Científico suizo afirma que la Atlántida existió en Marte y que el antiguo Egipto negoció con ellos

plantilla


Científicos suizos dicen que pueden probar más allá de toda duda que la ciudad perdida de la Atlántida estaba en Marte, y que los astronautas negociaban con el antiguo Egipto por un período significativo de tiempo!

Aún más increíble, dicen que tienen las pruebas para demostrar que el legendario rey Tut murió espectacularmente en un accidente del transbordador espacial con una tripulación extraterrestre.

“La civilización Marciana se destruyó a sí misma o fue destruida por un meteoro, mientras que Egipto vivía en su mejor momento,” Así lo dijo el Dr. Stephan Weisz en una reunión de periodistas y científicos en Berna, Suiza.

Sin embargo, los habitantes dejaron su huella tanto en la Tierra y Marte. Fotografías secretas tomadas por las sondas marcianas de Estados Unidos muestran claramente los restos de templos en la superficie del planeta.

atlantis2

Las “Pirámides de Egipto y la capacidad para momificar el cuerpo humano son sin duda el resultado de las tecnologías que se originaron en la Tierra, pero no en otro lugar, en este caso Marte. Es nuestra creencia de que los residentes de la Atlántida cambiaron estas tecnologías para los egipcios por oro “.

El Dr. Weisz y un colega, egiptólogo Conrad Vetsch, dijeron que un rollo egipcio recientemente fue descifrado y los condujo primero en creer que la Atlántida se encuentra en Marte. El desplazamiento describe una civilización tecnológicamente avanzada existente más allá de nuestro propio planeta “en el vasto océano, negro del espacio.”

También alude a los viajes espaciales y el uso de una nave de transporte para transportar a los extraterrestres de aspecto humano de una nave nodriza con destino espacial a la superficie de la Tierra.

“Los investigadores han sabido por mucho tiempo que los egipcios fueron expuestos al vuelo porque un modelo elaborado de lo que llamaron un planeador fue encontrado en la tumba de Tut,” comento el Dr. Weisz al grupo.

atlantis3

No todos los asistentes a la conferencia estuvieron de acuerdo con las teorías de los expertos. El Dr. Seth Rausch, un historiador alemán, piensa que fueron demasiado lejos al llamar a la civilización marciana Atlántida.

“No me cabe duda de que los egipcios estaban en contacto con los extraterrestres”, dijo el experto. “Pero hasta que realmente inspeccionemos las ruinas en Marte, no hay manera de saber si son los restos de la Atlántida”.

“En mi opinión, si existió la Atlántida, seria aquí en la Tierra.”

El astrónomo noruego Elling Gade estuvo de acuerdo. “La Atlántida podría haber sido la colonia de una civilización extraterrestre. Pero sin duda se encuentra en este planeta “, dijo.

¿Cómo es que ninguno de estos científicos se sorprendieron acerca de los templos en Marte? ¿Cómo es que estos científicos parecían saber de escrituras que posiblemente prueban la interacción del antiguo Egipto y extraterrestres?

¿Qué otra cosa es lo que los científicos de élite están conscientes y que nosotros no sabemos? ¿Por qué es que ellos piensan que nuestra historia, y las cosas que pueden determinar de lo que somos, y que no son de nuestra incumbencia? ¿Ellos piensan que entre más tengan secretos ocultos a la humanidad, más importantes son?.

Fuente: helenastales

El jefe de la NASA revela que el Área 51 existe y que hay vida extraterrestre en el universo

plantilla


Durante décadas, los teóricos de la conspiración han insistido en que hay extraterrestres y ovnis ocultos en el Área 51, la base secreta de pruebas militares oculta en el desierto de Nevada. Pero lo que nadie esperaba es que en 2013 la CIA revelara la existencia del Área 51 al noroeste de Las Vegas. La CIA dijo que la base pertenecía a la Fuerza Aérea Estadounidense para probar aviones experimentales, aunque en ninguno caso ocultaban tecnología extraterrestre.

Poco después de que se hiciera pública esta revelación, tanto ufólogos como conspiranoicos aseguraron que todo formaba parte de un plan para la divulgación extraterrestre. Sin embargo, el jefe de la NASA Charles Bolden ha ido más allá al asegurar que ha estado en el Área 51 personalmente y revelando la existencia de vida extraterrestre en el universo.

El Área 51 existe

Charles Bolden apareció recientemente en Hotseat, un programa de televisión en Sky News y producido por First News, un periódico del Reino Unido para los más jóvenes. Durante la entrevista, Bolden admitió que existe el Área 51 y que había estado allí, pero que no hay extraterrestres ni ovnis ocultos en la base secreta.

“No es lo que la gente piensa”, explicó Bolden. “He estado, pero es un lugar normal de investigación y desarrollo. No vi ningún extraterrestre o naves extraterrestres cuando estuve allí.”

Como hemos comentado en diversas ocasiones, la misteriosa instalación militar ha sido un secreto a voces desde hace décadas. En 1989, Bob Lazar, un físico en una zona militar llamada S-4, fue el primero en dar a conocer públicamente el uso de tecnología extraterrestre en la instalación secreta de Nevada. Y aunque Bolden ha asegurado que no hay extraterrestres u ovnis en el Área 51, lo más importante es que ha reconocido su existencia. Pero el actual administrador de la NASA también reveló la existencia de vida extraterrestre.

“Vamos a encontrar pruebas de que existe vida en otros lugares del universo”, dijo Bolden. “Yo creo que algún día vamos a encontrar otras formas de vida o una forma de vida, si no en nuestro sistema solar, en los miles de millones de sistemas solares en el universo. Hoy sabemos que hay literalmente miles, sino millones de otros planetas, muchos de los cuales pueden ser muy similares a nuestra Tierra. Así que algunos de nosotros, muchos de nosotros creemos que vamos a encontrar pruebas de que hay vida en otros lugares del universo.”

Así que según las declaraciones de Bolden, existe tanto el Área 51 como vida extraterrestre, pero no en el mismo lugar. Además de negar la existencia de extraterrestres en el Área 51, también dijo que por ahora es imposible enviar una nave espacial tripulada a Marte, debido principalmente a la falta de instalaciones sanitarias. Al parecer, en la actualidad, no existen medios para hacer aseos y, obviamente, es un gran problema para los astronautas.

“Nuestras habilidades técnicas no son suficientes ahora”, dijo Bolden. “Necesitamos mejores sistemas de soporte vital, necesitamos un inodoro que no se rompa por el camino y que cuando lleguemos a la superficie marciana funcionen correctamente. Los baños son un gran problema.”

Bolden agregó que la NASA planea enviar humanos a Marte en 2030, pero probablemente será sólo al principio de una misión orbital, sin aterrizaje real en el planeta rojo. Y según International Business Times, el jefe de la NASA también mostró su malestar por las teorías de la conspiración que señalaban que el alunizaje del Apolo 11, el 20 de julio de 1969, fue un montaje. Bolden dijo que no “hay ninguna duda de que fuimos a la Luna” y no tiene ninguna duda de que serán capaces de colonizar Marte.

“Entiendo que la gente tenga dudas”, dijo Bolden. “Pero yo no tengo dudas de que fuimos a la luna y no tengo ninguna duda de que iremos a Marte.”

plantilla

No es necesario decir que las declaraciones de Bolden se han convertido en todo un tsunami en la comunidad conspirativa, donde se asegura que estamos a las puertas de la divulgación de la presencia extraterrestre. Los teóricos de la conspiración proponen una interesante cuestión: durante décadas el gobierno de los Estados Unidos ha negado la existencia del Área 51, y ahora revelan que existe. Hasta el momento continúan negando la existencia de seres extraterrestre en nuestro planeta, y la cuestión es, ¿será la próxima gran revelación?

Fuente

http://www.mundoesotericoparanormal.com/

La alineación sagrada: la constelación de Orión y el antiguo Egipto

plantillamp


Durante miles de años, la constelación de Orión ha sido rastreada a través del cielo por numerosas culturas antiguas que estudiaron los cielos desde tiempos inmemoriales.

Sobre la base de las constelaciones y posición de las estrellas, los antiguos construyeron monumentos fascinantes, calendarios y “observatorios” que les permitieron realizar un seguimiento de la posición de las constelaciones y cuerpos celestes a través del cielo. Después de todo, los dioses de estas constelaciones llegaron a la Tierra.

Desde miles de años atrás, las culturas antiguas de todo el mundo creían firmemente que venimos de las estrellas, al igual que las deidades y los “dioses” vinieron a la Tierra desde los cielos.

Una de las constelaciones más estudiadas por las culturas antiguas hace miles de años es la constelación de Orión.

En todo el mundo antiguo, desde Egipto a México esta constelación ha sido el centro de los cielos en busca de nuestros antepasados.

¿Por qué los monumentos, como las pirámides de Egipto fueron asignadas de tal manera que estas construcciones imitan los cielos?

¿Por qué era tan importante Orión? Y por qué es que tantos monumentos y estructuras de la tierra se correlacionan con la posición o movimientos de las estrellas y constelaciones como Orión?

Orion es sin duda una de las constelaciones más visibles en el cielo. Se puede ve mejor entre las latitudes 85 y -75 grados.

Su ascensión recta es de 5 horas, y su declinación es de 5 grados. Alnilam, Mintaka, y Alnitak, que forman el cinturón de Orión, son las estrellas más prominentes de la constelación de Orión.

Betelgeuse, la segunda estrella más brillante en Orión, establece el hombro derecho del cazador. Bellatrix sirve como el hombro izquierdo de Orión.

La Nebulosa de Orión la formación de polvo -a, hidrógeno, helio y otros gases ionizados en lugar de una estrella es la “estrella” media en la espada de Orión, que cuelga del cinturón de Orión. La Nebulosa Cabeza de Caballo también está cerca.

pira2

Mientras que muchas otras estrellas y constelaciones fueron cruciales para que las culturas antiguas de todo el mundo, Orión fue uno de las más importantes.

Como es arriba es abajo, las pirámides de Giza imitan con una precisión fascinante las tres estrellas más importantes de la constelación de Orión. Los antiguos constructores de las pirámides tratan de decirnos algo con esa semejanza?.

Si miramos hacia atrás en el antiguo Egipto, vamos a encontrar que esta antigua cultura creían que sus dioses, literalmente, bajaron de los cielos -desde Orión y Sirius- en la forma de los seres humanos. Orion se asoció con el dios Osiris, mientras que Sirius estaba conectado con la diosa Isis. Juntos, Osiris e Isis crearon la civilización humana.

Sin lugar a dudas, una de las antiguas civilizaciones más fascinantes de la Tierra es la egipcia, y una de las estructuras más fascinantes jamás construido por el hombre son las pirámides se encuentran en Egipto. Orion era adorado por los antiguos egipcios.

Como resultado, hay una misteriosa correlación entre las tres estrellas principales de la constelación de Orión y las tres principales pirámides de la meseta de Giza.

pira3

Las pirámides de Giza son consideradas por muchos como las más misteriosas estructuras construidas nunca en la Tierra. Ellos son a la vez desconcertante y misterioso y son un ejemplo perfecto de la alineación sagrada, ya que forman una lo que muchos creen es un mapa tridimensional de las tres estrellas principales de Orion en el terreno.

Como resultado, los constructores de las pirámides se aseguraron para imitar la constelación de la mejor manera que pudieron por lo que cuando se construyeron las pirámides, el brillo y la ubicación de las tres estrellas principales de Orion era algo que los constructores tuvieron en cuenta.

extranotix.com

El “factor tercer hombre” de Ron DiFrancesco

plantilla


En 1933, el explorador británico Frank Smythe, casi se convirtió en la primera persona en alcanzar la cima del Monte Everest. El viaje hacia la cima de la montaña fue extremadamente duro y desastroso, debido a la espesa nieve, el hielo y el poco oxígeno. Gracias a “una presencia muy misteriosa”, Smythe continuó pero nunca llegó a la cima. Smythe escribió algo que los científicos se refieren comúnmente como el “factor tercer hombre”, pero que otras muchas personas afirma que se trata de nuestro “ángel protector”. Relató que en un momento del ascenso, él metió la mano en el bolsillo, sacó un trozo de comida para dárselo a su compañero. Pero no había nadie allí con el:

“Todo el tiempo estuve subiendo solo, tenía una fuerte sensación de que iba acompañado por una segunda persona que me daba ánimos. El sentimiento era tan fuerte que no tenía sentimiento de soledad, además de que me ayudaba a guiarme por la montaña.”

Pero este no es el único caso, con el paso de los tiempos muchas personas afirman haber sentido una presencia benigna pero invisible en momentos de gran peligro, a continuación relataremos uno de los casos más famoso, Ron DiFrancesco, la última persona que escapó de la Torre Sur el 11 de septiembre de 2001, quien recuerda haber sido protegido y guiado a través del horror. Existen una multitud de teorías para intentar dar explicación a la aparición del factor tercer hombre. ¿Naturaleza causal, origen desconocido o ángel de la guarda?

Ron DiFrancesco, el último superviviente de la Torre Sur del World Trade Center (“El factor tercer hombre” por John Geiger)

Ron DiFrancesco se encontraba en su escritorio en la oficina del Euro Brokers, una empresa de comercio financiero, en el piso 84 de la Torre Sur del World Trade Center en Nueva York, cuando el supuesto avión se estrelló contra la Torre Norte frente a él. Eran las 08:46 de la mañana del 11 de septiembre de 2001, hubo una fuerte explosión que hicieron parpadear las luces de la Torre Sur. Un humo gris salía de la Torre Norte, todas las escaleras de la Torre Norte eran intransitables desde el piso 92 hacia arriba, atrapando así a 1.356 personas. La mayoría de los que trabajaban en Euro Brokers comenzaron a evacuar el edificio, pero se quedó DiFrancesco. Unos minutos más tarde, la noticia fue transmitida por la megafonía del edificio, “un incidente había ocurrido en el otro edificio, pero el “Edificio Dos” era completamente seguro” y no había necesidad de evacuar el Edificio Dos. DiFrancesco, un agente del mercado monetario originario de Hamilton, Ontario, llamó por teléfono a su esposa, Mary, para decirle que un avión había impactado contra la otra Torre Norte, pero que él estaba bien y que permanecería en la oficina. Pero algo le hizo cambiar de opinión  DiFrancesco llamó a algunos clientes importantes y otra vez a su esposa, Mary, para informarles que se marchaba del edificio. Seguidamente comenzó a caminar hacia la los ascensores.

A las 9:03am, diecisiete minutos después del primer impacto, un segundo avión impactó contra la Torre Sur. El vuelo United Airlines 175 impactó contra la Torre Sur, encendiendo un fuego intenso. El Boeing 767, que llevaba cincuenta y seis pasajeros, dos pilotos y siete asistentes de vuelo impactó contra la cara sur del edificio afectando principalmente las plantas 77 a la 85. DiFrancesco salió disparado contra la pared cayéndole encima una lluvia de escombros del techo y cristales. El edificio se tambaleó, DiFrancesco entró en la Escalera A, la Torre Sur tenía tres escaleras de emergencia, por casualidad la escalera de emergencias se convirtió en la única vía de escape para la gente por encima de la zona de impacto. DiFrancesco se unió a las demás personas que descendían por las escaleras, que se encontraba llena de humo, sólo iluminada por una linterna que llevaba Brian Clark, vicepresidente ejecutivo de Euro Brokers y un jefe de bomberos voluntario en el piso 84. Tres pisos hacia abajo, se encontraron con una mujer y un compañero de trabajo que subían y que dijeron que “había que subir hacia arriba porque abajo había demasiadas llamas y humo”.

DiFrancesco se debatió entre ascender, esperar a los bomberos, un rescate en helicóptero desde la azotea, o bien continuar con su descenso, con riesgo de que el humo y las llamas le alcanzaran. Clark iluminó la cara de las demás personas, preguntado a cada uno si “arriba o abajo”, seguidamente oyeron la voz de alguien pidiendo ayuda. Brian Clark y DiFrancesco fueron en ayuda de la persona a través de los escombros en el piso 81, pero DiFrancesco pronto se vio superado por el espeso humo. Tenía una mochila, y la sostuvo sobre su cara en un intento de filtrar el aire, pero no sirvió de nada, y se vio obligado a retroceder respirando con dificultad, decidiendo subir por las escaleras con la esperanza de escapar del humo. Subió varios tramos de escalera, pero en cada rellano probaba las puertas contra incendios, descubriendo que estaban cerradas. El mecanismo anti-incendios había funcionado mal tras el impacto, evitando que cualquier puerta de emergencia se abriera. Pero DiFrancesco siguió subiendo, y finalmente se encontró con algunos compañeros de Euro Brokers, varios de los cuales estaban ayudando a una mujer. Ella había convencido a todos de que la mejor ruta de escape era dirigiéndose hacia la azotea de la Torre Sur, sin embargo, DiFrancesco continuó subiendo hasta que supuso que había llegado a la planta 91 del edificio de 110 pisos. Ron DiFrancesco es un hombre con la sangre muy fría, él es un corredor de bolsa considerado como un hombre de nervios de acero debido a su trabajo, pero sufría un poco de claustrofobia y con la intensificación del humo comenzó a entrar en pánico. Pensó en su familia, que tenía que ver a su esposa y a sus hijos de nuevo a toda costa. Di Francesco decidió dar la vuelta y empezar a bajar. Esta vez, la situación era mucho peor porque el humo era impenetrable por la estrecha escalera.

Buscó un camino hacia abajo, incapaz de ver más allá de unos pocos metros por delante se detuvo en medio de la zona de impacto en el piso 79,vencido por el humo se unió a los demás, una docena de personas en total, algunos tendidos boca abajo ya muertos, otros agazapados en los rincones, los que quedaban intentaban luchar por respirar. Ya no podían descender debido a una pared derrumbada. Él, podía ver el pánico y el miedo en sus ojos, algunos lloraban, otros se quedaban inconscientes. Pero entonces, sucedió algo extraordinario:

“Alguien me dijo que me levantara. Alguien me llamó por mi nombre. Aquella voz era de un hombre, pero no era ninguna de las personas que se encontraban allí. Insistentemente me dijo que me levantara. Se dirijo a mí por mi nombre de pila, y continúo diciendo “que podía conseguirlo”. Pero no se trataba solamente de una simple voz, tenía la certeza de que era una presencia física”.

DiFrancesco tenía la sensación de que “alguien lo levantó”. Sentía que estaba siendo guiado. Le llevo por las escaleras hacia abajo. Continuó su descenso, y pronto vio un punto de luz. Él la siguió, esquivando paneles de yeso y otros desechos que se había derrumbado y que obstruían la escalera. Pero también se encontró con las llamas. La “misterios voz” le decía por dónde tenía que dirigirse y cuando tenía que retroceder ante el fuego. Todavía había peligro, por lo que el “guía” le llevó al hueco de la escalera, tiendo que pasar a través del fuego…

“Cúbrete la cabeza con los brazos y sigue bajando, corre ahora”, le decía.

Él tenía leves quemaduras por el fuego, creía que no llegaría al final, pero después de un buen rato descendiendo y sorteando los peligros, llegó a un claro iluminado por debajo de la escalera de incendios, en el piso 76. Sólo entonces el sintió una ayuda benévola que había estado con él durante los cinco minutos finales. DiFrancesco dijo:

“Creo que en ese momento me dejo ir.”

Cuando se dirigía hacia abajo, se encontró a tres bomberos subiendo por las escaleras.

“Estoy teniendo problemas para respirar”, dijo.

Se le dijo que iba a encontrar ayuda en la parte inferior. DiFrancesco continuó bajando tan rápido como pudo, finalmente, llegó al nivel de la plaza. Se dirigió hacia la salida, pero fue detenido por un guardia de seguridad, quien le dijo que era demasiado peligroso. Miró con horror la caída de escombros y víctimas. Se dirigió a otra salida. Volvió a través de la explanada hacia la salida noreste, cerca de Church Street, todavía estaba en grave peligro. Cincuenta y seis minutos habían pasado desde que el avión impactó contra el edificio. El impacto había roto muchas de las columnas de soporte vertical de la Torre Sur, el calor de la explosión y el fuego habían debilitado las vigas de acero. Cuando se acercaba a la salida de la calle de la iglesia, DiFrancesco escuchó un “gran estruendo”. Él vio una bola de fuego cayendo, pero no sabe lo que pasó después, ya que estuvo inconsciente durante algún tiempo después de su salida del edificio, despertando mucho más tarde en el hospital St. Vencen de Manhattan.

evacuacion-de-las-torres-gemelas-592x1024

Ron DiFrancesco fue la última persona en salir de la Torre Sur del World Trade Center, 10 segundos antes de que se derrumbasen las torres a las 9:59 am provocando una nube de escombros masivos. Según el informe oficial de la Comisión del 11S, DiFrancesco fue una de las cuatro personas que escaparon del edificio desde la planta 81, el supuesto centro del impacto del vuelo United Airlines 175. Momentos antes de que la torre se derrumbara, funcionarios del Departamento de Policía de Nueva York informaron que en el edificio habían encontrado un grupo de personas que descendían por una escalera en el nivel veinte. Ninguna de esas personas sobrevivieron, pero se cree que descendían desde la zona del supuesto impacto, en cuyo caso hubieran seguido los pasos de DiFrancesco, pero no de inmediato, e incluso unos pocos segundos más tarde habría sido demasiado tarde para él. A día de hoy, DiFrancesco no puede entender por qué sobrevivió cuando otros tantos no lo hicieron. Pero él no tiene ninguna duda sobre el motivo de su salvación. Muchas personas tomaron decisiones ese día que acabaron en tragedia, Ron DiFrancesco recibió la ayuda de algo más allá de lo comprensible, que según el propio DiFrancesco, se trató de un ángel.

La ciencia da su opinión

Evidentemente la propia ciencia trata de explicar un fenómeno que ha ayudado a muchas personas en momentos de auténtico pánico. La ciencia sugiere que el factor tercer hombre es un mecanismo de supervivencia, un proceso mental para calmar y separar a la persona de la experiencia horrible. Una respuesta bioquímica al estrés a través de la adrenalina, un proceso mental que nos ayuda a sobrevivir. Pero la ciencia no tiene explicación a casos como el de DiFrancesco, que en la actualidad se preguntan como pudo sortear todos los peligros sin equivocarse y así salvar su vida.

Más allá de cualquier explicación racional

El fenómeno tercer hombre puede parecer una simple curiosidad, una ilusión inusual compartida por una mente sobre tensionada. Pero la realidad es que en los últimos años, la experiencia ha ocurrido una y otra vez, no sólo el 11 de septiembre de 2001, también a montañeros y buceadores, exploradores, prisioneros de guerra, navegantes solitarios, sobrevivientes de naufragios, aviadores, incluso astronautas. Todos ellos han escapado de situaciones traumáticas sólo para contar historias muy similares, haber experimentado la misteriosa presencia, un tipo de ser muy poderoso. Esta presencia ofrece una sensación de protección, socorro, guía y esperanza, que salva la vida a la propia persona.

mundoesotericoparanormal.com