PUERTAS HACIA LAS ESTRELLA

La URL corta de este articulo es : http://mparalelos.org/Tj22rQ
Comparte este material

La principal tesis de William Henry. es que existió en tiempos sumerios un dispositivo tecnológico el cual el describe como una “Puerta Estelar”, que usaban los Anunnaki/Nefilim para viajar ida y vuelta desde su mundo-hogar y la Tierra, y también la forma en que ellos viajaban alrededor de a galaxia.

Henry se centra en la siguiente escena descrita por la interpretación de Sitchin de una tablilla cuneiforme de un ritual de un texto de Uruk:

Se han encontrado representaciones que muestran a seres divinos flanqueando las entradas de un templo y sosteniendo bastones a los cuales se les había agregado objetos en forma de anillos. La naturaleza celestial de la escena es indicada por la inclusión de símbolos del Sol y la Luna… representando a Enlil y a Enki flanqueando un portal a través del cual Anu está haciendo una grandiosa entrada.

Imagen

Más que una simple escena del templo implicando al jefe Anunnaki de los sumerios, Anu y sus dos hijos, Enlil y Enki, Henry propone que la escena arriba representa un dispositivo de transporte utilizado por Anu y otros de la élite de los Anunnaki. De ser así, entonces tal dispositivo es más probable que está ubicado en la ciudad sumeria de Uruk, que fue la ciudad de fundación de la civilización sumeria y el hogar de Gilgamesh, el famoso rey de la Épica de Gilgamesh – Epic of Gilgamesh.

Sitchin y otros autores, tales como David Childress, quienes discuten las diversas tecnologías usadas por las antiguas civilizaciones ET, pierden el significado de la Puerta Estelar, en sus propias traducciones de los textos de arriba e investigaciones sobre el transporte de los ET. Ambos operan en un paradigma convencional, en donde el transporte se produce a través de vehículos propulsados por cohetes. (21)

Sitchin se enfoca en una naves especiales propulsadas por cohetes en su descripción de los Anunnaki y sus diversos viajes de y hacia la Tierra. Por ejemplo, describiendo el transporte usado por los Anunnaki trasladándose entre las ubicaciones de sus bases en la Tierra y el Espacio, Sitchin escribió:

“Los textos revelan que trescientos de ellos – Los “Anunnaki del Cielo”, o Igigi – eran verdaderos astronautas que permanecían a bordo de la nave espacial sin aterrizar realmente en la Tierra. Orbitando la Tierra, estas naves espaciales lanzaban y recibían naves transbordadoras desde y hacia la Tierra.”

Por lo tanto, puede concluirse que habían dos formas de transporte usadas por los Anunnaki.

Una era una forma de tecnología de cohete que nos es familiar, la cual era utilizada por los Anunnaki residentes en la Tierra, quienes Sitchin describe como el “rango y registro Anunnaki”, quienes administraban la Tierra y a la Humanidad según los dictados de sus compatriotas con base en el espacio.

Otra tecnología de transporte era la Puerta Estelar, la cual supuestamente era usada solamente por la clase más alta de los Anunnaki, quienes dispensaban las tareas de cosechar los recursos de la Tierra a los Anunnaki residentes y a los que tenían sus bases en el espacio. (dioses arrendadores/ángeles rebeldes).

Interpretando la Épica de la Creación babilónica, uno obtiene una idea de la forma en que las tareas eran asignadas y de la jerarquía de los Anunnaki, en la forma en que el “dios supremo” Marduk dispensaba las tareas a su subordinado Anu, jefe de los Anunnaki:

Asignados a Anu, para seguir sus instrucciones, trescientos estaban estacionados en los cielos como una guardia; las formas de la Tierra a ser definidas de los Cielos; y en la Tierra, seiscientos hizo residir. Después de haber ordenado sus instrucciones a los Anunnaki en el Cielo y en la Tierra, el distribuyó sus tareas.

Por lo tanto, los Anunnaki operaban puestos exteriores, tanto en la Tierra y en el Espacio, para mantener su control sobre el planeta.

Dada la estricta jerarquía de autoridad descrita por Sitchin en su análisis detallado de los Anunnaki y sus interacciones entre ellos y la humanidad, es probable que la Puerta Estelar habría sido venerada y sujeta a admiración por los Anunnaki residentes, y la humanidad solamente podía observar sus operaciones, pero no les era permitido usarlas ellos.

Como tal, habría habido solamente un número limitado de Puertas Estelares alrededor del planeta, con la Puerta Estelar sumeria siendo ubicada en la más importante de las antiguas ciudades sumerias – lo más probable es que era la antigua capital de Uruk, hogar de los antiguos dioses, la cual está ubicada en el Sur de Irak.

Significativamente, después de una pausa de 12 años en las excavaciones, un equipo de investigadores alemanes, en 2002, reanudó las excavaciones en la enterrada ciudad de Uruk. Usando un magnetómetro, el cual es capaz de detectar la presencia de objetos hechos por el hombre debajo del suelo, y un poderoso sistema de computadoras en Alemania, los geofísicos alemanes fueron capaces de hacer un mapa de las extensas estructuras enterradas de la antigua capital, de 5.5 km2, que fue donde comenzó la civilización sumeria.

Un importante acontecimiento en las descripciones de los Anunnaki, fue su salida definitiva del planeta durante una serie de acontecimientos cataclísmicos que culminaron en el período 1800-1700 AC.

De hecho, los arqueólogos convencionales apoyan la visión de que hubo un acontecimiento cataclísmico regional que ocurrió en ese tiempo. (Si, de hecho, hubieron dos formas de transporte usadas por los Anunnaki, cuando la mayoría de los Anunnaki residentes/arrendadores partieron por medio de naves cohetes convencionales, la élite de los Anunnaki es probable que partieron por medio de la Puerta Estelar y la cerraron. Como era de esperar, dada la reverencia y temor en torno a la Puerta Estelar, no fue dejada sin protección en el período comprendido entre su salida y su reactivación con el profetizado retorno de los Anunnaki.

Un amplio número de fuentes describen la era presente en términos de un “retorno profetizado de los dioses/Anunnaki”.

La noción de un “retorno profetizado” en el contexto de la antigua presencia Anunnaki varía en significado, según tres diferentes perspectivas. La primera perspectiva está basada simplemente en la idea de que los dioses, o “Anunnaki” físicamente regresarían a reanudar un prominente papel para influir en los asuntos humanos y la supervisión del uso de recursos del planeta.

En tal escenario, la primera oleada de Anunnaki arribaría para crear las condiciones favorables para el anticipado retorno de la élite Anunnaki. Esto involucraría a los arrendadores Anunnaki regresando primero y activando la Puerta Estelar sumeria que sería requerida para el retorno de sus líderes. Supuestamente, esto sería anunciado como un acontecimiento sagrado que debería ser celebrado por toda la humanidad.

Los autores, Clive Prince y Lyn Picknett argumentan que ha habido una cadena identificable de acontecimientos globales implicando actores claves religiosos y políticos, preparando a la humanidad justamente para tal retorno.

La segunda perspectiva sobre el “retorno de los dioses/Anunnaki” es el retorno de su mundo hogar, el planeta Nibiru. De hecho, ha habido mucho interés generado por una gama de libros y sitios Web en línea dedicados al tópico del retorno de Nibiru, el mundo hogar de los Anunnaki.

Muchos autores citan una variedad de evidencia astronómica apoyando la idea de un décima planeta que hace mucha ha sido especulado de influenciar las órbitas de Urano y Neptuno, desde que se descubrió que Plutón (descubierto en 1930) no podía ser responsable de éstas perturbaciones. A finales de los años “70, dos astrónomos del Observatorio Naval Estadounidense, Tom van Flandern y Richard Harrington, comenzaron a publicar una serie de papeles apoyando la existencia de un décimo planeta.

La referencia más citada para apoyar la tesis de un décimo planeta, que es conocido pero no ha sido liberada al público en general, es una serie de comunicados de prensa por el equipo astronómico, que estaban buscando en una parte del cielo, la cual, según los cálculos de van Flandern y Harrington sugirieron que sería donde estaba el décimo planeta.

En diciembre de 1983, el jefe astrónomo a cargo del Satélite Astronómico Infrarrojo (IRAS), dirigido por el Laboratorio de Propulsión Jet (JPL), Dr. Gerry Neugebauer, anunció una posible confirmación de tal planeta.

El reportero del Washington Post, resumiendo el anuncio escribió:

“Un cuerpo celestial, posiblemente tan grande como… Júpiter y posiblemente… parte de este sistema solar ha sido encontrado en la dirección de la constelación de Orión, por un telescopio en órbita…”

Después de que un total de seis periódicos importantes cubrieron el anuncio, hubo una retracción del anuncio y silencio público por parte de los astrónomos sobre la posible existencia de una décimo planeta. Comenzaron a surgir rumores de una activa campaña de supresión de información e intimidación por parte de organizaciones gubernamentales clandestinas.

Por ejemplo, uno de los astrónomos en el Observatorio Naval Estadounidense, el Dr. Richard Harrington, habló públicamente y escribió artículos sobre el hipotético Planeta X, y ha habido especulación que esto contribuyó directamente a su muerte prematura por “causas naturales” en 1992.

Una tercera perspectiva sobre lo que el “profetizado retorno de los dioses/Anunnaki” significa puede ser encontrado en escritores que se enfocan en el significado del próximo fin del actual ciclo maya de 5,200 años.

Según John Major Jenkins, los mayas estaba conscientes de la forma en que el plano eclíptico solar se alinea con el plano galáctico en base periódica. Esto hace posible que las energías cósmicas más intensas alcancen la tierra desde el centro galáctico. Han entonces un correspondiente aumento o disminución en el nivel de la conciencia humana, es decir, partes del cerebro ya sea se alinean o desalinean, al atravesar estos ciclos mayas sus diferentes fases.

Según Jenkins, al año 2012 corresponde al final del actual ciclo maya, y conducirá a una rápida transformación de la conciencia global. Numerosos autores se refieren a esto como a una Nueva Edad de un pensamiento global más iluminado y un incrementado potencial humano.

El “profetizado retorno de los dioses” pudiera, por lo tanto, significar una aceleración en la conciencia humana, y que partes dormidas del cerebro entran en línea cuando la eclíptica solar llega a alinearse con el plano galáctico. En esta explicación, la humanidad misma desarrollaría poderes “parecidos a los de los dioses”, lo cual espontáneamente se vuelve accesible a un gran número de humanos. Una serie de autores, por ejemplo, han estado describiendo las asombrosas habilidades y poderes psíquicos de un incrementado número de niños por todo el mundo.

En suma, la información disponible sobre el “profetizado retorno de los dioses” puede ser entendida a significar un importante hito en el crecimiento de la civilización humana.

El “profetizado retorno” puede ser interpretado, ya sea literal o metafóricamente, para significar, ya sea,

* un retorno físico de los “dioses”/Anunnaki
* el retorno de un misterioso 10º planeta al sistema solar
* un rápido retorno a la conciencia de la humanidad al llegar el plano solar a alinearse con el plano galáctico

A pesar de la controversia sobre que es precisamente lo que significa tal “retorno profetizado”, los factores en tal retorno se refieren a la actual situación política en Irak y la intervención militar preventiva por parte de los Estados Unidos que pueden ser identificados y analizados.

* El primer factor es que un dispositivo ET de transporte, una Puerta Estelar (Stargate), o algún importante artefacto ET pudiera estar enterrado en el desierto del Sur de Irak, el cual supuestamente jugará un papel en el “profetizado retorno de los dioses”
* Segundo, es posible que haya un retorno de un décimo planeta que juega un papel crítico en el regreso de los Anunnaki y/o lo que significativamente impactaría en el ambiente global
* Finalmente, hay el potencial para una rápida aceleración de la conciencia humana al aproximarse el fin del Calendario maya, el 2012 se acerca

Análisis Exopolítico de la política estadounidense respecto a Iraq

La Puerta Estelar Sumeria

Si es que existe una Puerta Estelar (Stargate) en el Sur de Irak, esto jugaría un papel en el tal “retorno profetizado de los dioses”, entonces, lo más probable es que las organizaciones gubernamentales clandestinas que influyen grandemente o controlan la administración Bush, están conscientes de la existencia y el papel de esta Puerta Estelar.

Es muy probable que Hussein, Presidente de Irak , también esté consciente de la existencia de la Puerta Estelar, como podría inferirse por sus proyectos arquitectónicos de reavivar la grandeza de las tempranas civilizaciones de Mesopotamia y consolidar su lugar como el restaurador de la gloria pasada de Irak.

Más significativamente, la concesión del permiso para un equipo alemán de arqueólogos a reanudar excavaciones en la ciudad sumeria de Uruk después de un mapeo detallado subterráneo sugiere que esta podría ser la ubicación para la Puerta Estelar Sumeria. Este conocimiento de una Puerta Estelar enterrada podría también ser parte de las razones por las cuales el gobierno alemán ha estado públicamente opuesto a la guerra preventiva de los Estados Unidos contra Irak.

Si, de hecho, tanto el régimen de Hussein y la administración Bush creen que una Puerta Estelar yace enterrada en las arenas del Sur de Irak, entonces es muy probable que exista una carrera para ganar el acceso a ella y controlarla. La tesis de William Henry que esto es, en efecto, lo que sustenta la política de continuar con el conflicto militar en Irak.

Desde la perspectiva de la administración Bush, el control de la Puerta Estelar Sumeria habilitaría a las organizaciones del gobierno clandestino a continuar con su campaña global de no divulgación de la presencia ET.

Esto está fuertemente implicado por la administración de Bush, de mantener el secreto y de volcar muchas de las iniciativas de Libertad de Información de la anterior administración de Clinton. El control de la Puerta Estelar, además de cualquier otras Puertas Estelares que pudieran sido establecidas en las capitales de otras civilizaciones, es decir, la egipcia, inca y azteca, supuestamente le dan a las organizaciones clandestinas gubernamentales mucho mas influencia con las razas ET que están actualmente interactuando con el planeta, o que se ha predecido que regresarán a la escena en algún acontecimiento asociado con el “profetizado retorno de los dioses”.

Por lo menos, el control sobre la Puerta Estelar Sumeria le permitiría a las organizaciones gubernamentales clandestinas dictar el paso de las transformaciones globales que las razas ET prometieron presentar a la Tierra con su tecnología avanzada, sus conocimientos superiores y aumento de habilidades psíquicas.

Por parte del Régimen de Hussein, el control de la Puerta Estelar le permitiría activarla y cumplir la profecía, facilitando el retorno de una raza avanzada de Et, la élite Anunnaki. El presidente Hussein probablemente se imagina que, a cambio de su lealtad a la elite Anunnaki el sería recompensado con una posición de gran autoridad global. Quizás el incluso se vería a sí mismo como una especie de salvador humano, facilitando el retorno de los dioses que resolverían todos los problemas de la humanidad, y finalizaría el régimen de organizaciones gubernamentales clandestinas perpetuando la no-divulgación de la presencia ET.

Significativamente, los gobiernos europeos, tales como Alemania, y quizás incluso Francia y Rusia, podrían estarse dando a sí mismos una mayor influencia en el futuro control de la Puerta Estelar, ofreciendo cobertura diplomática para el gobierno de Hussein, como un quid pro quo para permitir la reanudación de las excavaciones arqueológicas en Uruk.

Estos gobiernos y las organizaciones clandestinas asociadas con ellos que tienen el acceso al conocimiento sobre la presencia ET, muy probablemente tengan la profunda sospecha sobre la voluntad de los Estados Unidos de compartir información y control sobre el futuro de la Puerta Estelar sumeria y cualquier otra tecnología ET descubierta en Irak.

La tesis de Sitchin de una antigua presencia ET en Sumeria, combinada con la noción de una variedad de dispositivos ET de transporte descritos por otros autores, en su investigación de antiguas civilizaciones, y la reanudación de las excavaciones para la primera capital sumeria Uruk en 2002, le dan apoyo a la tesis de William Henry de una Puerta Estelar que yace enterrada en las arenas del sur de Irak. Esto proporciona una importante información contextual que es útil para la comprensión de las verdaderas motivaciones de a administración Bush en el lanzamiento de un ataque preventivo contra Irak.

Deja un comentario