UN EXPERIMENTO RUSO DE 1940 CONSIGUIÓ CREAR 5 ZOMBIES

plantilla-para-publicaciones
La URL corta de este articulo es : http://mparalelos.org/9przb9
Comparte este material
[button size=”small” type=”info” value=”Siguenos en @Mparalelos” href=”https://twitter.com/mparalelos”]

plantilla-para-publicaciones

 

Un nutrido grupo de investigadores rusos, en la década de 1940, mantuvieron a cinco personas despiertas durante quince días utilizando un estimulante basado en un gas experimental. Los sujetos del experimento se mantuvieron en un ambiente sellado y monitoreado cuidadosamente su consumo de oxígeno, por lo que el gas no los mató, ya que era tóxico en altas concentraciones. Todo el experimento fue seguido mediante circuito cerrado de cámaras de tv, micrófonos internos y externos, y 5 pulgadas de espesor de vidrio para las ventanas de la cámara donde estaban encerrados los sujetos del experimento. La cámara estaba equipada con libros, cunas para dormir, pero sin ropa de cama, agua y un aseo. También comida especial suficiente para todo el tiempo que durara el experimento; nadie entraría y nadie saldría durante ese periodo de tiempo.
Los sujetos de prueba fueron presos políticos considerados enemigos del Estado durante la guerra mundial II, y se les prometió su liberación si se ofrecían voluntarios para el experimento.
Todo fue bien durante los primeros 5 días, y los sujetos apenas se quejaron, pese a que les engañaron, no fueron liberados y el experimento duró 30 días. 30 días en los que no durmieron, el gas se lo impedía. Sus conversaciones y actividades fueron monitoreadas y se observó que hablaban de los incidentes traumáticos de su pasado, poco a poco el tono general de sus conversaciones adquirieron un aspecto más oscuro, sobre todo después del cuarto día de experimento.
Después de cinco días de haber comenzado a quejarse de las circunstancias y eventos que los llevan a donde estaban, empezaron a demostrar paranoia severa. Dejaron de hablar el uno al otro y comenzaron alternativamente a susurrar a los micrófonos, y a una forma de espejo, ojos de buey donde los observaba los científicos del experimento. Curiosamente todos ellos parecían estar pensando que podían ganar la confianza de los experimentadores denunciando a sus compañeros, los otros sujetos en cautiverio con ellos. Al principio, los investigadores sospecharon que esto era un efecto del propio gas …
Después de nueve días, el primero de ellos comenzó a gritar. Recorrió la estancia gritando a pleno pulmón durante 3 horas seguidas, y continuó tratando de gritar el resto del día, pero sólo fue capaz de producir chillidos ocasionales. Los investigadores anotaron que el individuo había roto sus cuerdas vocales. Lo más sorprendente acerca de este comportamiento es como los otros prisioneros reaccionaron a ella… o más bien no reaccionaron a ella. Continuaron susurrando a los micrófonos hasta que el segundo de los prisioneros comenzó a gritar también. Los 2 cautivos que no gritando tomaron los libros de la estancia y, página tras página, las impregnaron con sus propias heces y las pegaron, con mucha calma, en los ojos de buey de cristal. Los gritos cesaron inmediatamente, y también los susurros en los micrófonos.
Después de 3 días sin noticias de la cámara de experimentos, los investigadores revisaron los micrófonos para asegurarse que el experimento continuaba en marcha, ya que pensaban que era imposible que ningún sonido de 5 personas en el interior pudiera estar llegándoles. Además el consumo de oxígeno en la cámara indicó que las 5 personas todavía estaban vivas. En la mañana del día 14, los investigadores hicieron algo que ellos dijeron que no iban a hacer, obtener una reacción de los cautivos utilizando el intercomunicador interior de la cámara, con la esperanza de provocar una respuesta de los cautivos, pues temían que estuviesen muertos o en estado vegetativo.
Se anunció lo siguiente: “Estamos abriendo la cámara y probamos los micrófonos, túmbense  en el suelo o se le disparará. Si lo cumplen se los liberará inmediatamente”.
Para su sorpresa, oyeron una sola frase en una respuesta de voz calmada: “Ya no queremos ser liberados.”
El debate se desató entre los investigadores y las fuerzas militares que financiaban la investigación. No se pudo provocar más respuestas utilizando el intercomunicador, por lo que finalmente se decidió abrir la cámara a la medianoche del día decimoquinto.
La cámara se purgó del gas estimulante y se llenó de aire fresco. De inmediato voces procedentes del interior de la estancia, y que se escuchaba por los micrófonos, comenzaron a oponerse a que se abriera y entrasen. 3 voces distintas empezaron pidiendo, como rogando por la vida de sus seres queridos, encender el gas de nuevo. La cámara se abrió y entraron los soldados enviados para recuperar a los sujetos de prueba. Comenzaron a gritar más fuerte que nunca, y así lo hicieron los soldados al ver lo que había dentro. Cuatro de los cinco sujetos estaban aún con vida, aunque nadie podía, con razón, afirmar o negar que ninguna de ellas estuviese realmente viva.
526298_10151857450098628_1015447194_n
Las raciones de alimentos, pasados ​​los 5 primeros días, no habían sido siquiera tocadas. Había trozos de carne de los muslos de uno de los sujetos de prueba y del pecho, metidos en el desagüe en el centro de la cámara, bloqueando el drenaje y 4 pulgadas de agua que se acumulan en el suelo. Precisamente, la cantidad de agua en el suelo fue en realidad sangre, aunque nunca se determinó. Los cuatro “supervivientes”, sujetos de prueba, también tenían una gran parte de los músculos y la piel arrancados de sus cuerpos. La destrucción de carne y hueso expuesto en sus puntas de los dedos indicaba que las heridas fueron infligidas a mano, no con los dientes, es lo que los investigadores pensaron inicialmente. Un examen más detallado de la posición y el ángulo de las heridas indicó que la mayoría, si no todos ellos, eran autoinfligidas.
Se habían eliminado los órganos abdominales por debajo de la caja torácica de los cuatro sujetos de prueba y puesto en el suelo, en abanico alrededor del eviscerado, pero los cuerpos de los sujetos aún vivían… Mientras que el corazón, los pulmones y el diafragma se mantuvieron en su lugar, la piel y la mayoría de los músculos que se insertan en las costillas habían sido extirpados, y se veía la exposición de los pulmones a través de la caja torácica. Todos los vasos sanguíneos y los órganos permanecieron intactos. El tracto digestivo de los cuatro podría ser visto trabajando, dirigiendo los alimentos. Pronto se hizo evidente que lo que estaban digiriendo era su propia carne que habían robado y comido de su cuerpo a lo largo del día.
La mayoría de los soldados eran agentes especiales rusos de las instalaciones, y bien entrenados, pero aún así muchos se negaron a regresar a la cámara para retirar a los sujetos de prueba. Éstos siguieron gritando que lo dejasen en la cámara, y, alternativamente, rogado y exigiendo que conectasen nuevamente el gas paro no así no dormirse.
Para sorpresa de todos, los sujetos de prueba opusieron una férrea lucha en el proceso de ser sacados de la cámara. Uno de los soldados rusos murió rápidamente, le arrancaron la garganta, otro fue gravemente herido por que le arrancaron los testículos de cuajo y una arteria de la pierna le fue cortada por el mordisco de uno de los sujetos, y otros 5 de los soldados perdieron la vida si se cuentan los que se suicidaron en las semanas después del incidente.
En la lucha, uno de los sujetos de prueba sufrió roturas en el bazo y se desangró casi de inmediato. Los investigadores médicos intentaron sedarlo pero esto resultó imposible. Le fue inyectado más de diez veces la dosis humana de un derivado de la morfina y todavía luchó como un animal acorralado, rompiendo las costillas y el brazo de un médico. Su corazón seguía latiendo 2 minutos después de haberse desangrado totalmente, había más aire en su sistema vascular que en la sangre. Incluso después de detenerse totalmente el corazón, el sujeto continuó gritando y desgranado por otros 3 minutos; luchaba y atacaba a todos a su alcance y repitiendo la palabra “más” una y otra vez, cada vez más débil, hasta que finalmente se quedó en silencio.
Los tres sujetos que sobrevivieron estaban muy restringidos y se trasladaron a un centro médico, los dos con cuerdas vocales intactas continuamente pidiendo el gas exigiendo que se le mantuviesen despiertos…
El más dañado de los tres fue llevado a la única sala de operaciones quirúrgicas que la instalación tenía. En el proceso de preparación, para que sus órganos volviesen a ser colocados  dentro de su cuerpo, vieron que éste era inmune a los sedantes que le habían dado a fin de prepararlo para la cirugía. Luchó furiosamente contra sus ataduras, aún cuando se le suministró el gas anestésico para dormirlo. Se las arregló para destruir la mayor parte de las correas de cuero ancho, de 4 pulgadas, que inmovilizaban sus muñecas, incluso a través del peso de un soldado 100 kilos que las sujetaba también. Al poco rato la anestesia consiguió tranquilizarlo, al instante sus párpados se cerraron y su corazón se detuvo. En la autopsia del sujeto de prueba que murió en la mesa de operaciones, se encontró que su sangre tenía el triple del nivel normal de oxígeno. Los músculos que quedaron unidos a su esqueleto estaban rotos, además de 9 huesos en su lucha para no ser sometido. La mayoría de ellos eran de la fuerza que sus músculos habían ejercido sobre ellos mismos.
El segundo sobreviviente, que fue el primero del grupo de cinco en empezar a gritar y destrozó sus cuerdas vocales, no podía mendigar u oponerse a la cirugía, y sólo reaccionó agitando violentamente la cabeza en señal de desaprobación cuando el gas anestésico fue llevado cerca de él. Afirmó que sí con la cabeza cuando alguien sugirió, a regañadientes, que si quería la cirugía sin anestesia, y éste no reaccionó durante todo el procedimiento de 6 horas que tardaron en la sustitución de sus órganos abdominales y tratando de cubrirlo con lo que quedaba de su piel. El jefe de cirujanos declaró en repetidas ocasiones que era médicamente imposible para el paciente seguir con vida. Una enfermera, aterrorizada, declaró haber visto en varias ocasiones sonreír al paciente, cada vez que sus ojos se encontraron con los suyos.
Al terminar la cirugía, el sujeto miró al cirujano y empezó a jadear con fuerza, tratando de hablar, y luchando. El cirujano supuso que el paciente quería comunicarlo algo, le dejó una pluma y una libreta para que escribiera que es lo que quería, el paciente escribió lo el siguiente mensaje: “continúe cortando”.
Los otros dos sujetos de prueba se les dio la misma cirugía, tanto sin anestesia como con ella, era igual, no dormían. A pesar de que les fue inyectado dosis tremendamente letales, al cirujano le fue imposible realizar la operación, porque los pacientes se reían continuamente, uno de ellos estaba paralítico debido a las heridas sufridas. Una vez paralizados los sujetos sólo podían seguir a los investigadores con sus ojos. El paralítico trataba de escapar de sus ataduras, y cuando pudo hablar otra vez  preguntó por el gas estimulante. Los investigadores trataron de preguntar por qué se habían herido a sí mismos, ¿por qué habían arrancado sus propias tripas y por qué querían el gas de nuevo.
Sólo una respuesta se le dio: “Tengo que permanecer despierto.”
Los tres sujetos sobrevivientes fueron llevados de nuevo a la cámara en espera de determinar que se iba a hacer con ellos. Los investigadores, frente a la ira de sus “benefactores” militares, por haber fallado a los objetivos declarados de su proyecto, consideraron  la eutanasia de los sujetos que sobrevivieron, pero un oficial al mando, un ex KGB,  vio el potencial, y quería ver lo que sucedería si se pusiera a los sujetos de nuevo en el gas. Los investigadores se opusieron fuertemente, pero fueron invalidados sus reproches.
En preparación para ser sellados en la cámara de nuevo los sujetos fueron conectados a un monitor EEG y tenían sus protectores acolchados para el confinamiento a largo plazo. Para sorpresa de todos, los tres dejaron de luchar en el momento que se les dijo que iban a ponerles el gas. Era evidente, en este punto, que los tres sujetos lucharían durante toda su vida para mantenerse despierto al coste que fuese. Uno de los sujetos tarareaba en voz alta y de forma continua, otro permanecía en silencio y forcejeaba sus piernas contra las ataduras de cuero con todas sus fuerzas, primero a la izquierda, luego a la derecha, luego a la izquierda otra vez por algo en qué concentrarse. El otro restante, estaba sosteniendo la cabeza de la almohada y parpadeando rápidamente. Después de haber sido el primero en ser atado con alambre para el EEG, la mayoría de los investigadores monitoreaban sus ondas cerebrales con sorpresa. Eran normales la mayor parte del tiempo, pero a veces plana inexplicablemente. Parecía como si estuviera sufriendo repetidas ocasiones de muerte cerebral, antes de volver a la normalidad. Esto se plasmaba en el papel, pero fuera del monitor de ondas cerebrales, sólo una enfermera vio que sus ojos se deslizan y cierran al mismo tiempo que coloca la cabeza en la almohada. Sus ondas cerebrales cambiaron inmediatamente a la del sueño profundo, entonces se vio un flatlined por última vez cuando su corazón se detuvo al mismo tiempo.
El único sujeto, el que podía hablar, comenzó a gritar para enmudecer al instante. Sus ondas cerebrales mostraron los mismos flatlines como el que acababa de morir al caer dormido. El comandante dio la orden de sellar rápidamente la cámara con las dos sujetos en el interior, así como 3 investigadores. Uno de ellos de inmediato sacó su arma y disparó a quemarropa al comandante entre los ojos, y luego en silencio volvió el arma y se voló los sesos también.
Otro apuntó con su arma al otro sujeto restante, todavía restringido a una cama, ya que los restantes miembros del equipo de investigación médica había huido de la habitación. “No voy a estar encerrado aquí con estas cosas! No con usted! “, Gritó al hombre atado a la mesa.” ¿Qué eres? “-preguntó. “Tengo que saber!”
El sujeto sonrió.
“¿Has olvidado tan fácilmente?” Dice el sujeto. “Nosotros somos ustedes.” “Somos la locura que se esconde dentro de todos ustedes, rogando ser libre en todo momento en su mente profunda animal.” “Somos lo que escondes en tu cama cada noche. Somos el silencio y la parálisis cuando usted va al refugio nocturno donde, el sueño que no podemos pisar “.
El investigador hizo una pausa. Luego dirigido el arma al corazón del sujeto y disparó.
El EEG flatlined del sujeto se ahogo débilmente  con un pitido…
FUENTE: http://larealidadperdida.blogspot.com/

Deja un comentario