Enoquiano: La misteriosa lengua perdida de los Ángeles


En el año 1581, los ocultistas John Dee y Edward Kelly afirmaron haber recibido comunicaciones procedentes de ángeles en las que estos les habían revelado los fundamentos de un lenguaje con el que comunicarse con «el otro lado». Este lenguaje «angélico» disponía de sus propios alfabeto, gramática y sintaxis, que más adelante fueron publicados en revistas. La nueva lengua fue denominada «Enoquiano» y su nombre proviene de la afirmación de John Dee de que el patriarca bíblico Enoc había sido el último humano en conocer este el lenguaje.

El Dr. John Dee, (1527-1609) fue un ocultista, matemático, astrónomo y astrólogo que vivió en el barrio de Mortlake, al oeste de Londres, durante la mayor parte de su vida. Era un hombre cultivado que estudió en el St. John’s College de Cambridge, y fue con el tiempo aceptado en círculos de poder relacionados con la élite dominante. Ejerció de consejero científico y confidente de la reina Isabel I.

Se le asocia con la expresión «Imperio Británico», que se dice que acuñó él mismo. Durante su edad más temprana, Dee mostró poco interés por lo sobrenatural. Más adelante, se desilusionó con la ciencia y empezó a experimentar con lo oculto. Dee buscaba descubrir el conocimiento espiritual perdido y recuperar la sabiduría que creía oculta en los libros de la antigüedad. Entre estos libros se encontraba el entonces legendario Libro de Enoc , que Dee concebía como un libro que describiría el sistema mágico empleado por el patriarca bíblico Enoch.

El término «Enoquiano» proviene del personaje bíblico Enoc, a quien se consideraba fuente de ocultos conocimientos místicos y a quien, según la leyenda, Dios subió a los cielos en vida. De acuerdo con el Génesis (5,24), «caminaba con Dios» y en Hebreos 11,5 se afirma que «fue arrebatado de esta vida a fin de que no experimentara la muerte». De 1581 a 1585, Dee empezó a desarrollar una larga serie de actividades de tipo mágico. En 1581, a la edad de 54 años, Dee escribió en su diario personal que Dios había enviado «Ángeles bondadosos» a comunicarse directamente con la humanidad. Para el año 1582 ya estaba colaborando con su colega Edward Kelley (1555-1597), ocultista y vidente, a fin de comunicarse con estos ángeles.

Cientos de conversaciones con numerosos espíritus fueron registradas, entre ellas muchas en las que se revelaba lo que decían ser un lenguaje angélico llamado «Enoquiano», compuesto de palabras no inglesas. El alfabeto Enoquiano fue comunicado al Dr. John Dee y Edward Kelley durante «sesiones adivinatorias», en las que recibieron numerosos textos y tablas revelados por los ángeles. La adivinación (en inglés scrying) es un método empleado por videntes, magos y brujos para predecir el futuro, que incluye técnicas como mirar fijamente a una superficie reflectante para así recibir mensajes del «otro lado».

John Dee realizando un experimento ante la reina Elizabeth I. Óleo de Henry Gillard Glindoni. 1913

Está documentado que Dee y Kelley usaban ciertos objetos, como un espejo de obsidiana negra y una bola de cristal para experimentar estas visiones. Dee ejercía de orador, dirigiendo sus plegarias a Dios y a los Arcángeles durante sesiones que duraban entre 15 minutos y una hora. Colocaban sobre la mesa una piedra adivinatoria y los ángeles eran invocados para que se manifestaran. Dee y Kelly observaban atentamente la piedra y tomaban nota de todo aquello que veían y oían.

El espejo de obsidiana de Dee utilizado para sesiones «adivinatorias»

Los ángeles les explicaron que la magia otorgaría poderes sobrehumanos a sus practicantes, cambiaría la estructura política de Europa y anunciaría la llegada del Apocalipsis. Dee creía que lo que estaba haciendo beneficiaría a la posteridad, así que transcribió toda la información recibida en una serie de manuscritos y libros que incluían ejercicios prácticos. Jamás describió el lenguaje utilizado a lo largo de las sesiones como «Enoquiano», prefiriendo llamarlo «Angélico», el «Habla Celestial», el «Primer Lenguaje de Jesucristo» y particularmente «Adánico», ya que aseguraba que había sido utilizado por Adán en el Jardín del Edén para dar nombre a todas las criaturas de Dios. Hay dos versiones diferentes del Alfabeto Enoquiano siendo las letras de uno de ellos ligeramente diferentes a las del otro.

El Sello de Dios de John Dee

La primera versión la encontramos en un manuscrito de Dee, los primeros cinco «Libros de los Misterios» ( Books of the Mysteries) , y la segunda, en general la más aceptada, está en el Liber Loagaeth , versión manuscrita del propio Kelley. Se escribe de derecha a izquierda, y puede incluir acentos. Algunas letras enoquianas tienen equivalentes en las letras inglesas y una pronunciación similar, pero muchas de ellas se pronuncian de forma diferente. El alfabeto se usa en la práctica de magia Enoquiana sobre Claves Angélicas o Enoquianas.

Llegó hasta nosotros por medio de Edward Kelley en 1584, en Cracovia (Polonia). Ese año escribió en su diario una serie de diecinueve encantamientos mágicos. Las Claves comprenden 48 versos poéticos y se corresponden con diversas funciones dentro del sistema de Magia Enoquiano. El gráfico a continuación muestra las letras originales del alfabeto Enoquiano con su transcripción en inglés moderno basada en los escritos de John Dee en inglés antiguo

Las letras Enoquianas se leen de derecha a izquierda. Tienen diferentes formas, cada una tiene su nombre y, en ocasiones, sus equivalentes en inglés. Se muestran tal como aparecen en el diario de John Dee.

Las letras Enoquianas se leen de derecha a izquierda. Tienen diferentes formas, cada una tiene su nombre y, en ocasiones, sus equivalentes en inglés. Se muestran tal como aparecen en el diario de John Dee. (Wikipedia.org) Debido a la pérdida de algunas partes de los manuscritos originales de John Dee, han surgido interpretaciones diversas en relación con el significado, validez y autenticidad del lenguaje Enoquiano. Algunos magos aseguran que es el lenguaje más antiguo del mundo, habiendo precedido a todos los demás lenguajes humanos.

En algunos círculos se considera uno de los tipos de magia más poderosos y un método para entrar en contacto con otras dimensiones. Sus detractores, sin embargo, señalan que la sintaxis del Enoquiano se asemeja notablemente a la del inglés, la lengua nativa de Dee y Kelley. Entre estas semejanzas podemos citar la palabra luciftias, que significa «brillo», y que guarda conexión con Lucifer, cuyo nombre significa «Portador de Luz». Londoh, la palabra Enoquiana para «reino», puede representar simplemente la conexión de Dee con su real protectora, la reina de Inglaterra. Análisis informáticos también han demostrado una similitud gramatical con el inglés. Los textos del Liber Loagaeth muestran rasgos fonéticos que no aparecen en los lenguajes naturales. Estos rasgos se asocian a menudo con la glosolalia, o «don de lenguas».

Necromancia: El arte de conjurar a los muertos y comunicarse con ellos, imagen de John Dee y Edward Kelley. De: Astrology (1806) por Ebenezer Sibly.

Los ocultistas modernos consideran difícil reconstruir el sistema Enoquiano, aunque se han realizado progresos estudiando los manuscritos originales hallados en la biblioteca de Sir Hans Sloane. A partir de estos estudios, diversos grupos y autores han creado un efectivo sistema de magia. El lenguaje Enoquiano fue recuperado y popularizado por ocultistas como los miembros de la Hermética Orden de la Aurora Dorada («Golden Dawn»), Aleister Crowley, Israel Regardie y Antón La Vey, fundador de la Iglesia de Satán. Muchos satanistas han llegado a incluir claves Enoquianas en sus rituales, y algunos de ellos hasta han adoptado el lenguaje entero para su uso.

El lenguaje Enoquiano fue también estudiado por el ingeniero espacial Jack Parson, miembro de O. T. O. ( Ordo Templi Orientis) . En 1994 las letras Enoquianas se utilizaron como glifos para activar una puerta dimensional en la película «Stargate», un año antes de que el programa «Stargate» de visión remota se hiciera público. Otro aspecto de la magia Enoquiana es el ajedrez Enoquiano.

Es al mismo tiempo un juego y una herramienta de adivinación, procedente de los escritos originales de John Dee. Es un complejo sistema que requiere sólidos fundamentos en el estudio de la Cábala, Geomancia, Tarot, Alquimia y Astrología. Muchos de los objetos utilizados por Dee y Kelly pueden contemplarse hoy día en el British Museum de Londres, en Inglaterra.

http://www.ancient-origins.es

¿El fin del Cielo? La ciencia cuántica dice que SIEMPRE has existido y SIEMPRE existirás


Los científicos todavía están desconcertados por la conciencia, y las preguntas sobre por qué lo tenemos y cómo lo tenemos constantemente quedan sin respuesta.

Una teoría es que la conciencia se crea en una escala cuántica, subatómica a través de la energía que está constantemente contenido en el universo.

La teoría se basa en la famosa cita de Einstein, cuando dijo: “La energía no puede ser creada o destruida, sólo puede ser cambiada de una forma a otra”.

El Dr. David Hamilton dijo que toda conciencia está y siempre ha estado en el universo a través de partículas cuánticas, y cuando naces, se canaliza en un ser físico.

Escribiendo para el sitio web Heal Your Life, el Dr. Hamilton dijo: “Creo que cada uno de nosotros existe antes de nacer en la tierra”.

Y agregó: “Cada uno de nosotros es pura conciencia, actualmente enfocada en una dimensión física.

“La ciencia diría típicamente que la vida es al azar, en última instancia proviene del nacimiento aleatorio de partículas subatómicas, pero no estoy totalmente de acuerdo con eso.

“La Ciencia de la corriente principal dice que la conciencia debe ser un efecto secundario de la química del cerebro.

“Pero creo que el cerebro meramente afecta a la conciencia, de la misma manera que la calidad del cableado en un televisor afecta el procesamiento de la señal y por lo tanto la calidad de la imagen que obtiene.

“La TV no crea el programa, ni el cerebro crea la conciencia.

“La conciencia es algo fundamental para la naturaleza – está cosida en el tejido mismo de la realidad”.

La conciencia trasciende el tiempo y el espacio, dijo.

Él agregó: “Si empiezas con la suposición de que existes como conciencia pura, entonces debes haber existido antes de que nacieras.

“¡De verdad, estás en todos lados y en todas partes!”

El Dr. Robert Lanza comparte una teoría similar.

Él cree que nuestras mentes existen a través de la energía que está contenida en nuestros cuerpos y se libera una vez que nuestros seres físicos cesan en un proceso que él llama “biocentrismo”.

Como tal, cuando nuestros cuerpos físicos mueren, la energía de nuestra conciencia podría continuar en un nivel cuántico.

El Dr. Lanza dice que “hay un número infinito de universos, y todo lo que podría suceder ocurre en algún universo”.

Como resultado, teoriza que la conciencia continúa existiendo en un universo paralelo.

El Dr. Lanza señala el principio de la incertidumbre – una teoría de 1927 del físico alemán Werner Heisenberg que dice que la velocidad y la posición de un objeto se pueden medir al mismo tiempo.

El científico dijo en un artículo que escribió para Huffington Post: “Considere el principio de incertidumbre, uno de los aspectos más famosos e importantes de la mecánica cuántica. Los experimentos confirman que está construido en el tejido de la realidad, pero sólo tiene sentido desde una perspectiva biocéntrica”.

http://conspiraciones1040.blogspot.com

Arqueólogos creen haber descubierto la tumba de Anjesenamón, esposa de Tutankamón


La reina egipcia desapareció de improviso de los registros históricos poco después de la misteriosa muerte de Tutankamón. Ahora, el egiptólogo Zahi Hawass cree haber encontrado su tumba en el Valle de los Reyes.

Cerca de la tumba del faraón Ay, los arqueólogos encontraron cuatro depósitos de fundación que apuntan a la existencia de una tumba hasta ahora desconocida. Es un indicio claro, porque los antiguos egipcios solían hacer cuatro o cinco de estos escondites o agujeros en el suelo que llenaban de objetos votivos, antes de comenzar a construir una tumba. «Estamos seguros de que hay una tumba allí, pero no sabemos a quién pertenece», señaló el líder del equipo Zahi Hawass a Live Science. El mapeo tridimensional de la zona realizado entre febrero y mayo bajo la dirección de Gianfranco Morelli con una técnica geofísica de resistividad eléctrica de positrones ERT también reveló anomalías conductoras en la roca donde Hawass ha identificado los depósitos de fundación.

«El radar detectó una subestructura que podría ser la entrada de una tumba», añadió Hawass. El famoso egiptólogo, que fue ministro de Antigüedades en el país de los faraones, cree que la tumba podría pertenecer a la joven esposa de Tutankamón que, al quedar viuda en el año 1327 a.C., contrajo de nuevo matrimonio con su abuelo Ay. La cercanía de esta nueva tumba con la de Ay refuerza esa idea, aunque habrá que esperar a las futuras excavaciones.

Poder y conspiración

Anjesenamón fue la tercera de las seis hijas de Akenatón y de la Gran Esposa Real, Nefertiti. Aparece en muchas representaciones, acompañada siempre de sus padres, así como de sus dos hermanas mayores. Se cree además que, en un cierto momento de finales del reinado de su padre, se casó con él​ e incluso se habla de la existencia de una hija nacida de este incesto real. Sea como fuere, a la muerte de su padre, contrajo matrimonio con el príncipe Tutankamón,​ hijo y sucesor de Akenatón, convirtiéndose así en la Gran Esposa Real, en 1327 a.C.

Ay, consejero de Akenatón y posteriormente de su hijo, llevando a cabo la ceremonia de «la apertura de la boca». Escena presente en la tumba de Tutankamón.

El paso por la historia de esta reina egipcia fue breve. Al quedar viuda cuando Tutankamón murió —sospechosamente— en el año 9 de su reinado, se casó con su abuelo Ay y luego desaparece de los documentos egipcios. Esto ha hecho pensar que ella pudo ser la reina viuda que escribió una carta a los hititas, los acérrimos enemigos de los egipcios, solicitando un príncipe con el que casarse y con el que se convertirían en la nueva pareja real.

La repentina subida al trono de Ay ha hecho pensar que fue tras desbaratar aquella insólita conjura, y es lógico que la reina viuda Anjesenamón fuese silenciada e incluso eliminada por su traición. Una traición, dicho sea de paso, que contrarrestaría otra perpetrada por el propio Ay, quien ha sido acusado por algunos historiadores de haber asesinado al joven Tutankamón —hijo de un faraón considerado hereje— para subir al trono. De pertenecer esta tumba recientemente descubierta a Anjesenamón, tal vez se revele finalmente el misterio de su desaparición de los registros históricos.

 MysteryPlanet.com.ar

Popol Vuh y antiguo relieve maya revelan viajes transoceánicos hace más de 3.000 años


El Popol Vuh, un corpus de narraciones mitológicas e históricas vinculadas a los pueblos Quiché-Maya, y la Estela 5 de Izapa, una losa de piedra labrada con relieves hallada en el antiguo yacimiento arqueológico mesoamericano de Izapa (México), aportan una fascinante visión de la historia mexicana. De hecho, tanto la estela como el Popol Vuh podrían revelar que algunos de los ancestros de los Quiché-Maya llegaron a América por mar.

El Popol Vuh revela un origen extraterrestre

En la traducción al inglés del Popol Vuh podemos leer: «Esto lo escribiremos ya dentro de la ley de Dios, en el Cristianismo, lo sacaremos a la luz, porque ya no se ve el Popol Vuh, el Libro del Consejo, donde se veía claramente «La Luz que vino del otro lado del mar», la narración de «Nuestro lugar entre las sombras», y se veía claramente «El nacimiento de la vida.» (Tedlock, 1992, pág.63).

El Popol Vuh se refiere a los ancestros que llegaron del este, lo que supone una afirmación realmente significativa. Al este de los mayas se encontraría la región del Golfo de México. Continúa el Popol Vuh: «No sabían a dónde se dirigían. Hicieron esto durante largo tiempo, cuando estaban allá en las praderas: los hombres negros, los hombres blancos, pueblos de muchos rostros, de muchas lenguas, vacilantes, allá en el límite del cielo» (Tedlock, 1992, págs.149-150).

Traducción del Popol Vuh realizada en el siglo XVIII.

La Estela 5 de Izapa coincide con el Popol Vuh

El arte de la región de Izapa se caracteriza por las estelas de piedra verticales halladas en el yacimiento de Izapa, situado cerca de Tapachula, en el estado de Chiapas. Izapa se encuentra en la llanura de la costa del Pacífico, en una zona conocida como Soconusco. La estela número 5 de Izapa es una de las muchas estelas con relieves descubiertas en Izapa y que datan aproximadamente del período comprendido entre el 300 a. C. y el 50 a. C. Este monumento presenta interesantes imágenes iconográficas que confirman algunos de los relatos migratorios transmitidos de generación en generación por los antiguos mesoamericanos.

Fotografía nocturna de la Estela 5 en las ruinas de Izapa, Tapachula, México.

La investigación realizada por New World Archaeological Foundation («Fundación Arqueológica Nuevo Mundo») apunta a que este asentamiento ha estado habitado ininterrumpidamente desde el 1500 a. C. Mucho de lo que sabemos acerca del arte de Izapa nos llega de las obras Izapa Relief Carving («Relieves de Izapa», 1984), de Virginia Smith, Izapa Sculpture («Esculturas de Izapa», 1976) y Izapan-Style Art («El arte de Izapa», 1973). Garth Norman, de la Fundación Arqueológica Nuevo Mundo, ha hecho públicas muchas de las estelas de piedra y altares hallados en Izapa y ha hablado en profundidad de su probable significado religioso.

Simbología de la Estela número 5

La estela número 5 incluye numerosos elementos glíficos comunes a otras piezas preclásicas, entre ellos el jaguar, cascadas de agua, montañas, aves, dragos (un tipo de árbol), serpientes y peces, además de otros motivos. Esta estela aporta además gran cantidad de elementos relacionados con las tradiciones maya y mexicana, como analizó Norman de forma precisa (páginas 165-236). Algunos factores e ideas de los que no se ha tratado en profundidad en relación con esta estela son los elementos vinculados a la religión olmeca y las tradiciones migratorias de los antiguos mesoamericanos.

Leyendas mesoamericanas de antiguas migraciones

Los mayas no fueron los primeros en habitar el Yucatán y las demás regiones cercanas al Golfo de México. Resulta evidente por las tradiciones mayas y los objetos recuperados de numerosos yacimientos arqueológicos mexicanos que una raza diferente vivía en la región antes de que se asentaran en ella los pueblos de etnia maya. Las evidencias lingüísticas sugieren que un nuevo grupo humano que hablaba una lengua diferente de la maya llegó a la región del Golfo de México hacia el 1200 a. C. M. Swadesh (1953) ha presentado pruebas de que, hace por lo menos 3.200 años, un grupo humano que no hablaba una lengua maya se introdujo como una cuña entre los huastecas y los mayas.

Ruinas de Izapa, Chiapas, México.

Las tradiciones citadas por Bernardino Sahagún, un sacerdote misionero que participó en la evangelización católica de México, registran la historia de los asentamientos en México. Sahagún escribe que estos «colonos orientales de México desembarcaron en Panotha, en el Golfo de México. Ahí se quedaron por un tiempo hasta que emigraron al sur en busca de montañas.»

Fray Diego de Landa, en su obra Relación de las cosas de Yucatán, escribió que «algunos ancianos de Yucatán dicen haber oído de sus antepasados que este país estaba habitado por cierta raza llegada del Este, a la que Dios distribuyó abriendo para ellos doce caminos a través del mar” (pág. 28) Esta tradición es la más interesante, ya que probablemente se refiere a las doce corrientes migratorias que desembocaron en México. Esta hipótesis se sustenta además en la Estela 5 de Izapa. En ella podemos ver un grupo de hombres surcando las olas a bordo de una embarcación.

Dibujo del relieve de la Estela 5 de Izapa.

Está claro que la Estela número 5 no es únicamente un árbol de la vida simbólico. Su relieve da credibilidad a los relatos tradicionales mencionados por fray Diego de Landa, en los que se narra que estos pueblos realizaron doce migraciones con destino al Nuevo Mundo. En el centro de la embarcación de la Estela número 5 observamos un árbol de gran tamaño. Este árbol tiene siete ramas y doce raíces. Las siete ramas probablemente representen los siete clanes principales de los inmigrantes, mientras que las doce raíces del árbol extendiéndose hacia el agua desde la barca probablemente simbolicen los «doce caminos a través del mar» de los que habla fray Diego de Landa. Esta estela también confirma la tradición documentada por el famoso historiador maya Ixtlixochitl por la que algunos pueblos habrían llegado a México en «barcos de corteza de árbol» y desembarcado en Potonchán, asentándose en la región. Los relatos mayas sobre migraciones y los relieves de la Estela 5 de Izapa probablemente estén relacionados con un segmento de la antigua población mesoamericana que llegó en embarcaciones a Panotha o Pantla (los huastecas) y se desplazó a lo largo de la costa hasta alcanzar lo que hoy es Guatemala. Este pueblo correspondería al grupo humano de lengua no maya detectado por Morris Swadesh y que se habría asentado entre mayas y huastecas hace unos 2.000 años.

http://www.ancient-origins.es