Hammurabi: Gran Rey de Babilonia y su Código de Justicia


La antigua Babilonia era el hogar de algunas poderosas dinastías y gobernantes. Uno de ellos fue Hammurabi, el sexto rey de la dinastía babilónica, que gobernó en la Mesopotamia central (Irak moderno) de 1792 a 1750 a.C. ¿Quién fue este gran rey de Babilonia? En primer lugar, proclamó uno de los códigos legales antiguos más antiguos y completos, pero incluso contribuyó con mucho más.

Hammurabi («Hammu» significa «familia» en Amorite y «rapi» significa «grande» en Akkadian) era una de las figuras históricas más grandes de la antigüedad. Fue constructor, conquistador y legislador. Fuentes antiguas dicen que él construyó Babilonia llegando a convertirla en más grande que Ur o cualquier otra ciudad de su tiempo e hizo de la ciudad un centro religioso. Marduk, hijo de Enki fue declarado el dios de Babilonia y el más grande de todos los dioses, que le dio poder y autoridad para relevar a su padre de su rango como dios principal. A pesar de muchas protestas, sucedió según la decisión de Hammurabi.

Marduk, dios de la antigua Babilonia

En el momento en que Hammurabi ascendió al trono, Babilonia ya era un estado importante, que incluía entre otros, Kish, Sippar, Borsippa, sin embargo, Hammurabi reconoció la autoridad de Shamshi-Adad I, rey de Asiria y Mari, en ese momento. En el trigésimo año de su reinado, comenzó a expandir su reino conquistando Larsa, Eshnunna, Asiria y Mari. Por primera vez desde la Tercera Dinastía de Ur, creó un poderoso Imperio Babilónico. Mientras estuvo involucrado en avances militares y políticos, también supervisó sus proyectos de riego y la construcción de fortificaciones y templos para celebrar la deidad patronal de Babilonia, Marduk. No era fácil construir espectaculares pirámides, templos y torres porque no había piedra en Babilonia.

Según los ingeniosos diseños de Hammurabi, las impresionantes estructuras de Babilonia fueron construidas con ladrillos, moldeando y horneando la arcilla, que se endureció en ladrillos, con una calidad perfecta que sobrevivió hasta nuestros días. En su apogeo, Babilonia, un importante centro comercial y cultural, estaba habitada por unas 200.000 personas; en el centro de esta ciudad gigantesca con torres, palacios y jardines, había un zigurat grande, estimado en aproximadamente 300 pies de alto, según los arqueólogos.

El Imperio de Babilonia

El espléndido reinado de Hammurabi duró cincuenta y cinco años. Luego de su muerte, la gran Babilonia declinó gradualmente. No queda mucho después de la espectacular Babilonia de Hammurabi, no se conservaron los archivos, los únicos documentos históricos fiables que cuentan la historia de Babilonia, son las tabletas de arcilla desenterradas en otros lugares.

Código de Hammurabi

Uno de los logros más famosos de Hammurabi es su código de ley (en gran medida influenciado por la cultura sumeria) con muchos castigos duros.

Su código, descubierto en 1901, proclamado al final del reinado de Hammurabi y apoyando la doctrina de «ojo por ojo», es una colección de leyes y normas, reglas indispensables para interacciones comerciales y castigos para satisfacer las exigencias de la justicia. La estela de piedra negra que contiene el código de Hammurabi fue tallada a partir de una sola pieza de cuatro toneladas de diorita, una piedra dura pero increíblemente difícil de tallar. En su parte superior hay un relieve de dos pies y medio de altura de un Hammurabi de pie recibiendo la ley, simbolizada por una barra de medir y cinta, del Shamash sentado, el dios de la justicia de Babilonia.

Código de Hammurabi. Crédito: Louvre Museum

El resto del monumento de siete pies y cinco pulgadas está cubierto con columnas de escritura cuneiforme cincelada. El Código de Hammurabi fue saqueado por invasores posteriores y redescubierto en 1901 por un equipo arqueológico francés en el actual Irán. Los 282 edictos del código, que van desde el derecho de familia hasta los contratos profesionales y el derecho administrativo, están escritos en forma de «si – entonces».

Los edictos describen diferentes normas de justicia para las tres clases de la sociedad babilónica: la clase propietaria, los libertos y los esclavos. Los honorarios de un doctor para curar una herida severa serían para un caballero 10 shekels de plata, 5 shekels para un liberto y 2 shekels para un esclavo. Las sanciones por negligencia siguieron el mismo esquema: un médico que mató a un paciente rico tendría sus manos cortadas, mientras que sólo la restitución financiera se requería si la víctima era un esclavo. El código de Hammurabi no fue la primera colección de leyes, pero su versión se convirtió en la más completa y la más famosa de la historia humana.