El 30 de junio de 1908, un objeto desplazándose sobre la parte central de Siberia, a unos siete kilómetros por segundo, calentó el aire circundante a 16,6 millones grados Celsius. Apareció como una enorme bola de fuego casi tan brillante como el Sol que pasó a través del cielo. A las 7:17 hora local, explotó ..

Leer más