El misterio de la desaparición de los “niños de las cajas de leche” que llevan 20 años sin resolver en Reino Unido


Era el día después de Navidad de 1996.

Patrick Warren y su amigo David Spencer habían pasado el día juntos jugando cerca de sus hogares en Chelmsley Wood, un área extensa de viviendas subsidiadas por el estado en las afueras de Birmingham, en el oeste de Reino Unido.

A pesar de su corta edad –11 y 13 respectivamente– vagaron por la zona hasta cerca de la medianoche, cuando David volvió a su casa.

Le dijo a su madre que iba a pasar la noche en la casa del hermano de Patrick, a una corta distancia.

Pero en vez de dirigirse directamente hacia allá, los muchachos decidieron permanecer en la calle.

Patrick montaba su nueva bicicleta roja -un regalo que le habían dado el día anterior- y David iba a pie.

Se dirigieron a una gasolinera, a pocos minutos de sus casas. Allí compraron un paquete de galletas. Después, el encargado de la tienda los vio caminar hacia el centro comercial de Chelmsley.

La hora era 00:45 GMT. Fue la última vez que fueron vistos vivos.

Paddy Warren

Callejeros

Patrick -conocido como Paddy- era uno de siete hermanos de una familia irlandesa. Jugaba fútbol, ​​le gustaban los fideos y solía burlarse de su madre por su acento irlandés cuando esta se impacientaba.

“Vivía un poco en el lado salvaje”, dijo Bridget Warren, la madre, en 1997. “No tiene sentido decir que era un ángel, porque no lo era. Yo diría que era atrevido, pero las madres de otros niños solían decir: ‘Paddy es un chico fantástico’, incluso sus maestros decían que era un buen muchacho”.

David Spencer

David, aficionado al box, era recordado por su madre Christine O’Toole como “adorable, encantador”, pero también tenía un lado problemático.

Delitos menores lo habían llevado a la corte juvenil y finalmente había sido expulsado de su escuela, a los 12 años.

“No le gustaba la disciplina, no podía decirle qué hacer”, dijo su madre un año después de su desaparición. “Era agresivo, si alguien le hacía daño, tomaba la justicia por sus propias manos y usaba la fuerza para protegerse, lo cual era inaceptable”.

Un exprofesor de Coleshill Heath School, de donde David fue expulsado, lo recuerda como un muchacho brillante que “tenía presencia”.

“Había un número significativo de chicos que tenían problemas, pero David era diferente”, dijo. “Era su imprevisibilidad. No se podía decir cuando algo iba a salir mal con él”.

“Cuando no lo encontraron, nos sorprendimos. Él era uno de los alumnos que mejor conocía la calle en ese momento”.

Chelmsley Wood

Chelmsley Wood

¿Fugitivos?

En los días posteriores, la policía trató el caso como una investigación normal de personas desaparecidas.

Tocaron puertas y hablaron con vecinos, revisaron edificios y los lugares en los que se sabía que jugaban.

Los oficiales decían estar preocupados por su bienestar, pero al mismo tiempo enfatizaban que eran “streetwise” (personas con conocimiento de la calle).

Decían a los medios de comunicación que no había razón para creer que los muchachos hubieran sufrido algún daño.

Especulaban que podrían estar jugando o que se estaban quedando con amigos. Se ofreció una recompensa de 500 libras por información sobre su paradero.

A finales de enero, la policía dio una conferencia de prensa en la que las madres de los niños les pedían que regresaran a casa.

En abril de 1997, Paddy y David se convirtieron en los primeros niños en aparecer en cajas de leche de cuatro litros en 770 tiendas de la cadena Iceland, como parte de una campaña de la Línea de Ayuda Nacional de Personas Desaparecidas.

Los medios de comunicación locales apodaron a los chicos “Niños de las cajas de leche”, pero después de cuatro semanas no hubo grandes pistas y la historia no obtuvo atención de la prensa nacional.

Paddy Warren en una caja de leche.

Cobertura del periódico local.

Los reporteros locales aseguraban que la policía consideraba a los muchachos como fugitivos. Pero había indicios de lo contrario.

La nueva bicicleta de Paddy había sido encontrada, aparentemente abandonada, detrás de la gasolinera donde fueron vistos por última vez.

Mark Cowan, un exreportero de temas policiales del periódico Birmingham Mail que cubrió el caso durante 15 años, cree que debería haber indicado que los chicos no eran fugitivos.

“Si te vas a escapar, ¿por qué te deshaces de tu bicicleta en una gasolinera?”, dice. “Fue su regalo de Navidad, fue un gran regalo para él, probablemente era su posesión más preciada. Dejarla dentro de las 24 horas de recibirlo… si uno va a huir, lleva su bicicleta, aunque sea para cubrir mucho más terreno”.

Chelmsley Wood
La bicicleta roja de Paddy fue encontrada detrás de la gasolinera donde los niños fueron vistos por última vez.

Una cuestión de clase

Cowan se reunió por primera vez con las familias de los niños en 1997. Sospechaba que la policía consideraba que era una cuestión de “dos chicos callejeros que huían de casa” y dijo que no cambió esa mentalidad a tiempo.

“Siempre me he preguntado si fue tratado como [un caso de personas desaparecidas] durante mucho tiempo porque eran dos chicos de una parte pobre de la ciudad, que no le importaban a nadie más que a sus familias y amigos. Me gustaría pensar que eso no es cierto y que sea sólo mi opinión, pero siempre fue una de las cosas que estaba en mi mente”.

Chelmsley Wood
Algunos sugieren que hubo negligencia en la investigación porque los niños pertenecían a familias pobres de la ciudad.
Chelmsley Wood
Dos profesores de Criminología que investigaron el caso creen que Paddy y David eran percibidos como “adultos” y no como los niños vulnerables que eran.
“Se les trataba como adultos”, dice Wilson . “Hubo mucha atención en que no eran buenos en la escuela y en que uno de ellos fumaba cigarrillos”.
“Había una sensación de que no eran realmente niños, cuando en realidad lo eran”.
El profesor agrega: “Si hubieran sido dos chicos de [clase media], ese caso habría sido tratado inicialmente de manera muy diferente. Había un juicio de clase que hacía verlos como fugitivos, en vez de vulnerables”.
David Wilson
El profesor David Wilson cree que el la condición social de los chicos afectó cómo se trató su caso.

Algo siniestro

En 2006, diez años después de que Paddy y David desaparecieran, el caso fue revisado por la policía de West Midlands, región a la que pertenece Birmingham.

Uno de los oficiales principales en la revisión, el inspector Mick Treble, está ahora jubilado.

“Cuando miré el caso, no podía creer que dos niños de esas edades desaparecieran y no se generara un gran clamor”, dice. “Pero no creo que eso haya afectado nada de la investigación”.

El inspector Treble cree firmemente que la policía hizo las investigaciones rutinarias requeridas en los casos de personas desaparecidas al entrevistar a las últimas personas que los vieron, familiares, amigos, y al revisar los lugares que frecuentaban.

“La cosa que pareció no haberse hecho fue que con esas edades, se debió levantar una bandera roja para ver si había ocurrido algo siniestro”, opina Treble.“No tengo ninguna duda de que algo siniestro sucedió”.

Paddy Warren y David Spencer
Las fotos de los chicos fueron modificadas digitalmente para suponer cómo se hubieran visto después de unos años.

 

Brian Field
El principal sospechoso del caso era Brian Field, un hombre con antecedentes de pedofilia.

En 2006 el caso fue revisado y la atención se dirigió hacia el pedófilo Brian Field.

Cuando Paddy y David se perdieron, Field vivía en Solihull, a ocho kilómetros de Chelmsley Wood, el barrio de los niños.

En 1999, tres años después de la desaparición de estos amigos, el hombre fue arrestado por manejar bajo los efectos del alcohol.

Una prueba de ADN permitió identificarlo como autor de la violación y el asesinato de Roy Tutill, un escolar de 14 años de Surrey, en el sur de Inglaterra, ocurridos en 1968, y condenarlo a cadena perpetua.

El ex trabajador agrícola ya había cumplido una sentencia de prisión por secuestro de dos niños en los años 80.

¿Podría haber matado a Paddy ya David?

“Tenía un modus operandi específico [de secuestrar a chicos] y ese modus operandi coincidía con el caso de Paddy y David”, dice el Prof. Wilson.

El profesor Wilson cree que se podría haber hecho más en las primeras etapas de la investigación.

“Si la policía hubiese investigado adecuadamente, habrían ido a la casa de Field, habrían ido a su lugar de trabajo, habrían hablado con la persona en la gasolinera y le habrían preguntado si había visto a Field hablar con esos muchachos”, dice.

En 2006, Field fue señalado como sospechoso. Fue interrogado por detectives y excavaron en un terreno que usaba como botadero en Solihull.

Pero no hallaron ninguna prueba y no pudieron obtener una confesión.

Excavaciones en Old Damson Lane, Solihull.
Un terreno usado por Brian Field fue excavado como parte de la Operación Stenley, una reapertura del caso en 2006.

 

Excavaciones en Old Damson Lane
La búsqueda en el terreno en Solihull fue infructuosa.
“No tenía nada que perder”, recuerda Treble. “Pero su negación fue vehemente, dijo que no había nada con lo que pudiera ayudar”.
La BBC le escribió a Field, que se encuentra en prisión, pidiéndole una declaración sobre la desaparición de los niños, pero no respondió.
La policía de West Midlands dice que sigue siendo una persona de interés “debido a su historia de abuso”.

Un caso extraño

La desaparición de Paddy y David es realmente excepcional.

Según el Centro de Estudios de Personas Desaparecidas de Reino Unido, la mayoría de los casos de niños desaparecidos se resuelven en 48 horas y sólo el 1% de los casos siguen abiertos por más de un año.

Caroline Marsh es ahora la detective a cargo del caso. Explica que el retraso en las pesquisas se debió en parte al hecho de que ambos niños habían contado a sus familias la misma historia: que cada uno iba a la casa del otro por la noche.

“El punto de vista era que solo eran muchachos divirtiéndose. Tardaron varios días y semanas en llegar a la conclusión de que algo estaba realmente mal y que por eso no regresaban”, comenta.

La Policía de West Midlands dice que su equipo de homicidios continúa investigando el caso, aunque no ha habido nada significativo hasta la fecha.

En una conferencia de prensa el miércoles 21 de diciembre, el hermano menor de David, Lee O’Toole, dijo que lo más difícil para las familias es no saber dónde están los restos de los niños.

“Estoy convencido de que hay alguien ahí fuera que sabe lo que le pasó a mi hermano”, dijo. “Les ruego que se presenten”.

“Necesitamos saber dónde están para ponerlos a descansar, esa información podría permitir a mi familia seguir adelante”.

Christine O'Toole y Bridget Warren
Christine O’Toole y Bridget Warren rogaron a sus hijos que se pusieran en contacto con ellas en una conferencia de prensa en 1997.
Chelmsley Wood
“Necesitamos saber dónde están para ponerlos a descansar”, dijo el hermano de David, Lee O’Toole.

Una burla

En la casa de la infancia de David en Circus Avenue, en Chelmsley Wood, su madre Christine se pregunta cuál es el punto de hablar con la prensa. “Nada bueno ha salido de eso”.

A pocos minutos, en la casa de Paddy en Chelmsley Road, la recepción es similar.

Su hermano mayor, Derek, abre la puerta y grita por encima de su hombro: “Están aquí por los muchachos”.

Bridget, la madre, grita desde una habitación: ¡No, no hables con ellos!

Derek se dirige hacia otro hombre que se encuentra en la cocina: “Quieren hablar de Paddy”.

“No me interesa”, responde, sin levantar la vista.

Derek está de acuerdo con que el caso de los chicos no obtuvo la cobertura de prensa que merecían y que la policía no hizo lo suficiente para encontrarlos.

“Fue una burla, añade, antes de cerrar la puerta.

NOTA DEL EDITOR:

Este caso se puede decir que es un verdadero misterio por la forma en que desaparecieron, estarán muertos o a caso pasaron a otra dimensión ? o portal dimensional, esta conclusión es la que mas se acerca  a una posible solución del caso ya que se realizaron todas las esperticias investigativas que hasta los familiares de los niños pudieron llegar.

Extrañas personas que cambiaron a otras dimensiones


La idea de realidades paralelas más allá del nuestra no es nueva, sin embargo, ¿qué pasaría si un día te despertaras en una vida completamente diferente? Como recordaréis, en 2008 una mujer llamada Lerina García, aseguró despertarse una mañana en una cama diferente a la suya y con un trabajo que no era el mismo. Muy posiblemente se trate de uno de los casos más sorprendentes sobre universos paralelos de la historia. Pero hay muchos más. Y todos ellos parecen ser la evidencia que en ocasiones y sin tener conocimientos de ello, las personas acceden a realidades paralelas. A continuación, algunas de estas historias que desafina todas las leyes de la física.

Todo cambia en un segundo

En la edición de septiembre de 1956 de la revista FATE explicaron la curiosa historia de una mujer que al parecer cambió a otro universo paralelo en 1934. Según los informes, en otoño de ese año una mujer llamada Miriam Golding tuvo una experiencia inusual, mientras que se encontraba en el ascensor con su prometido en Chicago. El ascensor estaba lleno de gente, y cuando Miriam se bajó en el piso equivocado se encontró con que no podía volver debido a la multitud de personas, por lo que decidió esperar al próximo ascensor. Fue entonces cuando descubrió que no se encontraba en el edificio, sino en una estación de tren.

La enorme estación estaba llena de viajeros y en la megafonía se podía escuchar los anuncios de las llegadas y salidas de los trenes. Miriam se dirigió a un puesto de información donde había una mujer, pero esta la ignoró por completo. Sorprendida, Miriam siguió una serie de señales que indicaban el camino hacia la calle. Pero cuando salió se dio cuenta de que no se encontraba en Chicago. Ella fue recorriendo las calles y se dio cuenta de que todo el mundo la ignoraba, como si nadie la viese.

Pero después, vio a un niño confundido de pie en la acera. Miriam se acercó y le pregunto qué le pasaba. Y el niño la miró, por lo que fue la primera persona en reconocer su presencia en ese extraño lugar. La joven sonrió levemente y le dijo: “Supongo que también te bajaste en el piso equivocado”.

Extrañas personas cambiaron otras dimensiones

Los dos caminaron juntos por la calle, al mismo tiempo que eran ignorados por su alrededor. Miriam y el pequeño llegaron a una playa. A lo lejos había un banco de arena con varias mujeres. Para sorpresa de Miriam, una de las mujeres era curiosamente la hermana de su novia. Fue entonces cuando las mujeres llamaron a Miriam y su joven compañero. El chico intentó nadar hasta el banco de arena, pero las olas le hacían volver a la playa. Y de repente, el banco de arena desapareció.

Miriam cerró los ojos con exasperación, desilusión y cansancio, y luego fue superada por la extraña sensación de flotar en el espacio. Después de algún tiempo de esta extraña sensación, abrió los ojos y se encontró a sí misma, sentada encima de un taburete en el edifico, de noche, lo que sugiera que había estado allí durante al menos varias horas. Desorientada, Miriam buscó a su prometido, pero no lo encontró y decidió regresar a su casa. Cuando llegó, su prometido estaba preocupado por la desaparición de Miriam y había decidido esperar en casa. Curiosamente, la hermana de su novio, a la que Miriam había visto en el misterioso banco de arena, afirmó que había visto a Miriam caminando en la ciudad e incluso la había llamado, pero ella parecía estar centrada en acompañar a un joven muchacho. Hoy en día, la historia de Miriam continúa siendo un misterio.

Una civilización diferente

Otro caso publicado en la revista FATE en abril de 1959 fue la experiencia de Frances E. Peterson, de Keokuk, Iowa, que en 1935 viajaba a casa con su marido y sus cuatro hijos después de pasar un fin de semana en Misuri. Durante el camino tomaron un desvió hasta un paisaje rústico. Cuando llegaron al final del pintoresco paisaje vieron a varias mujeres con sombreros de sol y faldas largas con cubos de madera llenando agua de un pozo. También había hombres con largas barbas y vestidos con ropa de épocas pasadas. Parecían estar cuidando rebaños de ovejas y cabras o recogiendo leña.

Personas otras dimensiones

Debido a que se quedaron enamorados de la pintoresca escena, la familia preguntó a los habitantes de un pueblo cercano sobre el “asentamiento”, sin embargo, les dijeron que no existía ese lugar, en esa zona no vivía nadie. Convencidos de que realmente existía, Frances y su marido regresaron al lugar varias veces después, pero no encontraron ninguna evidencia de los inusuales lugareños en el valle. Todo esto sugería que la familia había sido transportada temporalmente algún punto poco comprendido entre las diferentes realidades.

Más allá que una aventura

Un caso interesante de viajes a otra dimensión ocurrió en 1956, cuando un cazador de tesoros llamado Ron Quinn, su hermano Chuck y algunos amigos se encontraba en las montañas del sureste de Arizona en busca de misteriosos tesoros perdidos españoles y minas de oro. Tres semanas después de comenzar su aventura, los aventureros establecieron un campamento una noche, y en esa misma noche vieron dos grandes bolas de luz de color verde azulada flotando en el cielo oscuro y estrellado. Los desconcertados aventureros determinaron que no eran bengalas, ni ningún tipo de aeronave conocida.

Las extrañas bolas de luz estuvieron revoloteando por la zona durante varios minutos antes de desaparecer detrás de algunas montañas. La noche siguiente, sucedió el mismo fenómeno. Cuando explicaron su experiencia a un vaquero llamado Louie Romero, este les dijo que las luces inexplicables eran un fenómeno muy recurrente en la zona, y llevaban apareciendo desde 1939.

En un momento durante sus viajes, el grupo de aventureros pasó por lo que parecía un arco de piedra, que destacaba por ser una especie de anomalía en el paisaje, un objeto fuera de lugar. Un nativo les explicó que el arco de piedra estaba rodeado de extrañas historias y rumores, como que si una persona pasaba a través de la puerta no volvía a salir, y que los objetos lanzados no aparecían al otro lado, ganándose el nombre “Portal de los dioses”. También había quien aseguraba que en ocasiones aparecían personas del “portal” como si fueran fantasmas.

Personas cambiaron otras dimensiones

Cautivado por todas estas historias extrañas, Quinn y su equipo decidieron volver para encontrar el misterioso arco e investigarlo. Cuando lo encontraron hicieron todo tipo de experimentos, como tirar objetos a través de él, pero no pasó nada. Cada vez más escépticos, algunos de los miembros del equipo decidieron regresar. Sin embargo, días después ocurrieron extraños acontecimientos. Un día, mientras se encontraba cerca del portal recogiendo algunas geodas, Roy y otro miembro del equipo vieron como el arco de piedra emitía unos reflejos y un calor intenso, a pesar de que era enero. El extraño fenómeno duró unos pocos minutos, tiempo suficiente para sentir una creciente presión dentro de sus oídos.

Pero el incidente más extraño ocurrió años después de que la expedición hubiera terminado. Cuatro años después Chuck Quinn decidió regresar al portal de piedra. El aventurero subió por las empinadas laderas rocosas, hacia el arco, parando para tomar un poco de aire. Fue aquí mientras miraba hacia el oeste sobre el majestuoso paisaje cuando se dio cuenta de que había un cañón que no debería estar allí. Desconcertado, descubrió que se encontraba a un kilómetro de distancia por donde había subido. De alguna manera fue transportado a un lugar diferente. El extraño suceso lo convenció de que, efectivamente, había algo extraño en el arco de piedra y se marchó para siempre de ese lugar. ¿Era el arco de piedra una especie de puerta de entrada a otra dimensión?

Esto son solo algunos de los casos que parecen demostrar que hay una conexión entre las diferentes dimensiones y que por algún motivo que desconocemos, en ocasiones podemos acceder. Está claro que para algunos son simples historias, pero para otros son evidencias de la existencia de universos paralelos.

¿Alguna vez has tenido experiencias similares? ¿Te atreves a explicarlas?

mundoesotericoparanormal.com

Científicos detectan seis misteriosas señales de fuera de la galaxia, ¿los extraterrestres quieren contactar con la Tierra?


El pasado mes de marzo investigadores de la Universidad de Cornell, Nueva York, detectaron una misteriosa señal de fuera de la galaxia. Según los científicos, la señal de radio procedía de un “objeto de gran alcance”. Y lo más sorprendente es que descubrieron una “explosión cósmica repetitiva” oculta en algunos datos archivados del radiotelescopio de Arecibo, Puerto Rico, con una duración de unos 10 milisegundos cada una.

Los científicos llegaron a la conclusión de que las explosiones de radio eran algo nunca visto antes. Desde entonces, han surgido todo tipo de teorías para explicar su origen. Y ahora, en medio de tanta confusión, han detectado otras seis señales de radio, ráfagas rápidas de radio que duran unos pocos milisegundos. Pero que asombrosamente producen tanta energía como el Sol en un día.

¿La evidencia definitiva de seres extraterrestres inteligentes?

Según la revista científica ScienceAlert, desde su descubrimiento en 2007 se pensaba que estas particulares señales de radio eran eventos puntuales, procedentes de diversos lugares en el espacio. Y como no parecía haber un patrón, los científicos no pudieron determinar cuál era su origen. Además, no se trataba de un fenómeno extraño ya que hay 2.000 señales similares procedentes del Universo cada día.

Pero todo esto cambió con el descubrimiento de 10 señales de radio repetitivas en marzo, y sobre todo porque los científicos las pudieron detectar estos acontecimientos en tiempo real. Pero las seis nuevas Ráfagas Rápidas de Radio (FRB en inglés) que acaban de ser detectadas por el radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico ocurrieron dentro de los 10 segundos. Después de eso, durante este mes se descubrieron cuatro más de estas señales, y todas desde el mismo lugar.

Cuando los científicos empezaron a buscar en los datos que tenían, también encontraron otra señal de radio que se remonta al año 2012 desde el mismo lugar también. Esto hace que hasta el momento sean 11 señales diferentes en total procedentes del mismo lugar en el espacio.

Misteriosas señales de fuera galaxia

Después de este nuevo descubrimiento, los científicos de la Universidad McGill, Canadá, han publicado sus hallazgos en The Astrophysical Journal.

“Informamos sobre las observaciones de rayos X de las ráfagas rápidas de radio, conocidas como FRB 121102”, escribieron los científicos en el informe del The Astrophysical Journal. “Hemos detectado seis ráfagas desde la misma ubicación: cinco con el Green Bank Telescope a 2 GHz, y la otra a 1,4 GHz con el Observatorio de Arecibo, para un total de 17 señales de radio de esta fuente.”

En este momento, los científicos no pueden determinar la ubicación exacta de FRB 121102, pero están convencidos de que procede de fuera de la Vía Láctea. También encontraron que estas señales de radio son toda una contradicción con lo que sabemos hasta ahora acerca de las Ráfagas Rápidas de Radio que se producen dentro de nuestra propia galaxia. En un principio se creía que podrían ser la colisión de dos estrellas de neutrones cuando forman un agujero negro. Esto se produce porque cuando las dos estrellas de neutrones chocan, se envían grandes cantidades de energía de radio al espacio.

Sin embargo, puesto que estas Ráfagas Rápidas de Radio procedentes de fuera de nuestra galaxia se han repetido y todas vienen del mismo lugar, hay que descartar que se trate de la colisión de dos estrellas de neutrones, de acuerdo con los científicos que estudian este fenómeno. Pero la controversia no acaba aquí. Normalmente cuando los científicos han detectado señales similares, solicitan ayuda a los expertos del SETI (Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre) para que den su opinión sobre la posibilidad de que se trate de un mensaje enviado por alguna civilización extraterrestre inteligente.

Seis misteriosas señales fuera galaxia

Pero los investigadores de la Universidad McGill no han dejado claro si han pedido ayuda al SETI. Por lo que los teóricos de la conspiración no han tardado en hacer públicas sus propias conclusiones. Todos ellos han llegado a la conclusión de que las nuevas Ráfagas Rápidas de Radio son la evidencia definitiva de que algún tipo de civilización extraterrestre está intentando enviar algún mensaje, aunque muy posiblemente no sea de amistad.

Para demostrar sus afirmaciones mencionan a Stephen Hawking, quien cree que estamos jugando a un juego peligroso al tratar de ponernos en contacto con cualquier forma de vida extraterrestre inteligente. El reconocido físico lleva tiempo advirtiendo que, si los extraterrestres descubrieran la Tierra, es probable que desearan conquistar y colonizar nuestro planeta. A lo mejor es este el motivo por el cual los científicos no dan a conocer el verdadero origen de estas ráfagas rápidas de radio. Todo puede ser posible.

¿Crees que los científicos hacen lo correcto ocultando el verdadero origen de estas estas ráfagas rápidas de radio?

mundoesotericoparanormal.com

Satélites de la NASA descubren una base secreta OVNI nazi bajo el hielo de la Antártida


Es un hecho bien conocido de que Adolf Hitler y su partido nazi mostraban cierto interés en la investigación sobrenatural, así como en los fenómenos extraterrestres, extraños objetos y misterios lugares. Y ahora, parece ser que han descubierto lo que parece ser una base secreta OVNI nazi enterrada profundamente bajo el hielo de la Antártida, cuya evidencia se ha detectado gracias a dos satélites que medían la gravedad en diferentes partes de la Tierra.

Una base secreta OVNI nazi en la Antártida

Todo comenzó en 2006, cuando satélites de la NASA detectaron cambios gravitacionales en la Tierra de Wilkes, una parte de la costa de la Antártida Oriental al sur del océano Índico, que indicaban la presencia de un enorme objeto en medio de un cráter causado por el impacto de un objeto espacial de 300 metros de ancho.

Los científicos que vieron por primera vez la anomalía aseguraron que en realidad era la evidencia de un cráter causado por el impacto de un asteroide, probablemente mucho más grande que mató a los dinosaurios, por lo que habría causado daños catastróficos en su momento. Debido a esto, los cambios ambientales que se habrían generado por el impacto habrían creado un entorno altamente cáustico muy difícil de soportar. Así que muy posiblemente también provocó una gran extinción.

Aunque lo más sorprendente es que los datos científicos revelaban que la gravedad en esta parte de la plataforma de hielo de la Antártida es mucho mayor que en cualquier otra parte, descartando así la posibilidad de que se trate de una erupción volcánica.

Base secreta ovni nazi Antártida

Pero no todo el mundo está de acuerdo con la teoría científica. Según un vídeo publicado en YouTube por el canal conspirativo secureteam10, la anomalía oculta bajo el hielo antártico bien podría ser una base secreta OVNI que los nazis construyeron durante la Segunda Guerra Mundial, o incluso un portal a un misterioso mundo subterráneo conocido como la Tierra Hueca. Y al parecer los científicos continúan sin saber exactamente lo que está enterrado profundamente bajo de esa plataforma de hielo.

“A día de hoy, los científicos no tienen ni idea o manera de descubrir exactamente lo que está enterrado profundamente bajo esta plataforma de hielo”, explica secureteam10. “Desde hace años este continente ha estado envuelto de misterios.”

Secureteam10 sugiere que los nazis construyeron bases secretas en la Antártida durante la Segunda Guerra Mundial, diseñadas para ser utilizadas por platillos volantes. Y son muchas las imágenes que supuestamente muestran varias entradas construidas en las montañas antárticas, en forma de platillo y a gran altura.

“Hay cierta evidencia de esto en los últimos años, en imágenes que supuestamente muestran varias entradas construidas en las laderas de la montaña, en forma de platillo y a gran altura”, continúa explicando secureteam10.

Base secreta nazi Antártida

Pero como siempre ocurre en la mayoría de las conspiraciones, los Estados Unidos eran conscientes de la existencia de estas bases ocultas en la Antártida, por lo que decidieron poner en marcha la “Operación Highjump”. Denominada oficialmente “Programa de Desarrollos Antárticos de la Armada de los Estados Unidos”, fue una operación de la Marina de los Estados Unidos que comenzó el 26 de agosto de 1946 y terminó a finales de febrero de 1947. El equipo incluía 4.700 hombres, 13 barcos y 33 aviones. El supuesto objetivo era el de crear la Little America, una serie de bases antárticas de exploración.

Aunque el incidente más significativo de la “Operación Highjump” fue el que mencionó el contraalmirante Richard E. Byrd, en el que su flota fue atacada por lo que parecía ser ovnis. También dijo que esta amenaza era mucho más grave que la planteada por la extinta Unión Soviética, y que los misteriosos enemigos tenían la capacidad de atacar Norteamérica y Sudamérica en cualquier momento.

Como siempre el continente antártico no nos deja de sorprender. Entre la Tierra Hueca, ovnis estrellados, o pirámides, parece ser que en este remoto lugar del planeta hay algo más que toneladas de nieve. Aunque como siempre, nos tenemos que conformar con las imágenes para poder opinar.

¿La anomalía en la Tierra de Wilkes es una evidencia de una base secreta OVNI nazi enterrada profundamente bajo el hielo de la Antártida?

mundoesotericoparanormal.com