Se tragó una «ballena» a Jonás?


Durante tres días y tres noches, el profeta Jonás permaneció confinado en el interior de un «monstruo subacuático» por expreso deseo de Yahvé. Su relato recuerda poderosamente las historias de otros arrebatados, como Enoch o Elías, que fueron llevados por los aires en la «gloria de Yahvé». La duda es: ¿fueron la «ballena» de Jonás y la «gloria de Yahvé» vehículos anfibios y aéreos cuyas descripciones se mitificaron en la Biblia?

Según se deduce del Libro de Jonás, aproximadamente bajo el reinado de Adadnirari III (809-781 a.C.), Yahvé ordena a su profeta que acuda a Nínive, capital de Asiria, a predicar su palabra, «porque el clamor de sus maldades ha subido hasta mi presencia» (Jonás 1, 1-2). Misión que no resultaría nada grata a Jonás —quien profetizara al rey Jeboroam II (783-743 a.C.) que recobraría los límites del reino de Israel—, entre otras cosas porque Nínive es, en ese momento, un importante centro de cruces culturales y los cultos a diferentes deidades están muy arraigados.

La primera reacción de Jonás fue, pues, huir, renegar de su misión; y para ello, se embarca en Jope (Yaffá) con la intención de dirigirse a Tarsis (probablemente la Tartessos ubicada en la actual Andalucía occidental, aunque otros autores la suponen en el extremo oriental del Mar Rojo). Sin embargo, no irá muy lejos: nada más salir a alta mar, se levanta una fuerte tempestad y, de inmediato, los marineros se persuaden de que en la nave se encuentra algún pecador contra el cual Dios está desatando sus iras. Al echar a suertes quién es el portador del infortunio, a fin de tratar de poner remedio a la fatalidad, éstas caen sobre Jonás, que termina siendo arrojado al mar; con lo que, enseguida, renace la calma (1, 1-17).

El mismo Libro de Jonás relata cómo, en ese momento, un «enorme pez» se traga a Jonás, que, vivo en el vientre del presunto cetáceo, entona un salmo de acción de gracias. Sólo después de tres días y tres noches confinado en su prisión acuática, Yahvé da órdenes al «pez» para que Jonás sea «vomitado» en una ribera (2, 1-10) y le manda nuevamente ir a predicar a Nínive. En esta ocasión, por supuesto, acata las órdenes «divinas» y predica en las calles de la ciudad, amenazando a sus habitantes con la destrucción total si no se convierten en el plazo de cuarenta días. Por fortuna para ellos —los lectores de la Biblia ya conocen cómo se las gastaba Yahvé— el rey y la población entera obedecen y se evita la catástrofe (3, 1-10).

Tras la conversión de Nínive, Jonás se siente muy afligido e incomodado por su falta de fe y desea que le llegue la muerte cuanto antes, pero Yahvé le reprende simbólicamente secando una yedra bajo la que se había acomodado en busca de sombra. Con ello, Yahvé pretende mostrarle cuánta tristeza habría sentido con la destrucción de los ninivitas (4, 1-2).

El debate histórico

Ahora bien, ¿narra el Libro de Jonás un episodio real o se trata tan sólo de una fábula con la moraleja de la obediencia que se debe a Yahvé? Varios autores modernos niegan la historicidad de la narración y consideran este episodio bíblico como una piadosa leyenda o como una ficción doctrinal con el fin de inculcar la idea universalista de la misericordia divina sobre la salvación de los gentiles. En las notas introductorias del franciscano José Trepat —incluidas en la edición revisada y corregida de la versión de la Vulgata de Félix Torres Amat— se incide en el hecho de que, como indican H. Haag, A. van den Born y S. de Ausejo en su valioso Diccionario de la Biblia, muchos exégetas actuales, incluso católicos, han abandonado la antigua hipótesis que afirma que el mismo profeta Jonás habría escrito el libro que figura con su nombre. La mayoría de los autores asignan al libro una fecha postexílica: hacia el año 400 (Robinson) o entre el 400 y el 200 (Weiser); y lo mismo opinan muchos católicos como Van Hoonacker, Tobac, Dennefeld o Chaine por citar sólo a unos pocos.

En cuanto a qué pudo haber sido el misterioso pez que se tragó a Jonás, hay explicaciones para todos los gustos. Así, el citado José Trepat afirma que «el pez que se tragó a Jonás no era una ballena, que no puede tragar ningún cuerpo de alguna magnitud; sino un tiburón, de boca enorme, y de seis o hasta ocho metros de longitud, que puede tragar fácilmente un hombre y hasta un caballo, y conservarlos enteros en su vientre por algunos días; si bien, no vivos. El milagro en el caso de Jonás estuvo en conservarse vivo en el vientre del tiburón». Pero en nuestra opinión, y aunque es de agradecer la intención de Trepat de explicar el hecho, resulta obvio que, fuera tiburón o ballena, el asunto principal sigue siendo el mismo: ¿cómo pudo Jonás salir vivo del vientre del «enorme pez» sin recurrir al «milagro»?

 

¿Pudo Jonás en realidad haber sido «abducido» por una especie de vehículo submarino a las órdenes de Yavhé?

Otros autores, por su parte, intentan explicar el prodigio argumentando que todo obedeció a un sueño o admitiendo que Jonás fue traído a tierra a lomos de un monstruo marino, sobre un gran cetáceo ya muerto que flotaba inerte sobre las aguas o sobre una embarcación llamada Tiburón.

Tampoco faltan los que ven en este relato una «historia libre»; esto es, una forma imaginaria de desarrollar un núcleo histórico, comparable a las novelas históricas actuales, o los que intentan explicar el Libro de Jonás alegóricamente, en el sentido de que en la persona del profeta estarían simbolizadas la misión y el destino de Israel entre los pueblos.

Por otro lado, defienden una interpretación mitológica todos los que creen que existe alguna relación entre el Libro de Jonás y las leyendas de Hércules, Semíramis, Gilgamesh, Jasón, Perseo, Orión y hasta Oannes. Incluso hay quien encuentra conexiones entre el Libro de Jonás y las leyendas de la India, pues en el Diccionario de los Símbolos, de J. Chevalier y A. Gheerbrant, se nos explica que, en la India, el avatar vishnuita del pez (Matsia) guía al arca sobre las aguas del diluvio; sólo que en el mito de Jonás, la ballena sería el arca misma.

«Matsya Avatar» (ca 1870), pintura de Uttar Pradesh (India), actualmente en el museo V&A de Londres.

Para el esoterista René Guénon, sin embargo, la entrada de Jonás en la ballena simboliza la entrada en el periodo de oscuridad intermedio entre «dos estados o dos modalidades de existencia». Para Guénon, Jonás en el vientre de la ballena es el germen de inmortalidad en el huevo, en la matriz cósmica, y la salida de Jonás, la resurrección, el nuevo nacimiento, la restauración de un estado o de un ciclo de manifestación.

Por último, cabe la posibilidad, apuntada ya por otros autores, de que el pez fuese en realidad un submarino al servicio de Yahvé, poniendo de nuevo en entredicho su supuesta divinidad, algo inaceptable, por otra parte, para un ser que —como evidencian una y otra vez las sagradas escrituras— muestra pasiones y odios demasiado mundanos. De hecho, baste recordar que la «ballena» estaba preparada en el momento de caer Jonás al agua y obedeció en todo momento las instrucciones de Yahvé manteniendo vivo —y se supone que alimentado y en buen estado— al profeta.

Eso sí, nadie ha explicado jamás qué vivió Jonás durante las 72 horas a bordo de aquel presunto «cetáceo», más parecido a cualquier «gloria de Yahvé» voladora —como las que raptaron a los profetas Enoch y Elías— que a animales naturales bajo control divino. En suma, cabría otra lectura muy distinta de la Biblia si resultara que Yahvé no era sino un astronauta no terrestre.

Por Sergi Faber I Castellanos.

MysteryPlanet.com.ar

ASTRONAUTA FRANKLIN CHANG VIÓ OVNIS EN EL ESPACIO


El análisis de 2.500 horas de filmación obtenidas por las misiones de los transbordadores de NASA en los últimos diez años ha revelado que muchos astronautas tuvieron encuentros ovnis en el espacio recientemente. Los estudiosos creen que sólo se trata de la punta del iceberg, pero el primero de estos casos ya ha visto la luz.

Franklin Chang-Díaz fue el astronauta encargado de comunicar a Houston cómo eran los objetos luminosos que escoltaban la nave. (SEP).
La revista inglesa “UFO Magazine” y la española “Más Allá” obtuvieron 2.500 horas de filmaciones de la NASA sobre los viajes espaciales de sus transbordadores, en los cuales, según afirman, se relatan avistamientos de Objetos No Identificados, (conocidos generalmente como ovnis), por parte de algunos de los astronautas , entre ellos nuestro compatriota Franklin Chang-Diaz, en una de las misiones que efectuó en el transbordador Columbia y cuando realizaba una caminata espacial.
Esta es la información publicada:

PRIMER AVISO A HOUSTON

“Hay muchos objetos esféricos detrás de nosotros”, gritó el astronauta Claude Nicollier al centro de control de Houston tras ocho segundos de interminable silencio. Justo antes, los astronautas de la misión STS-75 del transbordador espacial Columbia comunicaban que algo extraño estaba sucediendo en medio del vacío. En esos momentos sobrevolaban el norte de África, tratando de po-ner en órbita un satélite italiano que iba atado al transbordador mediante una cuerda o “atadura” de casi 20 kilómetros. La NASA pretendía averiguar si a través de la misma podía suministrar electricidad al artefacto.

Mientras los astronautas procuraban culminar con éxito su objetivo, llegó lo inesperado: decenas de esferas luminosas y un extraño objeto alargado comenzaron a rodear la “atadura” y el satélite artificial poniendo en serio riesgo la misión.

Los hechos ocurrieron el 26 de febrero de 1996, pero solo años después han podido conocerse los detalles. Y todo gracias a la adquisición, por parte de los investigadores de la publicación británica UFO Magazine, de 2.500 horas de filmación tomadas por las misiones espaciales efectuadas durante los años noventa.

FRANKLIN CHANG DESCRIBE A HOUSTON LOS OBJETOS

Según se deriva de la filmación, que incluye también el registro sonoro de las comunicaciones entre astronautas y Houston, los hechos ocurrieron durante el intento de puesta en órbita del satélite. En ese momento, cientos de pequeños puntos de luz se situaron detrás de la “atadura”. Poco a poco, aquellas “esferillas” luminosas comenzaron a acumularse con intensidad. “Franklin, estamos viendo una línea larga, un par de cosas parecidas a estrellas y muchas cosas que nadan en primer plano” -dijeron en ese instante los controladores espaciales en Tierra a uno de los astronautas-. “¿Puedes describimos lo que estás viendo?”.Y en el espacio, a cientos de kilómetros de altura y cuando el Sol del amanecer surgía por la línea de horizonte de la Tierra, el tripulante del Columbia Franklin R. Chang-Díaz, con evidente tensión, señaló: “La línea larga negra es la ‘atadura’ del satélite, pero hay como escombros que tienden a volar con nosotros y que están iluminados por el Sol en los ángulos bajos. Hay mucha luz difusa”.

LA NASA ACHACÓ A LOS OBJETOS EL FRACASO

La misión, que tenía por objeto situar al satélite en órbita, fracasó. Meses después, el 4 de junio de 1996, la NASA emitió un informe de 358 páginas analizando las causas.

En el extenso escrito, la agencia espacial norteamericana llega a la conclusión de que algo ajeno a la nave Columbia influyó decisivamente en el suceso, pero no aclara la naturaleza de dicho agente externo que ahora, tras la “desclasificación” de la filmación, ha cobrado cierto sentido.

JOHN GLENN VIO LAS MISMAS “LUCIÉRNAGAS’ EN EL ESPACIO

Las luces que pueden apreciarse escoltando al Columbia permanecen en las proximidades de la nave durante varios minutos, lo que descarta la hipótesis de los meteoritos. Curiosamente, un día antes del incidente un aficionado filmó un extraño objeto amarillento con forma de trompo aproximándose a la nave espacial cuando ésta se acercaba a la vertical de Florida en una de sus rotaciones en torno a la Tierra. Además, y por señalar más precedentes, la observación protagonizada por los astronautas de la nave Columbia es bien similar a las “luciérnagas luminosas” que en 1962 observó el primer astronauta norteamericano, John Glenn, que describió el fenómeno o uno “campo de estrellas que seguían la nave y que me acompañaron en las tres órbitas que di en torno a la Tierra”. En opinión del investigador canadiense Martyn Stubb , “es como si el fenómeno observado por Glenn siguiera ahí, en el espacio exterior”. Y la NASA, al proporcional estas filmaciones, opina Graham W. Birdsall, editor de UFO Magayne, “parece querer desafiarnos para que lo busquemos”. Algo está pasando en el seno de la agencia espacial norteamericana… ¿Nos preparan para contarnos la verdad?

• Nuevos documentos secretos:

¿QUÉ SABIA KENNEDY SOBRE LOS OVNIS?

Encontró la muerte el 22 de noviembre de 1963. Hablamos, por supuesto, de John Fitzgerald Kennedy. Las incógnitas sobre su asesinato no las han apagado el tiempo. Una muerte que ha sido abono para todo tipo de mitos y conspiraciones. Entre ellas, aquella que buscaba el móvil en unas supuestas revelaciones que sobre los ovnis estaría dispuesto a hacer el presidente Kennedy. Y es que en la biblioteca que archiva todos los documentos oficiales referentes al desaparecido presidente se han encontrado dos escritos que podrían referirse al fenómeno ovni. Uno de estos documentos parece estar relacionado con el comité de científicos, políticos y militares que participaron en la investigación de los restos del supuesto ovni estrellado en Roswell en 1947. Pues bien, según escrito, Kennedy estaba al tanto de todas las investigaciones, ya que se le menciona expresamente como el único diputado de la época, años cincuenta, fecha del informe, consciente de la verdad sobre los incidentes. Paralelamente a este documento ha aparecido otro firmado por el mismo Kennedy diez días antes de fallecer. En este escrito, aquel hombre que muy poco tiempo después iba a ser asesinado, solicitaba la creación de un comité conjunto con la URSS que se encargara de la investigación del espacio exterior. En el escrito, censurado en muchas partes, pero claramente firmado por él, insta a los organismos correspondientes para que todos los documentos clasificados sobre este tipo de investigaciones le fueran remitidos a su despacho antes del 1º de febrero de 1964. Lamentablemente, falleció meses antes, sin que hoy podamos saber si Kennedy, como tanto se ha especulado, tenía la intención de dar a conocer los secretos ovni custodiados por el gobierno de Estados Unidos.

Fuente: Diario Extra 2009

La Reliquia Alienígena Encontrada Y Destruida En Nazlet, Egipto


Una posible reliquia alienígena, se ha encontrado en el pueblo egipcio de Nazlet el Samman.

La reliquia es la piedra angular de una puerta de la ciudad, data de cientos de años de antigüedad, y muestra claramente a un alien humanoide, posiblemente un pequeño gris o astronauta, rodeado de antiguos glifos y marcas

Las reliquias Extraterrestres fueron encontradas y destruidas por aquellos que no quieren que la verdad surja que existieron en la tierra distintas formas de vida extraterrestre.

¿Podría haber un secreto más grande que estaban ocultando?

¿Por qué las autoridades quieren destruir lo que podría ser un posible vínculo con nosotros y formas de vida extraterrestre?

La posible reliquia alienígena, se ha encontrado en el pueblo egipcio de Nazlet el Samman. La reliquia es la piedra angular de una puerta de la ciudad, tiene cientos de años de antigüedad, y muestra claramente a un alien humanoide, posiblemente un pequeño gris o astronauta, rodeado de glifos y marcas antiguas.

theeventchronicle.com

Por qué el Vaticano encubrió la historia del mundo previo al gran diluvio?


Ha habido un masivo encubrimiento por la Iglesia Católica Romana para mantener al público en general apartado del conocimiento de que había una civilización avanzada antes del gran diluvio. La historia del mundo antes del gran diluvio ha sido encubierto y pasado por alto por el Vaticano, debido a las ideologías bíblicas y como una manera de evitar que el mundo interactúe con las especies exóticas.

 ¿El Vaticano controla la historia?

La historia ha sido sobrescrita por fuerzas poderosas, y artefactos y artículos académicos que atestiguan este mundo antes del gran diluvio han sido confiscados. Las iglesias fueron construidas sobre sitios paganos tanto para conquistar las civilizaciones como para encubrir los restos previos a las inundaciones. Se ha propagado una narración de que fuimos una especie Neanderthal, que luego evolucionó hacia nuestro estado humano actual. Sin embargo, con testimonios de primera mano, se ha descubierto que esto es falso. ¿Pero por qué el núcleo de la iglesia católica romana orquestaría esta encubierta?

Esto es porque esta civilización pre-diluvio fue de hecho sembrada por una especie exótica. Esta especie construyó un increíble conjunto de monolitos y artefactos imponentes, simplemente incomparables en el mundo de hoy. Estos alienígenas sembraron las primeras poblaciones humanas para llevarlas a donde estamos hoy, aunque el diluvio borró gran parte de esta evidencia. Si el público en general supiera de esta anterior civilización, no habría control sobre la población. Además, los sitios paganos sobre los que se construyeron muchas iglesias sirvieron como portales para que estos extraterrestres viajaran de un lado a otro entre la Tierra y sus áreas del universo.

Algunas pruebas de esto se encuentran tanto en los restos de los gigantes y aquellos con otras deformidades genéticas. Estas anormalidades se debieron a la mezcla de especies no humanas con seres humanos.

El gran diluvio intentó borrar la pizarra de todas estas anormalidades, pero no hizo el trabajo. Por lo tanto, el Vaticano tuvo que entrar con las ideologías de la Biblia y tratar de encubrir el resto de la evidencia. Es verdaderamente fascinante ver algunos de estos masivos encubrimientos expuestos mientras los investigadores curiosos desentierran más y más pruebas de esta gran civilización.

Timothy Alberino, director y presentador del revelador documental ‘Leyendas Verdaderas, La Sede Impura’, afirma que existen pruebas del largo complot del Vaticano para encubrir la historia del mundo previo al gran diluvio, y al mismo tiempo, preparar a la humanidad para la llegada de sus Señores del Espacio, que traerá un evangelio diferente.

Alberino dice: “Escondido en las bóvedas y los archivos, descubrimos la prueba, eso de hecho -y esto no es sólo una especie de teoría de la conspiración, es la verdad- que el Vaticano ha tenido acceso a artefactos ocultos, especialmente Artefactos relacionados con la realidad del mundo antes del diluvio de Noé que han confiscado y ocultado o encubierto.”

La historia ha sido suprimida en el encubrimiento más grande, a largo plazo, y el Vaticano conoce todos los secretos.

El Vaticano está monitoreando constantemente los cielos con el Telescopio LUCIFER, mientras se preparan secretamente para la llegada de sus Maestros alienígenas.

Parecen estar creando intencionalmente algo que va a situar a la Iglesia Católica Romana en el primer plano de una oficial revelación extraterrestre.

Aquellos que controlan el pasado controlan el futuro, y ninguna organización en la Tierra tiene un control más estricto sobre la historia oficial que la Iglesia Católica Romana.

http://conspiraciones1040.blogspot.com