior es de  forma plana. Dimensiones: 8.40 mts de largo por 4.50 mts de ancho. Presenta una figura espiral abierta con cola. Dimensiones: 53 cms de largo por 24 cms de ancho.  Surco:  20 cms de ancho por 0.5 de profundidad. Acanalado.

Espiral abierta

Presenta Círculos concéntricos. Dimensiones: 35 cms de diámetro. Surco: 3 cms de ancho por 0.5 de profundidad. Acanalado y una  figura zoomorfa. Dimensiones: 66 cms de ancho por cuarenta de altoSurco: 3 cms de ancho por 1 cms de profundidad.

Círculos concéntricos y  figura lagartiforme

El cuarto petroglifo está localizado en el lecho del río Curbatí en su margen derecha. La roca glifada no había sido registrada hasta ahora, sólo había una foto de José Ignacio Vielma, que nos llevó a su localización. Tiene unas dimensiones de 1. 40 mts de alto por 4.10 mts de ancho.

El Mantenido

Tiene una sola cara glifada está orientada hacia la corriente del río Curbatí. Contiene un rectángulo con forma interior indefinida. Dimensiones: 38 cms de ancho por 46 cms de alto. Surco: 3 cms de ancho por 0.5 de profundidad. Está muy borroso. Una escena de figuras aladas con una dimensión promedio de 47 cms de alto por cuarenta de ancho. En el nivel más bajo, que permanece casi siempre sumergido presenta una figura geométrica, dimensiones 22 cms de ancho por 15 cms de alto. Surco: 3 cms de ancho por 1 cm de profundidad. Una máscara con unas dimensiones de 26 cms de ancho por 21 cms de alto. Surco 3 cms de ancho por 1 cm de profundidad. La técnica utilizada fue la percusión y abrasión.

 El quinto petroglifo del Complejo Curbatí es el que está localizado  en Fundo Las Palmas en el nacimiento de un caño estacional denominado Caño de Los Burros, frente al caserío El Algarrobo. Los lugareños la denominan La Piedra de Los Platos. Dimensiones de al roca: 4.20 mts de alto por 2.70 mts de ancho. Tiene una sola cara glifada, con siete círculos concéntricos de 30 cms de diámetro. Surco: 2 cms de ancho por 5 mm. de profundidad. Técnica percusión y piqueteado.

La Piedra de los Platos

Complejo Anime

 El Complejo Anime esta localizado en Municipio Pedraza, hasta ahora se han localizado cuatro petroglifos que por sus características parecen asociados al Complejo Curbatí. Estos petroglifos a excepción del que está localizado en el Fundo Santa Teresa, hasta ahora no han sido registrados ni fotografiados en estudios arqueológicos anteriores, sabían de sus existencia los moradores del Fundo El Cerrito, de tal manera que dicho hallazgo constituye un aporte de esta investigación.

Para el momento de esta Investigación visitamos en Anime dos sitios arqueológicos: Fundo Santa Teresa, localizado en las sabanas de Anime, por debajo de la carretera trasandina, hasta ahora es el único petroglifo ubicado en sabana plana y  el fundo El Cerrito ubicado en una zona escarpada del piedemonte contiguo al Complejo Curbatí.

Hasta ahora sólo se ha registrado un petroglifo en avanzado estado de deterioro por erosión y meteorización. Fue registrado por primera vez por Pablo Novoa. 1998. Dimensiones: 80 cms de alto por 3.80 de largo y 1.30 cms de ancho, de forma alargada.  Está glifado por tres caras.

La cara este esta orientada hacia la margen izquierda del Caño Anime. Tiene forma plana. Dimensiones: 80 de alto por 1.30 de ancho.La figura principal es un cuadrúpedo. Los lugareños la denominan Piedra de Los Indios. Figura con poca nitidez. Dimensiones: 42 cms de ancho por 15 cms de alto. Técnicas de Elaboración: Bajo relieve planar, perscusión y piqueteado.

Cuadrúpedo con cola

El otro sitio arquelógico es ubicado en el fundo El Cerrito. Anime. Municipio Pedraza. Se han localizado tres petroglifos

Este petroglifo está asociado a uno más pequeño, con grabados similares. Esta ubicado en la margen derecha de un caño estacional afluente no identificado del Caño Mitiao Hondo. Es una laja aparentemente tallada en forma ovalada. Dimensiones: 2.45 mts de ancho por 1.80 mts de ancho. Roca arenisca de regular dureza. Denominada Piedra de Los Indios. No presenta riesgos de destrucción. No ha sido registrada.

Cara única

Está orientada hacia el este, en la margen derecha de un afluente estacional no identificado del Caño Mitíao Hondo. Posee forma ovalada plana. Dimensiones: 1. 50 mts de alto por 1.85 de alto.

Treinta y dos figuras zoomorfas en Escena de vuelo. Buena nitidez. Tiene superpuesta una figura antropomorfa. Dimensión Promedio de las figuras aladas33 de ancho por 12 de alto. Utilizando como  técnica de elaboración: Percusión y abrasión. Surco: 5 cms de ancho por 2cms de profundidad en forma acanalada.

En la parte superior de la escena alada parece una figura  antropomorfa muy difundida en la zona. Dentro del contexto parece una superposición hecha en el espacio lateral izquierdo. Tiene unas dimensiones: 27 cms de ancho por 64 cms de alto. Técnica de elaboración: Percusión y abrasión. Surco: 3 cms de ancho por 1 de profundidad.

Es más pequeño que el anterior pero con la misma escena alada. Ubicado en la margen derecha de un caño estacional no identificado afluente del Caño Mitiao, Hondo. Dimensiones: 1.20 de ancho por 1.80 de alto. Forma ovalada plana. Roca aparentemente arenisca de regular dureza.

Este petroglifo contiene una escena 15 figuras aladas similares al petroglifo anterior. No presenta superposiciones. Buena nitidez. Dimensiones promedio: 38 cms de ancho por 19 cms de alto. Surco: 3 cms de ancho en forma acanalada.

Este petroglifo pequeño está localizado al pie de la serranía en la margen derecha, casi en el lecho del Caño Mitiao Seco. Forma redondeada. Tiene unas dimensiones: 80 cms de ancho por 45 cms de alto. Roca aparentemente arenisca. Denominación Regional: La Piedra del Diablo. No habla sido registrada anteriormente por ningún investigador.

La Piedra del Diablo

El petroglifo presenta una  figura única antromorfa con rabo.  Tiene unas dimensiones: 40 cms de ancho por 37 cms de alto. Técnica de elaboración: Piqueteado en bajo relieve planar. Parece inacabada.

Montiel Acosta, NelsonINVENTARIO DE PETROGLIFOS DE BARINAS: Curbatí  y Anime. Municipio Pedraza. Estado Barinas. Venezuela. En Rupestreweb, http://www.rupestreweb.info/barinas.html

2002

BIBLIOGRAFÍA

[1] ZUCCHI, Alberta. Caño Caroní. Un grupo prehispánico de la selva de los llanos de Barinas. p.77. Edit. UCAB. 1979.

[2] CRUXENT, J. M. Y ROUSE, Irving. Arqueología Cronológica de Venezuela. p.328.

[3] ZUCCHI, Alberta. Ob. cit. p.78.

[4] DE  PASCUALI , Raúl. Notas Arquelógicas. P. 20.

[5] BLANCO, Alberto. El Estado Amazonas y su potencial de turismo antropológico.www.une.edu.ve/amazonas.

El geoglifo de Chirgua (Carabobo,Venezuela)

Como una solitaria expresión de la vida de los primitivos habitantes de Venezuela, hay un geoglifo en el Estado Carabobo, Municipio Bejuma, localidad de Chirgua , ubicado exactamente “a 1.134.452,0 Norte y 5.909.910,0 Este. Según coordenadas U.T.M. a 10° 15’ 44,4” Latitud Norte y a 68° 10’ 9.3” Longitud Oeste. Localizado a 60° al Noreste del patio de la Hacienda Cariaprima, y a 45° al Sureste del Pico del Cerro de Paja.”(Ver anexo)

Ubicación geográfica del geoglifo de Chirgua.

El escritor y periodista Rafael Delgado en su libro “LOS PETROGLIFOS VENEZOLANOS” (1977), le dedica el capitulo IX al Geoglifo de Chirgua pp.245/262 donde señala que:

…. “El valle de Chirgua tiene la forma de saco hinchado con la boca orientada al sur. A los costados del supuesto saco, hay dos hileras de montañas, estribaciones de la Cordillera de la Costa, que apenas alcanza los mil metros de altitud; por el centro del valle corre el riachuelo Chirgüita ,a partir del fondo, nutrido en tiempo de lluvia por las quebradas . Es una tierra fértil, bien regada y de suave clima”…..”El martes 13 de abril de 1948, firmado con mi seudónimo Lumo Reva, di a conocer por primera vez públicamente lo que los habitantes de Chirgua conocen por la Rueda del Indio; por tratarse de una excavación, le puse el nombre genérico de geoglifo. El artículo apareció en El Nacional de ese día. El geoglifo de Chirgua se encuentra en los terrenos de la finca Cariaprima hoy separados de la finca y pertenecientes a otro propietario. El geoglifo de Chirgua esta en la fila de Olivita, en un cerro de 160 metros de altura que comienza a 700 metros de altitud. Es una figura colosal, hecha en una ladera de un declive de 45 grados.El geoglifo es una zanja laberíntica de unos 40 centímetros de profundidad y un metro de anchura, formando una figura en supuesta posición vertical. Tiene 32 metros de longitud. La parte central de la figura esta formada por tres círculos concéntricos; de la parte superior del circulo exterior salen dos zanjas más, ligeramente divergentes entre si que terminan formando dos espirales apenas enrolladas; en la parte extrema del mismo circulo exterior, es decir en la que esta en el lugar mas bajo del monte, se forma una especie de paralelogramo, de unos tres metros de anchura, del que salen en su parte inferior dos zanjas rectas, del tamaño de todas las demás, es decir de unos 40 centímetros de profundidad por 1 metro de anchura, que forman un ángulo agudo casi recto. Un detalle especial la voluta: sobre el circulo y la zanja inferior a manera de pata del lado izquierdo son visiblemente mayores que las similares del lado derecho; esa diferencia es tan marcada que los que araron la figura tuvieron que hacerla asimétrica voluntariamente. Desde 1948, en que la vi por primera vez y hoy, ha perdido de anchura y profundidad, las zanjas llenándose de tierra que arrastran las lluvias. Este deterioro me confirma que los indios cuidaban periódicamente esa figura, sin lo cual hubiera desaparecido como va a desaparecer pronto si no la cuidan. Lo mas probable es que tuviera el fondo de la zanja cubierto de polvo de achiote, para que se destacara impresionantemente en medio de la verde ladera, que cada día es menor, cada día más secas las quebradas y los arroyos a causa de las talas y quemas.”….”…¿Qué significación tiene el geoglifo de Chirgua?”…… Hombre o dios , por su orientación especial en la ladera hace pensar que estaba allí para indicar a los que se dirigían al fondo del saco del valle de Chirgua quién era él o quienes eran los que allí habitaban, los antecesores de los Jarajara, de quienes estos tomaron habitad y cultura . Debía ser impresionante asomarse al valle y ver en el fondo ese gigante enigmático….”

Levantamiento del Geoglifo de Chirgua. Por Rafael Delgado en “Los petroglifos venezolanos” Monte Avila editores, 1976. Il.76, P.254

En el libro de la arquitecta Ruby de Valencia y la antropóloga Jeannine Sujo Volsky “EL DISEÑO EN LOS PETROGLIFOS VENEZOLANOS” (1987), se encuentra una breve reseña, fotografías y las siguientes referencias bibliográficas:

-Cruxent, José María “El Geoglifo de la Fila de Olivita” Memorias de la Sociedad de Ciencias Naturales de la Salle. Año IX No. 23 enero abril pp. 27-49 Caracas 1949— “Los Petroglifos Venezolanos”. Revista A. No. 2. Septiembre. Caracas 1955

-Straka, Hellmuth “The Earthgliph of Chirgua ,Venezuela”. Review of Ethnology pp. 126-127 Austria 1972 —” El dibujo más grande de Venezuela” Mecánica Nacional p.48 Caracas 1978 —” Los petroglifos en Venezuela” Separata del Boletín de la Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales No. 130/131 p151 Caracas 1976

geo-con-marco-grande

La rueda del Indio. Fila de olivita. Chirgua. Foto de Hellmuth Straka, 1970. En De Valencia & Sujo V.. “El diseño en los petroglifos venezolanos, 1987.

Detalle. La rueda del Indio. Fila de olivita. Chirgua. Foto de Hellmuth Straka, 1970. En De Valencia & Sujo V.. “El diseño en los petroglifos venezolanos, 1987.

-Sujo Volsky, Jeannine.”El Estudio del Arte Rupestre en Venezuela” Universidad Católica Andrés Bello. Instituto de Investigaciones Históricas. Centro de Lenguas Indígenas Caracas 1975 —”Nuevas consideraciones metodológicas para el estudio del arte rupestre venezolano”Actes du XLIIe. Congres International des Americaniste.Vol IXB. Fondation Singer Polignac. París p 247 1976

-Anónimo.”Descubierta una enorme figura indígena en Bejuma” Periódico El Nacional 2 de Septiembre Caracas 1962.

La mas reciente investigación corresponde al antropólogo Bernardo Urbani y el espeleólogo Franco Urbani cuyo trabajo fue publicado en el Boletín El Guacharo No. 44 de Diciembre 1998, denominado Informe sobre el Geoglifo “La Rueda del Indio” Chirgua Venezuela. Sociedad Venezolana de Espeleología

Vista aérea del geoglifo de Chirgua.En www.labsachezfont.com

El Estado Venezolano considerando el inmenso valor antropológico, cultural, histórico, escénico y su carácter singular en el norte de Sur América lo declaro “Bien de Interés Cultural de la Nación” con su correspondiente área de protección mediante Gaceta Oficial No. 5.299 / 29 de Enero 1999 Resolución No. 009-98 / 06 de Noviembre 1998 del Instituto de Patrimonio Cultural, Consejo Nacional de la Cultura, Ministerio Secretaria de la Presidencia (Ver anexo más abajo).


SALAMANCA, Miguel Ángel. El geoglifo de Chirgua (Carabobo, Venezuela).
En Rupestreweb,http://www.rupestreweb.info/chirgua.html

2001

BIBLIOGRAFÍA

DELGADO, Rafael “LOS PETROGLIFOS VENEZOLANOS” Monte Ávila Editores Caracas 1977.

DE VALENCIA, Ruby & SUJO VOLSKY Jeannine “EL DISEÑO EN LOS PETROGLIFOS VENEZOLANOS”. Fundación Pampero. Caracas .1987

Servicio Autónomo de Geografía y Cartografía Nacional Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales Renovables. Republica de Venezuela. Gaceta Oficial No. 5.299 / 29 de Enero 1999 RESOLUCIÓN No. 009-98 / 06 DE NOVIEMBRE 1998 Instituto de Patrimonio Cultural, Consejo Nacional de la Cultura, Ministerio Secretaría de la Presidencia.

ANEXO:

REPÚBLICA DE VENEZUELA MINISTERIO DE LA SECRETARÍA DE LA PRESIDENCIA CONSEJO NACIONAL DE LA CULTURA INSTITUTO DEL PATRIMONIO CULTURAL RESOLUCIÓN No. 009-98 6 DE NOVIEMBRE 1998 188° Y 139°

El Presidente del Instituto del Patrimonio Cultural, en uso de las atribuciones conferidas en el numeral 1° del artículo 10 de la Ley de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural y del numeral 2° del artículo 11 del Reglamento Parcial N° 1 de dicha Ley.

CONSIDERANDO: Que la llamada “Rueda del Indio”, también llamada “Rueda de Los Indios”, “Geoglifo de la Fila de Olivita”, “Geoglifo de Bejuma” o “Geoglifo de Chirgua” es una manifestación de carácter singular, œnica en Venezuela y en el resto de América.

CONSIDERANDO: Que la Fila de Olivita, sitio en donde se encuentra la “Rueda del Indio” constituye un paraje importante en la historia del poblamiento local y dentro del conjunto de recursos ambientales de la región;

CONSIDERANDO: Que por su carácter singular la “Rueda del Indio” es la manifestación arqueológica por la cual es mejor conocida esa región del Estado Carabobo y constituye un símbolo por el cual se reconocen las localidades cercanas;

CONSIDERANDO: Que la llamada “Rueda del Indio” mantiene nexos entrañables con otras manifestaciones arqueológicas del Estado Carabobo y del resto del país, y que por lo tanto su conservación debe ser asegurada, para garantizar el conocimiento cabal de todas esas manifestaciones;

CONSIDERANDO: Que desde los inicios de las investigaciones antropológicas sistemáticas en Venezuela, la “Rueda del Indio”, por su extraordinario valor científico ha atraído el interés de investigadores venezolanos y extranjeros, demostrando así su carácter peculiar dentro del conjunto de las manifestaciones arqueológicas conocidas en el país;

CONSIDERANDO: Que la protección de la “Rueda del Indio” y de sus áreas inmediatas es esencial para mantener la memoria histórica sobre las comunidades indígenas de la región, en la presente y futura colectividad del Estado Carabobo y del resto del país;

CONSIDERANDO: Que por su antigüedad, diseño y dimensiones, la “Rueda del Indio” constituye simuláneamente un recurso cultural, histórico y escénico, de importancia y relevancia nacional e internacional;

RESUELVE:

Artículo 1°.- De conformidad con lo establecido en los artículos 10 numeral 1° y 13 de la Ley de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural se declara Bien de Interés Cultural de la Nación al geoglifo conocido con el nombre de “Geoglifo Rueda del Indio”, tambén llamado “Rueda de Los Indios”, “”Geoglifo de la Fila de Olivita”, “Geoglifo de Bejuma” o “Geoglifo de Chirgua”, ubicado a 1.134.452,0 Norte y 5.909.910,0 Este. Según coordenadas U.T.M. a 10° 15’ 44,4” Latitud Norte y a 68° 10’ 9.3” Longitud Oeste. Localizado a 60° al Noreste del patio de la Hacienda Cariaprima, y a 45° al Sureste del Pico del Cerro de Paja., así como a toda la porción del territorio nacional incluida dentro de los siguientes linderos definidos por accidentes físico-naturales y punto en coordenada U.T.M. (Universal Transversa de Mercator), los cuales se describen a continuación: Partiendo desde el Punto Datum ubicado a 1.134.452,0 Norte y 5.909.910,0 Este, ubicado en la sección media o tronco del geoglifo, intermedia entre los círculos concéntricos y el vértice en donde confluyen los dos apéndices inferiores, hacia el Norte Franco hasta alcanzar la fila del cerro, también conocida como Fila Olivita, en su punto más alto, denominado Punto No. 1, y siguiendo luego por la fila del cerro rumbo Este, hasta el Punto No. 2, situado en la sección de la fila justamente arriba de las cabeceras del ramal extremo Sur de la Quebrada del Puente Los Árboles, después descendiendo y continuando por el cauce o canal de dicha quebrada hasta el Punto No. 3, situado en el sitio en el cual dicha quebrada confluye con el cauce o canal del río Chirgua después de atravesar la cota de los 725 metros sobre el nivel del mar, prosiguiendo rumbo norte a lo largo del cauce o canal del río Chirgua hasta el Punto No. 4, al Oeste franco del Punto No. 5 situado en el punto extremo Oeste de la fila Olivita correspondiente a la cota de los 750 metros sobre el nivel del mar, y continuando luego rumbo Este a lo largo de la fila del cerro hasta alcanzar el Punto No. 1.

Artículo 2°.- Se declara Área de Protección el conjunto paisajístico y ambiental asociado al “Geoglifo de Chirgua” a la sección del valle del río Chirgua incluida dentro de los siguientes linderos definidos por accidentes físico-naturales: Por el Oeste: fila del Cerro El Picacho que asciende desde el sector Hacienda Monte Sacro, a partir de un punto inicial en el extremo Sur de la cota de los 725 metros sobre el nivel del mar, hasta alcanzar la cota de los 1.200 metros, y luego continuando a lo largo de esta cota hacia el Norte y luego hacia el Este y hacia el Sur, incluyendo las secciones de la serranía correspondientes a las cabeceras del río Chirgua y la vertiente Oeste de la Fila El Aguacatal hasta el punto en donde dicha cota intercepta el cauce o canal de la quebrada que desemboca en el sector conocido como Hacienda La Emilia. Continuando aguas abajo por dicha quebrada se sigue su confluencia con el río Chirgua y de alí hasta su punto inicial.

Artículo 3°.- Se prohibe la realización de excavaciones, el levantamiento de edificaciones, estructuras o construcciones, o la ejecución de movimientos de tierras dentro del per’metro considerado Bien de Interés Cultural en la presente declaratoria, así como la aplicación de pigmentos en los surcos o cara del geoglifo, la modificación de las secciones del suelo en donde fue excavado, o el traslado del material arqueológico asociado afuera de los linderos del área demarcada, sin autorización expresa y asesoría técnica especializada del Instituto del Patrimonio Cultural. Asimismo se prohibe la colocación de artefacto, construcciones o estructuras que afecten su visibilidad o el aspecto natural de su entorno ambiental y paisajístico inmediato.

Artículo 4°.- Se recomienda evitar la colocación de artefactos, construcciones o estructuras que afecten el aspecto natural del entorno ambiental y paisajístico inmediato considerado dentro de los linderos del Área de Resguardo y Protección, especialmente en cuanto a elementos tales como la vegetación, las aguas, las formaciones orogénicas o las edificaciones de interés histórico relacionadas con la práctica de actividades agropecuarias. Para la realización de las actividades antes seáaladas se requerirá la autorización y asesoría técnica especializada del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales Renovables y del Instituto del Patrimonio Cultural.

Artículo 5.- Notifíquese de la presente resolución a los propietarios de los terrenos donde se encuentra ubicado el “Geoglifo de Chirgua”, también llamado “Rueda del Indio”, “Rueda de Los Indios”, “Geoglifo de la Fila de Olivita”, o “Geoglifo de Bejuma”, al Alcalde del Municipio Bejuma, a los Miembros de la Cámara Municipal del Municipio Bejuma; al Gobernador del Estado Carabobo; a los Miembros de la Asamblea Legislativa del Estado Carabobo; a los Ministerios del Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables, Energía y Minas y de la Secretaría de la Presidencia; al Presidente del Instituto Agrario Nacional (IAN) y al Presidente del Instituto Nacional de Parques (INPARQUES).

Comuníquese, notifíquese y Publíquese.

GIAN PIETRO POSANI CONTESI— Presidente del Instituto del Patrimonio Cultural

Petroglifos del área de Santa Bárbara en el estado Barinas (Venezuela)

Este grupo de grabados rupestres están situados a escasos cinco kilómetros de la población de Santa Bárbara, capital del Distrito Ezequiel Zamora en el Estado Barinas y en una colina conocida con el nombre de cerro Mano de Tigre, situada esta en las primeras estribaciones de los Andes occidentales venezolanos.

Probablemente el topónimo de este lugar se deba a que algunos de los petroglifos ubicados en esta área representan la característica “mano e tigre”. El grupo de superficies rocosas se encuentran diseminadas en una pequeña área de dicha planicie y desde la cual se observa hacia el sur el amplio panorama de los llanos, incluyendo una panorámica de la ciudad de Santa Bárbara.

La estación de petroglifos la configuran una docena de rocas de formación basáltica, las cuales presentan la característica de haber sufrido una fuerte erosión y fractura, habría que hacer un estudio geológico de la zona para motivar las causas que determinó este fenómeno.

En total son ocho las superficies rocosas que poseen petroglifos que se puedan identificar. La roca que mejor conserva los grabados es la denominada por los lugareños “mano e tigre”, por ser la huella de dicho felino la que aparece más representada en doce de las figuras que se distribuyen en su superficie.

Igualmente, destacan varias líneas serpenteantes, que conjuntamente con varias espirales de pequeño tamaño, completan el repertorio de este panel. Debido a que la roca fue volada con dinamita por buscadores de “tesoros” (afortunadamente no sufrió fractura), se hundió en el hueco originado por la explosión, por lo que su emplazamiento actual no es el original, ya que se trasladó a los jardines de la Casa de la Cultura de la población de Santa Bárbara, situada al frente de la Plaza Bolívar de dicha ciudad; la misma ha sido tratada con una especie de barniz o laca y los grabados pintados en blanco, lamentablemente este trabajo no es el conveniente a la hora de velar por la conservación de otros petroglifos de la región, además algunos de los grabados no están bien marcados causando una confusión de lectura. Por la información que obtuve, es que dicho proceso no tuvo ningún apoyo técnico o científico para el rescate de dicha joya arqueológica.

En el resto de las rocas, destacan tres de ellas, las conocidas con el nombre de “amoladores”, donde probablemente los pobladores prehistóricos de la zona afilaban sus puntas de flecha u otro tipo de armas y herramientas. Con respecto a este tipo de grabados no conocidos en otros lugares de la región, tenemos referencias en numerosas rocas ubicadas en los ríos de la cuenca del Orinoco, en el estado Bolívar y el Territorio Amazonas de Venezuela. Igualmente dentro de los otros petroglifos destacan las ya reseñadas “mano e tigre”, figuras solares, combinaciones circulares, espirales con ramificaciones y numerosas cazoletas. La más espectacular quizás sea la que presenta únicamente dos espirales, una de ellas finalizando con cinco ramificaciones.

Por lo que hemos visto, el área de Santa Bárbara, difiere, en lo que respecta a su temática, con los de otros petroglifos de la región, notando la ausencia de figuras realistas como: animales, figuras humanas, rostros, etc. Además también difieren en cuanto la apariencia del surco, por lo que podíamos estar ante petroglifos realizados por un grupo autóctono asentado en este lugar.

Queremos hacer hincapié ante los organismos y autoridades competentes, pues debido a que esta área arqueológica está muy cercana al vertedero de basura de la población de Santa Bárbara, donde continuamente se están quemando desperdicios, aparte de la explotación de varias canteras de arena, cercanas a la estación arqueológica, los ya “sufridos” petroglifos están condenados a desaparecer en un futuro no muy lejano y creemos debiera implementarse una política de rescate al respecto, en salvaguarda de estas hermosas manifestaciones precolombinas.

En un viaje efectuado hace pocos años, pudimos constatar, debido a la quema de maleza y árboles en la zona, que ha hecho el lugar más visible y accesible, la presencia al pie de la planicie donde se encuentra la estación con petroglifos, de un montículo o túmulo artificial de unos dos metros de alto por unos veinticinco metros de diámetro, probablemente perteneciente a la Cultura Arahuaco y de los cuales hay muestras en numerosos lugares del estado, especialmente en la zona de los llanos, haciendo que este lugar se convierta en un modelo novedoso para el estudio de ambas manifestaciones arqueológicas. También ubicamos dos nuevas superficies rocosas con grabados de las mismas características que los reseñados anteriormente.

 

Novoa Álvarez, PabloPetroglifos del área de Santa Bárbara en el estado Barinas (Venezuela).En Rupestreweb, http://rupestreweb2.tripod.com/santabarbara.html