Tecnología antigua: ¿Podían los antiguos peruanos ablandar las piedras?


Si echas un vistazo a la mampostería de las estructuras megalíticas y muros de América del Sur, como la piedra de los 12 ángulos en Cuzco – Perú, podrás notar inmediatamente que se alínean impresionantemente bien y están extremadamente estrechas.

Nuestros libros de historia nos dicen que los Incas, quienes ocupaban el Perú en el momento en que los conquistadores españoles arribaron, fueron los responsables de todas las estructuras que se encuentran en la zona.

Pero, ¿Cómo lograron los Incas construir con extrema precisión, estructuras como Sacsayhuamán, con piedras tan pesadas de 150 toneladas, anidándolas y encajándolas perfectamente juntas, sin evidencias de la tecnología necesaria?

La explicación “estándar” es que los Incas de alguna manera lograron utilizar el método de “suposición y comprobación” del picado en la piedra con sus herramientas de piedras, ajustándola en el lugar, viendo cómo encajaba, luego levantándola y picandola más, para luego comprobar otra vez y así sucesivamente.

Este método fue probablemente muy usado en los siglos XVI y XVII, cuando los conquistadores y misioneros observaban trabajar a los Incas. Pero lo que ellos construían en el momento, involucraba piedras más pequeñas y no la clase de precisión en la creación de bloques con 12 ángulos. Formar bloques tan complejos y con un ajuste tan apretado, utilizando solo martillos de piedra parece excepcionalmente improbable. Especialmente cuando se trata de bloques de 100 toneladas.

Ilustración de la época muestra como los incas realizaban edificaciones con piedras pequeñas.

Incluso quienes ofrecen explicaciones de este tipo como el arqueólogo, Jean Pierre Protzen, aún reconocen otros problemas, principalmente sobre cómo los Incas pudieron transportar (levantando y bajando repetidas veces) estas grandes piedras. Algunas de las canteras estaban a 32 kilómetros de distancia de los edificios y en regiones montañosas.

Mover piedras de gran tamaño no siempre es un misterio, si la cantera es más alta que el sitio final o sin mucha diferencia de elevación y si hay mucho espacio para gran cantidad de hombres que puedan arrastrarlas, entonces, pueden moverse piedras enormes. Tomemos por ejemplo La Piedra del Trueno, que es el asiento de la estatua del jinete de bronce de San Petesburgo, Rusia. Tiene un peso aproximado de mil quinientas toneladas siendo verdaderamente maciza, fue trasladada en 1768, utilizando mano de obra y un poco de ingenio en ingeniería.

Pero para una sociedad con solo herramientas primitivas disponibles, y sin una ingeniería avanzada, ¿cómo pudieron ser movidas piedras de 100 toneladas a través de 20 kilómetros desde las montañas?

Al menos, eso probablemente significa que quienes la construyeron eran más avanzados de lo que actualmente estamos dando crédito. Pero lo que dijeron los españoles en su momento indica que los Incas no poseían la suficiente habilidad en ingeniería.

Entonces ¿esto significaría que otra cultura fue quien construyó estas estructuras?

De hecho, los Incas admitieron a los conquistadores que esas estructuras estaban allí mucho antes que ellos, construida por un pueblo diferente. Un tema favorito de especulación entre los Incas fue el tratar de averiguar cómo construyeron realmente esos muros los antiguos, encajando las piedras de una manera tan estrecha.

En los libros de historia, se dice que Sacsayhuamán, se terminó en 1508, pero aquellos que vivieron solo algunas décadas más tarde, como Garcilaso de la Vega, nacido en 1569 y que se crió en la zona de Sacsayhuamán, declaró que no tenía idea de cómo se construyeron las paredes. Y nadie parecía saberlo.

¿Es posible que los Incas construyeron en la parte superior de las estructuras previamente existentes y los cronistas españoles cometieron el error de creer que ellos construyeron toda la estructura?

Si los constructores fueron aún más antiguos, entonces nuestra comprensión de los libros de texto de historia nos sugiere que es menos probable que civilizaciones anteriores tuvieran el conocimiento y la capacidad para construir tales estructuras.

Así que nos enfrentamos a una civilización mucho más avanzada que los Incas, pero de la cual no sabemos casi nada, excepto que pudieron crear estructuras como Sacsayhuamán.

Cómo se movieron las piedras todavía es un misterio, como lo es para otros sitios megalíticos, tales como la gran pirámide de Giza. Mientras hoy somos capaces de transportar tales piedras y levantarlas, nuestra concepción del avance tecnológico de los pueblos antiguos no siempre cuadra con los logros de estas estructuras de las cuales tenemos clara evidencia.

Sin embargo, existen algunas teorías acerca de cómo fueron formadas las piedras. Varias antiguas leyendas locales tenían conocimiento de un líquido, derivado de las plantas, que podía ablandar las rocas.

Los exploradores, como el legendario Percy Fawcett, también trajeron relatos de dicha sustancia, como lo hizo Hiram Brigham, quien re-descubrió Machu Picchu). Además, Jorge A. Lira, sacerdote católico, en 1983, dijo que era capaz de recrear este ablandamiento de las piedras, pero no pudo encontrar la manera de hacer duras las piedras de nuevo.

Curiosamente, algunas de las marcas en las piedras de Sacsayhuamán se parecen mucho a marcas imprecisas sobre el moderno concreto, indicando que se moldeaba o raspaba para darle forma.

Mientras que esto sigue siendo una especulación, podemos estar seguros que martillos de piedra y las repetidas subidas y descensos de las rocas no son los responsables de la precisión y la energía necesaria para crear Sacsayhuamán.

Estructuras como éstas nos invitan a aprender más acerca de nuestro pasado y nos da cuenta que los antiguos podrían haber sido mucho más avanzados de lo que les damos crédito.

http://conspiraciones1040.blogspot.com